Tags Posts tagged with "vivienda sostenible"

vivienda sostenible


Hoy voy a tratar un tema de lo más interesante, y sobre todo, novedoso en nuestro país. Construir una casa a nuestro gusto se puede considerar hoy día un auténtico lujo; se pueden escoger los materiales constructivos, el estilo, la distribución, las instalaciones… Y por supuesto, la orientación. Pero por muy bien que orientemos la vivienda de manera que pueda recoger toda la luz del sol y evitar corrientes o humedades, siempre habrá momentos del día en los que falte luz o la acción de los rayos solares sea molesta o caliente demasiado las estancias. Este problema, actualmente, tiene ya solución: existen ya viviendas orientables que “giran” a nuestro gusto, dependiendo de cómo queramos recibir la luz del sol o qué vistas queramos contemplar en determinados momentos del día.

Desde luego, esto parece ciencia-ficción, y realmente es algo tan novedoso que es en estos momentos cuando se está empezando a dar a conocer en nuestro país. Aunque en el resto del mundo hay varias empresas que se dedican a realizar este tipo de estructuras, ahora mismo son las viviendas “Las Girasolas” (curioso nombre, cuando menos…) las que se van a empezar a promocionar en España, de la mano del grupo C.D.M. El prototipo que actualmente se va a comercializar es el de una vivienda de 150 m2, unifamiliar y aislada. Esta vivienda, totalmente orientable, equipa tecnología de última generación e inéditos sistemas constructivos para dotarse de un movimiento rotativo de 350º, que permite permanentemente a su propietario disfrutar de una óptima orientación y gozar de las mejores vistas.

El sistema giratorio y todas las instalaciones están ubicadas en una cámara técnica que se puede considerar el corazón de la edificación. La cámara está situada debajo de la vivienda, parcialmente enterrada sobre el subsuelo. Desde esta cámara surge la potencia de movimiento para poder girar toda la vivienda y así aprovechar la luz o el calor del sol, o bien refrescar la estancia que nos interese colocándola “a la sombra”. O quizás nos apetezca disfrutar de una hermosa puesta de sol desde el salón, aunque el atardecer se vea en realidad desde el dormitorio… Pues sólo hay que girar la casa, y en unos instantes podremos sentarnos a observar.

En estos momentos, el proyecto está en fase de prototipo (podéis ver algunas imágenes y obtener toda la información en la web de Las Girasolas) pero actualmente la empresa está comenzando su etapa de promoción y expansión en España, así que muy probablemente pronto estas viviendas darán que hablar. Las seguiremos de cerca.

El aislamiento en paredes de doble tabique es fundamental para obtener una buena climatización en las viviendas, de manera que se pueda ahorrar al máximo en consumo de calefacción y aire acondicionado (con lo que también se logra reducir las emisiones de CO2). La construcción de viviendas sostenibles va principalmente encaminada hacia ese campo, aparte de contemplar también el empleo de energías renovables. Los productos más empleados son los realizados a base de fibras minerales y vítreas (lana de roca y lana de vidrio), con forma de mantas que se recortan a la medida de los huecos y se insertan en el hueco o cámara de aire que se localiza entre ambos tabiques. La firma BASF, puntera en la investigación y desarrollo de muchos materiales aislantes, ha desarrollado un nuevo producto llamado Neopor que supera con mucho las prestaciones de los materiales conocidos. Se trata de unas partículas de espuma en forma de perlas, y acaba de recibir la certificación para su uso en rehabilitación de obras que cuenten con paredes de doble muro con aislamiento de núcleo. Las perlas son en realidad unos gránulos de poliestireno expansibles (EPS), cuya capacidad de aislamiento térmico es considerablemente superior al del poliestireno estándar. Este material también cuenta con muchas ventajas frente a las mantas de lana de roca o vidrio: es mucho más hidrófugo, muy ligero, se distribuye de manera totalmente uniforme en el interior de los huecos y deja que se mantenga la capa de aire localizada entre los tabiques (de manera que pueda ser rellenada a posteriori). Las perlas se insuflan a través de un tubo con aire comprimido, y con ellas se puede aislar toda una vivienda unifamiliar en un solo día. Neopor es la nueva versión de otro material de BASF llamado Styropor; también contiene grafito, un elemento que logra aumentar las propiedades aislantes del producto en un 20%. Este novedoso aislante es adecuado para ser insuflado en tabiques exteriores, cubiertas y suelos de cualquier vivienda o inmueble. 

Aislar una vivienda ya edificada puede suponer un trabajo muy complejo. La tendencia habitual consiste en levantar tabiques trasdosados por el interior de las habitaciones, para establecer una cámara de aire entre las dos paredes. Esta cámara se rellena posteriormente con materiales aislantes, tanto para controlar el calor y el frío de la vivienda como para minimizar los ruidos (lana de roca, poliestireno, fibra de vidrio…). Este sistema supone varios inconvenientes: por un lado, la lógica pérdida de espacio útil en el interior de las viviendas, y por otro, las molestias que conllevan las obras en el interior (aunque con los sistemas de construcción en seco estas molestias quedan algo minimizadas). Una nueva tendencia que empieza a cobrar fuerza es la de levantar fachadas inteligentes, que actúan como una segunda piel por delante y encima del edificio. Este sistema es conveniente proyectarlo antes de la realización del edificio, pues en muchos casos no se puede alterar el aspecto de las fachadas de inmuebles ya construidos (a menos que se obtengan las correspondientes licencias y acuerdos con la comunidad). Sin embargo, aquéllos propietarios de viviendas, unifamiliares o de otro tipo, no sujetas a este tipo de normativas, pueden encontrar en esta solución una buena alternativa al aislamiento convencional. Estas fachadas tienen como finalidad proporcionar mayor inercia térmica a la original, retrasando la aportación de calor y conservando la temperatura (almacenada mediante un sistema de calefacción o procedente de la radiación solar) durante el invierno. Las fachadas superpuestas evitan que el edificio quede expuesto directamente a las agresiones del medio externo, mejorando así el aislamiento térmico y acústico. Como se instalan por el exterior y sin ninguna vinculación al edificio original, resultan muy cómodas para rehabilitaciones; se levantan con sistemas secos, dejando una cámara de aire intermedia que previene las condensaciones, humedades y dilataciones térmicas en el inmueble. Los materiales que se emplean para levantarlas son muy variados: madera laminada o adecuadamente tratada para exterior, piedra, acero, vidrio o paneles autoportantes, como el modelo Aquapanel Outdoor de la firma Knauf. Con este sistema se reduce el gasto en calefacción y aire acondicionado entre un 40 y un 60%. También hay materiales como Dryvit EIFS con los que se obtienen acabados de tipo elastómero, que resultan impermeables pero al mismo tiempo dejan pasar el vapor de agua; están disponibles en una enorme gama de colores. Otra opción, más clásica pero igualmente eficaz, es emplear bloques de arcilla aligerada Termoarcilla; la nueva versión, Termoarcilla Eco, está pensada para adaptarse a las actuales exigencias del CTE en materia de construcción sostenible. 

Tanto los materiales como las técnicas de construcción están experimentando últimamente importantes cambios encaminados a reducir costes y tiempo de trabajo, así como para contribuir a la sostenibilidad ecológica de la edificación. Además, la crisis que actualmente está experimentando el sector de la construcción (junto con el resto de la sociedad) obliga a los profesionales a buscar soluciones ingeniosas que hagan más rentables sus proyectos. El campo de la construcción en acero es una interesante apuesta de futuro en este sentido, aunque en nuestro país aún no tiene la relevancia que se merece. España es el cuatro productor de acero de Europa y el decimocuarto del mundo, pero aún así, sólo el 20% de la construcción residencial de la nación se realiza con estructuras de acero, frente, por ejemplo, al 75% de la que se levanta en el Reino Unido. Aunque el 44% de los edificios no residenciales sí que llevan este tipo de estructuras, no deja de ser un campo muy poco significativo. Resultaría realmente interesante que los nuevos proyectos de edificación y construcción, tanto privada como en régimen de VPO, contaran con este tipo de estructuras, ya que el acero es un material con muchísimas ventajas. Su utilización para estructuras portantes supone un gran avance en cuestión de diseño, materiales, fabricación y técnicas; como ejemplos podemos remitirnos a edificios emblemáticos de nuestro país, como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Santiago Calatrava o la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas. Con este material se logran formas elásticas y con gran ligereza, dotadas de mucha iluminación natural y grandes espacios diáfanos que se sustentan sin necesidad de pilares. El acero incrementa la competitividad de las empresas, ya que permite la automatización de los procesos de fabricación de las estructuras. Esto supone un importante ahorro en cuanto a tiempo de edificación, porque muchas de las piezas pueden ser realizadas en talleres cerrados para ser instaladas directamente en la obra. Por supuesto, esto supone también un aumento sgnificativo en la seguridad en el trabajo, algo fundamental para cualquier constructor o promotor. Y, por si fuera poco, podemos considerar el acero como un material totalmente respetuoso con el medio ambiente, al ser 100% reciclable. Quizás sea el momento de que todos los profesionales implicados en el proceso de la construcción (desde los arquitectos hasta los trabajadores) empiecen a tomar conciencia y ejemplo en el uso de este material, con el objeto de poder construir viviendas e inmuebles más rentables, ecológicos y económicos, tanto para los constructores como para los usuarios.