Escoger las ventanas: lo que hay que saber

Escoger las ventanas: lo que hay que saber

Las ventanas son, evidentemente, una parte fundamental de todos nuestros hogares. Son las aberturas a través de las cuales nuestras casas “respiran”, y que nos permiten disfrutar de la luz del sol a lo largo del día. Son los “ojos” por los que vemos el exterior y nos comunicamos con el mundo desde la confortabilidad de nuestro hogar, y a través de los cuales disfrutamos de las vistas o contemplamos el devenir de la vida cotidiana.

A la hora de escoger una ventana o cerramiento, es fundamental tener presente el tipo de apertura que va a tener. Las hojas móviles de las ventanas pueden ser de varios tipos:

– Correderas: las más baratas y comunes. La hoja se desliza lo largo de los carriles inferiores y superiores del marco. Son fáciles de desmontar para limpiar, pero aportan un aislamiento deficiente en comparación con las abatibles. Una ventaja es que no necesitan espacio interior para abrirse.
– Batientes o abatibles: las de toda la vida, con bisagras y de apertura hacia el interior. Algo más caras, su nivel de aislamiento es óptimo pero resultan algo incómodas ya que, como se abren hacia el interior de la vivienda, tropiezan con las cortinas y ocupan espacio.
– De guillotina: prácticamente en desuso, suelen ser ventanas antiguas; la hoja se desliza hacia arriba y hacia abajo por los carriles laterales.
– Oscilobatientes: las más modernas y de las más prácticas. Se pueden abrir igual que las ventanas batientes, pero también por arriba para poder dejar un espacio de ventilación.
– Pivotantes: rotan alrededor de un eje horizontal o vertical; lo mejor que tienen es su facilidad de limpieza.
– Basculantes: rotan alrededor de un eje horizontal; es el sistema corriente para las ventanas de tejado.

Otro aspecto a tener presente es el nivel de aislamiento de la ventana, así como si tiene o no sistema de rotura de puente térmico (RPT; para ventanas de aluminio). Esto consiste en una tira de color negro de entre 12 y 15 mm de ancho, colocada en los cantos de los perfiles; si vas a instalar ventanas de aluminio, asegúrate de que la llevan. En cuanto a los cristales, no basta con que sean dobles; deben tener un espesor mínimo de 4 cm. La cámara del interior(llena de aire o de un gas que puede ser SFG, argón o kriptón) debe tener un grosor de 12 mm en adelante, pero en las ventanas más aislantes parte de 14 mm. Y si el cristal exterior es más grueso que el interior, mucho mejor; una ventana de 4/14/5 sería una elección óptima.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario