Eliminación de humedades por electro-ósmosis

Eliminación de humedades por electro-ósmosis

La presencia de humedad en los techos y paredes de las viviendas suele suponer un problema bastante grave para los propietarios. Eliminarlas suele ser cuestión de atajar el problema original para que no vuelvan a aparecer manchas o moho. Las humedades suelen ser de tres tipos: por filtración (el agua entra en el interior de las viviendas filtrándose a través de grietas o fisuras en las paredes), por condensación (el vapor de agua presente en el aire se condensa y aparece en las paredes y ventanas en forma de gotitas de agua) y por capilaridad (el agua del susbsuelo de la tierra asciende por los capilares de los cimientos de hormigón hasta la parte superior de la vivienda, emergiendo a la superficie en forma de manchas). Esta última es la más complicada de eliminar. Se puede hacer mediante barreras químicas (inyectando productos endurecedores en la pared a base de tolvas que se encajan en agujeros taladrados a intervalos regulares), físicas (practicando zanjas en las que se colocan sistemas de drenaje) o de la forma más avanzada: por electro-ósmosis. Esta tecnología se basa en crear pequeñas interrupciones a muy baja intensidades el muro, logrando invertir la polaridad suelo-pared y provocando así que el agua descienda a través del muro, de nuevo hacia el subsuelo. El sistema es como sigue: a una altura de unos 40 cm del suelo, se colocan a todo lo largo de la pared unas varillas de cobre de unos 7 u 8 cm de largo y 5  de grosor, clavadas de manera perpendicular al muro y haciendo un recorrido de zigzag, a intervalos de 15 cm. Las varillas se conectan después mediante un cable soldado a ellas, también de cobre, y derivado a una toma de tierra (o, aún mejor, a una piqueta independiente). Si el problema es muy complicado, se puede reforzar el sistema conectando al circuito un transformador de 2-3 V, que convertirá la corriente alterna en corriente continua. El polo negativo deberá ser el de la parte superior de la pared.

Una vez instalado el circuito, hay que tapar todo con un mortero especial que transpire y pintar la obra con pintura de las mismas características. Las varillas van incrustadas en agujeros practicados en el muro con una broca de widia, y el cable se debe encajar en una roza. Es importante matizar que, aunque este sistema suele ser muy fiable, antes de decidirse a colocarlo hay que consultar con un profesional para que emita un diagnóstico preciso de la situación y poder asegurarnos así de obtener en el tratamiento un 100% de efectividad. Una de las empresas que instala este tipo de soluciones es Humicontrol. Disponen de un sistema llamado Mur-Sec que logra que el agua ionizada descienda de nuevo al subsuelo. Tras hacer la instalación, aplican un mortero especial llamado Draining que permite pintar la pared transcurridas dos semanas. Este sistema no precisa de mantenimiento y cuenta con 20 años de garantía. Más información: www.humicontrol.com

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario