Tags Posts tagged with "sistemas ecológicos"

sistemas ecológicos

0

El diseño que os muestro en este post es de lo más interesante. Lo cierto es que, hoy por hoy, probablemente sea una de las ideas más interesantes e inteligentes para la edificación en el campo de las energías renovables. Se trata de un artículo llamado Greenerator, ideado por el diseñador industrial Jonathan Globerson y que puede verse en su web, www.jonglob.com/. Muchas personas que viven en casas unifamiliares disponen de cómodos paneles solares para generar energía con la que alimentar la calefacción y el sistema de agua caliente; pero éste no es el caso de los pisos, que se ven privados de esta posibilidad.

La idea de Globerson es permitir a los dueños de los pisos disponer de su propio generador energético instalado en un balcón, que genere energía solar y eólica con un solo sistema. El artilugio es de lo más ingenioso; dispone de una turbina eólica y unos paneles solares flexibles, y su instalación es de lo más sencilla. Al parecer, el Greenerator puede generar energía suficiente como para alimentar un electrodoméstico; no es mucho, pero un pequeño ahorro al mes sí que supone, sobre todo para los que trabajamos con el ordenador…

En la web del diseñador pueden verse los dibujos del proyecto y el desarrollo del sistema; en la web Erenovable.com también hay un interesante vídeo sobre su funcionamiento.

Fuente e imagen: Erenovable.

Cuando pensamos en instalar un sistema de calefacción en nuestra vivienda, por lo general nos centramos en soluciones como las calderas a gas natural, gas propano, gasóleo, calefacción eléctrica o bomba de calor. Incluso hay personas que, en viviendas unifamiliares, se plantean la posibilidad de instalar paneles solares para ACS (agua caliente sanitaria) y calefacción. Pues una de las opciones más interesantes hoy día, sobre todo para viviendas a las que no llega el suministro de gas natural, es la calefacción por biomasa.

El término biomasa se refiere a los combustibles obtenidos a partir de residuos naturales. En las calderas domésticas, estos residuos se obtienen de fuentes vegetales: madera, huesos de aceituna, cáscaras de almendra… A partir de la madera se elaboran los pellets, unos pequeños cilindros de serrín y virutas que constituyen la fuente de alimentación más común para las calderas. En la fotografía podéis ver una caldera de pellets con su depósito o silo para almacenar el combustible. Muchas calderas también funcionan con restos de madera procedentes del jardín (tarugos o restos procesados), por lo que pueden ser una solución muy económica.

La biomasa es un combustible muy ecológico, el mejor después de la energía solar. El CO2 que se emite con su combustión se llama CO2 neutral y no aumenta las emisiones al medio ambiente; esto es porque es el mismo CO2 que absorbieron las plantas a partir de las cuales se elabora el combustible, cuando hacían la fotosíntesis. Además de ecológica, la biomasa revitaliza el sector agrícola de las zonas rurales; existe la posibilidad de contratar el suministro de pellets a empresas que nos lo lleven a casa, pero también se pueden comprar directamente a cooperativas agrícolas.

El gasto energético de una caldera de biomasa puede ser entre un 40 y un 60% menor que el de una caldera de gas natural, con el ahorro monetario que esto supone. El inconveniente más grande de este tipo de sistemas es el coste de la instalación; la caldera de pellets y el silo pueden llegar a triplicar el precio de una caldera de gas, y si queremos añadir un kit para calentar el agua de la vivienda, el precio de la instalación se incrementará en más de 1.500 euros.

Imagen / Girasolar.

Toshiba climatización acaba de lanzar dos nuevas unidades exteriores de gran capacidad para completar su gama de equipos comerciales Digital Inverter. Las nuevas unidades, de 20 y 23 kW respectivamente, ya están a la venta desde el pasado 1 de octubre y permiten hacer combinaciones de dos, tres y cuatro unidades interiores conectadas a cada condensadora. Estos sistemas, derivados de la gama Twin, están pensados para el acondicionamiento de grandes espacios y reparten la potencia entre varias unidades evaporadoras controladas por una unidad maestra.

Centros comerciales, aulas, salas de conferencias,  recepciones en hoteles, oficinas, grandes espacios… cada edificio tiene una configuración, y la flexibilidad que aportan los sistemas Twin, Triple y Doble Twin de Toshiba proporciona soluciones personalizadas para cada necesidad. Cassette 60×60, Cassette 90×90, Conductos estándar y de baja silueta, techo, pared… En definitiva, toda la gama de soluciones inverter de Toshiba, puesta al servicio de los profesionales para adaptarse a las necesidades de climatización y ahorro energético de los clientes.

Lo mejor que tiene este sistema es que es un producto destacado en términos de ahorro energético y confort. Partiendo de un consumo mínimo en fase de ahorro de 2 kW/h, las unidades de 20 y 23 kW de potencia nominal son capaces de variar la potencia ofrecida desde un mínimo del 43% hasta un máximo del 118%.

Cuando llega el calor, los que vivimos en determinadas zonas de España nos echamos a temblar. Ya hemos experimentado unos cuantos días de bochorno, y todavía estamos en primavera… Es el momento de empezar a pensar cómo podemos «sobrevivir» a la época estival, un año más. Hace unos días comentábamos en el blog la posibilidad de instalar equipos de aire acondicionado en las casas y también examinábamos los distintos sistemas, con sus ventajas y sus inconvenientes. Pero hay muchas personas que, por los motivos que sean, no quieren colocar un sistema de este tipo en su casa o bien pretenden minimizar el consumo energético (y apoyar la sostenibilidad medioambiental), apagando sus equipos y buscando otras soluciones alternativas. ¿Por qué no combinar la climatización con métodos de protección más ecológicos? Hay muchos más de los que podamos pensar, y si bien algunos consisten en soluciones arquitectónicas, otros los podemos incorporar a nuestras viviendas fácilmente y sin ningún problema. Y en todos los casos, sin gasto energético y sin apenas mantenimiento.

– Las tendencias actuales en arquitectura apuestan por los llamados parasoles integrados en las fachadas; son una de las principales medidas que se pueden tomar para proteger las viviendas del calor, desde el mismo momento de su construcción. Los parasoles son elementos arquitectónicos integrados en la composición de las fachadas; consisten en unas pantallas de diferentes materiales (hormigón, madera, lamas…) que protegen los ventanales de la incidencia directa de los rayos solares. En España hay algunas empresas que los adaptan a las construcciones, como por ejemplo los parasoles Kalumen, de Kawneer.

– Los cristales de las ventanas son uno de los puntos que mayor calor transmite al interior de las viviendas. Bajando las persianas podemos minimizarlo, pero a todos nos gusta n gusta disfrutar de la luz natural. La solución puede pasar por colocar láminas plásticas de control solar, que se fijan directamente sobre los cristales y eliminan hasta el 97% de los rayos UVA que entran en las casas. Y también las hay para el coche.

– Las ventanas de tejado son perfectas para aportar iluminación natural en espacios bajo cubierta, pero muchas veces necesitamos matizar dicha luz para que no nos moleste. A mismo lo más innovador son los sistemas por control remoto o, aún mejor, los que llevan sensores para ponerse en marcha cuando detectan una determinada incidencia del calor. Algunas persianas llevan acumuladores de energía solar para poder funcionar de manera independiente.

Debajo de un toldo, el calor se minimiza por el bajo grado de transmisión energética de las lonas y la bajada de la temperatura de las superficies protegidas por él. El factor solar es el índice de referencia que cuantifica la totalidad del calor transmitido al espacio situado debajo de la lona; cuanto más bajo sea, menos será el calor aportado. Por ejemplo: un factor solar entre 0,2 y 0,3 indica que la lona bloquea entre un 70% y un 80% del calor.

– Las llamadas fachadas ventiladas son una de las mejores soluciones para climatizar una edificación sin gasto energético; aunque lo mejor es colocarlas en obra, se pueden instalar a posteriori. Estas fachadas crean una cámara de aire en movimiento entre la pared nueva y el paramento exterior. Se genera un «efecto chimenea» con una reducción considerable en las transmisiones térmicas desde el exterior. Como se puede ver en la imagen, el aire caliente, al pesar menos, sube por la cámara (como si se tratase de una chimenea), dejando el espacio al aire frío. A este fenómeno se le llama «convección».

"Efecto chimenea" en una fachada ventilada
"Efecto chimenea" en una fachada ventilada