El recorte de la inversión en obra pública supondría sólo un ahorro...

El recorte de la inversión en obra pública supondría sólo un ahorro del 10%

Bueno, esto es lo que dicen las asociaciones de constructores, que lógicamente no dejan de ser juez y parte en este tema. Me estoy refiriendo en este caso al recorte de la inversión por parte del Gobierno en obras públicas de infraestructuras. Ya sabemos que se van a recortar alrededor de 5.700 millones de euros de la inversión prevista en este campo para el año 2011, y como es normal, las asociaciones de constructores, que son los más afectados, han puesto el grito en el cielo y presentan estudios que indican que este recorte brutal tan sólo les va a suponer un ahorro del 10% de la inversión prevista, a las arcas del estado.

Este recorte está a punto de llevarse a cabo por la tramitación parlamentaria del Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para el 2011. Conociendo los datos, la Confederación Nacional de la Construcción (CNC)y las principales asociaciones nacionales del sector de la obra pública a las que representa (Seopan, Anci, Aerco y Cepco) han avisado de que las medidas del Gobierno probablemente supondrán “la práctica paralización del sector de la obra pública durante los dos próximos años”.

El porcentaje que han calculado se ahorrará el ejecutivo con estos recortes, concretamente un 10%, es realmente muy escaso si sus cálculos son correctos. Estos cálculos se han obtenido teniendo en cuenta que, según la CNC y las asociaciones mencionadas, por cada 100 millones invertidos por el Estado recupera 59 millones en forma de impuestos. El documento publicado llega a la siguiente conclusión:“Teniendo en cuenta los costes e indemnizaciones inherentes a las resoluciones de contratos y reprogramación de anualidades, se estima que, del ahorro previsto por el Estado en el plan de ajuste realizado en la obra pública, sólo un 10% será finalmente ahorro efectivo”.

Hasta aquí, los datos y estimaciones. Lo que realmente ocurrirá todavía está por ver. Es cierto que la inversión es algo indispensable, no sólo para aportar trabajo a las empresas y profesionales, sino también para renovar y mejorar las infraestructuras; pero también es cierto que en épocas de crisis, los recortes han de ser generales. Algunas grandes empresas dedicadas a la construcción harían bien en formar a sus empleados y profesionales de cara a las necesidades futuras del sector, y quizás deberían replantearse su dependencia de las ayudas e inversiones públicas.

Fuente: Fundación Laboral de la Construcción.

Imagen: Ferrán Nogués.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario