¿Dolores de espalda?

¿Dolores de espalda?

0

Me duele la espalda. Tengo lumbago. He debido de dormir en mala postura. Éstas, son frases que repetimos todos, nos levantamos con la espalda hecha trizas. El 80% de la población española ha tenido alguna vez incómodos dolores lumbares. Sin embargo, solemos achacarlo a malas posturas, al esfuerzo en el trabajo o a una vida demasiado sedentaria, en donde no hay tiempo para el deporte. Rara vez nos paramos a pensar en nuestro colchón, a veces se nos pasa por la cabeza…pero ese instante de debilidad, se borra fugazmente de nuestra mente al pensar en el precio.colchón

La realidad, es que la gran mayoría de los dolores de espalda, se forjan en nuestras camas. Pasamos, la mitad del día acostados en ellas, unas 8 horas para los más madrugadores. Por ello, si tienes dolores constantes, lo más probable es que tu espalda esté pidiendo a gritos un cambio de colchón. Es verdad que su precio no es demasiado asequible, pero un buen colchón te libra de pesados dolores que finalmente, sólo se curarán con una visita al “económico” fisioterapeuta. Como dice el refrán, más vale prevenir que curar.

Pásate por la sección de colchones para elegir el indicado, allí un especialista te ayudará. No vale cualquiera, cada persona tiene sus preferencias. Nosotros te damos unos consejos para que tengas varias opiniones.

Múltiples variantes

Existen miles de variantes para elegir un colchón. Uno de los puntos más importantes es la posición que tomas al dormir. Si duermes de lado es mejor que sea flexible, para que tu hombro se hunda un poco; si tu posición es hacia abajo o hacia arriba mejor uno duro.

Cuestión de peso

El peso es una característica muy importante a tener en cuenta. Si es elevado, es mejor un colchón firme, para no hundirse demasiado. Si eres peso pluma, necesitarás que el colchón reparta tu cuerpo con equilibrio, por tanto uno flexible es el adecuado.

Mantenimiento

Si no piensas cambiarlo, es mejor que lo cuides un poco. Dale la vuelta completamente, la parte que está sobre el somier ponla hacia arriba, a la vez gíralo, la zona de los pies, súbela hasta la cabeza. Esto debes hacerlo siempre que empiece el verano y el invierno, sólo son dos veces al año.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario