Tags Posts tagged with "suelos"

suelos

0

¿Qué os parece la foto que acompaña a este post? Se trata, aunque no lo parezca, de un suelo de tarima laminado con acabado en baldosas ajedrezadas, de la firma Distiplas. Efectivamente, hoy día los laminados ofrecen más opciones aparte de la madera de siempre, y podemos encontrar productos tan atractivos como el de la foto. Los suelos laminados son ligeros, baratos, aislantes y resistentes, y además muchas personas se animan a ponerlos por sí mismas. Desde luego, si queréis un resultado rápido, profesional y perfecto, lo mejor es llamar a un carpintero, instalador o empresa dedicados a este tipo de trabajos; además, en TuManitas encontraréis a los que os lo harán por menos dinero… Y mejores resultados.

Pero volviendo a los “manitas” caseros a quienes les gusta hacer ciertos trabajos por sí mismos, a menudo he escuchado las quejas y lamentaciones de algunos que decidieron poner suelo laminado en su casa. Las razones eran muchas, pero sobre todo hay una que es común a todos los que obtuvieron malos resultados en su instalación: no hacer las cosas como debe ser. Aquí tenéis los problemas… Y su solución.

– “El suelo se ha abombado y levantado con el tiempo”, o bien “el suelo se ha abierto y las tablillas se separan”. A ver. El material hay que desembalarlo y dejar que se aclimate en el lugar donde se va a instalar durante 24 horas mínimo. Además, mientras se instala la tarima es obligatorio dejar una junta perimetral, que se establece con cuñas. Una vez terminado el trabajo, las cuñas se retiran y la junta se oculta con el rodapié.

– “El suelo es frío, ruidoso y se hunde”.
Por supuesto; porque, ¿para qué vamos a comprar también el aislante? Pues porque colocar o no la espuma bajo la tarima no es una opción, sino una obligación si queremos que el suelo quede perfecto.

– “¿Cómo coloco y ajusto bien la última hilera de tablillas?”
Es una estupenda pregunta. En los centros de bricolaje y establecimientos de suelos venden kits de montaje con las cuñas perimetrales, un taco mártir ranurado absolutamente imprescindible y, atención, una herramienta metálica con forma de Z que sirve para ajustar la última hilera de tablillas.

Supongo que habrá más dudas y quejas, pero éstas son las más normales. Si tenéis otras, sólo tenéis que contárnoslas e intentaremos buscarles solución…

Imagen / Distiplas.

La malla de hierro refuerza el hormigón para evitar grietasEl trabajo del que os voy a hablar hoy no es para cualquier manitas, evidentemente, sino sólo para aquéllos que tengan experiencia, habilidad y mucho tiempo libre. Para el resto, que constituimos el noventa por ciento de la población que no se dedica a este tipo de profesión, lo mejor es que existan páginas como TuManitas donde podremos encontrar a los profesionales adecuados para realizar el trabajo. Se trata de planificar y realizar una solera de hormigon en nuestro jardín o el exterior de nuestra vivienda, donde poder colocar una terraza, un solarium, un comedor de verano…

Si vuestra vivienda es individual y no pertenece a ninguna urbanización, probablemente no tengáis ningún problema para hacer este tipo de obras, aunque siempre es conveniente darse una vuelta por el departamento de urbanismo del ayuntamiento correspondiente para conocer la legislación y los permisos necesarios. Una vez solventado esto ya podemos ponernos manos a la obra. Lo primero es excavar el terreno y mover la tierra donde vayamos a poner la terraza; si no es una zona grande quizás lo podáis hacer con la pala, aunque ya podéis prepararos a “currar”. Una miniexcavadora suele sacar de apuros al más pintado; podéis contratar los servicios del palista con la máquina durante unas horas.

Después hay que rastrillar la zona y verter grava para el drenaje, para luego rellenar el hueco con hormigón. En estos casos conviene hacerse con una hormigonera (prestada o alquilada) para hacer grandes cantidades de argamasa. Es conveniente reforzar el hormigón con malla de hierro; si hay que colocar más de un trozo, se pondrán solapados y en distintas direcciones.

Para revestir el suelo hay muchas opciones. Desde las baldosas cerámicas de toda la vida, que se pegan con cemento-cola (y que conviene escoger de tipo antideslizante), hasta las lajas de piedra para un suelo rústico e irregular, pasando por tarimas de madera tropical para exterior, podéis escoger entre muchos materiales. Lo que sí es importante cuando estéis planificando la obra es establecer un ligero desnivel en el terreno, con el objeto de evitar que el agua se acumule cuando llueve o cuando reguéis y se formen charcos.

Actualmente, los pavimentos son en su mayoría de cerámica, madera, laminados o flexibles. Los suelos de piedra y mármol parecen haber quedado para las grandes mansiones, los palacios o los espacios de exterior. Y precisamente por este motivo ha surgido una nueva firma, que tiene el propósito de revolucionar esta tendencia y colocar de nuevo a los suelos de piedra en un lugar de preferencia dentro del sector de los pavimentos.

La empresa se llama Q-bo y es italiana. Acaba de sacar al mercado su nueva gama de revestimientos pétreos, con la novedad de que no sólo sirven para solados, sino también pueden utilizarse para revestir paredes. Estos paneles de piedra y mármol, pulimentados y tratados con una innovadora técnica a base de chorro de arena, no tienen nada que ver con los señoriales mármoles a los que estamos acostumbrados…

Los paneles basan su atractivo en efectos como el relieve, que podemos ver en sus modelos Floreale y Tessuto; mientras que otras gamas, como 3D, hacen incapié en el diseño, mediante el cual crean curiosos efectos de profundidad. Y por último, queda la serie Tech, que basa su diseño entre el contraste de acabados mate/brillante, a franjas paralelas.

Estos diseños están disponibles en la web de Q-Bo, y probablemente creen escuela dentro de los fabricantes de pavimentos. La innovación, en cualquier caso, es bienvenida, y los suelos son realmente maravillosos. Además, están tratados para poder resistir todas las agresiones y cualquier mantenimiento. ¿Alguien da más?

De nuevo, toca hablar de un trabajo que puedan hacer muchos manitas en sus casas, sin los engorros que suponen las obras. Los suelos cerámicos son un clásico en la decoración: preciosos, resistentes e intemporales, la variedad de opciones que hay para escoger (de la cual ya hemos hablado en algún post) es tan amplia como interesante. El gres es sin duda una de las estrellas de este tipo de revestimientos. Es muy duradero y presenta tantos acabados, que sería muy difícil intentar abarcarlos todos. Un suelo de gres cerámico bien instalado por un buen profesional (como los que puedes encontrar en TuManitas) es un lujo para cualquier vivienda. Pero si quieres poner el suelo tú mismo, o bien no quieres gastar mucho dinero en una obra (por ejemplo, para aquéllos que vivan de alquiler de manera temporal), existe una solución muy interesante.

Se trata de los sistemas para colocar baldosas de gres “en seco”, sin obras. Estos sistemas son una innovación relativamente reciente, que seguramente se hará un hueco rápidamente entre los bricolajeros. Hay varios modelos y soluciones; nosotros hemos visto el que comercializa la firma IDEC y otro de Roca llamado Pret à Porter, y nos han gustado por su versatilidad y facilidad de uso.

El de IDEC se adapta a cualquier baldosa de gres porcelánico, de cualquier formato o medida (o sea que se puede escoger la baldosa que se desee).  Sólo hay que montar una escuadra con los perfiles de PVC que suministran, poner el aislante y después, la primera baldosa. Se siguen poniendo perfiles a escuadra y más baldosas, hasta terminar.

En cuanto al Pret à Porter de Roca, se trata de baldosas que llevan incorporada una regleta que permite unirlas entre sí; las piezas, una vez colocadas, no necesitan rejuntado.

Hay una opción más: los pavimentos de baldosas machihembradas de Azulindus & Martí. Las losetas son cerámicas y se cortan y trabajan como cualquier otro azulejo, pero para colocarlas no hay que dar cemento-cola; sólo encajarlas entre sí. En este caso, sí se deben rejuntar (con un producto especial de dos componentes). Más información: Sofisa Interiores.

Los pavimentos instalados de esta manera no sólo son rápidos y limpios de poner, sino que resultan estupendos si por debajo hay algún tipo de instalación (por ejemplo, un suelo radiante), ya que las baldosas son “de quita y pon“. Son sistemas ecológicos y reutilizables, y pueden colocarse sobre piedra, caucho, gres…

Pavimento Zeus Extreme, de Silestone
Pavimento Zeus Extreme, de Silestone

Los pavimentos de nuestras casas suelen estar revestidos con los materiales “de toda la vida”: madera, tarima, cerámica, vinílicos… Los más actuales se decantan también por soluciones como los laminados o los suelos de cemento pulido. Pero hay más opciones en cuanto a decoración se refiere. Todos conocemos las encimeras sintéticas realizadas con resinas acrílicas y polvo de cuarzo; los primeros en fabricarlas e instalarlas fueron los de Silestone by Cosentino, y después siguieron otras empresas como DuPont y su material Corian. Pues bien: estos atractivos materiales no sólo sirven para colocar en las encimeras de las cocinas o bajo los lavabos, sino que son una estupenda opción en cuanto a pavimentos se refiere.

Los suelos de Silestone, concretamente, constan de baldosas del material colocadas con juntas para evitar problemas de dilatación. Para instalarlos, es fundamental que el soporte sea muy estable, esté perfectamente plano (no debe tener desniveles de más de 3 mm, medidos con reglón de 2 metros) y se encuentre perfectamente limpio y seco. Las baldosas se pegan a la base con un cemento-cola específico y flexible, con un coeficiente de dilatación adecuado al material; este adhesivo se extiende sobre el suelo a revestir con una llana, empleando siempre la parte dentada de la herramienta. También hay que aplicar el producto en la base de las baldosas, en este caso con el canto liso de la llana. Las piezas se pegan al suelo como cualquier otro tipo de baldosa, asentándolas bien y golpeándolas ligeramente con un mazo de caucho y un taco mártir hasta conseguir que queden bien ajustadas. Entre las piezas hay que poner crucetas de plástico para marcar las juntas y evitar que las baldosas queden totalmente pegadas, lo que puede provocar resquebrajamientos por motivo de los movimientos de dilatación del material.

Las juntas deben tener un ancho de entre 3 y 6 mm, dependiendo del tamaño de las piezas a colocar (que está entre 30 x 30 c y 60 x 60 cm). Antes de rellenarlas, deben estar perfectamente limpias, y para hacerlo hay que usar un producto especial para dicho cometido. No hay que olvidarse de limpiar bien los restos de producto de las baldosas antes de que se seque.

Para finalizar el trabajo, es recomendable limpiar todo el pavimento con un limpiador especial suministrado por la misma firma, llamado Cleanstone, de Cosentino.

Quizás haya algún “manitas” que se anime a poner su propio suelo de Silestone… Pero hay que tener en cuenta que se trata de un material delicado y no precisamente económico, por lo que, probablemente, lo mejor será encargarle la obra a un profesional competente. ¡Busca el tuyo en TuManitas!

Suelo de terraza tratado con Sikagard 917 W... Impecable por mucho tiempo.
Suelo de terraza tratado con Sikagard 917 W... Impecable por mucho tiempo.

Hoy es lunes, y para empezar la semana, nada mejor que echar un vistazo a las novedades que nos trae este mes de julio una empresa puntera en materiales de construcción, renovación y rehabilitación, para profesionales e incluso para aficionados. Se trata de Sika, y comienza el mes con fuerzas, presentándonos unos productos para revestir suelos de piedra (en forma de impregnaciones y resinas acrílicas), un adhesivo para suelos de tarima, un revestimiento para exteriores y un material para juntas entre adoquines.

Sikagard 917 W es una impregnación hidrófuga, repelente al aceite y endurecedor de juntas a base de siloxanos. Constituye el producto ideal para conseguir suelos hidrofugados y repelentes al aceite, endurecer las juntas entre baldosas o adoquines evitando el crecimiento de malas hierbas, mejorar los ciclos hielo-deshielo y reducir efluorescencias en terrazas, patios, escaleras… Soportes habituales (deben ser porosos):

baldosas, hormigón, mortero, ladrillo y piedra (no porcelánico).

Sikagard 905 Yeso es una resina acrílica monocomponente en base agua, de color blanco. Se utiliza para la impermeabilización del yeso o escayola en superficies interiores, evitando y previniendo los siguientes problemas: formación de moho, ampollamientos posteriores de la pintura, desprendimientos del papel pintado y deterioro del soporte.

SikaBond T45 es un adhesivo semi-elástico para pegado de pavimentos de madera, que se emplea principalmente para el pegado continuo de pavimentos laminados e industriales (especialmente sinmachihembrado). Sus mayores ventajas son que es un producto monocomponente, semi-elástico, fácil de espatular, apto para suelo radiante y que compensa las irregularidades del soporte.

Sikafloor Level 66 es un revestimiento cementoso industrial para exteriores. Se trata de un mortero cementoso autonivelante, bombeable, para recuperación de losas de hormigón desgastadas o nuevas losas de hormigón expuestas a la intemperie o para aplicaciones industriales en soportes empapados o con alta humedad. Es un producto resistente a la humedad, con múltiples aplicaciones (interior / exterior, húmedo / seco, industrial / comercial o doméstico).

Sika Pave Fix Plus es un compuesto basado en arena y ligantes poliméricos, para el relleno de las juntas de los adoquines, especialmente para rellenar juntas mayores de 5 mm en pavimentos horizontales formados por bordillos de hormigón prefabricado, adoquín de hormigón o piedra, y piezas de arcilla o terracota.

Suelos perfectos para ambientes rústicos
Suelos perfectos para ambientes rústicos

En nuestra entrada de hoy vamos a conocer los suelos Klinker Greco, de Greco Gres. Se trata de un nuevo un producto natural que destaca por su gran dureza y extraordinaria resistencia a la abrasión, como todos los pavimentos cerámicos de esta marca. Esto suelos constituyen una alternativa atractiva que nunca pasa de moda, y encaja, con facilidad en cualquier ambiente. Son revestimentos versátiles que aportan todo el encanto a los ambientes más rústicos; la máxima frescura en las casas de la costa, y un toque de naturalidad en los proyectos urbanos más sofisticados. 

Pueden constituir la solución ideal para decorar salones, cocinas, baños, recibidores, escaleras, dormitorios, etc., por tratarse de un producto natural de fácil limpieza y mantenimiento que conserva e incluso mejora su belleza con el paso del tiempo. Su perfecto acabado garantiza superficies de máxima calidad tanto en interiores como en exteriores, donde resultan especialmente recomendados debido su efecto antideslizante. Estos suelos aportan un nuevo aspecto a terrazas, porches o zonas de piscina; además, resultan bastante económicos (16 €/m2).Además de su extensa variedad de piezas especiales, Klinker Greco ofrece una amplia gama de Decorados. Un original catálogo con una gran diversidad de colores y modelos que se pueden combinar de infinitas maneras para conseguir un diseño exclusivo. Más información: www.grecogres.com

El aislamiento en paredes de doble tabique es fundamental para obtener una buena climatización en las viviendas, de manera que se pueda ahorrar al máximo en consumo de calefacción y aire acondicionado (con lo que también se logra reducir las emisiones de CO2). La construcción de viviendas sostenibles va principalmente encaminada hacia ese campo, aparte de contemplar también el empleo de energías renovables. Los productos más empleados son los realizados a base de fibras minerales y vítreas (lana de roca y lana de vidrio), con forma de mantas que se recortan a la medida de los huecos y se insertan en el hueco o cámara de aire que se localiza entre ambos tabiques. La firma BASF, puntera en la investigación y desarrollo de muchos materiales aislantes, ha desarrollado un nuevo producto llamado Neopor que supera con mucho las prestaciones de los materiales conocidos. Se trata de unas partículas de espuma en forma de perlas, y acaba de recibir la certificación para su uso en rehabilitación de obras que cuenten con paredes de doble muro con aislamiento de núcleo. Las perlas son en realidad unos gránulos de poliestireno expansibles (EPS), cuya capacidad de aislamiento térmico es considerablemente superior al del poliestireno estándar. Este material también cuenta con muchas ventajas frente a las mantas de lana de roca o vidrio: es mucho más hidrófugo, muy ligero, se distribuye de manera totalmente uniforme en el interior de los huecos y deja que se mantenga la capa de aire localizada entre los tabiques (de manera que pueda ser rellenada a posteriori). Las perlas se insuflan a través de un tubo con aire comprimido, y con ellas se puede aislar toda una vivienda unifamiliar en un solo día. Neopor es la nueva versión de otro material de BASF llamado Styropor; también contiene grafito, un elemento que logra aumentar las propiedades aislantes del producto en un 20%. Este novedoso aislante es adecuado para ser insuflado en tabiques exteriores, cubiertas y suelos de cualquier vivienda o inmueble. 

Cuando queremos volver a solar el pavimento de un piso bajo o antiguo, a menudo nos encontramos con que está tan deteriorado que no basta con verter una capa de mortero autonivelante para dejarlo perfectamente liso. Con estos productos se obtienen capas con un espesor máximo de 3 cm, y en la mayor parte de las ocasiones necesitaremos obtener una superficie que tenga un grosor de entre 8 y 10 cm. Una buena solución es nivelar la superficie con hormigón, y a continuación colocar un suelo de baldosas mediante la técnica denominada “en seco”. Lo primero que hay que hacer es picar el suelo hasta una profundidad de entre 8 y 10 cm, en relación al límite máximo de la puerta. Después hay que verter el hormigón, para lo cual habrá que colocar en el piso unas cuñas de madera que nos ayudarán posteriormente a nivelar la superficie; estas cuñas, talladas en punta, se introducen en el suelo con un mazo o martillo. Deben tener una separación ligeramente menor a la de la regla de metal que se vaya a emplear para la nivelación. El hormigón se vierte directamente sobre el suelo; su consistencia no debe ser ni muy líquida ni muy compacta (proporciones: 5 sacos de arena y 7 de gravilla para 35 kg de cemento y 17,5 l de agua). El primer paso es verter una “fila” de hormigón entre las cuñas; deberá tener unos 25 cm de ancho. Esta hilera se nivela con la regla colocada sobre las cuñas, y se alisan los lados con una paleta, dejándolos ligeramente inclinados. Cuando las distintas filas empiecen a fraguar, hay que rellenar los espacios que quedan entre ellas, quitando las cuñas. Al final, para acabar de rastrelar toda la superficie, colocaremos unos listones de 3 cm de sección en el perímetro de la solera (que se mantendrán en su sitio con el mortero a medio fraguar), sobre los que deslizaremos la reglar con un movimiento de vaivén para igualar todo el lecho de hormigón. El siguiente paso es colocar las baldosas. Para ello, la solera debe estar perfectamente seca; habrá que esperar unas tres semanas. Sobre el hormigón fraguado y humedecido, se vierte el mortero en polvo; esta capa se nivela deslizando sobre ella la regla, empleando como base los listones que dejamos cuando nivelamos el hormigón. Cuando el mortero esté bien extendido, hay que preparar una masa mezclando 10 sacos de arena y un saco de cemento de 35 kg; a continuación, se vierte agua suficiente como para obtener una mezcla espumosa. Se vierte sobre el mortero en zonas de 1 x 0,60 m y se alisa con la paleta. El paso siguiente es mojar las baldosas (si el fabricante lo recomienda). Hay que golpearlas ligeramente con un mazo de caucho para que asienten bien y después volverlas a asentar, esta vez con el mismo mazo y un listón mártir de madera dura. Antes de pisar sobre el suelo, hay que esperar por lo menos un día; no hay que olvidarse, mientras se están poniendo las baldosas, de controlar su alineación con una regla cada dos filas colocadas.

cementp pulidoLos suelos de cemento pulido no son una novedad de los últimos años, aunque es cierto que las tendencias decorativas actuales, basadas en espacios de estética industrial (como los famosos lofts), han vuelto a poner de actualidad este tipo de pavimentos. Aunque principalmente los suelos de cemento se emplean para espacios como garajes, almacenes o pistas de exterior, también pueden integrarse perfectamente en interiores, e incluso emplearse como revestimiento para paredes. La técnica clásica del cemento pulido consiste en enrasar la superficie del pavimento aplicando una capa de mortero, sobre la que se espolvorean pigmentos en polvo mientras está fresco (para darle color) y un preparado a base de cuarzo y otros aditivos al que posteriormente se le somete a un pulimentado con una máquina llamada fratasadora o, más comúnmente, “helicóptero”. Este proceso lo llevan a cabo profesionales especializados, ya que tender el cemento y pulirlo son trabajos muy complicados que requieren de la intervención de especialistas. Para proteger el suelo y conservarlo en buen estado durante más tiempo existen resinas y ceras específicas que, además, le aportan más brillo. Aparte de este procedimiento, actualmente existen nuevos materiales que proporcionan acabados estupendos con gran variedad de opciones para elegir.

Uno de ellos es el llamado Microcemento Alisado, un producto que puede darse en paredes y techos, pero que también sirve para revestir superficies como encimeras de cocina o muebles de obra. Se trata de una capa cerámica de entre 1 y 2 m de espesor, que, entre otras ventajas, permite ser aplicado sobre materiales ya existentes, como cerámica o azulejos. Esto aminora considerablemente el tiempo de trabajo y las obras de renovación de los espacios; a pesar de tratarse de un acabado bastante caro (sale por unos 70 €/2), la reducción de la mano de obra y el tiempo de trabajo hacen que sea una buena alternativa a considerar. Si está buscando profesionales instaladores de Cemento Pulido no dude en pedir presupuesto gratuito en TuManitas

Otra buena opción es el llamado Microbetón, un revestimiento cementicio de entre 2-3 m de espesor que proporciona un acabado similar al del hormigón alisado a mano de manera artesanal. Este pavimento no precisa de juntas ni requiere levantar el suelo existente, y está disponible en 20 colores. Y para aquéllos que quieran un suelo con la calidad y el mismo aspecto que los de cemento pulido, pero no les interese “mancharse las manos” ni recurrir a profesionales especializados, pueden colocar en su vivienda un laminado que imite estos pavimentos; por ejemplo, la firma Quick-Step dispone de unas losetas que imitan el acabado de las baldosas de cemento australiano pulimentado.