Etiquetas en los productos, una información de mucho papel

Etiquetas en los productos, una información de mucho papel

¿Te animas a hacer un cambio  en tu vivienda por tí mismo?. Pues bien, independientemente de si has decidido pintar o realizar una sencilla tarea de bricolaje, seguro necesitarás productos específicos. Los productos necesarios en materia de bricolaje o pequeños arreglos domésticos son preparados químicos, los cuales no dejan de entrañar cierto riesgo en su uso. Así, deberás tener en cuenta un detalle que, por las prisas o el sobre exceso de confianza, solemos pasar por alto: el etiquetado del producto adquirido.

La etiqueta forma parte fundamental de cualquier producto. En ella se refleja el grado de peligrosidad, modo de empleo, composición y otros datos de interés acerca del producto que tenemos entre manos. Desconfia de aquellos productos que no dispongan de la misma e inclínate por aquellos que sí la hayan incluído en su envase.

El Real Decreto 255/2003 aprobó el Reglamento sobre clasificación, envasado y etiquetado de preparados peligrosos. Según esta norma, los envases deben “ostentar de manera legible e indeleble, al menos en la lengua española oficial del Estado”, los siguientes datos:

  • Denominación o nombre comercial del preparado.
  • Nombre, dirección completa y número de teléfono del responsable de la comercialización (fabricante, importador o distribuidor).
  • Nombre químico de la sustancia o sustancias presentes en el preparado.
  • Símbolos e indicaciones de peligro.
  • Frases de riesgo y consejos de prudencia.
  • Cantidad nominal de producto.

Por último, antes de iniciarte en cualquier tarea, asegúrate de leer la etiqueta detenidamente y tomar las medidas de seguridad que en ella se detallan. Y es que las labores de bricolaje  no sólo deben ser una actividad divertida, si no también segura.

Imagen:  Etimesones.com

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario