Tags Posts tagged with "soluciones bricolaje"

soluciones bricolaje

Todo el mundo sabe cambiar una bombilla, no tiene ninguna ciencia hacerlo. Sin embargo, parece que la cosa se complica cuando de lo que hablamos es de un halógeno. La situación parece cambiar y pocos son los jóvenes que se atreven a meterles mano. Nada más lejos de la realidad, realmente es un mecanismo muy sencillo, que no necesita apenas conocimientos. Con un par de consejos, todo el mundo es capaz de hacerlo.halógeno

Lo primero que tienes que hacer es cortar la luz, siempre que realices tareas en la que la electricidad esté de por medio, debes hacerlo. Es un descuido que no puede pasar por alto. Para ello, simplemente debes dirigirte al cuadro de luces de tu casa y bajar los fusibles principales.

Ahora que ya has tomado las medidas de seguridad necesarias, vamos allá. Súbete a una escalerilla y observa el halógeno. Verás que tiene como dos pestañitas, lo que en realidad es, un aro metálico. Éste sirve para mantener fijo el halógeno y evitar que se caiga. Tienes que quitar este aro, para ello sólo debes hacer una ligera presión. Coge con los dedos ambos extremos y apriétalos para hacer el aro más pequeño, así podrás sacarlo. Una vez lo tengas, es el momento de sacar el halógeno. Para ello, presiona un poco hacia arriba y luego deslízalo poco a poco abajo. Quedará colgado por unos claves, fija tu vista en el enganche que los une al aparato. Puede ser que tengas que desenroscarlo o simplemente tirar de él, variará dependiendo del modelo.

Ya tienes completada la primera parte. Ahora, solamente tendrás que dirigirte a una ferretería para comprar el mismo halógeno. Una vez lo tengas, debes realizar la misma tarea que antes pero a la inversa. Lo que más problemas te dará será colocar la clavija final. No te preocupes, coloca primero el halógeno y luego vete introduciendo el aro con cuidado. Sólo hay que hacerlo más pequeño para que se fije bien.

Ahora ya sabes lo fácil que es. Además, ya tienes un problema menos que resolver en tu casa.

Os traemos uno de esos arreglitos que os van a hacer la vida mucho más sencilla. Y es que ser un manitas bien merece la pena, la autosatisfacción de mantener tu casa libre de estropicios y sobre todo, el ahorrarse unas monedillas. manguera
Os vamos a enseñar a hacer un pequeño apaño de fontanería, no necesitas invertir dinero en absoluto, tan sólo tus herramientas. A veces ocurre que el mango de la ducha no expulsa el agua con soltura, puede ser por varias razones, pero la principal suele ser un problema en la manguera. Comienza vertiendo poca agua, hasta terminar por casi no echar nada. Observa la pieza, si el agua no sale por donde debería y un pequeño chorro recorre la manguera metálica el problema tiene fácil solución. Lo más probable es que la goma de la manguera se haya rajado o estropeado por el uso. Siempre puedes ir a una tienda y comprar una nueva, pero antes, te recomendamos que le eches un vistazo a este truco.
En primer lugar debes desmontar el mango, es muy fácil, tan solo debes desenroscarlo de la manguera. Ahora observa la manguera, en su extremo tiene varios niveles. Debemos desmontarla progresivamente. La forma más sencilla si no tienes demasiadas herramientas es buscar un filo para introducirlo entre las rendijas. Vete haciendo palanca y girando la manguera para sacarlo sin romperlo. Cuando lo tengas deja caer la manguera metálica, ya has llegado a la goma.
Ahora viene el momento de arreglar la rotura, simplemente corta la manguera, sólo hasta la zona que esté rota; si es al principio prefecto, suele serlo. Si por el contrario es en otro lugar, no te quedará más remedio que comprar otra. Una vez cortada, coge la parte sobrante y quítale la pieza que la une. Es entonces cuando tienes que volver a armar todo, coloca la pieza que acabas de extraer en la goma, es un poco complicado, pero con un algo de paciencia entrará de nuevo. Después sólo tendrás que repetir el proceso anterior. No olvides ajustarlo todo bien, usa la llave inglesa para un acabado perfecto.

0

grifoHay pocas cosas más molestas que un grifo que pierde agua, si la goma está verdaderamente desgastada, abrirlo será un horror porque saldrá agua para todos lados. Si simplemente gotea, es molesto pero se sobrelleva. De todas formas no tienes por qué estar sufriendo por estas pequeñeces, tienen una solución muy simple. Hoy te explicamos cómo arreglar el grifo para que no tengas que gastar demasiado dinero llamando al fontanero. Realmente es un desperfecto que no necesita que nadie te lo haga, tú mismo en pocos minutos lo conseguirás.

Grifo con mandos giratorios

En primer lugar corta la llave de paso, evitarás que salga agua a chorro cuando quites el grifo. Para desmontar los mandos tienes que ser algo observador y probar varias técnicas. Puede que tu grifo tenga un indicador de caliente- frío en cada mango, debajo de cada color suele haber un tornillo. Si no es el caso, puede ser que sea tirando de cada mango, no hagas demasiada presión si ves que no sale, es porque tiene un tornillo. Ahora te encontrarás un tuerca, quítala con una llave inglesa, se delicado para no dañar la rosca.

Quita ambos mangos, saldrá un cartucho en cada uno. Si el agua te sale por los laterales del grifo, debes cambiar la goma. Si por el contrario gotea directamente del grifo, no tendrás más remedio que cambiar los cartuchos.

Grifo monomando

Si tu grifo es monomando la cosa cambia un poco. Busca el embellecedor de la temperatura y haz palanca con un destornillador plano para sacarlo. Debajo estará un tornillo, lo más probable es que el mecanismo para abrirlo necesite una llave Allen. Gira un poco para desenroscarlo, cuando lo hayas abierto te encontrarás otro mecanismo que parece cerrado. Deberás probar, ya que varía según el modelo. Lo primero gíralo para ver si es de rosca, si no sale, haz sin miedo, una presión en palanca.

Una vez hecho, necesitarás la llave inglesa para desenroscar la siguiente pieza. Ahora te encontrarás el cartucho, sácalo tirando de él y cámbialo. Para colocarlo fíjate bien en las piezas de sujeción que hay, deben quedar perfectamente ancladas o saldrá agua. Así que asegúrate de que queden bien.

0

Llevar el desayuno a la cama es una de las cosas más simples y a la vez más románticas que existen. Si eres un manitas empedernido, ¿por qué no te haces la tuya propia? Y es que el mundo se está convirtiendo en un lugar de ricos…ayer fui a comprarme una bandeja, el precio de tan simple objeto me pareció tan desorbitado que me vine pitando a casa. Idee un modelo de lo más sencillo y económico, después, ojeando por internet vi que hay miles de recursos, todos muy de moda, para crear una bandeja.bandejas

La cuestión hoy en día es tirar de elementos reciclados, usar cosas que ya no sirven para lo que fueron creadas. Por ejemplo, puedes darle una nueva vida a tus puertas. Mucha gente las utiliza como bandeja, las de los armaritos pequeños, ¡claro! Simplemente con una buena mano de pintura, llamativa y vistosa tendrás tu bandeja ideal.

Ya sabéis que lo vintage está muy de moda, por lo que la historia no acaba aquí. Puedes utilizar cajas de madera, las de la fruta por ejemplo. Dales la vuelta, coloca el cafecito mañanero y adórnalo con una bonita flor. Además de ser muy original, es mucho más cómodo de lo que parece, ya que tiene hueco para colocarla entre las piernas.

Si no os atrae demasiado esta nueva moda, este diseño seguro que no os defrauda. Coge una tabla de madera y córtala con las medidas que te sean cómodas. Mejor si es madera con estilo desgastado, veteada y de color tenue. Ahora solo debes compra unas asas, en cualquier ferretería las encontrarás por un módico precio. Instálalas en la parte frontal, nada de laterales ya que te hará la tarea mucho más complicada. Un par de tornillos y arandelas por detrás serán suficientes para anclarlas bien. Apriétalo todo fuerte, no vaya a ser que te quedes con las asas en las manos cuando lleves algo.

Si no quieres gastar casi nada, haz cuatro agujeros simétricos en la tabla, ahí introduce hilo duro y ancho. Estas serán tus asas, sencillas pero efectivas. Asi que, ¡a disfrutar del aperitivo!

0

Todos sabemos lo que es una cisterna que pierde agua, un verdadero incordio. Hace un ruido molesto que te impide dormir, carga mal y lo que es peor, te hace gastar mucha más agua. Es muy común encontrarse este tipo de desperfectos en una casa, y pocas veces sabemos cómo solucionarlo. Ni se te ocurra llamar al fontanero, tú mismo lo puedes arreglar en sólo unos minutos. La verdad, es que parece una tarea complicada, poca gente conoce el funcionamiento del inodoro. Un entramado extraño, lleno de agua y humedad, que prefieres no tocar. Sin embargo, con las claves oportunas, entenderás a la perfección como hacerlo. Y un utensilio que solamente usas para tus necesidades, dejará de ser un completo desconocido. Conocer los aparatos que conviven con nosotros te será muy beneficioso para cuando surja algún problema.

Tú no te preocupes, la tarea sí que parece difícil, pero no lo es en absoluto. Lo que pasa es que nadie te ha enseñado como debes arreglarlo. Hoy te damos unas indicaciones precisas para que no te pierdas.

Antes de nada cierra la llave del agua, para poder trabajar con comodidad. Fíjate en el inodoro, parece un anclaje cerrado, pero abrirlo es muy sencillo. Debemos hacer palanca con un destornillador plano para quitar el pulsador, si tiene dos, realizamos la misma operación en cada uno.Después debes desatornillar el tornillo que te encontrarás en el centro para levantar el soporte.

cisternaPosteriormente levanta la tapa de la cisterna con las manos, verás el descargador. Este aparato es el que te está dando los problemas. Debes quitarlo, para ello gíralo con una suave presión hasta que oigas un clic. Ahora observa la pieza, justo en su base tiene una goma. Esta es la que te está ocasionando la perdida de agua, ya que seguramente se habrá desgastado. Debes cambiarla por una del mismo modelo. Una vez hecho, vuelve a armar toda la estructura, tira de la cisterna y ¡voilá!, lo has solucionado.

bricolajeEn casa siempre hay algo estropeado, no nos solemos meter a arreglarlo por miedo a su dificultad, nos vemos perdidos en engranajes desconocidos. Y la verdad es que nuestro tiempo parece ser tan ajustado, que no hay minutos para dedicárselos. Sin embargo, tener cosas estropeadas en casa no trae buen chip y nos pone un poco de mal humor. Hoy os vamos a explicar, paso a paso, algunos arreglos que en realidad son muy fáciles de realizar.

La persiana, siempre dando problemas

Abre el cajón y saca la persiana, no es nada complicado. Límpiala barra a barra. Ahora observa el eje del cajón, en donde estaba apoyada la persiana. Si está bien alineado solo tendrás que cambiar los soportes, seguramente estén dañados y envejecidos. Coge un destornillador y saca el recogedor que tira de la persiana. Desenrolla la cuerda y tira el soporte viejo. Ahora ya puedes sacar el eje para colocar unos nuevos soportes, estos son la base para que la persiana gire bien. Atorníllalos e introduce de nuevo la persiana. Atornilla al eje y comprueba que no esté torcida.

Si sólo tienes que cambiar la cinta, ahora es el momento de hacerlo. La medida que necesitarás aproximadamente es tres veces la altura desde la caja al recogedor. Cambia la vía pasa cintas si ves que está dañada. Ve introduciendo la cuerda en el nuevo recogedor. Finalmente agujerea la cuerda para dejarla enchanchada en el tornillo y coloca el recogedor en su sitio.

Sustituir el pomo de la puerta

Desatornilla el pomo antiguo, saldrán dos partes. Coge el pomo nuevo y desármalo, tendrás dos partes también. Introduce una por un lado y hazlo encajar en la ranura que permite el juego del pestillo. Haz lo mismo por el otro lado, coloca el escudo y atorníllalo. Finalmente sólo tendrás que encajar el pomo, que suele hacer un clic al presionarlo.

Ralladuras en el parquet

Para las ralladuras que son un hundimiento tan solo necesitarás un poco de agua. Aplícala con un pincel ya que el agua es enemigo del parquet. Déjala 24 horas para que humedezca hinche un poco.

SI la ralladura es por desprendimiento utiliza una cera especial. Calienta la cera con un secador a medida que la vas introduciendo y con una rasqueta, que no sea metálica, retira el sobrante.

1

Los amantes del bricolaje y las reformas caseras sabemos perfectamente lo «sufrida» que es nuestra afición: no sólo tenemos que procurar que nadie tenga que pagar las ruidosas consecuencias de este peculiar hobby, sino que también tenemos que enfrentarnos con inconvenientes como la compra de herramientas, con lo que supone en cuanto a desembolso económico y problemas de almacenaje, por ejemplo.

Pero, como siempre, existe una opción que puede solucionar este problema a muchos manitas aficionados e incluso profesionales, que conocen el tema más que de sobra. Se trata del alquiler de herramientas, mediante el cual puedes conseguir útiles y maquinaria de estupenda calidad para realizar cualquier trabajo o reforma, pagando sólamente por el tiempo que los vayas a emplear.

Esta solución es perfecta cuando lo que necesitamos son máquinas muy caras y de una cierta envergadura, que además es posible que nunca volvamos a necesitar. ¿Ejemplos? Una hormigonera, un compresor, un martillo neumático… Por lo general el sistema funciona pagando una fianza, además de lo que cueste el alquiler, que os devolverán cuando llevéis la máquina de vuelta al establecimiento.

Lo mejor de todo son los estupendos precios que tiene esta modalidad de alquiler.
¿Que necesitáis un taladro percutor y vuestro cuñado (que os lo suele prestar) está de vacaciones? Pues por unos 18 euros el día o 40 euros la semana, podéis conseguir uno en perfectas condiciones y de la mejor calidad. ¿Lo que os hace falta es una hormigonera para levantar un murete en el jardín? Pues el precio es de menos de 40 euros una semana. Los precios son del catálogo Alquílame de Tool Quick, y también pueden encontrarse en los Centros BRICOR. Hay muchas más empresas que se dedican al alquiler de útiles, herramienta y maquinaria; si comparas calidades y precios podrás conseguir las mejores ofertas.

Imagen: Rkimpweljr.