Tags Posts tagged with "trucos"

trucos

0

Desde hace algunos años es tendencia mantener las cortinas sin tocar, es decir, dejar que caigan con soltura. Suele dar mucha vistosidad y elegancia a un pomposo salón. Sin embargo en las casa pequeñas no luce en absoluto, da un ambiente algo zarrapastroso y parece que reduce más, el tamaño de la habitación. Si eres alguien joven que no tiene mucha experiencia con la máquina de coser, estate atento, porque como te vea la abuela esas cortinas… ¡le va a dar un sincope! Por eso hoy, os vamos a indicar como coger el bajo a una cortina, sin tener que coser ni una puntada.coser

Es muy sencillo, en primer lugar y teniendo en cuenta que las cortinas ya están colocadas, mide la longitud que deseas. No lo dejes muy corto o estropearás completamente la estética, con unos milímetros sin que toque el suelo es más que suficiente. Echa mano de lápiz y marca el punto. A continuación debes quitar las cortinas.

Pon la cortina en una mesa libre de objetos y saca la cinta métrica de toda la vida. Mide la distancia que hay a lo largo, desde el punto que marcaste. Ahora haz lo mismo en el otro lado y pon otra marca. Si es mucho lo que tienes que doblar, es mejor que hagas un pequeño recorte. Piensa que el dobladillo debe quedar en los pies de la cortina, nunca más de un palmo. Aunque, no te preocupes, esto no suele pasar. Si tienes un techo muy bajo, seguro que tendrás que echar mano de tijera. Por un tablero o haz una línea recta entre ambos puntos y corta.

Para hacer el dobladillo sin coser, solamente tienes que ir a una tienda de bricolaje. Allí te venderán unas tiras adhesivas. Una vez la tengas, colócala y dobla hasta el punto fijado. La tira debe ir en la unión, donde iría el hilo. Pásale la plancha para fijarla, intenta poner un trapo entre ambas para proteger la cortina. Por último cuelga la cortina y luce tu dobladillo.

0

Una maleta es una tarea que a todo el mundo le resulta un verdadero fastidio. Primero es un lío de hacer, le da pereza hasta al mismísimo San Job Y después, cuando la abres, te das cuenta de todo lo que te has olvidado. Por si fuese poco, el trabajo que te has pegado resulta de lo más inútil porque toda la ropa está tremendamente arrugada.maleta

Sin embargo, existen personas que nacen para hacer maletas. Parece increíble, pero atesoran un don especial. Son esas típicas que traen de todo, cuando tú te has olvidado el secador, ellas se están planchando el pelo, poniéndose rulos o ¡cortándose las uñas!

Por ello, hoy venimos a poner fin a tu agonía, ya que existen unos cuantos trucos para conseguir la maleta perfecta. Apúntatelos, al principio quizás no nos creas, pero verás como tus viajes serán mucho más llevaderos.

Haz una lista

Sí, ya sabemos que tu madre lleva toda la vida diciéndotelo y tú nunca le haces caso. Pues deja ya de contradecirla porque tiene toda la razón. Hacer una lista es la regla de oro para que no te olvides de nada. Así que enfúndate con papel y boli y ¡a escribir! Es importante tachar lo que metes y hacer otra marca para lo que meterás al día siguiente. Por ejemplo, esos malditos cepillos de dientes que siempre te olvidas. Déjala abierta y repásala antes de marcharte.

Nada de doblar

El mejor truco que existe para guardar la ropa en la maleta, no es doblarla toda, bien bonitamente…nada de eso, hay que enrollar. Si, amigos míos, este el súmmum de la preparación de una maleta. Guarda la ropa enrollada, verás como cabe muchísima más y además, el gran colofón es que de esta manera no se arruga. Va en serio, pruébalo.

Orden

Es tan simple, con sólo ser un poco organizado te evitarás verdaderas catástrofes. Usa siempre un neceser para guardar los productos de aseo, no hay nada peor que se abran y lo pringuen todo. Por su parte, guarda la ropa interior en un bolsillo interno y el calzado siempre aparte.

0

El calor hace estragos en las plantas, lo sabemos bien…has estado todo el año viendo crecer, regando con esmero y observando cómo florecen tus flores. Has trabajado y puesto dedicación en ello, sin embargo ahora llega el verano, y tus plantas se están poniendo cada vez con peor pinta. ¡Temes que en cualquier momento, tu casa se convierta en el cementerio de muchas de ellas! Pero no te preocupes, hay solución para todo.plantas

Vigila el termostato

El gran problema de tus plantas es la temperatura, una vez que sube, la tierra comienza a secarse y con ello las hojas caen. No es que le eches poco agua, es el calor ambiental lo que las está matando. Por ello vigila el termostato de tu casa, una vez que la temperatura ambiente sobrepasa los 25 grados, las plantas comienzan a resentirse.

Mucha sed

Debido al calor, los nutrientes de tu planta caen bajo mínimos y se resecan. Para evitar los efectos y contrarrestarlos, riega tus plantas con más frecuencia. Lo mejor es que les des de beber cuando la temperatura todavía esté baja. A primera hora de la mañana y a última de la tarde. ¡Ojo!, de la tarde, por la noche no es nada recomendable ya que debe realizar diferentes procesos que con un exceso de humedad les es más complicado. A mayores, debemos pulverizarlas. Es una parte muy importante pero pocos la llevan a cabo.

Nada de sol

Es verdad que las plantas viven gracias al sol, pero en verano su fuerza es demasiado desgarradora para su delicada naturaleza. Si la luz del sol les da directamente, ya puedes ir despidiéndote de ellas porque las quemará por completo. Observa como incide el sol en tu casa y muévelas a lugares, en donde tengan luz pero no estén en contacto con él.

Vacaciones

Este es el gran problema, sabes que cuando vuelvas de vacaciones tus plantas ya no seguirán vivitas y coleando. Parece que la mejor solución es llenarlas a rebosar para que tengan agua, pero sabes de sobra que no. Con ello, solo lograrás encharcarlas y que mueran. Existen unos geles para depositar encima de la tierra, este se va deshaciendo progresivamente e hidratando a la planta

0

vinoCuando compramos nuestro primer sofá, lo cuidamos y mimamos como a un bebé. ¡No comas en el salón!, ¡llévate ese café que vas a salpicar!, ¡ese perro, que baje ahora mismo!…Hacemos todo lo posible para que se mantenga impoluto. Sin embargo, la causa ya estaba perdida antes de empezar. En el fondo, sabemos que nuestros esfuerzos son en vano. Las cosas diarias se usan, se estropean y se manchan…es ley de vida. Sin embargo, nosotros proseguimos con nuestra cruzada contra la suciedad. Cuando la primera mancha deshonra nuestro caro mueble, montamos un numerito, parece que el mundo se nos viene encima. Frotamos con rabia hasta hacerla desaparecer. Sin embargo un día miramos nuestro sofá, y dos o tres manchillas cubren el tapiz, entonces ya lo damos por perdido y retomamos nuestras enraizadas costumbres. Pasado el tiempo observamos el triste mueble, ya no es lo que era, y rememoramos con tristeza nuestros bienintencionados propósitos. Pero, ¡no todo está perdido!, toma nota de estos consejos para que tu sofá vuelva a renacer de sus cenizas como ave fénix.

Analiza las manchas

Tendrás que ponerte en modo detective, ya que cada mancha necesita un método para ser limpiada. Obsérvalas y deduce que puede ser lo que propicio el desastre. Muchas manchas o suciedad del polvo que se adhiere se pueden quitar simplemente con un trapito húmedo, si no sale echa una gotita de ese lavavajillas verde, su eficacia está más que demostrada.

Así frotaba, así, así…

Una vez sepas que técnica utilizar, haz una muestra en una zona poco visible de tu sofá. Aplica un poquito del brebaje y observa si daña la tela, si no pasa nada, ya puedes empezar a frotar.

Café. La mejor manera de retirarla es limpiarla justo después de que haya ocurrido. Sin embargo, si ya lleva un tiempo ahí, tenemos un truquillo infalible. Mezcla yema de huevo, glicerina y agua tibia, frota con un paño y deja secar. Después dale otra vez, pero sólo con agua.

Chocolate. Primero rasca con cuidado para quitar el exceso que sobresale. Luego mezcla un poco de agua, amoniaco y agua oxigenada.

Sangre y vino tinto. Sin duda, es la más difícil de eliminar pero el bicarbonato de sodio hace verdaderas maravillas. Mezcla dos partes de agua y una de este producto, frota ligeramente y enjuaga con agua fría en un paño.

0

¿A quien no le gusta que le sorprendan? Que tu pareja se tome las molestias de preparar algo bajo el más absoluto secreto de sumario, simplemente para ver tu cara resplandecer de alegría. Pues por eso mismo, os vamos a dar unas cuantas ideas, para crear un ambiente íntimo y relajado en casa, y pasar así, una noche inolvidable. Es muy sencillo, la decoración tiene la capacidad de crear diferentes ambientes en los que sentirnos más cómodos. Presta atención ya que con un par de detalles, tu pareja caerá rendida ante ti.romantico

Baño de espumas

El clásico de toda la vida, siempre triunfa. Prepara un exquisito baño de espumas a tu pareja, para que cuando llegue del trabajo se pueda zambullir en la bañera. Hazlo para que lo disfrute solo.

Compra capsulas de jabón de diferentes formas y tamaños. Hay muchísimos modelos para elegir, incluso de temática amorosa. No los uses, simplemente colócalos en un bonito recipiente junto a la bañera. También coloca unas cuantas velitas por el baño, con 3 o cuatro será suficiente. Enciéndelas cuando vaya a llegar y apaga la luz. Por último, usa bolas de jabón específicas para baños. La espuma será más densa y el olor que desprenden maravilloso.

Una cena para chuparse los dedos

Dicen que se conquista a alguien por su estomago, así que no pierdas la oportunidad de intentarlo preparando un rico manjar. Ponte manos a la masa y deja fluir tus aptitudes culinarias.

Prepara la mesa con encanto, pon cuidado en los detalles. El centro de mesa puede dar la puntilla para la primera sonrisa. ¿Por qué no ideas algo relacionado con vuestras vivencias juntos? Por ejemplo si a ella le encanta el café o tenéis alguna broma al respecto, pon unos granos en una vasija. La simpleza y originalidad es lo que prima para hacerle un guiño a vuestra relación.

La petite mort

La luz de las velas crea una atmosfera inigualable, es apacible y muy intima. Desenreda situaciones y hace volar la timidez. Llena la casa con ellas, recorre el pasillo desde la entrada hasta vuestro cuarto. No olvides dejar un caminito para poder moverse con soltura.

Finalmente adorna de la manera más romántica vuestra habitación. Los pétalos de rosas rojas serán tu gran aliado, espárcelos por la cama y deja un par de flores al pie.

0

Muchas veces queremos decorar nuestros estantes con libros, pero ¡ah! tremendo error, no los hemos puesto pegados junto alibros una pared. Esto nos obliga a tener que comprar apoya libros, así poder mantenerlos en vertical. O a utilizar otros libros en horizontal. Esto es buena idea, pero hoy te traigo una mejor, para que tus libros luzcan de una forma muy diferente. Parecerán que se mantienen solos, lo que afirma un ambiente ordenado y libre de objetos excesivos. Además del truco visual que crea.

La idea es muy sencilla, los pasos todavía más. No pierdas ojo, porque te encantará.

 

 

Elementos necesarios:

  • 2 libros que puedas estropear, ya que más bien necesitaremos sus tapas
  • Pegamento
  • Tablilla de madera
  • Tablilla metálica en ángulo
  • Cúter

Paso a paso:

En primer lugar coge los libros que has elegido, ábrelos y usa el cúter para cortar las paginas. Lo que pretendemos es dejar el libro sin hojas, sólo queremos las tapas. El libro tiene que quedarse intacto, la manera de hacerlo, es ir cortando con el cúter la zona donde nacen las paginas. Con un buen corte, incisivo y delicado, lo lograrás sin problemas.

Ahora coge la tablilla de madera, y córtala para que tenga el mismo tamaño que una de las páginas del libro. Lo que queremos hacer ahora, es darle el volumen que le hemos quitado al libro. Por ello, abre las tapas y pega la madera resultante. ¡Ojo! Pégala solo a una de las tapas. Ahora vuelve a semejar un libro, aunque sin su utilidad principal, claro.

Toca el remate final, coge la tablilla metálica e introduce una de sus partes en el libro. Tienes que pegarlo en la tapa que antes no usaste, es decir, entre la tablilla de madera y una de las tapas. Justo ahí introduce el ángulo metálico, y pégalo. Recuerda no utilizar demasiado, o se te saldrá por los bordes.

Déjalo reposar, antes de usarlo. Si puedes, ponle unas buenas gomas elásticas a todo el conjunto para que se adhiera mejor.

Finalmente, tienes un reposa libros de lo más original y que pasa completamente desapercibido.

0

No hay mujer que se pueda resistir, un vestidor en casa es marca de lujo, de prospección y éxito. Estas banales cualidades son tan ciertas como falsas, ya que en realidad instalar un vestidor en tu hogar sólo depende de espacio. Los tenemos asociados al prestigio, tanto en hombres como en mujeres. Las películas han sido las grandes culpables de este indómito embuste. En nuestra mentalidad colectiva, ver a un hombre entrando en el santuario, en donde las corbatas y hasta los calzoncillos están ordenados con escrupuloso detalle, nos llena de envidia. Y que me decís de ese momento, en el que la protagonista se dirige al suyo, donde los zapatos, fetiche de cualquiera, están establecidos en baldas y mostrando toda su grandeza.

vestidorqu

¡Pues no os preocupéis! Si siempre habéis querido un vestidor, pero alcanzarlo os parecía imposible, nosotros te damos las claves para tener uno fabuloso.

Como ya dijimos, la única cuestión necesaria es el espacio. Necesitas crear una zona específica y aparte. Aquí es en donde vienen los problemas. Dirás: económicamente hablando, es imposible que me sobre una estancia en la casa para dedicarla a esto. Amigos míos, si yo lo he conseguido, viviendo en un piso de 48 metros cuadrados, te aseguró que tú también podrás. Tan sólo has de quererlo.

La mejor de las maneras es que lo tengas visualizado antes de la obra de tu casa, siempre hay alguna estancia que sobra o a la que le puedes robar espacio. Por ejemplo, puedes suprimir el típico aseo, muy pasado ya en estos tiempos.

Una vez tengas el lugar, solo te quedará amueblarlo para la ocasión. Lo imprescindible es que el armario sea abierto, además eso te hará ahorra unos cuantos eurillos. Contrata un buen carpintero que te monte un mueble, sencillo pero bonito. Acuérdate de poner todo lo necesario, espacio para zapatos, en el medio y en baldas. Nada de ponerlos ahí abajo, que cada vez que coges uno te hernias. Una cajonera es imprescindible, sobre todo si pones unos cajones normales y otros con divisiones dentro. Esto te resultará comodísimo a la hora de ordenar la ropa interior, calcetines, corbatas, cinturones…accesorios que siempre quedan muy sueltos y perdidos por el armario.

0

canela velaEs importante que una casa tenga su propio olor, es la esencia de cada hogar. El sentido que más memoria tiene es el del olfato, así que si quieres causar una verdadera impresión, tu casa debe transmitir buen olor. No importa lo arreglada e impoluta que la tengas, sino tiene esencia, la gente no la recordará con ternura.

Y es que es un misterio, pero cada casa huele distinto. La mezcla de los diversos materiales de construcción, de tus objetos, ropas, plantas…y de ti mismo, crean esa magia encantadora. Nosotros nunca sabremos a que huele la nuestra, estamos demasiado acostumbrados como para percibirlo. Pero si podemos saber cómo huele nuestro ambientador, por eso incorpora fragancias en tu casa. No hay nada mejor, que llegar del trabajo, abrir la puerta y que te invada un rico olor. Hoy te acercamos una serie de productos que encontrarás en cualquier supermercado, para nosotros los mejores:

Nunca está de más introducir ambientadores, pero creemos que es mejor algo más personal, y que no acabe mareando, como hacen esos que echan una fragancia cada cierto tiempo.

Velas Aromáticas.

Son el pilar fundamental para adornar y aromatizar, las hay de miles de formas, alturas, colores y por supuesto olores. Además nada como el fuego para crear un tono acogedor. Decorativamente hablando, son perfectas para cualquier sitio: en el salón, en el aseo para darse un baño relajante, en la habitación para crear intimidad y romanticismo…nada se les resiste.

Ambientadores naturales.

Puedes hacer tu mismo ambientadores maravillosos. Una idea rápida, coge lavanda y haz un pequeño ramillete. Átalo con un lazo y colócalo encima de una bandejita. Esta aromática planta, crea ambientes vintage y da un olor excelente.

Popurrí seco.

Nada mejor que este elemento para decorar una mesa de centro en tu salón. Colócalos en un plato, bandeja, bote…lo que quieras. El resultado es fantástico.

Vela de ramas de canela.        

Compra una vela inodora, si puede ser, de las que vienen ya en un vasito. Y unas ramas de canela, 8 o 10, aunque depende del tamaño de la vela. Introdúcela en un vaso si no lo trae ya incorporado. Ahora rodea todo el contorno con las ramas de canela y átala fuerte con un poco de cuerda. El resultado te encantará, además el olor de la canela es exótico y afrodisiaco.

0

humo

Lo sabes, aunque tú no quieras reconocerlo… tu casa huele a cenicero abarrotado. Ese olor que impregna todo, se pega a las cortinas y a los textiles como garrapata cruel. A veces lo has notado, entras en tu habitación y un penetrante olor asoma por tus naricillas. No das crédito, parece como si anoche un grupo de enardecidos universitarios, bailase en tu dormitorio como en un puf a media noche. Rápidamente abres las ventanas, nada como el aire fresco para que tu casa respire. Pero en el fondo, temes a la realidad, ¿y si tú casa es de las que rezuman a tabaco? Tus invitados seguro que lo han notado y la verdad, te sientes asqueado al pensarlo. ¿Seré uno de esos que salen en los panfletos antitabaco, gente que parece insalubre, con ropas viciadas y el pelo humeante…? ¡No te preocupes! Todo tiene solución.

Aunque tú ya sabes cuál… pero bueno, eres de esos que ha decidido dejarlo algún día. Así que mientras tanto, usa estos consejillos que te damos y aleja el mal olor de tu casa. No es necesario que los pongas todos en uso. Vete probando, para ver cuál te resulta más efectivo.

Ante todo, la ventilación es la pieza fundamental para que en una casa no se queden los olores, ya no sólo los del tabaco. Ventilar todos los días purifica el aire y permite que entren nuevas brisas.

Trucos y consejos anti humos:

Coloca en un jarrón un poco de agua e introduce gran cantidad de granos de café. Este truco es muy efectivo y además decora muchísimo. También puedes comprar, las míticas velas antitabaco, hay gran variedad en el mercado y no te costará dar con la que te guste.

Echar un poco de arena en el cenicero parece poco práctico, pero es de las mejores soluciones ya que absorbe los olores. Ni se te ocurra probar con agua, se convertirá en una laguna ponzoñosa, muy incómoda de limpiar.

Los purificadores de aire también funcionan muy bien, aunque tendrás que preparar el bolsillo.

 

0

Los termómetros comienzan a subir, el aire se enrarece y el sol abrasa. Sales a la calle y el calor choca en tu frente, vas en busca de las sombras para agazaparte pero nada es suficiente…Sí amigos, el verano está llegando, ¡y como se nota! Nos metemos en los centros comerciales en busca del anhelado aire acondicionado y el camino a casa… parece una tortura. Lo peor, llegas por fin a tu refugio, pero el calor ya lo ha infectado. Sin embargo aun estás a tiempo de sobrellevarlo, enciende el ventilador, y echa mano de estos consejos para aliviar la pesadez reinante.

jarrón agua

Es evidente que cuando las temperaturas suben, poco se puede hacer para amortiguarlas, a parte de invertir un buen dinero en un climatizador. De todas formas, siempre hay remedio para todo, así que atiende a estos truquillos que mejorarán tu congoja.

Lo primero de todo, deshazte de mobiliario que resulte tórrido para tus espaldas, no hay nada peor que un sofá-sauna. Mándalo de un portazo para el desván y pon unos silloncitos frescos. Si vives en una ciudad con clima muy extremo, véase inviernos helatorios y veranos africanos, este debe ser tu primer mandamiento. Es duro reconocerlo, pero hay que tener un par de sofás-muda…Tampoco estaría nada mal, deshacerte de tu querida mesa camilla que tanto mimas en invierno, ahora es tiempo de acercarse al fresco cristal.

Si por suerte este no es tu caso, bastará con que te rodees de colores claros, que inviten a relajarse. Varía los cojines, manteles y todos los textiles que tengas, así además de refrescar, adecuarás tu hogar a la nueva estación.

Uno de los elementos que más sensación de frio transmiten es el agua. Adorna tu casa con jarrones transparentes y unas bonitas flores. El agua humedece tu hogar, pero la clave es la vista. Si tus ojos se detienen en esas flores fresquitas y en el agua cristalina que las riega, tu mente se apaciguará unos instantes y te sentirás algo mejor.

Por último, introduce metal. Recarga la casa con adornos de este material tan frío.