Dos ideas para renovar la bañera

Dos ideas para renovar la bañera

banera

La mayor parte de los baños de las casas y pisos actuales están equipados con bañeras. Si bien estos sanitarios tiene legiones de fans a quienes les encanta sumergirse y relajarse en la espuma, la tendencia apuesta cada vez más por instalar platos de ducha o duchas de obra. Las duchas crean espacios más abiertos y son más vanguardistas; además, en muchos casos resultan más cómodas y seguras. Pero no todo el mundo tiene presupuesto suficiente para cambiar la bañera por un plato de ducha, así que hoy también vamos a ver cómo la podemos renovar sin dejarnos los ahorros.

Platos de ducha, buena elección

La primera opción es la que os comentaba: quitar la bañera y construir una flamante ducha nueva. Para ello es imprescindible contar con el trabajo de buenos profesionales que ofrezcan garantías de calidad, rapidez y eficacia. En Tumanitas.com encontraréis lo que estáis buscando: solo tenéis que registraros, indicar cuál es el trabajo a realizar (cuantos más detalles deis, mucho mejor) y esperar a que os ofrezcan presupuestos. Cuando cambiamos la bañera por una ducha la zona donde antes iba el sanitario queda sin alicatar y muchas veces no conservamos (o es difícil encontrar) piezas cerámicas similares a las de nuestro baño. No os preocupéis: lo mejor es apostar por el contraste. Podéis revestir la zona con un color de la misma gama del revestimiento original, más oscuro, y así delimitar visualmente la zona de la ducha.

Renovar con laca epoxi

Y ahora, el recurso más fácil y económico: lacar la bañera. Si la chapa esmaltada está vieja y ha adquirido un feo tono amarillento, es posible aplicarle un lacado nuevo para devolverle su brillo y su alegría. Para ello necesitaréis un esmalte especial para sanitarios de dos componentes (epoxi), que podéis encontrar en centros de bricolaje y almacenes de pinturas. Tras lavar a fondo la bañera con un producto desengrasante y dejar que se seque del todo, empezaremos lijando la superficie con un papel de lija resistente del número 180 o similar. Retiramos el polvo con un paño húmedo y dejamos que la bañera se seque. Es muy importante trabajar en un lugar bien ventilado, o en su defecto, colocarse una mascarilla de filtro de carbono para evitar aspirar los gases de la pintura.

Tres días de secado

Los dos componentes de que consta el producto se mezclan en la propia lata. Hay que mover bien la mezcla para obtener un resultado fiable y regular. A partir de este momento disponemos de 12 horas para lacar la superficie. La pintura seca transcurridas unas 4 horas, por lo que sería posible aplicar dos manos el mismo día. El mejor resultado se obtiene extendiendo la laca con un rodillo de esmaltar de tamaño pequeño, especial para lacas y esmaltes. Para el secado definitivo tendremos que esperar tres días: entonces podremos usar de nuevo nuestra flamante bañera “nueva”.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

1 COMENTARIO

Deja un comentario