Encimeras de cocina de cemento pulido

Encimeras de cocina de cemento pulido


Dentro del campo de los materiales para encimeras de cocina nos encontramos una gran variedad de posibilidades, de las que hemos hablado a menudo en este blog. Desde las clásicas de aglomerado melaminado, que bajo el nombre popular de “formica” (la marca que las introdujo en nuestros hogares) son las más empleadas, hasta las clásicas de piedra (mármol o granito) y los últimos materiales tecnológicos como Silestone o Corian, la ofera es de lo más variada. Y eso, sin mencionar las preciosas encimeras de azulejos cerámicos, tan características de los ambientes más rústicios, así como la madera natural o las super modernas encimeras de acero inoxidable.

Pues a pesar de todo, aún hay otra opción disponible que actualmente empieza a popularizarse aunque todavía no es muy conocida ni empleada: el cemento.Tras introducirse con éxito en el campo de los pavimentos (de microcemento, microbeton o cemento pulido) y pasar también a emplearse como revestimiento de paredes de vanguardia, este versátil material también se puede utilizar para las encimeras de las cocinas. Sólo tenéis que ver la imagen que encabeza este artículo para comprobar lo actual, decorativo e impactante que es el acabado de cemento para las encimeras de una cocina moderna.

Además, en la misma encimera pueden hacerse los huecos y vanos, como por ejemplo los senos de los fregaderos, aportando continuidad visual al espacio. La forma de hacer este tipo de encimeras es bastante complicada, por lo que lo mejor es acudir a un buen profesional o cuadrilla de profesionales que os resolverán la papeleta; recuerda que en TuManitas siempre tenemos a los mejores y más dispuestos.

A grandes rasgos, la idea es confeccionar uno o varios encofrados (bien sobre los muebles de la cocina, bien aparte para realizar la encimera por piezas que después se colocarán en su destino definitivo) y rellenarlos de hormigón; previamente hay que colocar un mallazo de hierro para reforzar la encimera y evitar que se agriete. Los vanos del fregadero o la cocina pueden dejarse huecos colocando una pieza de poliestireno del mismo grosor que la encimera en el lugar adecuado, y rellenando después el resto de la superficie con el cemento.

Una vez terminada y colcoada la pieza, con una mini-amoladora y varios discos se puede pulir el cemento para alisarlo y dejarlo listo. El uso de líquidos hidrofugantes y pastas para abrillantar es fundamental para evitar que el cemento se manche, y lograr de esta manera un resultado insuperable.

Imagen: Vulka.es.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario