Derribar tabiques sin problemas

Derribar tabiques sin problemas

Una de las reformas más interesantes (y complejas) a llevar a cabo en una vivienda es el derribo de tabiques interiores para ampliar o remodelar el espacio. La mayor parte de las casas que cuentan con cierto número de años tiene una distribución que no resulta adecuada para las necesidades de la vida actual, y hay que tener presente que, con una intervención acertada, se puede ganar en ellas un cien por cien en metros útiles, iluminación y confortabilidad. A la hora de plantearse el derribo de cualquier tabique, no puede hacerse a la ligera; es necesario contar con asesoramiento, permisos y licencias. Lo primero que se debe hacer es consultar a un profesional (arquitecto o aparejador) acerca de los planos de nuestro inmueble; en ellos constará si los tabiques que queremos derribar son o no muros de carga (los que soportan el peso de la estructura del edificio). El Código Técnico de la Edificación (CTE) establece que el grosor mínimo que debe tener un muro para ser considerado muro de carga debe ser de 11,5 cm, pero estos tabiques pueden llegar a tener hasta 25 o 30 cm de espesor, por lo que las especificaciones pueden ser algo confusas. Lo mejor es acogerse a lo que hemos aconsejado antes: que un profesional eche un vistazo a los planos o a la vivienda y nos dé a conocer su opinión. Una vez establecido que el muro no es de carga, hay otras dos consideraciones a tener en cuenta: el tabique no debe soportar el peso de un pilar maestro de hormigón, ni haberse convertido en pared estructural con el paso de los años. Si no nos encontramos con ninguno de estos casos, podemos proceder al derribo sin problemas; eso sí, lo mejor es contar con un buen profesional, ya que se trata de un trabajo muy delicado que puede afectar a las paredes contiguas. Además, con estas reformas se generan gran cantidad de escombros que deben depositarse en el contenedor adecuado; por todos estos motivos, lo mejor es dejar el trabajo en manos de quienes saben hacerlo bien.Si por cualquier motivo tuviéramos la necesidad de derribar un muro de carga, hay que saber que es posible hacerlo, pero antes debe obtenerse con un permiso de obra mayor expedido por el ayuntamiento; además, como se trata de un elemento estructural común de la finca, siempre es necesario conseguir previamente un permiso de la comunidad de vecinos. 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario