Tags Posts tagged with "rehabilitación"

rehabilitación

La producción actual de pinturas para decorar y renovar el interior de las viviendas está ahora mismo muy desarrollada. La constante investigación que llevan a cabo las distintas marcas ha hecho que aparezcan en el mercado muchos productos distintos, específicos y adaptados para las más variadas necesidades de particulares y empresas. Desde las pinturas sin olor o de sacado rápido, pasando por las de tipo “una capa”, a las llamadas “DTM” (directo al metal; pinturas que pueden aplicar sobre el óxido sin imprimación), la oferta es mucha y de muy buena calidad. Ahora mismo, la firma Barnices Valentine pone a nuestra disposición dos productos de última generación que abren nuevas posibilidades en el campo de la decoración de interiores. Con sus nuevas pinturas Efecto Pizarra y Efecto Magnético, las paredes no sólo quedan renovadas, sino que ofrecen una superficie versátil y multiusos.

Perfecta para oficinas y despachos en los que haya que desplegar constantemente documentos o pinchar notas y horarios en tableros de corcho, la pintura Efecto Magnético transforma cualquier pared en una superficie magnética donde directamente se pueden colgar imanes que sujeten notas, fotos, esquemas… De este modo, clasificar los proyectos resultará todavía más fácil y práctico. Este producto se presenta en color gris, pero se puede pintar encima con una pintura plástica para conseguir el acabado de color que se desee, con el que lograr un resultado todavía más original. Y también es una solución perfecta para las paredes de niños y adolescentes: se acabó el pinchar los pósters y carteles con chinchetas o pegarlos con cinta adhesiva; basta con poner unos imanes, y… ¡adelante con la creatividad!.

Por otra parte, el Efecto Pizarra convierte las paredes de las oficinas, consultas médicas o clases en pizarras con todas las funcionalidades para escribir y borrar ideas, dibujar esquemas o realizar presentaciones. Este producto está disponible en color negro, y también es una idea estupenda para paredes o zócalos de habitaciones de niños.

 Los Efectos Mágicos de Valentine amplían los límites de la pintura y, de este modo, los espacios se convierten en un soporte de infinitas posibilidades. Para información más detallada o especializada: www.valentine.es.envase-efecto-imanenvase-efecto-pizarra

Las nuevas normativas del CTE (Código Técnico de Edificación) imponen como prioritario el cumplimiento de determinados criterios de protección frente a la humedad, y de limitación del consumo energético. En este sentido, las actuaciones en las cubiertas de los edificios en rehabilitación es fundamental, ya que son el principal elemento de protección frente a la humedad; además, el aislamiento correcto de estas partes de la casa reduce de manera considerable el gasto energético de los edificios. Los materiales, por lo tanto, deben ser ligeros, fáciles y rápidos de instalar, adaptables, de buena calidad y con una estética acorde con las necesidades de los consumidores. La firma Onduline mantiene una investigación constante para conseguir estos objetivos, y propone su sistema de cubiertas a base de paneles sándwich Ondutherm, combinados con las placas Onduline Bajo Teja. El sistea en sí proporciona una cubierta provista de un perfecto acabado interior, con un aislamiento a toda prueba, totalmente impermeabilizada y ventilada; su facilidad de instalación ahorra costes y tiempo al profesional, y complicaciones al particular. El empleo de estos materiales asegura la mayor garantía para un sistema de cubiertas de los disponibles en nuestro país: 33 años de garantía de impermeabilidad para las placas BT, y 20 años para el panel sándwich Ondutherm.

onduline
Sistema de cubiertas Onduline

Otra interesante novedad en lo que respecta a revestimientos de interior es el nuevo material cerámico Inax Ecocarat, una colección japonesa de revestimientos de paredes y techos distribuida por ArtQuitect para España y Portugal. Se trata de un material muy novedoso de procedencia natural que posee una gran cantidad de microporos, lo que le permite regular la humedad ambiente de manera que se reducen los olores y se elimina cualquier sustancia nociva del aire en las viviendas. A través de dichos microporos, se libera humedad si el ambiente es demasiado seco, o se absorbe cuando su presencia es excesiva; esto implica una drástica reducción de los mohos o ácaros presentes en el ambiente, así como de la condensación que se produce en las ventanas. Los alérgicos lo agradecerán, así como cualquier usuario que quiera disfrutar de una mejor calidad del aire de su entorno.

Interiores más sanos con Inax Ecocarat
Interiores más sanos con Inax Ecocarat

El Debate sobre el Estado de la Nación, una vez más, ha levantado ampollas. El lamentable estado en el que se encuentra la economía mundial, y muy especialmente la de nuestro país (con un número de parados que se acerca peligrosamente a los cinco millones y expedientes de regulación de empleo a la orden del día), ha sido el centro de unas jornadas que no han dejado a nadie indiferente. Y una vez más, el sector de la construcción ha protagonizado el epicentro de la discusión, siendo identificado como protagonista de todos los males en los que nos vemos atrapados. Sin ánimo de discutir de política, hemos de reconocer que la bonanza económica en la que nos vimos inmersos hace unos años tuvo como repercusión el crecimiento de la construcción y el alza de los precios de la vivenda hasta límites insospechados; era cuestión de tiempo que la famosa “burbuja” estallara y nos viéramos sumergidos en una situación hasta entonces impensable. La construcción, como consecuencia, ralentizó su ritmo hasta el extremo que muchas empresas desparecieron, dejando una enorme cantidad de parados. Actualmente la solución es complicada, pero las iniciativas están siguiendo el camino de la rehabilitación, como en muchas ocasiones hemos comentado en este blog. Tanto en la Feria Construmat 2.009 como desde diferentes departamentos de los ministerios se insiste en incentivar la rehabilitación como medio para reinsertar en el mundo laboral a todos los profesionales que han perdido su trabajo. Las subvenciones para rehabilitación de viviendas y la formación son las claves para que estas iniciativas salgan adelante; desde TuManitas las apoyamos y fomentamos, intentando servir como un medio más para que tanto los profesionales como los particulares se pongan en contacto y se lleven a cabo el mayor número de acuerdos laborales posibles.

Por otra parte, el presidente del Gobierno anunció una medida que está causando una auténtica polémica: para dar salida al stock de viviendas sin vender, reactivar el alquiler y fomentar la compra en el sector, anunció que en el año 2.011 se suprimirá en parte la deducción en el IRPF para la compra de nuevas viviendas; sólo las rentas inferiores a 17.000 euros mantendrán esta deducción, que se irá reduciendo hasta desaparecer con las rentas superiores a 24.000 euros. De esta forma, dijo, “el mercado se podrá reactivar durante los próximos meses para liberar el parque inmobiliario de pisos vacíos y sin vender o alquilar”. Otra medida de gran calado, en este caso muy positiva y enfocada a evitar que continúe la pérdida de empleo, será la rebaja de 5 puntos en el impuesto de sociedades para las PYMES que incrementen sus puestos de trabajo.

Evidentemente, la situación es muy complicada y son necesarias medidas drásticas para atajarlas; ahora habrá que ver si estas medidas son realmente eficaces o, por el contrario, no consiguen arreglar las cosas, sino empeorarlas una vez más para la deteriorada clase media de este país.

Las nuevas medidas pretenden incentivar la compra para dar salida al stock de viviendas acumulado
Las nuevas medidas pretenden incentivar la compra para dar salida al stock de viviendas acumulado

construmat20091

La feria de la construcción por excelencia tuvo lugar una vez más durante los días 20 al 25 de abril en la ciudad de Barcelona. Esta feria bienal (la próxima edición se celebrará en el año 2.011) demostró de nuevo por qué es uno de los eventos más importantes del sector, tanto en Europa como en todo el mundo. Este año, además, la feria se ha revelado como la más importante plataforma de reflexión para la esperada y deseada revitalización del sector de la construcción en nuestro país. Para ello, los expertos que visitaron los recintos lo tenían muy claro: para salir de la crisis, se aconseja aplicar las fórmulas de la innovación, la rehabilitación y la sostenibilidad. La afluencia de más de 150.000 visitantes refrendó que, pese al negativo entorno económico que estamos experimentando, Construmat sigue siendo el salón de referencia para el sector de la construcción y afines en nuestro país, y uno de los más importantes de Europa.
Una vez más, el evento contó con dos secciones que ya se han convertido en dos clásicos de cada edición: Casa Barcelonay la sección de Sostenibilidad. En Casa Barcelona, por primera vez se contempló la aplicación de productos industriales innovadores en distintos prototipos de vivienda, comprobando cómo el uso de estos materiales disminuye los costes, refuerza la sostenibilidad y flexibiliza el resultado final con vistas a adaptarlo a los futuros usuarios. Esto quedó de relieve, por ejemplo, en la estructura de dos plantas ideada por el estudio de arquitectos Felip Pich-Aguilera,sobre la que se instalaron cuatro viviendas diseñadas por distintos equipos y estudios.

Por otra parte, en la feria se demostró que la sostenibilidad es una de las alternativas más necesarias para superar la crisis que el sector está sufriendo en la actualidad. A destacar el proyecto Green Box del arquitecto Luis de Garrido(declarado Arquitecto del Año 2.008); su vivienda –jardín sostenible ha sido una de las estrellas del evento. Además, tanto el stand de ADIGSA, entidad dependiente del Departament de Medi Ambient, como las jornadas que se han celebrado sobre construcción sostenible han despertado el interés de los visitantes. Y por último, un detalle a destacar: todos los asistentes y expertos que visitaron la feria contemplaron la rehabilitación como una de las salidas más importantes de la crisis para el sector de la construcción.

daisaluxconstrumat-200912

En nuestra anterior entrada hablábamos sobre la rehabilitación de viviendas antiguas, situadas sobre todo en zonas de campo o costa, fuera de núcleos urbanos o en pueblos pequeños. Hay muchos propietarios que se plantean adquirir una de estas viviendas y rehabilitarla con el fin de empezar un negocio de turismo rural, un sector que en los últimos años ha ascendido de manera notable en nuestro país, si bien hay que hacer notar que en este último año la afluencia de usuarios de estos negocios ha bajado bastante como consecuencia de la situación de crisis que atraviesa el país. Una vez tomada la decisión de empezar el negocio, y habiendo comprobado que realmente el edificio se puede rehabilitar, es el momento de acudir a las instituciones públicas para poder optar a las subvenciones que se ofertan para poner en marcha los negocios. Estas subvenciones están encaminadas principalmente a la rehabilitación de los inmuebles, y pueden llegar en forma de préstamos sin intereses o ayudas a fondo perdido. Lo más importante es cumplir los requisitos que se piden, que, la verdad, son bastante restrictivos; además, dichos requisitos suelen variar en función de la Comunidad Autónoma donde se vaya a establecer el negocio. Los trámites que existen las comunidades van desde darse de alta como empresa turística en la Consejería de Turismo correspondiente a la presentación de avales y proyectos, y también se le exigirán una serie de condiciones al alojamiento en cuestión, que serán certificadas siempre por un inspector. La información sobre todos estos trámites se obtiene en la delegación provincial de la Consejería de Turismo de cada Comunidad Autónoma, y será allí también donde podamos informarnos sobre las ayudas.

Los requisitos más comunes que se plantean a la hora de optar por las subvenciones son básicamente los mismos en todas las comunidades, aunque algunas cosas pueden variar. La casa o casas deben tener una arquitectura tradicional y una antigüedad mínima, y disponer de todos los servicios y acometidas, así como de calefacción. También se pide una capacidad mínima y máxima de plazas, una superficie mínima de las habitaciones y una altura mínima de techos. Por cada 4-6 plazas debe haber un baño completo y todas las habitaciones han de tener ventilación directa al exterior. Las casas han de contar con teléfono, extintor y botiquín, y haber obtenido la certificación adecuada de eliminación de aguas residuales, así como mobiliario apropiado y cocina completa. Y todo esto, sin olvidarnos que en algunos lugares se exige que el propietario esté empadronado en el municipio donde está el alojamiento.

Las ayudas y subvenciones que se facilitan suelen proceder de fondos comunitarios (programas PRODER y LEADER Plus, por ejemplo), que proporcionan entre el 20 y el 60% de la inversión; para evitar fraudes, hay establecidos requisitos como una antigüedad mínima en funcionamiento de 2 años para el pago de la ayuda, o un compromiso de mantenimiento de la actividad de entre 5 y 10 años.

La rehabilitación de una casa antigua o en mal estado es toda una aventura; aquéllos que han optado por adquirir algún inmueble con muchos años y han dedicado su tiempo, dinero y paciencia a su restauración saben lo gratificante que puede ser habitar un lugar tan personal. Sin embargo, también puede resultar un auténtico pozo de preocupaciones, sobre todo en lo referente a los permisos, licencias, posibilidades de ampliación o renovación, plazos de obras… Si tenemos en cuenta que la mayoría de las casas que se restauran son inmuebles situados en medios rurales, en los que los propietarios no viven y a los que normalmente se tienen que desplazar, es muy difícil controlar el avance de las obras y los resultados de éstas.

Lo primero que hay que hacer antes de decidirse a comprar un edificio para rehabilitar es comprobar si realmente se puede recuperar. La calificación de los terrenos sobre los que se asientan estas casas puede variar; en terrenos urbanos está permitido construir determinado número de viviendas, pero en los rústicos no se permite levantar ningún tipo de construcción (aunque en algunas comunidades autónomas sí es posible construir, dependiendo de la extensión del terreno), a no ser que el inmueble esté destinado a explotación agrícola o ganadera. Las costas y otras zonas concretas (marismas, pasos de aves…) también están protegidas por leyes específicas. Y no pensemos que el hecho de que ya exista una edificación nos da licencia inmediata para arreglarla; si se trata de una cuadra o algún otro edificio que en principio no estaba destinado a vivienda, en muchos casos es ilegal reconvertirla en tal, o hay que solicitar los permisos y esperar al visto bueno de las respectivas comunidades autónomas.

Para averiguar cuál es el tipo de la edificación y la calificación de los terrenos sobre los que se encuentra hay que acudir al catastro, donde nos informarán sobre cuáles son sus características y posibilidades. También es importante ir a los ayuntamientos para hablar con los concejales de obras y urbanismo, y que nos aseguren que no existen problemas para emprender las obras. Si todo está en orden, habrá que obtener un permiso de obra (mayor o menor, dependiendo de la envergadura) antes de empezar; si no lo hacemos, corremos el riesgo de que nos pongan una denuncia, con la consiguiente multa y parada de las obras. Y para más información, siempre hay que comprobar que los inmuebles están libres de cargas (como hipotecas), averiguar las lindes exactas de las parcelas y consultar los futuros planes de recalificación que puedan afectar a los terrenos.

La inyección de 8,5 millones de euros por parte del Ministerio de Vivienda será crucial para financiar la rehabilitación integral de más de 1.100 viviendas en el Centro Histórico de la capital. En una primera fase, ya en estado de desarrollo, se están realizando las obras necesarias para recuperar los elementos comunes y adecuar la habitabilidad de 500 viviendas. Aparte de estas intervenciones, también se pretende realizar actuaciones para mejorar las infraestructuras y la urbanización de la zona. Para la primera fase que mencionamos, el Ministerio va a aportar 3,55 millones de euros que servirán para financiar la rehabilitación de los edificios, las viviendas y la mejora de la urbanización, lo cual significa el 28% del coste total de la actuación. Según convenio de la Comisión Bilateral, la Comunidad de Madrid participará en este proyecto aportando 2,5 millones de euros (20% del coste total), mientras que el Ayuntamiento también tomará parte aportando 2,4 millones de euros (cerca del 19% del total), para actuaciones concernientes a infraestructuras y urbanización. El Gobierno Central, por su parte, ha aportado ya 1,06 millones de euros que corresponden al primer pago anual. Aparte de los 8,5 millones de euros que corresponde a su parte, el Ministerio de Vivienda también proporcionará el 80% del coste de los equipos de gestión de la operación, que asciende a más de 256.000 euros.

Estas aportaciones financieras por parte del Ministerio hacen que la Comunidad de Madrid sea la autonomía que más dinero recibirá de él este año; en total, la aportación será de un total de 133,4 millones de euros, más 12 millones para rehabilitación por parte del llamado Plan E. Hay que recordar que el desembolso de las cuantías de dicho plan estaba sujeto a la presentación de propuestas de rehabilitación por parte de las comunidades autónomas; el plazo para la presentación de dichas propuestas finalizó el día 1 del presente mes. Una vez aprobada la aportación de fondos, el 50% se entregarán antes de empezar las obras y el otro 50%, en el momento en que se acredite y certifique el inicio de dichas obras (alrededor del mes de octubre).

El boom de la construcción en España, ligado directamente a la bonanza económica que se vivió en la CCE durante unos cuantos años, nos llevó a una serie de tendencias y políticas encaminadas a construir cuantos más inmuebles nuevos posibles, con el objeto de ampliar el parque de viviendas en España. Una de las consecuencias directas de estas actuaciones fue el abandono de la rehabilitación de las viviendas más antiguas, excepto en casos de necesidad. En resumen: la buena situación financiera hacía que la gente, en lugar de reformar o arreglar sus pisos, directamente los vendiera para comprarse otros nuevos. La situación alcanzó tal magnitud que durante el año 2.006 llegaron a construirse la friolera de casi un millón de viviendas nuevas, frente a la cifra de 150.000 que está en las previsiones para este año 2.009. Esta tendencia se ha revelado fatalmente errónea por parte de nuestro país, frente a las actuaciones mucho más lógicas de otros pertenecientes a la Comunidad Económica Europea. Por ejemplo, el caso de Alemania, en donde las obras destinadas a arreglar edificios ya existentes rondan el 62% frente al 37% de la nueva construcción. En España, el porcentaje que supone la rehabilitación en el sector de la construcción es de un triste 24%, frente al 41% del resto de la Unión Europea. Estas cifras nos dan una idea de la situación en que se encuentra el sector en nuestro país, y de la oportunidad que supone para inyectarle una buena dosis de optimismo y oportunidades laborales. En este sentido, parece ser que los poderes políticos se han puesto las pilas (o tienen la intención de ponérselas), estableciendo para los próximos años políticas encaminadas a financiar o subvencionar la rehabilitación de edificios. A través del Ministerio de Vivienda, nos encontramos dos líneas generales de actuación: los 110 millones de euros que destinará el Fondo Especial del Estado para la Dinamización de la Economía y el Empleo a financiar la rehabilitación en viviendas y espacios urbanos, y el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2013, con ayudas para la rehabilitación aislada de edificios y viviendas, y la rehabilitación en barrios degradados, centros históricos, centros urbanos y municipios rurales. Aparte de los 2.000 millones de euros que se aportarán en forma de subvenciones directas, hay que contar también con la financiación establecida a través del ICO (acerca de ambos temas hablamos en anteriores entradas de TuManitas.com). La producción efectiva de capital se espera que alcance los 4.200 millones de euros, eso sin contar con los cerca de 100.000 puestos de trabajo que generará esta nueva política, que pueden llegar a los 300.000 si se cuenta con la movilización de los capitales privados. Para TuManitas.com la noticia no puede ser más bienvenida, ya que desde el principio apostamos por la rehabilitación y las reformas como medio para incentivar el desarrollo de las empresas de construcción en nuestro país, y como la mejor manera de recuperar el parque inmobiliario actual. Esperemos que todas las medidas tengan efecto y podamos ver cómo el sector de la construcción en España se adecua al del resto de la Unión Europea, estableciendo una gestión del suelo mucho más coherente, lógica, rentable y sostenible para todos.

Hacer mejoras necesarias en las viviendas o el inmueble en el que se encuentran no tiene por qué suponer la “ruina” de los sufridos propietarios. Existen subvenciones que el Ministerio de Vivienda financia para poder llevar a cabo dichos trabajos de rehabilitación, siempre que se cuente con unas condiciones mínimas para poder solicitarlas. Las condiciones pasan en estos casos por que las fincas tengan una determinada antigüedad (un mínimo de 15 años), y también suelen estar sujetas a los ingresos con que cuenten las familias propietarias o arrendatarias, y a las propiedades que tengan en su haber. Las subvenciones para rehabilitación de los edificios deben estar solicitadas por las comunidades de propietarios y los vecinos deberán presentar una serie de documentos, como el Certificado de Empadronamiento, el Impuesto sobre la Renta del año anterior y las escrituras de propiedad; los trabajos estarán encaminados a la adecuación estructural (para garantizar que el edificio es seguro) y funcional (para proporcionar condiciones de acceso, aislamiento, redes generales…) de los inmuebles. En cuanto a las viviendas, se subvencionará su adecuación a las condiciones de habitabilidad en cuanto a superficie útil, distribución, instalaciones, aislamiento, seguridad… Incluso se contempla la ampliación del espacio, dependiendo del planteamiento urbanísitico, de hasta 120 m2 útiles. Los requisitos para solicitar las subvenciones varían según los casos. Tanto los edificios como las viviendas deben tener un mínimo de 15 años de antigüedad (excepto si es para suprimir barreras arquitectónicas) y ser adecuados estructural y funcionalmente para la rehabilitación a realizar. En cuanto a los destinatarios, pueden recibir ayudas todos los usuarios de las viviendas, sean propietarios o arrendatarios, así como las comunidades de vecinos. Para los edificios, al menos el 60% de los usuarios debe contar con unos ingresos familiares inferiores al SMI (Salario Mínimo Interprofesional) multiplicado por 5,5; y para las viviendas, no deben superar el SMI multiplicado por 3,5. Las ayudas pueden obtenerse en forma de préstamos cualificados que cubran el total del presupuesto (para la rehabilitación de edificios se puede acceder a los préstamos cualificados aunque el 60% de los vecinos no cumpla los requisitos de ingresos familiares), o como subvenciones. En el caso de los edificios, se puede optar por una subvención máxima por vivienda de entre 1.240 y 3.720 €, y para las viviendas, por una ayuda de entre el 25% y el 35% del presupuesto, con un máximo de entre 2.480 € y 3.720 €. La tramitación y aceptación de solicitudes son competencia de las Comunidades o Ciudades Autónomas donde estén ubicados los inmuebles, a quienes hay que dirigirse para solicitar las ayudas o los préstamos. Toda la información sobre el tema se puede encontrar en la página web de ayuda de TuManitas: Subvenciones y Ayudas para la Rehabilitación de Viviendas

Tejas

Los materiales para revestir una cubierta son muy variados, y podemos escoger unos un otros en función de nuestros gustos, el tipo de cubierta que queramos instalar y nuestros gustos estéticos. Las tejas cerámicas son una de las opciones más clásicas; se obtienen por un proceso de cocción de la arcilla en seco llamado molturación. El material debe estar limpio de impurezas y partículas de cal para evitar que se produzcan desconchados por la expansión de la teja, sujeta a heladas o cambios de temperatura. Las hay de tres tipos: curvas (las tejas árabes clásicas) y prensadas: mixtas (con una parte plana que se encaja bajo la teja anterior) y planas. También existen otras tejas fabricadas a base de hormigón comprimido y coloreado en masa, conr lo que se elimina el proceso de cocción y se abaratan considerablemente los costes en relación con las de cerámica.

Resisten muy bien las heladas, por lo que son muy prácticas para climas extremos y recomendadas para trabajos de rehabilitación. Por otra parte, la pizarra es un material clásico y muy tradicional de varias zonas de nuestro país. Las cubiertas de pizarra están formadas por lajas o planchas de diferentes formatos procedentes de bloques dicha piedra, una roca natural sedimentaria de naturaleza esquistosa que se caracteriza por ser exfoliable (o sea, que se desprende en forma de lajas o láminas). Son perfectas para cubiertas a dos o más aguas en climas fríos y/o lluviosos, ya que la pizarra es un material muy impermeable y resistente a las heladas. Otro material muy empleado es la tela asfáltica. La hay de tres tipos: negra (compuesta de material antiadherente, oxiasfalto y fieltro de fibra de vidrio), de aluminio (igual pero con una capa de aluminio gofrado) y de pizarra, también llamada Tegola (revestida con una capa de autoprotección mineral en forma de pequeños gránulos). La tela asfáltica negra se coloca por soldadura mediante lanza sobre cubiertas planas (azoteas), para impermeabilizar la superficie. Luego se suele revestir con gravilla u otros materiales. La tela de aluminio es adecuada para superficies que se vayan a pintar, y la de pizarra para cubiertas en las que se pretenda obtener un acabado más estético.

 
Otra solución novedosa y práctica para los amantes del bricolaje es un nuevo material que ha aparecido en el  mercado, comercializado por la firma Onduline bajo el nombre de Onduvilla. Se trata de planchas de teja ondulada de 106 x 40 cm, compuestas por una mezcla de fibras naturales, bituminadas, resinadas y coloreadas en diversos tonos. Son fáciles de instalar y se pueden poner sobre bases de tablas, sin necesidad de disponer de una superficie continua. Se colocan con clavos plásticos especiales. Y por último, no podemos olvidarnos de un material tan empleado como el fibrocemento, que consiste en planchas onduladas realizadas a base de cemento mezclado con fibras de vidrio. A esta mezcla se le añaden distintos colorantes para obtener tonos similares a los de las tejas. Actualmente, está prohibido que estas planchas tengan amianto (también llamado asbestos) en su composición.