Tags Posts tagged with "puertas"

puertas

0

Al pasar de los años almacenamos diferentes tipos de mobiliario, ya seas por el desgaste, la antigüedad o simplemente porque perdió su uso, dentro de estos objetos encontramos también puertas de diferentes acabados y colores, es por lo cual ahora te traemos nuevas ideas para que le des uso a esas puertas, dándole una segunda vida, permitiéndote crear objetos útiles, vistoso y decorativos.

doorIdeas para reciclar puertas:

  • Mueble multipropósito. Gracias a parte de un mesa y otras tablas puedes tener un bonito mueble, con estilo vintage.
  • Mesa de comedor. Para esas puertas que tienen bonitos acabados, que mejor opción que mantener los mismos mediante las colocación de una plancha de vidrio encima, así podrás apreciar los detalles de la madera y tener uniformidad en ella.
  • Esquinero. Tan solo basta cortar por la mitad la puerta y colocar divisiones para que tengas un practico esquinero.
  • Repisa. Aprovechando parte de la estructura y con unas tablas mas puedes crear un estante peculiar,
  • Creando espacios. Si te hace falta espacio en la cocina, esta es una opción muy recomendable, ya que con esta puerta con vidrio podrás tener un lugar donde colocar las ollas y muchas otras cosas, también puedes usar la misma idea con una puerta completa de madera.
  • Colgador y marco para fotografías. Esta es otra interesante idea para las puertas con vidrio, ya que no solo te servirá como colgador sino que podrás incluir recuerdos familiares y sera vistoso en diferentes áreas de la casa, ya sea en el recibidor o en un dormitorio.
  • Mesa de patio. Con un estilo rustico muy bohemio, esta idea nos permite contar con una mesa que esta suspendida en el aire, aunque también la podemos implementar con patas.
  • Lugar de descanso. Ya sea en la terraza o el jardín, esta opción nos permite tener un momento relajante gracias al vaivén producido al estar suspendido en el aire y sujetado con cadenas que le brindan firmeza.
  • Como pizarra. Tal solo necesitaras pintura para pizarra y estará lista para usarse tanto en el cuarto de juegos como en la oficina.

Recuerda que puedes crear diferentes acabados con un poco de pintura e imaginación.

 

 

0

tipos de puertas

Las puertas son un elemento muy común en nuestras casas. Incluso aunque vivas en una casa tipo loft habrá algunas puertas en tu vivienda (aunque sean, únicamente, ¡las de los armarios y la de entrada!). Las puertas son unos objetos a los que no solemos prestar gran atención pero que cuenta con una importancia fundamental tanto a la hora de dividir los espacios como a la hora de decorar. De hecho la mayor utilidad de las puertas es precisamente la de separar el espacio y permitirnos el acceso a ciertos lugares. Existen muchos tipos de puertas. Para empezar podríamos hacer una diferenciación muy básica basándonos en el criterio de dónde están situadas las puertas de manera que distinguiríamos entre las puertas interiores y las puertas exteriores.

En cuanto a la forma de abrirse encontramos varios tipos de puertas. Por un lado está el tipo de puerta más habitual que suele recibir el nombre de puerta estándar y es aquella que se abre hacia dentro o hacia fiera realizando el giro sobre sus bisagras que permiten un movimiento de unos noventa grados. La puerta francesa es una variante de esta y presenta dos hojas que se cierran hacia el centro. La puerta holandesa, por otra parte, también puede considerarse una variante de la primera, con la peculiaridad de que la hoja de la puerta está divida a la mitad en dos de manera que, por ejemplo, la parte alta de la puerta puede permanecer abierta mientras que la de abajo continúa cerrada.

Otro tipo de puerta bastante habitual en nuestros hogares es la puerta corrediza, también conocida como puerta bypass. Es una puerta que se abre realizando un movimiento paralelo a la pared. Por otra parte las puertas basculantes son las más habituales en los garajes. Son aquellas que al abrirse ascienden en una o dos piezas gracias a un conjunto de bisagras. Por último otro tipo de puerta muy habitual al que estamos muy acostumbrados es la puerta giratoria. Gracias a este tipo de puertas se impide la entrada (o la salida, por supuesto) de aire o luz y han sido diseñadas para permitir un uso simultáneo de acceso y salida de los edificios.

Puertas de cristal de Krona KoblenzEn las viviendas actuales, el espacio empieza a ser un bien escaso y codiciado, un auténtico lujo. Atrás quedaron las enormes casas y pisos de nuestros abuelos, con sus paredes y techos altísimos, sus grandes salones… Hoy día, afortunado es el que tiene 60 metros cuadrados para él o su familia. Por este motivo, las empresas de interiorismo e instalaciones para el hogar no dejan de buscar soluciones para que el espacio libre de las viviendas sea el máximo posible.

Las puertas correderas son uno de los elementos más indicados para liberar espacio en las casas, tanto si se trata de puertas de paso como para armarios empotrados. Al no necesitar una zona de apertura, pueden colocarse en casi cualquier lugar. Las hay de varios tipos, y fundamentalmente las podemos clasificar de acuerdo con el sistema de sujeción a la pared que presenten. Estos sistemas son dos:

  • Las que llevan guías exteriores (se deslizan por un carril colocado en la parte superior del tabique donde se halla el hueco, en la superficie de la pared) y rodamientos en su parte superior; son rápidas de colocar y más baratas, ya que no requieren obras. Además, no hay que comprar una hoja especial para colocarla, sino que cualquier puerta o tablero adecuado servirá; incluso una antigua que queramos reciclar.
  • Las que van empotradas en el hueco de un tabique ligero. Lo mejor que tienen es que no ocupan espacio una vez abiertas; sus desventajas, que requieren obra, por lo que salen más caras de instalar, y además sólo se pueden colocar en tabiques huecos.

Dependiendo del número de hojas que se coloquen, las puertas pueden ser simples (una hoja), dobles, dobles paralelas o contiguas. Su colocación dependerá de la amplitud del vano donde se vayan a poner, y de si el tabique tiene grosor o longitud suficiente como para alojar más de una hoja (siempre que se trate de correderas empotradas).

A la hora de escoger una puerta de estas características hay que tener en cuenta diversos factores. Las correderas con guías nunca deben superar un cierto peso, ya que podrían desprenderse de sus guías; si el vano es más ancho que un metro, es mejor poner dos hojas. En cuanto a la vertiente decorativa, la variedad de materiales disponibles es mucha: hay puertas de madera, vidrio, lacadas… Las guías exteriores también presentan diversos diseños y acabados, y hay herrajes especiales para hojas de cristal.

(Imagen: puertas correderas de vidrio templado, de Krona Koblenz).

Renovar las puertas de la vivienda es un trabajo que hay que tomarse con calma. La opción de arreglar o recuperar las ya existentes sólo merece la pena si son de buena calidad, realizadas en maderas nobles, antiguas o pertenecientes a algún estilo determinado. En caso contrario, sale más barato y resulta menos complicado sustituir las puertas ya existentes por nuevos modelos. El problema suele aparecer cuando queremos cambiar modelos viejos por otros más modernos, ya que los marcos normalmente no coinciden, al haber cambiado las medidas y dimensiones de las puertas. Entonces hay que sustituir todo el conjunto, para lo cual también habrá que adaptar las medidas del vano a las del nuevo marco. Para realizar estos trabajos lo adecuado es acudir a profesionales de las reformas, que nos garantizarán un resultado perfecto. Las nuevas puertas prefabricadas solucionan en gran medida casi todos los problemas que se pueden presentar. Las hay de dos tipos: en kit o tipo block. Las primeras se presentan en forma de conjunto de piezas y materiales (bisagras, herrajes, cercos…) que hay que ir acoplando progresivamente al vano de la puerta. En las de tipo block, la puerta viene ajustada al marco con las bisagras, y lo único que hay que hacer es acoplar éste al hueco. Por supuesto, antes de adquirir este tipo de puertas hay que tomar las medidas correspondientes; es importante tener en cuenta que dichas medidas sólo se pueden tomar una vez hayamos retirado la puerta antigua de su emplazamiento (junto con el marco). Entonces se miden la altura, el ancho y el espesor de la pared; también hay que comprobar si se trata de una puerta de apertura hacia la izquierda o hacia la derecha. Cuando ya se haya montado el marco en el hueco (si el suelo está bien nivelado, el ajuste no presentará problemas), hay que fijar el conjunto a la pared con una espuma adhesiva expandible. Estas espumas pueden ser de uno o de dos componentes; las de un componente son más baratas, pero, si la humedad del aire aumenta, pueden sobreexpandirse y deformar el marco. Las de dos componentes son más estables, ya que se endurecen mediante una reacción química; una vez aplicadas, en una hora habrá terminado el proceso de fraguado y la puerta quedará firmemente colocada, sean cuales sean las condiciones de humedad o térmicas del ambiente.

casas aisladas aislamiento

El frío está llegando a nuestros hogares y, después de tantas horas de sol y calor, un buen día nos encontramos poniéndonos el jersey y los calcetines, y planteándonos si habrá llegado ya el momento de encender la calefacción. Antes de tomar esta decisión, debemos considerar si el aislamiento de nuestra casa es realmente eficiente, ya que, en caso contrario, la energía (y el coste económico que conlleva) se escapará por todas las rendijas y hará que consumamos mucha más de la necesaria para calentar nuestra vivienda.
Los puntos claves a considerar son las paredes, los suelos, las puertas y ventanas y los techos. Cuando una casa no está correctamente aislada, los síntomas que presenta son muy evidentes: hay fuertes corrientes de aire, los marcos de las ventanas están húmedos y los cristales fríos, la calefacción parece no calentar lo suficiente (esto ocurre porque el calor se va) y, en ocasiones extremas, aparecen manchas de humedad en paredes y techos. Por otra parte, las casas con cierta antigüedad son más proclives a presentar deficiencias de aislamiento, ya que las normativas en esta materia de hace años no eran tan estrictas como las actuales.
La presencia de humedad en los marcos de las ventanas es señal inequívoca de la existencia de un puente térmico. Se produce por la diferencia entre el frío del exterior y el calor del interior de la casa; al entrar en contacto a través del cristal, la humedad se condensa y se deposita en el marco en forma de gotitas de agua. Para solucionar este problema hay que colocar siempre cerramientos con doble acristalamiento y rotura de puente térmico, aunque nos cuesten un poco más.
Las corrientes de aire son más sencillas de solucionar. En los centros de bricolaje se pueden comprar burletes para las ventanas y plintos para las puertas, que detendrán la circulación del aire por las rendijas. Los burletes de caucho son de mejor calidad que los de espuma; para colocarlos, hay que medir antes el perímetro de la ventana, cortar después una tira y empezar a pegarla por una de las esquinas. Para obtener la máxima protección lo mejor es pegar las tiras enfrentadas, mirando hacia afuera en la parte fija de la ventana y hacia dentro en la hoja o parte móvil.
Cuando una pared exterior deja pasar frío y humedad a través de su estructura, lo ideal es trasdosarla; es decir, levantar por el interior un doble tabique ligero, formando una cámara de unos 10 cm entre ambas paredes. Dicha cámara puede rellenarse con lana de roca forrada con una barrera de vapor (para evitar el acceso de la humedad); el tabique se puede levantar con pladur y perfilería metálica, o con losetas de yeso o escayola. No es una reforma complicada, ya que se trata de construcción en seco; un buen profesional realizará un trabajo limpio y rápido. Aunque se pierdan unos centímetros de espacio en la habitación, la mejora en cuanto a confortabilidad está garantizada.
Una vivienda perfectamente aislada es saludable, cómoda, ecológica y favorece el ahorro de energía. La mejor solución para nuestro confort y nuestro bolsillo.