Tags Posts tagged with "reciclar"

reciclar

0

scarf-255515_1280Todas las temporadas nos compramos un par de pañuelos. Total, que al cabo de unos años nos encontramos con una colección de pañuelos de los cuales, seamos sinceras, nos ponemos siempre los mismos tres o cuatro. Los demás pasan estación tras estación guardados en algún cajón o, peor todavía, caen casi en el olvido total metidos en una caja que va a parar al trastero.

Se acabó. Puesto que nos hemos propuesto reciclar e intentar darle un uso a todo lo que habíamos renunciado en un principio, hoy es el turno de esta prenda. Sorprende su carácter multifuncional tanto como prenda de vestir (al cuello, de cinturón, de pulsera…) como elemento decorador en casa. Ofrecemos tres espacios que recibirán con agrado esta prenda y la lucirán con estilo.

Pared

Otorga un ambiente hippie-chic a algún rincón de casa colgando tu pañuelo favorito a una pared por sus cuatro extremos. Puedes utilizar unas chinchetas decoradas, unos colgadores acordes con el estampado o inventar tu propio sistema para engancharlo. ¿Acaso sería una locura colgarlo en el techo? No…En todo caso, una curiosa locura.

Sillas

Adorna tus sillas de comedor para la cena que esta noche vas a ofrecer a tus amigas con tus pañuelos más bonitos. Disponlos en los respaldos de diferentes maneras, con diferentes anudados, y causarás sensación. Alterna colores creando contrastes o elígelos todos de la misma gama. El efecto que resulte dependerá de la maña que demuestres.

Cuadro

Todas tenemos un pañuelo favorito. Ése que te recuerda a aquel viaje tan fantástico, o aquél que te regaló tu abuela por lo que tiene gran valor sentimental. No dudes en llevarlo a enmarcar para conservarlo a la vista en forma de precioso cuadro. Elige un marco que case con el tipo de pañuelo y búscale un lugar especial y privilegiado.

Ésto sólo es la punta del iceberg. Los pañuelos tienen una gran proyección como pieza ornamental. Avisa a tus amigas de que antes de tirar los suyos, te los cedan o anímales a que los reutilicen como tú. Podéis pensar nuevos empleos juntas. No dudes en compartir con nosotros tus geniales ideas.

0

chair-14010_640¡Horror! Me acabo de mudar de casa y en el traslado se ha roto en mil pedazos mi mesa de centro. No tengo nada sobre lo que poner un mísero vaso de agua. No me quiero precipitar comprando la primera baratija que me encuentre en el centro comercial para luego tener que gastarme más dinero comprando otra más acorde con mis gustos y la decoración de mi salón.

Pongamos la maquinaria en marcha, a ver qué se nos ocurre. Miro y remiro los objetos repartidos por toda la casa en un desorden total y, tras una hora, ya lo tengo. He encontrado tres cachibaches que me servirán para sacar una mesa de la chistera. Sólo tengo que encargar un tablero de madera o cristal de dimensiones medias. Otra decisión que se avecina es la forma del tablero. Cuadrado o circular, con esos sé que no fallo, pero me apetece algo diferente. Tal vez me atreva con una mesa triangular o hexagonal.

Si no tienes, hazte con una pistola de silicona caliente para pegar el tablero a la base. Acabará siendo un utensilio imprescindible en casa.

El presupuesto no es nada elevado, así que antes de comprar, revisa lo que tienes por casa para poder reciclarlo de algún modo interesante.

Revistero

Me he acordado del revistero de madera en forma de tijera que llevo siglos sin usar, pero tampoco me he decidido a tirarlo. Lo pintaré de algún tono verde y le pegaré encima el tablero con la ayuda de mi pistola de silicona. Estoy deseando verlo.

Banqueta

Usaré una de las banquetas bajitas de la mesa de la cocina somo soporte del tablero. Me quedará un poco más alta pero igual de práctica. Si tengo tiempo, aprovecharé para pintarla o para darle otro aire pegando trozos de las revistas utilizando la técnica del découpage. Qué gran idea.

Libros

Antes de que mi enciclopedia por fascículos pase a mejor vida, hará su última tarea. Pegaré unos a otros con un pegote de silicona apretando con fuerza y adheriré encima el tablero. Jamás había pensado en la posibilidad de disfrutar de una mesa cultural.