Tags Posts tagged with "trucos bricolaje"

trucos bricolaje

Os traemos uno de esos arreglitos que os van a hacer la vida mucho más sencilla. Y es que ser un manitas bien merece la pena, la autosatisfacción de mantener tu casa libre de estropicios y sobre todo, el ahorrarse unas monedillas. manguera
Os vamos a enseñar a hacer un pequeño apaño de fontanería, no necesitas invertir dinero en absoluto, tan sólo tus herramientas. A veces ocurre que el mango de la ducha no expulsa el agua con soltura, puede ser por varias razones, pero la principal suele ser un problema en la manguera. Comienza vertiendo poca agua, hasta terminar por casi no echar nada. Observa la pieza, si el agua no sale por donde debería y un pequeño chorro recorre la manguera metálica el problema tiene fácil solución. Lo más probable es que la goma de la manguera se haya rajado o estropeado por el uso. Siempre puedes ir a una tienda y comprar una nueva, pero antes, te recomendamos que le eches un vistazo a este truco.
En primer lugar debes desmontar el mango, es muy fácil, tan solo debes desenroscarlo de la manguera. Ahora observa la manguera, en su extremo tiene varios niveles. Debemos desmontarla progresivamente. La forma más sencilla si no tienes demasiadas herramientas es buscar un filo para introducirlo entre las rendijas. Vete haciendo palanca y girando la manguera para sacarlo sin romperlo. Cuando lo tengas deja caer la manguera metálica, ya has llegado a la goma.
Ahora viene el momento de arreglar la rotura, simplemente corta la manguera, sólo hasta la zona que esté rota; si es al principio prefecto, suele serlo. Si por el contrario es en otro lugar, no te quedará más remedio que comprar otra. Una vez cortada, coge la parte sobrante y quítale la pieza que la une. Es entonces cuando tienes que volver a armar todo, coloca la pieza que acabas de extraer en la goma, es un poco complicado, pero con un algo de paciencia entrará de nuevo. Después sólo tendrás que repetir el proceso anterior. No olvides ajustarlo todo bien, usa la llave inglesa para un acabado perfecto.

0

Utilizar muebles antiguos confiere a tu casa una distinción que difícilmente se encuentra en otro elemento. Además su uso en hogares modernos añade el toque vintage que todos queremos ahora mismo. Sin embargo, restaurar muebles parece una tarea engorrosa y difícil de realizar sin conocimientos previos. ¡No te preocupes!, hoy te acercamos unos pequeños trucos y consejos para que lo puedas hacer tú mismo, sin tirarte de los pelos. Al finalizar, te sentirás muy orgulloso de tu trabajo y no darás crédito ante el resultado.

mueble restaurar

Materiales que necesitarás:

  • Lija.
  • Pinceles.
  • Trapos.
  • Espátula.
  • Masilla.
  • Barniz.
  • Pintura.
  • Betún de Judea.
  • Plantillas.
  • Cola blanca.
  • Papel Impreso.

Antes de nada debes limpiar el mueble para eliminar todo el polvo y otros residuos que tenga adheridos. Moja un trapo con agua y algo de jabón neutro. Después, déjalo secar.

Posteriormente observa si tiene algún signo de carcoma o desperfectos. Para eliminar la carcoma basta con comprar un producto y seguir las instrucciones. Por lo general tendrás que impregnarlo y envolverlo en plástico. Con los desperfectos basta con aplicar un poco de masilla y lijar.

Ahora sí que podemos empezar el proceso de restauración. Primeramente hay que decapar, lo que significa eliminar el antiguo barniz que lo cubre. Simplemente tendrás que extender con una brocha un producto especializado. Déjalo reposar un tiempo y observa cómo se empieza a levantar el antiguo barniz. Ahora, despréndelo con la espátula y lija la pieza.

Tras esto comienza a adornar el mueble, puedes utilizar varias técnicas. El decoupage es un método mediante el cual colocamos estampados. Para realizarlo necesitas dibujos en papel impreso, elige el que quieras y colócalo en el mueble. Después comienza a darle capas de barniz incoloro. El truco es hacerlo muy despacio y dar varias capas.

A continuación podemos craquelar la madera, o lo que es lo mismo, imitar las huellas de la madera. Es muy sencillo, primero imprima la pieza y después aplica la cola blanca de carpintero. Es preferible que sea de acabado incoloro y de secado lento. Por último dale una mano dale una mano de pintura. Lo que se consigue al echar la cola, es que la pintura se adhiera a las grietas, dándole un acabado antiguo.

Finalmente, cubre el mueble con betún de Judea para darle un acabado envejecido.

Una nueva entrega de nuestros Arreglos Fáciles de Bricolaje viene a despedir la semana laboral, de cara al fin de semana y para todos aquéllos (que los hay, ¿eh?) a quienes en su tiempo libre les gusta dedicar un rato al bricolaje y las reformas caseras. Una vez más, vamos a contemplar trucos y consejos sencillos que, si bien nunca nos van a igualar con los profesionales en cuanto a rapidez, habilidad y resultados, nos ayudarán a solucionar problemas menores dentro de nuestra vivienda.

Clavar clavos y puntas
¿Alguna vez habéis intentado clavar una punta o un clavo, y ante vuestra desesperación, éstos se doblan una y otra vez sin conseguir traspasar el material? Es algo que nos ha ocurrido a todos los aficionados al bricolaje y la carpintería. Los motivos suelen ser varios: los clavos son de calidad baja o material demasiado blando, no los golpeamos bien con el martillo, el material a traspasar es demasiado duro… Hay algunos consejos prácticos que nos ayudarán. En primer lugar, sabed que existen puntas y clavos galvanizados especialmente resistentes, que no se doblan; son de color cobre oscuro (algo así como marrón rojizo), un poquito más caros que los habituales (aunque son bastante baratos) y resultan muy eficaces. Además, cuando cojáis el martillo, procurad asirlo lo más abajo del mango posible para dar más fuerza y seguridad a los golpes. Un truco más: si la madera se abre por la veta cuando claváis, dad la vuelta al clavo o punta sobre el sitio a clavar, golpead ligeramente la punta de éstos con el martillo de manera que la cabeza entre un poquito en la madera, y volvedlo a intentar.

Tipos de conductores eléctricos para la casa
Conocer el material eléctrico de nuestras viviendas es muy importante a la hora de hacer arreglos básicos. Los conductores que parten del cuadro de distribución a las cajas de las estancias tienen alma de cobre maciza y revestimiento de PVC; los que van de las cajas a los puntos de luz tienen el alma de filamentos de cobre trenzados. Los conductores se suelen clasificar por su diámetro. Los de menos de 1 mm apenas se usan y son para aparatos de muy baja potencia; de 1 a 1,5 mm, para instalaciones de iluminación; de 2,5 mm, los más empleados en los circuitos domésticos, para puntos de luz y tomas de enchufe; de 4 mm, para electrodomésticos grandes y enchufes de fuerza.

Imagen / Rennett Stowe.

Comenzamos la semana una vez más con el bricolaje y los trabajos caseros, aportando pequeños (o grandes) trucos que pueden solucionarnos algunos problemas sin tener que dejarnos el presupuesto en ellos. Hoy vamos a hablar de un problema más que corriente: las manchas sobre cualquier superficie. Lógicamente, éste es un blog sobre reformas y trabajos de bricolaje, así que los que estéis pensando que os voy a revelar el secreto para quitar las manchas de grasa de la camisa o el verdín de los vaqueros tendréis que empezar a buscar en otro lado. En este caso, nos centraremos en las superficies del hogar: revestimientos, muebles, metales…

– Las manchas de ácidos sobre mármol provocan la desaparición del pulimento, dejando cercos mates sobre las encimeras pulidas. Cuando no queda más remedio hay que acudir a un profesional para que las vuelvan a pulir (no os olvidéis de que los mejores están en TuManitas…), pero a veces se pueden restaurar. En los centros de bricolaje encontraréis productos específicos para limpieza y arreglo profesional de superficies de mármol; por ejemplo, la firma Rember tiene un estupendo restaurador. Yo lo he probado y doy fe de que funciona.

– La madera es un material difícil de arreglar, al ser poroso; todo lo absorbe… Además, dependiendo del tipo de barniz necesitará un arreglo u otro. La goma-laca (barnizado a muñequilla) se estropea con la humedad: cercos de vasos, botellas, tiestos… Para eliminar las manchas blanquecinas, aplicad unas gotas de aceite de vaselina, frotar en el sentido de la veta con lanilla de acero nº 000 y pasad una muñequilla de algodón con un poco de alcohol de 96º haciendo pasadas en zig zag, sobre una superficie más amplia que la de la mancha, hasta que el barniz vuelva a brillar.

– El metal, más que mancharse, se oxida; y eliminar el óxido puede ser muy complicado. Aparte del famoso truco casero de introducir objetos oxidados en refresco de cola (que a veces funciona), también hay que saber que el petróleo es excelente para eliminar óxido. Y si la herrumbre no se puede quitar, siempre se puede neutralizar con un producto transformador de óxido. Estos líquidos se aplican directamente sobre ella, y mediante una reacción química se transforman en una capa protectora del metal. Son estupendos para metales oscuros, ya que el tono que coge el óxido es negruzco; pero también se puede pintar encima.

Imagen / quinn.anya.

Una nueva entrega de nuestros trucos, consejos y arreglos sencillos dentro del campo del bricolaje y las reformas caseras. En el post de hoy vamos a hablar de tres temas en concreto: los nuevos contadores inteligentes que ahorran energía en nuestro hogar, cómo encolar muebles grandes acoplando sargentos y un truco para rellenar juntas entre baldosas del suelo.

Contadores inteligentes

Los contadores inteligentes son lo último para evitar el excesivo gasto energético en el hogar. Son pequeños artilugios desarrollados por las empresas de domótica, que se conectan a la instalación y nos avisan de si estamos gastando demasiada energía, agua o electricidad. Con ellos nos podemos ahorrar unos cuantos euros; concretamente, entre el 3 y el 15% del gasto general de la vivienda.
Los más conocidos son los que llevan una luz piloto que es de color azul si el gasto es moderado, y se vuelve roja cuando el gasto es excesivo. Pero también hay modelos de última generación que incluso indican la previsión del tiempo para el día siguiente, con el objeto de que podamos programar la calefacción.

Rejuntar suelos cerámicos
Las juntas entre baldosas del suelo se rellenan con cemento-cola. Rejuntar es un trabajo cansado y muy sucio; el suelo siempre termina lleno de manchas que hay que eliminar lo antes posible. Una buena opción para no salirnos demasiado de la llaga es utilizar una bolsa de plástico resistente con la esquina cortada, a modo de “manga pastelera”, para rellenar las llagas; te resultará mucho más fácil que con la espátula.
Para limpiar el suelo se utilizan productos ácidos especiales para eliminar restos de cemento. Estos productos se venden en almacenes de materiales de construcción.

Cómo encolar muebles grandes
A veces tenemos que pegar una encimera de mesa o un cajón de una cómoda antigua, pero son demasiado largos y nuestros sargentos o gatos se quedan cortos… Aquí va un sencillo truco: “comunicar” dos sargentos entre sí, de manera que queden cada uno hacia un lado y las puntas de sus cabezas se superpongan. Es mejor pedir ayuda para colocarlos. Otra opción es comprar dos presas (la cabeza y la pieza del gato donde va el tornillo de apriete) y un listón de aluminio largo, y hacer un sargento artesanal a la medida.

Imagen: Contador de electricidad de Kamstrup.

Una entrega más de nuestros arreglos y trucos fáciles de bricolaje: en este caso, vamos a ver cuatro consejos e instrucciones muy practicos para hacer uniones en madera de varios tipos. En cola de milano (las de la fotografía), con tornillos avellanados, con lengüetas… Las opción son muchas, y menos complicadas de lo que puedan parecer.

Colas de milano: seguras y decorativas

Son el ensamblaje por excelencia, por ejemplo, en los frontales de los cajones. Aportan una fuerza extraordinaria y, cuando están bien hechos, quedan muy bien a la vista. Las hay de dos tipos: vistas y ocultas. Las vistas se hacen serrando totalmente las formas trapezoidales (como las colas de los milanos) que se encajan entre sí; para hacer una unión de cola de milano oculta, hay que vaciar la madera de manera que la parte que queda a la vista no muestre las testas de las colas de milano de las tablas. Estas uniones se hacen con el serrote de costilla y un formón de buena calidad, bien afilado.

Paneles con ranura y lengüeta
Los frisos que se ponen para forrar los zócalos de las paredes vienen siempre preparados con los laterales con un sistema machihembrado. Lo mismo ocurre con la mayor parte de los suelos de tarima o laminados. Las tablas tienen un lateral ranurado en toda su longitud, y el otro con una lengüeta que se encaja en la tabla vecina. Para unirlos, se aplica un poco de cola blanca y luego se encajan las partes, golpeando el lateral con lengüeta con un taco de plástico mártir, que lleva una ranura para encajar la lengüeta y así no golpearla con el mazo (son frágiles y fáciles de romper).

Uniones en esquina con listoncillos de madera
Una unión atractiva, limpia y fácil de hacer. Para ensamblar dos tablas en ángulo recto de esta manera, primero pégalas a tope con cola blanca y déjalas secar con sargentos. Después, practica tres cortes con el serrote de costilla en la esquina, por el exterior, que atraviesen ambas tablas. Introduce unos listoncillos de contrachapado con cola blanca, forzándolos a entrar con un mazo de goma o teflón. Deja secar la cola y sierra las partes salientes. Termina la unión lijando suavemente la zona para dejar los listones enrasados con la madera.

Ensamblar piezas con tornillos avellanados
Con estos cuatro pasos, las uniones que hagas con tornillos no sólo quedarán mucho mejor, sino que además serán más fuertes. Primero, haz un agujero de diámetro menor que el del tornillo con una broca de madera. En segundo lugar, introduce en el agujero otra broca del diámetro adecuado, taladrando con cuidado el mismo agujero para agrandarlo. Después, coloca en el taladro una broca avellanadora y modifica la parte superior del agujero para darle una forma parecida a la de un embudo. Ya puedes introducir el tornillo; será mucho más fácil y su cabeza quedará enrasada con la superficie.

Imagen: Casasdemaderarecio.com

Y seguimos dándoos consejos, trucos y enseñándoos la mejor manera de hacer determinados trabajos dentro del campo del bricolaje, para que podáis realizarlos vosotros mismos. Hoy hablaremos a grandes rasgos de cómo se monta un encofrado para luego verter en él el hormigón que servirá para hacer una solera.

Los encofrados son, como su propio nombre indica, “cofres” para contener el hormigón mientras fragua. Se realizan con maderas de calidad baja, más baratas y especialmente comercializadas para este fin (aunque si tienes restos de madera lo suficientemente resistentes y grandes, también los puedes usar). Las chapas de metal también se emplean y hay encofrados desmontables, que se pueden utilizar muchas veces, a la venta.

Para montar el encofrado, primero se delimita la base a rellenar con hormigón y se excava a unos 30 cm de profundidad, para que la solera esté bien asentada. Quizás haya que verter grava en ella, dependiendo de la humedad de la zona. Luego se colocan a una serie de estacas de madera bien encajadas en el suelo; las tablas de encofrar irán clavadas a ellas. Hay que procurar que las tablas queden ajustadas a tope para que el mortero no se escape por las fisuras.

Antes de verter el hormigón, os recomiendo que “pintéis” las tablas por dentro con aceite para motor usado para evitar que se peguen una vez fraguado. También se puede añadirle al mortero un aditivo especial para desencofrar.