Tags Posts tagged with "taller bricolaje"

taller bricolaje

0

percherosLos percheros son elementos infravalorados, realmente los usamos mucho pero todavía existe un concepto muy clásico de su diseño. Sin embargo, existen multitud de percheros con un formato diferente, rompedores y divertidos. Muchos los puedes hacer tú mismo, con elementos sencillos y económicos, incluso con cosas que tenemos por casa y que no usamos.

Más que deporte

Seguro que tienes pelotas de tenis en casa, las guardas por si algún día te animas a ir a darle a la raqueta. Sin embargo, si llevan años abandonadas en un cajón, puedes darles otro uso. Un perchero hecho con pelotas de tenis es una idea original y simpática, además es muy sencilla. Para hacerlo, solo tienes que darle un corte a las pelotas, utiliza un buen cúter ya que es algo dura. Haz un corte limpio, tomate tú tiempo. Después puedes añadirle unos ojos, pueden ser dos clavos anchos o comprar unos de pegatina. Nos referimos a esos en los que la pupila baila si los movemos.

Cubiertos viejos

Busca en tu cajón de cubiertos los tenedores o cucharas que estén estropeados. Con el pasar de los años, siempre los descuidamos, algunos están torcidos y desgastados…sin embargo, antes de tirarlos puedes darles una nueva vida. Intenta escoger tres que sean del mismo modelo, puedes envejecerlos un poco más para darle un toque decorativo. Utiliza un poco de betún de Judea para ello. Después, dóblalos como si no hubiese mañana, ayúdate de un elemento circular para hacer la curva igual en todos los cubiertos. Después colócalos en la pared, puedes anclarlos a una tablilla de madera para un mejor acabado.

Para los más naturales

Sin duda la madera es un elemento muy cálido, es natural y nos hace viajar a bosques cuyo aire es limpio y fresco. Hacer un perchero con estos elementos es algo más complicado. Desde luego es una idea muy buena, algo más difícil de realizar. Para ello deberás recopilar ramitas fuertes y cortarlas hasta encontrar el punto que te guste. Luego córtalas todas con la misma medida e introdúcelas en un marco de manera, deben quedar completamente ajustadas a los márgenes.

0

La vitrofusión es una técnica especializada para decorar vidrios. Se puede utilizar en múltiples objetos, tanto de bisutería como adornos para tu hogar. Nosotros te vamos a enseñar un método parecido que sirve para decorar, por ejemplo, el marco de un espejo o hacer un cuadro. No necesitarás ninguna fuente de calor como suele utilizarse en la vitrofusión. Ésta es una técnica muy sencilla y verdaderamente original.vitrofusión

Nuestro método es con elementos baratos y reciclados, en este caso vamos a necesitar bandejas de poliespan. Es decir, esas bandejas blancas en las que viene el embutido o la carne. Si no tienes en casa, puedes comprarlas, son muy económicas.

Haz pequeños recortes en cada bandeja para quedarte con la base, tú eliges la forma. Ahora pinta toda la superficie por una cara con pintura acrílica en color blanco. Déjalo secar unos 10 minutos. Después coge un bol y llénalo de agua. Ahora vamos a utilizar los esmaltes al agua. Es muy sencillo, pero debes ser cuidadoso ya que éstos se secan muy rápido. Abre tres botes de diferentes colores y ponlos cerca del bol. Con un palillo echa un par de gotas de cada uno. Una vez hecho, dale unas cuantas vueltas para que se mezcle los colores. Introduce rápidamente el trozo de poliespan, déjalo flotar unos segundos y luego húndelo con suavidad. Al quitarlo, verás que la pintura se ha adherido, formando un diseño mágico y vidrioso.

Puedes utilizar los colores que quieras, crearás formas abstractas mezclando diversas tonalidades. Recuerda mezclar colores ya que luego se fusionarán, creando bonitas variantes. Además no son lisos, ya que se crea volumen al poner los esmaltes en un material endeble como el poliespan.

Una vez tengas unos cuantos y estén perfectamente secos, pégalos con pegamento instantáneo o cola de carpintero (dependiendo de qué material sea tu objeto a decorar). Finalmente, dale una mano de barniz brillante. Tendrás un adorno muy original con un efecto vidrioso de lo más profesional.

0

lámpara cuerdaNos encanta este diseño, es muy original y sencillísimo de hacer. Lo mejo, el acabado parece de profesional. Lo que vamos a mostraros hoy es una lámpara hecha con cuerda.  Toma nota porque merece la pena.

Materiales.

  • Cuerda, más bien tirando a fina.
  • Cola de carpintero. Necesitarás unos cuantos botes, 3 o cuatro de tamaño pequeño.
  • Una montura para lámparas de techo. Esto es muy sencillo de comprar, las venden en las ferreterías.
  • Globo. Compra uno bueno, resistente y grande. Dirígete a las tiendas especializadas en fiestas y eventos, allí tienen gran variedad. Es mejor que compres unos cuantos, por si explota alguno mientras realizas la manualidad.

Paso a paso

Prepara tus pulmones porque vas a tener que inflar el globo. Hínchalo según la medida que quieras que tenga tu lámpara. No seas excesivo, pues corres el riesgo de tener que volver a inflar otro.

Ahora hay que marcar la zona donde irá la montura y el cable. Para ello, dibuja un círculo en la zona donde has hecho el nudo. Ayúdate con una pieza circular para hacerlo más simétrico. Una vez realizado, coge un bol y llénalo de agua y cola. Mezcla bien hasta que quede bien diluido. Posteriormente, introduce toda la cuerda en el recipiente y déjala que se empape bien.

Pasados unos minutos procedemos a realizar la lámpara. Coge la cuerda y pega uno de sus extremos al globo, utiliza un poco de celo para adherirlo mejor. Es el momento de ir rodeando el globo con cuerda, hazlo de manera progresiva y siempre evitando el circulo superior que marcaste. Cuando esté completamente enrollada, ata el extremo fuertemente y dale una buena mano de cola un poco diluida en agua. Ahora debes dejarlo secar, mínimo 24 horas. Para que no se deforme ata un hilo al globo y déjalo colgado.

Es el momento de deshacernos del globo y dejar solo la carcasa de cuerda. Para que no explote, pega un poco de esparadrapo y pínchalo con una aguja. Así se desinflará progresivamente y será más fácil de quitar. Finalmente, introduce la montura de la lámpara en el hueco que dejamos al principio.

0

El papel pintado ha vuelto con mucha fuerza, ha regresado de los años 70 para anclarse como gran tendencia estos últimos años. Sin duda es una muy buen idea empapelar tu casa, sin embargo muchos no saben hacerlo. Os explicamos detalladamente cómo hacerlo fácilmente y sin problemas.empapelar

En primer lugar, debes preparar las paredes donde vayas a colocar el papel. Límpialas y utiliza algún producto, si lo ves necesario, para acicalarla. Si también tiene papel pintado, no coloques el nuevo por encima. Debes quitarlo con un producto especial, ayúdate de una espátula para ir retirándolo.

Ahora debes medir el largo de la pared, no cuentes el rodapié. A la medida que obtengas debes añadirle unos 5 cm. Esto se hace para colocarlo sin problemas y luego cortar el sobrante, así irá perfectamente igualado. Una vez tengas la medida recorta el papel, no te preocupes por la regularidad del corte, recuerda que luego lo repasaremos.

Observa el dibujo de tu papel, si no tiene orden, puedes ir cortando todos los retales juntos. Si por el contrario hay una secuencia de dibujos, tendrás que cortar a medida que vas pegando. Así veras mejor el dibujo y podrás ir eligiendo las zonas que debes pegar con posterioridad.

Es el momento de colocarlo, antes, utiliza un nivel para que el papel quede perfectamente recto. Traza una pequeña línea, para usarla como referente. Después encola la pared, con un producto específico para empapelar.

Ahora viene la parte más complicada. Debes hacerla poco a poco, para conseguir un buen acabado. Lo mejor es que enrolles el papel al contrario de cómo venía, es decir, con el dibujo hacia dentro. Ármate con un cepillo de escoba, bien limpio y súbete a la escalerilla. Se debe hacer de arriba abajo. Sigue el patrón de la línea, coloca un extremo y desenrolla un poco el papel. Pasa el cepillo por encima para pegarlo bien y que no queden burbujas en su interior. Continúa desenrollando progresivamente y pegando, hasta terminar el papel. Después repite lo mismo, tantas veces como papel tengas. Hazlo despacio y con mimo.

Finalmente, utiliza un cuter para rematar el empapelado. Pones una regla encima del papel y cortas la zona. Así, tendrás una guía para que quede perfecto.

0

Muchas veces nos vemos en la situación de tener que medir la casa, siempre puedes acudir al catastro o hacerlo tú mismo. No tiene ninguna complicación, con una cinta métrica y algo de cálculo, podrás hacerlo sin problemas. La mayoría de las veces nos complicamos nosotros mismos, vemos que nuestra casa tiene una forma compleja y ya creemos que la tarea será un incordio. Pocas casas hay, que tengan las estancias completamente cuadradas o rectangulares…sin embargo sólo hay que ser un poco diestro y usar la cabeza.medir

Si lo que buscas es una aproximación, no una medición exacta, estás en el lugar indicado. Primero observa la fisionomía de las habitaciones, seguramente tendrán salientes y columnas. No hay problema, sólo has de evitarlas. Por ejemplo, si la habitación tiene un pequeño saliente no midas a partir de él, vete a la zona que sea más ancha y mide desde ahí. La medición no será milimétricamente exacta, pero valdrá para una simple aproximación.

Mide tu casa por estancias y luego sumamos todo. Por ejemplo, el pasillo trátalo como una zona individual más. Si dobla en alguna esquina, es decir hace una “L”; mídelo primero como una “I” y luego el trozo restante también por separado.

Una vez que ya sabes cómo trazar el plan, te explicaremos la forma de medir. Coge una cinta métrica de las que se usan en decoración, nada de usar las de costura. Ahora mide el largo de la habitación, apúntalo exacto. A continuación mide el ancho y anótalo también. Ahora sólo has de multiplicar ambos datos para obtener el resultado en metros cuadrados. Realiza este proceso en todas las estancias, anota cada área en un papel. Finalmente, para saber el tamaño de toda la casa, suma cada una de las cantidades y obtendrás el tamaño en metros cuadrados.

Recuerda que este método sólo vale para superficies cuya forma sea cuadrada o rectangular. Si no es tu caso, tendrás que tirar de fórmulas y rememorar tus años de trigonometría en la escuela.

0

A todos nos encanta la posibilidad de vestir nuestro jardín con una hamaca. Es un elemento cómodo y magnifico para relajarse. Acostarse bajo la sombra natural de dos árboles y mecerse con suavidad. Por ello, noS hemos puesto manos a la obra para diseñar una hamaca que se haga muy fácilmente. Los materiales utilizados son muy poco costosos y la sencillez del trabajo os convencerá.hamaca

Materiales

Necesitamos muy pocas cosas ya que nuestro objetivo es crear una hamaca económica, pero, que se sostenga sin que nos caigamos. Para la base podemos utilizar una lona plástica, de estas que se ponen como techo en campings o incluso una tienda de campaña algo vieja. Nuestra intención es que no tengas que gastar a penas en este elemento. Además, los que os recomendamos son materiales fuertes que os sostendrán sin problemas. Evidentemente la mejor opción es elegir una tela, además de ser más cálida, decorará mucho mejor. Sin embargo lo más probable, es que os cueste encontrar una por casa que sea suficientemente fuerte.

Por el otro lado, lo único que precisaremos será cuerda, elige la de alpinista. Es mejor gastar un poco más pero tener asegurada la hamaca. Además, para hacer nudos especializados es la más flexible y resistente.

Paso a paso

Coge el extremo más corto y comienza a plegarlo como un abanico, debes ir juntándolo como si fuese la caída de una cortina. Ahora gira hacia dentro el envoltorio y deja un hueco en el medio. Como una especie de anilla.

Ahora coge la cuerda, necesitarás dos. Mide la distancia entre los arboles elegidos y recórtala según te convenga. Es mejor dejar la hamaca tensa ya que el peso de nuestro cuerpo, la hará bajar bastante. Haz un nudo de bolina e introduce la cuerda por la anilla que creamos. Debes hacer hacer un nudo bien resistente que una con el pliegue que dejamos antes. Luego repite la misma acción por el otro lado.

Para mayor seguridad, puedes utilizar sólo una cuerda. La unes a un extremo del árbol, la pasas por encima y la tensas bien. La atas con un fuerte nudo al otro árbol y por último al extremo restante de la hamaca.

0

Os vamos a explicar un pequeño truquillo para realizar por ti mismo uno de esos famosos puff de mimbre. Ahora mismo las tiendas de decoración lo lucen en sus escaparates como el último y novedosísimo elemento. La verdad es que es un adorno muy diferente que ha sabido aprovechar muy bien la tendencia. Y es que el mimbre y los materiales semejantes son lo que más triunfa esta temporada. Así que si quieres incorporar a tu casa este afamado puff, sin tener que desembolsar demasiado, por un simple asientito; prepárate, coge tus herramientas porque empezamos.puff

Materiales:

Cuerda, la de toda la vida de saltar a la comba. La venden en cualquier ferretería.Por un módico precio, te llevas unos cuantos metros.

Taladro

Tablilla de madera

Neumático viejo

Paso a paso:

La tarea es muy sencilla, te sorprenderá lo rápido que acabarás y el buen resultado que conseguirás. Para realizar esta labor no necesitarás ser un experto manitas, ya que los materiales necesarios son muy simples y casi todo el mundo los sabe utilizar.

En primer lugar corta la tablilla de madera, debe tener el mismo diámetro que el hueco de la rueda. Cuando tengas dos círculos de madera colócalos en ambos lados y usa el taladro para fijarlos a la rueda.

Ahora es el momento de colocar la cuerda. Para comenzar es mejor que pongas un tornillo, así no se te escapará el extremo y te será más fácil. Una vez lo tengas, vete enrollando la cuerda a través del neumático. Fija algún que otro tornillo o utiliza algo de cola para que quede bien fijada. Por otra parte, intenta enrollarlo con fuerza para que la cuerda quede bien tensa. Así se mantendrá mejor y no quedará floja. Finalmente corta la cuerda y coloca el último clavo.

Si quieres asegurar todavía más tu obra, puedes barnizar todo el puff. Esto permitirá sellar mejor los huecos y fijar aun más la cuerda.

0

Un rascador es algo completamente necesario para que tu gato no estropee toda la tapicería de la casa. Mucha gente cree que el gato hará lo que quiera, que por mucho que le compres un rascador, acabará afilando las uñas en el sofá. Sin embargo, esto no es verdad. Si le enseñas al gato desde pequeño a usarlo, siempre lo utilizará. Un poco de esfuerzo y paciencia será suficiente para poder mantener tu casa bonita aunque tengas mascota.

El gran pero, es el diseño de los rascadores, siempre son armatostes feísimos que no quedan bien en ningún lado. Por ello, ¿qué te parece crear tú mismo uno? Nosotros te proponemos este modelo, es alegre y no descuadra con la decoración que tengas.rascador

Materiales.

Tablón de madera tipo valla

Circulo de madera

Taladro y tornillo largos

Cuerda de nylon o de sisal

Pintura blanca

Tinte

Paso a paso.

En primer lugar hay que taladrar el poste a la base, el círculo. Para ello, toma las medidas exactas para que el poste quede en el centro, así le darás estabilidad y evitarás que se caiga. Dale la vuelta y utiliza el taladro para poner cuatro tornillos. Lo mejor es que alguien te ayude, ya que mantener la estructura y taladrar a la vez, te resultará muy complicado. Una vez lo tengas, dale una mano de pintura a toda la base.

Ahora introduce en un barreño el tinte y la cuerda, pon varias tonalidades en cada recipiente. Así le darás más vida al raspador. Vigílalo hasta que el color que salga te parezca el adecuado. Enjuágalo y déjalo secar al aire.

Una vez hecho, es hora de colocar la cuerda. Fija el primer cabo con unos clavos y después comienza a enrollar. Debes hacerlo bien fuerte, apretando hacia la base para que quede prieto. Cuando tengas que cambiar de color, une las cuerdas con cinta aislante. Continúa con el proceso, no olvides bajar la cuerda hacia abajo de vez en cuando.

Cuando termines la cuerda, pon un poco de cinta aislante en el extremo para que no se deshilache. Finalmente, pon un par de clavos para sujetarlo todo bien.

 

0

grifoHay pocas cosas más molestas que un grifo que pierde agua, si la goma está verdaderamente desgastada, abrirlo será un horror porque saldrá agua para todos lados. Si simplemente gotea, es molesto pero se sobrelleva. De todas formas no tienes por qué estar sufriendo por estas pequeñeces, tienen una solución muy simple. Hoy te explicamos cómo arreglar el grifo para que no tengas que gastar demasiado dinero llamando al fontanero. Realmente es un desperfecto que no necesita que nadie te lo haga, tú mismo en pocos minutos lo conseguirás.

Grifo con mandos giratorios

En primer lugar corta la llave de paso, evitarás que salga agua a chorro cuando quites el grifo. Para desmontar los mandos tienes que ser algo observador y probar varias técnicas. Puede que tu grifo tenga un indicador de caliente- frío en cada mango, debajo de cada color suele haber un tornillo. Si no es el caso, puede ser que sea tirando de cada mango, no hagas demasiada presión si ves que no sale, es porque tiene un tornillo. Ahora te encontrarás un tuerca, quítala con una llave inglesa, se delicado para no dañar la rosca.

Quita ambos mangos, saldrá un cartucho en cada uno. Si el agua te sale por los laterales del grifo, debes cambiar la goma. Si por el contrario gotea directamente del grifo, no tendrás más remedio que cambiar los cartuchos.

Grifo monomando

Si tu grifo es monomando la cosa cambia un poco. Busca el embellecedor de la temperatura y haz palanca con un destornillador plano para sacarlo. Debajo estará un tornillo, lo más probable es que el mecanismo para abrirlo necesite una llave Allen. Gira un poco para desenroscarlo, cuando lo hayas abierto te encontrarás otro mecanismo que parece cerrado. Deberás probar, ya que varía según el modelo. Lo primero gíralo para ver si es de rosca, si no sale, haz sin miedo, una presión en palanca.

Una vez hecho, necesitarás la llave inglesa para desenroscar la siguiente pieza. Ahora te encontrarás el cartucho, sácalo tirando de él y cámbialo. Para colocarlo fíjate bien en las piezas de sujeción que hay, deben quedar perfectamente ancladas o saldrá agua. Así que asegúrate de que queden bien.

0

Todos sabemos lo que es una cisterna que pierde agua, un verdadero incordio. Hace un ruido molesto que te impide dormir, carga mal y lo que es peor, te hace gastar mucha más agua. Es muy común encontrarse este tipo de desperfectos en una casa, y pocas veces sabemos cómo solucionarlo. Ni se te ocurra llamar al fontanero, tú mismo lo puedes arreglar en sólo unos minutos. La verdad, es que parece una tarea complicada, poca gente conoce el funcionamiento del inodoro. Un entramado extraño, lleno de agua y humedad, que prefieres no tocar. Sin embargo, con las claves oportunas, entenderás a la perfección como hacerlo. Y un utensilio que solamente usas para tus necesidades, dejará de ser un completo desconocido. Conocer los aparatos que conviven con nosotros te será muy beneficioso para cuando surja algún problema.

Tú no te preocupes, la tarea sí que parece difícil, pero no lo es en absoluto. Lo que pasa es que nadie te ha enseñado como debes arreglarlo. Hoy te damos unas indicaciones precisas para que no te pierdas.

Antes de nada cierra la llave del agua, para poder trabajar con comodidad. Fíjate en el inodoro, parece un anclaje cerrado, pero abrirlo es muy sencillo. Debemos hacer palanca con un destornillador plano para quitar el pulsador, si tiene dos, realizamos la misma operación en cada uno.Después debes desatornillar el tornillo que te encontrarás en el centro para levantar el soporte.

cisternaPosteriormente levanta la tapa de la cisterna con las manos, verás el descargador. Este aparato es el que te está dando los problemas. Debes quitarlo, para ello gíralo con una suave presión hasta que oigas un clic. Ahora observa la pieza, justo en su base tiene una goma. Esta es la que te está ocasionando la perdida de agua, ya que seguramente se habrá desgastado. Debes cambiarla por una del mismo modelo. Una vez hecho, vuelve a armar toda la estructura, tira de la cisterna y ¡voilá!, lo has solucionado.