Tags Posts tagged with "trabajos construcción"

trabajos construcción

0

burj-al-arab-326535_640

Los rascacielos son una de la estampa más típica de la modernidad. Las grandes ciudades como Tokyo o Nueva York presentan muchos de estos símbolos de la modernidad que se alzan a los cielos y parecen desafiar las normas de la gravedad. Por supuesto este tipo de construcción requiere de unos grandes conocimiento técnicos y teóricos sin los cuáles sería imposible construir a tal altura.

Conocimientos teóricos

En cuanto a los conocimientos teóricos para poder construir edificios de esta altura cabe aclarar que son resultado de un proceso cognitivo de varios siglos. Las matemáticas y las físicas son unas ciencias que cuentan con una gran antigüedad y que no han dejado de evolucionar a lo largo del tiempo. Gracias a esta constante evolución a día de hoy contamos con los conocimientos necesarios para llevar a cabo grandes construcciones.

Las ingenierías también se han desarrollado enormemente los últimos años. La fusión de arquitectura e ingeniería es lo que ha hecho posible llegar a construir edificios de esta altura. En general podríamos decir que son los/as ingenieros/as quienes realizan los cálculos de las estructuras mientras que los/as arquitectos/as se encargan de diseñar el aspecto exterior del edificio así como todos y cada uno de sus espacios interiores.

Técnicas y materiales

Las nuevas técnicas constructivas y los nuevos materiales son también los responsables de esta nueva forma de hacer arquitectura. Sin su aportación sería imposible realizar este tipo de construcciones. Para poder crear estos edificios tan altos es necesario contar con materiales muy ligeros pero que sean, al mismo tiempo resistentes. Tal como resulta lógico todos estos nuevos descubrimientos responden a proyectos de I+D de diversos campos científicos.

Los profesionales

A menudo cuando pensamos en los profesionales que se encargan de crear estos edificios pensamos en los grandes arquitectos e ingenieros que se encargan de su diseño. Sin embargo otra parte muy importante de todos estos proyectos la conforman todos los profesionales del campo de la construcción que trabajan en ellos. Construir a tanta altura es algo bastante difícil y complejo. Por esta razón se necesita contar con mano de obra altamente cualificada que asegure que los trabajos se realizan de forma correcta y segura para todos/as.

0

old-barn-173559_640

Los habitantes de las ciudades vivimos en un contexto en el que las grandes construcciones de hormigón y acero son la norma. Por supuesto es a lo que más acostumbrados estamos ya que cada día durante nuestros paseos por la ciudad podemos encontrar muchas obras en los que observamos los distintos trabajos de la construcción de nuestros días. Así mismo también estamos acostumbrados a los edificios de cemento, cristal y acero. Son nuestro día a día y es a lo que nos hemos acostumbrado durante los últimos años. Lo más habitual es que también vivamos en algún bloque de edificios sólidamente construidos y, por lo general, de bastante altura.

Esto puede llevarnos a pensar que las construcciones tradicionales no son seguras. Las pocas veces que hemos sido testigos de la construcción de algún edificio por medio de técnicas más tradicionales y utilizando materiales perecederos como la madera o el adobe seguramente nos hayamos preguntado sobre la seguridad que entrañan estos edificios.

La construcción tradicional es segura

Antes de seguir hablando sobre otros temas conviene aclarar que la construcción tradicional es segura. Este tipo de construcción utiliza unas técnicas que han sido desarrolladas a lo largo de los siglos y que aseguran que las construcciones de este tipo serán del todo seguras para sus habitantes.

Construcciones tradicionales y catástrofes naturales

Una pregunta que solemos hacernos, sobre todo en épocas como la actual marcada por un terremoto de grandísima intensidad, es si este tipo de construcción puede aguantar a los catástrofes naturales. La realidad es que muchas de estas construcciones no lo hacen pero lo mismo ocurre con la mayor parte de las construcciones modernas a las que estamos más acostumbrados.

Por supuesto existe algún tipo de construcción, como la que se realiza en Japón y otros países con gran intensidad sísmica en su territorio, que está diseñada para aguantar este tipo de catástrofes. Sin embargo la mayor parte de los edificios de nuestro país que han sido construidos en hormigón y acero no están preparados para una catástrofe de este tipo. Esto no debe preocuparnos ya que nuestro país apenas tiene actividad sísmica.

0

architecture-22039_640

La arquitectura contemporánea, en muchos casos, es sinónimo de la arquitectura en altura. A día de hoy estamos acostumbrados a ver rascacielos en las ciudades más importantes y este es un símbolo de modernidad y poder. Hasta hace relativamente muy pocos años no era posible realizar este tipo de construcciones. A lo largo de nuestro artículo de hoy te explicaremos cómo ha sido posible llegar a construir edificios de esta altura.

Arquitectura en altura en el pasado

La arquitectura en altura no es una novedad de nuestros días. Desde la antigüedad se ha tratado de construir a alturas cada vez más altas si bien antes no era posible llegar a las altitudes a las que llegamos a construir a día de hoy. A lo largo de la antigüedad se erigieron altos edificios como templos escalonados o faros. Sin embargo a pesar de que en su época eran edificios muy altos apenas superaban varias decenas de metros en altura.

Durante la época medieval, especialmente en el gótico, las catedrales elevaron sus torres hacia lo alto tratando de llegar a la mayor altura posible.

Los primeros rascacielos

Sin embargo para llegar a construir los primeros rascacielos tuvo que pasar mucho tiempo. No fue hasta principios del siglo XX cuando los avances tecnológicos nos permitieron comenzar a realizar este tipo de construcciones. Fue, sobre todo, gracias al acero y el hormigón armado que fue posible comenzar a realizar este tipo de arquitectura en altura. Los nuevos materiales eran muy resistentes pero también eran más ligeros y permitían abrir amplios vanos. Esto permitía aligerar el peso de toda la construcción y elevar más y más, en altura, todo el edificio.

Arquitectura en altura hoy

Sin embargo aquellos primeros rascacielos de principios del siglo XX poco, o nada, tienen que ver con los rascacielos que construimos en la actualidad. Actualmente contamos con materiales mucho más resistentes y ligeros que los que mencionábamos en el apartado anterior. Esto, así como las nuevas técnicas constructivas y los nuevos conocimientos de ingeniería, nos permiten aumentar la altura de los rascacielos y desafiar, cada día un poco más, la gravedad.

0

cottage-324814_640

Seguramente en los últimos años habrás oído hablar cada vez más de la llamada arquitectura verde. Es muy probable que no estés demasiado seguro/a de a qué nos referimos con este tipo de denominación.

Obviamente el adjetivo verde te habrá dado alguna pista y sabrás que tiene algo que ver con el ecologismo. Si quieres saber más y saber en todo momento, y con precisión, de lo que estamos hablando, presta mucha continuación a lo que viene a continuación.

Arquitectura verde y arquitectura sostenible

La arquitectura verde es, en efecto, exactamente lo mismo que la arquitectura sostenible. Se trata de una nueva forma de entender la arquitectura que busca ser mucho más respetuosa con las personas y con el medio ambiente. La arquitectura verde, o sostenible, se ha puesto muy de moda en los últimos años y esto responde, en parte, a la importancia que la ecología ha cobrado en las últimas décadas en nuestra vida.

Materiales empleados en la arquitectura verde

Los materiales son una parte muy importante en la arquitectura verde. En los últimos años se ha estado investigando sobre los mejores materiales para la construcción. La investigación no ha girado unicamente en tratar de buscar y desarrollar los materiales más fuertes y resistentes sino que también se ha investigado en torno a los materiales menos perjudiciales para el medio ambiente. De esta forma se emplean los mejores materiales de última generación que aseguran que la construcción será de calidad.

De la misma forma también se han tratado de desarrollar nuevas técnicas constructivas menos dañinas para el medio ambiente y las personas.

Arquitectura verde y ecología

Por supuesto, como ya señalábamos al inicio del texto, este nuevo movimiento fue impulsado, en gran medida, por el movimiento ecologista. Este movimiento se dio cuenta de que nuestras construcciones no solo desentonaban con el medio ambiente en el que se insertaban sino que también lo destruían. Así mismo la calidad de vida de las personas que habitaban en él era bastante pobre. De esta forma pronto se dieron cuenta de que existía una necesidad de crear una nueva forma de hacer y vivir la arquitectura.

0

hut-202035_640

Cuando vivimos en las ciudades estamos muy poco acostumbrados a observar un tipo de arquitectura más tradicional. Lo más común es que estamos acostumbrados a las obras, algo muy habitual en la mayor parte de las ciudades, pero estas estarán realizadas en hormigón, cemento y acero. Se trata de la forma más habitual de construir en la actualidad.

Esto no significa, ni mucho menos, que no se continúen construyendo edificios de una manera más tradicional. La construcción tradicional sigue utilizándose, sobre todo, en los ámbitos rurales. Esto se hace de esta forma para continuar con la tradición y para que el nuevo edificio no desentone, en la medida de los posible, con los de los alrededores.

Materiales de la construcción tradicional

Los materiales que se utilizan en este tipo de construcciones tradicionales son radicalmente diversos a los que hemos citado con anterioridad. Frente a los materiales que acabamos de citar nos encontramos con otros mucho más naturales como la madera, la piedra o el adobe. El adobe es una mezcla de barro y paja que se deja secar al sol. Es muy similar a los ladrillos si bien estos han pasado por una fase de cocción que no existe en los adobes. Por supuesto pueden emplearse otro tipo de materiales si bien estos que hemos enumerado son los más tradicionales.

Técnicas constructivas

Las técnicas que se utilizan en este tipo de construcción son aquellas más tradicionales. Por tanto nos encontramos ante un tipo de arquitectura adintelada sin grandes pretensiones estéticas. Lo más habitual es que nos encontremos con cubiertas a dos o cuatro aguas aunque también resulta bastante habitual que se realicen cubiertas cónicas.

Nuevas construcciones tradicionales

La arquitectura sostenible ha puesto su ojo en la arquitectura tradicional. Esto no es para nada casual ya que la arquitectura tradicional suele ser mucho más sostenible y respetuosa con el medio ambiente de lo que puede serlo la arquitectura más moderna. Los materiales y las técnicas de construcción tradicional proceden de la propia naturaleza en la que se insertan estas construcciones. Esto demuestra que la arquitectura moderna y contemporánea aún tienen mucho que aprender de las construcciones tradicionales mucho más modestas que cuentan con siglos de tradiciones y saber hacer.

0

workers-659885_640

Los trabajos de construcción son muy peligrosos ya que se trabaja con materiales y maquinaria muy pesada que puede llegar a ser peligrosa. Sin embargo esto no debe preocuparnos ya que los trabajos de construcción están sustentos por una serie de medidas de seguridad que nos aseguran que sus trabajadores no correrán el más mínimo peligro, al igual que tampoco lo correrán el resto de las personas.

Las normativas de seguridad

Las normativas de seguridad no han sido diseñadas por sin tener en cuenta a los trabajadores. En muchas ocasiones los trabajadores de la construcción opinan que las medidas de seguridad son excesivas y que dificultan su trabajo. Esto no es cierto. Las medidas de seguridad en el mundo de la construcción nunca son excesivas, son las necesarias. Lo que sí es cierto es que en algunos casos los trabajadores pueden sentirse “atados” (en ocasiones literalmente cuando hacemos referencia a los arneses) a estas medidas de seguridad.

Sin embargo todos y cada uno de ellos deben saber que esas medidas son las necesarias para evitar cualquier tipo de accidente.

Los materiales peligrosos

Otro tipo de peligro al que todo operario debe enfrentarse es al de la manipulación de los materiales peligrosos. En los trabajos de la construcción se emplean muchos materiales peligrosos, algunos de ellos fácilmente explosivos. Además, junto con estos materiales, también hay que almacenar algunos combustibles. En un contexto de trabajo en el que se emplea el fuego, como en la soldadura, puede resultar muy peligroso almacenar este tipo de material.

Por esta razón existe también una normativa en la que se estipula la forma en que los diversos materiales de la construcción deben ser almacenados.

Seguridad para las personas

Por supuesto toda la normativa de seguridad no se limita a garantizar la seguridad e integridad física de los trabajadores sino de todas las personas que se acercan a los trabajos constructivos.

También se garantiza que el resultado final de estos trabajos sea seguro para todas las personas. Esto no hace referencia unicamente a la construcción de un edificio sólido sino también al empleo de materiales beneficiosos para las personas y el medio ambiente.

0

lego-568039_640

Los trabajos de mantenimiento en el mundo de la construcción son unos trabajos que no suelen tener demasiada visibilidad y a los que no se les reconoce la gran importancia que tienen. Normalmente esto ocurre porque aunque prestamos bastante atención a los trabajos de construcción propiamente dichos -normalmente porque duran más tiempo y son mucho más ruidosos- los trabajos de mantenimiento suelen pasar más desapercibidos.

¿Cuáles son los trabajos de mantenimiento más habituales?

Existen muchos tipos de trabajo de mantenimiento. Fundamentalmente solemos hablar de dos tipos los referentes a la limpieza y a los referentes a las reparaciones. Los primeros son muy importantes aunque son muchas las personas que no perciben ninguna labor de mantenimiento en ellos aunque, obviamente, no nos estamos refiriendo a trabajos de limpieza como los de limpiar un suelo, por ejemplo. De nuevo nos encontramos ante el problema de visibilidad al que remitíamos anteriormente. Un buen ejemplo de un trabajo de este tipo es el de limpieza de los canalones. Si los canalones no se limpian de forma periódica pueden llegar a obstruirse y pueden llegar incluso a reventar.

Por otra parte los trabajos de reparación, como los de reparaciones eléctricas o de fontanerías, son mucho más visibles y reconocidas

¿Por qué son importantes los trabajos de mantenimiento en al construcción?

Los trabajos de mantenimiento son sumamente importantes ya que nos permiten alargar la vida de las construcciones durante muchos años. Cuando un nuevo edificio se deja abandonado este no tarda en comenzar a estropearse, sin importar la calidad de la arquitectura o la técnica constructiva que se haya empleado. Este deterioro tan rápido acontece, precisamente, por la falta de mantenimiento.

Trabajos de mantenimiento y crisis

Hace algunos años, cuando aún vivíamos en una época de bonanza económica, era bastante habitual que cuando cualquier construcción empezaba a deteriorarse se demoliera y se construyera una nueva. Aunque el gasto económico era mucho mayor la buena situación económica del momento nos permitía realizar este tipo de trabajo. Sin embargo en la actualidad observamos que ya no se construye con tanta frecuencia. Contamos con menos ingresos y no podemos permitirnos este ritmo de vida. Por tanto los trabajos de mantenimiento aumentan para conseguir alargar la vida de nuestras construcciones.

0

profesionales de la construcción

Los trabajos de la construcción son unos de los menos valorados en la actualidad. Son muchas las personas que opinan que son trabajos muy fáciles que cualquiera podría desempeñar. Obviamente esto no es cierto. Tal como ocurre con otros muchos trabajos los trabajos de la construcción son más complejos de lo que podrían parecer. Además el “saber hacer” en estos casos es algo muy importante.

Confiar en los profesionales

En épocas de crisis económica, como la actual, es bastante habitual que todos intentemos ahorrar al máximo. Se trata de un comportamiento lógico y totalmente comprensible. Esto nos puede llevar a tratar de realizar tareas para las que no estamos preparados. Afortunadamente a día de hoy contamos con un gran volumen de material (libros, tutoriales,…) que nos enseñan a realizar cualquier tipo de trabajo. Sin embargo, en ocasiones, conviene que reconozcamos nuestras propias limitaciones y contratemos a un profesional.

Los trabajos implicados en la construcción de una casa son muy variados y es difícil encontrar a una única persona que sea capaz de realizarlos todos. Aunque algunas de estas tareas son más asequibles conviene que para los trabajos más complejos confiemos siempre en los profesionales. A continuación presentamos algunos de estos trabajos.

Albañilería

Aunque a simple vista puede parecer un trabajo muy sencillo no lo es. Recuerda que un muro debe estar totalmente recto y debe ser resistente y duradero. Son muchas las personas que tratan de realizar las labores de albañilería por su cuenta y riesgo y que más tarde necesitan contratar a un profesional. Este tipo de comportamiento únicamente te hará perder tu tiempo y gastar más en materiales.

Electricidad

Los trabajos eléctricos ya son otra cosa. Nos encontramos ante un tipo de trabajo que exige más conocimientos teóricos que el anterior. Además, como a todos nos enseñan desde niños, la electricidad puede ser algo muy peligroso por lo que es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Fontanería

Los trabajos de fontanería también son bastante importantes y no son los más sencillos de llevar a cabo. Un buen fontanero puede realizar su trabajo de forma mucho más rápida y eficiente que cualquier aficionado. Recuerda que no solo ganarás tiempo sino también calidad, algo muy importante a la hora de pensar en los futuros trabajos de mantenimiento.

0

clavos

Los calvos son unos objetos de gran importancia en la construcción a los que, demasiado a menudo, no prestamos la atención que se merecen. Normalmente con el nombre de clavo nos referimos a un pequeño objeto puntiagudo y alargado fabricado con algún material duro. Lo más normal es que se trate de clavo de acero pero también existen clavos de otros materiales. Obviamente para utilizar estos objetos necesitamos otro artículo imprescindible: el martillo.

Características de los clavos

Si alguna vez te has parado en la sección de clavos de cualquier tienda de herramientas o ferretería te habrás dado cuenta de que existe una increíble variedad de clavos. Hay que tener en cuenta que cada trabajo y cada material exigen un tipo diferente de clavo y esto explica que hay tanta variedad.

Los clavos presentan características muy diversas en torno a las que son clasificados. Normalmente esta clasificación se realiza en torno a tres conceptos básicos: acabado, longitud y diámetro. Otro punto bastante importante es el relativo a las cabezas de los clavos. Es un tema mucho más importante de lo que podríamos considerar en un principio ya que existen clavos “con cabeza” y otros que carecen de ella. Depende del acabado que queramos conseguir en nuestros trabajos tendremos que emplear unos u otros.

Tipos de clavos

Tal como te acabamos de explicar existen miles de tipos de clavos. Lo más habitual en las tiendas es que los organicen y clasifiquen según su cabeza. Los más habituales son:

  • De cabeza plana: es el indicado para aquellos trabajos de ensamblaje de maderas en el que las piezas a ensamblar cuenta con poco grosor o espesor.
  • De cabeza ovalada: también se denominan clavos perdidos. Este nombre responde a que este tipo de clavo, gracias a su cabeza de forma ovalada, consigue pasar desapercibido. Es el más habitual en los trabajos de carpintería y en los suelos debido, precisamente, a la característica que acabamos de mencionar.
  • De cabeza ancha: son los más habituales en los trabajos de construcción y en la construcción de cubiertas y techos ya que se emplean para fijar las tejas o las pizarrras.

0

seguridad en la construccion

La construcción es un trabajo muy importante en la actualidad ya que siempre se necesitan construir nuevos edificios, puentes o caminos. De esta manera es uno de los sectores con mayores niveles de empleabilidad pero a la hora de plantearse trabajar en la construcción hay que tener en cuenta que estos trabajos no están exentos de riesgos. De hecho la seguridad en la construcción es algo muy importante y existen múltiples normativas y controles que tratan de asegurar que los trabajadores están bien protegidos durante sus horas de trabajo. La variedad de accidentes que pueden producirse en los trabajos de construcción es muy amplia ya que pueden ir desde darse un martillazo en el dedo a caerse de un andamio.

Hay tres aspectos a tener en cuenta a la hora de tratar de prevenir todo tipo de accidente. Por un lado están los equipos de trabajo que se refieren a toda la maquinaria y herramientas que van a utilizar los obreros. Obviamente todo el equipo cuenta con ciertas normativas de seguridad y una forma de uso correcta. Utilizar algunas de estas máquinas o herramientas con otro fin distinto al que han sido diseñadas puede traducirse en un accidente de bastante gravedad.

Por otro lado hay que prestar mucha atención a los equipos diseñados para evitar los riesgos de caída desde alturas. En esta sección entrarían todos los arneses y medidas de seguridad que se refieren a ellos. Trabajar con arnés puede dificultar la tarea de los obreros razón por la que algunos podrían tratar de no utilizarlos. Sin embargo el arnés es la única seguridad con la que cuenta un obrero para evitar una caída. Por tanto es mu importante que los propios obreros sean conscientes de la importancia de cumplir con las normas de seguridad. Por otra parte los capataces de la obra deben supervisar que todos los obreros a su cargo utilizando sus arneses de seguridad.

Por último cabe mencionar la gran importancia de los equipos de protección personal e individual en las labores de costrucción. Entrarían en esta categoría, por ejemplo, los guantes o el calzado de trabajo y los cascos.