Tags Posts tagged with "pintar"

pintar

0

homes-141653_1280Siempre que hablamos de decoración, se da por hecho que nos referimos a todo lo concerniente de puertas para adentro. Sin embargo, si lo pensamos bien, nuestra carta de presentación se encuentra fuera, en el exterior. Mucha gente es candidata a fijarse en nuestra casa desde fuera mientras el semáforo se pone en verde, al pasear tranquilamente, etc. Seguramente, habrás visto en alguna revista o en la realidad un edificio de aspecto decadente que esconde unos lofts maravillosos, o apartamentos dignos de estrellas de cine.

Por tanto, hoy hemos dedicado el post a la cara más pública del hogar. Intenta embellecer tu fachada al máximo pero ojo con no meter la pata con medidas del tipo hacer un zócalo exterior con sobras de  plaquetas de suelo o con azulejos de cuarto de baño.

Contraventanas

Si tu casa tiene contraventanas, píntalas de algún color alegre pero discreto para que le dé un toque de distinción esquivando un planteamiento ordinario. Pinta los marcos de las ventanas de otro color que combine bien y conseguirás que todas las miradas se dirijan a tu hogar. Eso sí, oblígate a mantener los cristales impolutos para crear un conjunto perfecto.

Fachada

Pinta tu fachada con pintura plástica de manera que puedas limpiarla fácilmente con un paño mojado cuando se manche de pisadas o de los surcos que dejan los perros al orinar. Elige el color con gusto y procura que te transmita energía positiva, buenas sensaciones. No sucumbas al clásico ladrillo, busca alternativas.

Balcones 

Si tienes la posibilidad de elegir el forjado de tu balcón, documéntate, mira, compara y opta por un diseño original pero con estilo. Incluso puedes hacer tú misma el diseño y encargárselo a un herrero. Realmente hay algunos preciosos. Presta también atención al bajo-balcón ya que es lo que más se ve cuando levantas la mirada desde el suelo. Hay un gran surtido de azulejos preciosos que podrían decorar esa parte.

Hazle un gran lavado de cara al exterior de tu casa. A veces, las apariencias engañan pero otras no. Decide qué impresión quieres reflejar y ponte manos a la obra. Es un gran reto, sin duda.

0

5018689400_b5f9be1c09_oSuelen ser ignorados en todos los artículos relacionado con la decoración, Por eso, desde hoy y desde aquí, vamos a incluirlo en la lista de objetos a tener en cuenta para darle a nuestra casa un toque que nos diferencie de los demás. Al fin y al cabo, podemos darle el valor de un lienzo en blanco donde verter nuestra creatividad.

Exponemos unas ideas sencillas y económicas porque nuestro objetivo es personalizar, y para personalizar algo no es necesario rellenar la chequera. Se trata de una manualidad al alcance de todos y realizable en familia, lo que le otorga un valor de diversión asegurada.

Tengamos en cuenta que el rodapié puede ser continuo, por lo que tendremos que trabajar directamente en él; o, puede estar dividido en láminas, entonces será posible despegar la lámina con suavidad y volver a pegarla una vez decorada. Valora este aspecto para realizar según qué obra artística. Además, te aconsejamos adornar sólo algunos rodapiés de casa, elegido de manera aleatoria (o no) para obtener un resultado más sorprendente.

Découpage

Coge el montón de revistas que tienes acumuladas de fechas pasadas y empieza a recortar todo aquello que te llame la atención, te guste o te transmita algo. El resto, ya puedes llevarlo al contenedor azul, el del papel.

Extiende sobre la superficie cola con ayuda de un pincel y empieza a pegar las piezas recortadas formando una composición original y sin dejar espacios libres.

Pintar

Si eres una artista de los pinceles, no dudes en expresar tus dotes sobre los rodapiés de tu casa. El efecto es espectacular. Mezcla diferentes estilos en diferentes habitaciones y lograrás convertir tu casa en una sala de exposiciones donde habrá que tumbarse, o agacharse para disfrutar del arte. Es tan chic…

Papel pintado

Actualmente, la variedad de estampados en papel pintado es inmensa. Seguro que encuentras uno que case con tus gustos y con la decoración de tu casa. Obviamente, no lo pegarás en las paredes sino en el rodapié. Esparce cola especial para papel pintado por la superficie y pega el papel cuidadosamente. Este trabajo requiere máxima concentración y delicadeza para que no queden burbujas de aire y para cortar a medida el papel.

0

 

 

living-room-421842_1280

A todos nos pasa que nos levantamos una mañana pensando  que estamos cansados de nuestro salón, de verlo igual un día tras otro. Echamos un vistazo a la cuenta corriente y nos animamos al afirmar que, seguramente, el año próximo podremos hacer cambios. ¿Por qué esperar? En serio, no es cuestión de dinero, sino de coger la varita mágica y dar tres toques de magia que renovarán por completo tu salón. Y todo, sin que tu bolsillo se quede temblando.

Te proponemos una reforma sin obras, ni grandes desembolsos que te llevará a apreciar más tu salón. Pequeños cambios que surtirán grandes efectos. Seguro que también te sentirás más cómoda cuando pases tiempo en él y, posiblemente, mejorará tu estado de ánimo. Lo mejor es que te podrás permitir un cambio casi radical cada poco tiempo.

Sustituye los textiles

Coge las medidas a tus cojines del sillón o sofá. Acércate a la tienda de telas más cercana (o a la más lejana) y ojea los retales. Suelen estar rebajados y seguro que encuentras algún estampado acorde con tus gustos y con la decoración de tu salón. Después, corta la tela según las medidas, y cose tus nuevas fundas a máquina. El cambio será notable.

Pon cortinas nuevas

Aunque son un elemento que suele pasar desapercibido, tienen un gran efecto en la percepción. De su elección depende que el salón parezca más grande o más pequeño; o que dé o quite luminosidad la estancia. Puedes seguir optando por la tienda de telas o comprar unas ya confeccionadas en cualquier gran superficie por un módico precio.

Pinta un paño de las paredes

Nunca nos viene bien pintar una habitación completa; hay que recoger todos los muebles taparlos, limitar la vida en esa estancia, en fin, supone un trastorno en la vida del hogar.  Una alternativa es pintar solamente un paño. El más grande, el más pequeño, o el que más luz natural recibe. Es cuestión de observar y decidir. Actualmente, la paleta de colores a la que podemos acceder es infinita, así que podrás personalizar el tono al 100%. ¡Quedarás impresionada!

 

0

elegir el color de la fachada

Antes o después todos debemos afrontar una de las decisiones que marcará el estilismo de nuestra casa durante varios años: el color de la fachada. Pintar el exterior de las casas es una de las operaciones más difíciles a las que muchos propietarios deben enfrentarse. Esto ocurre de este modo porque todos somos conscientes de que la casa pasará mucho tiempo pintada de esta manera. Normalmente en nuestro blog solemos decir que no hay peligro a la hora de pintar nuestra casa porque en caso de que no nos guste el resultado siempre podremos repintar en otro color. Sin embargo esto no suele ser bastante frecuente cuando pintamos el exterior de nuestras casas porque es una operación bastante costosa. Por esta razón conviene pensar muy mucho de qué color queremos pintar nuestra casa. A la hora de elegir el color hay que pensar en las sensaciones que estos nos transmiten:

  • Rojo: es un color que aporta mucha vitalidad y fuerza. El rojo nos remite al calor del fuego, a la pasión y al movimiento.
  • Azul: al contrario de lo que acabamos de ver este color nos transmite una gran tranquilidad y nos hace entrar en un estado de calma y relajación. La serenidad y la paz que conseguimos con este color procede, en parte, de su identificación con el agua.
  • Verde: el color verde nos remite, en todo momento, a la naturaleza. Se trata de un color excelente para que nuestras fachadas se muestren en equilibrio con la naturaleza. Al igual que con el azul nos encontramos con un color que nos invita a la calma y la relajación.
  • Amarillo: el color amarillo es un tono cálido que, al igual que ocurría con el rojo, nos remite a la energía y la vitalidad. Se trata de un color muy estimulante capaz de transmitir una gran energía.
  • Blanco: el blanco es un tono perfecto para proteger a las casas del color. Esto ocurre, solamente, en los países más calurosos. Pintar una fachada de blanco en un clima muy lluvioso es una mala idea ya que el color perderá mucho brillo y energía dadas las condiciones climáticas.

interior-design-449009_640

En épocas como la actual, marcadas por fuertes crisis económicas, la mayor parte de las personas apuestan por el ahorro y pocas de ellas están dispuestas a afrontar los gastos de una reforma o de un cambio de decoración. En el artículo de hoy te proponemos una serie de ideas para cambiar toda tu decoración invirtiendo en ello muy poco dinero. El objetivo es que consigas renovar todo tu hogar dándole un aspecto totalmente nuevo y gastando muy poco. Para conseguir estos objetivos vamos a centrarnos en dos puntos principales: la pintura y los textiles. Gracias a estos dos puntos podremos transformar todo el diseño de nuestra casa sin gastar mucho.

La pintura es algo bastante barato y asequible. Lo que suele aumentar considerablemente los gastos es contratar a profesionales que se encarguen de pintar. Lo que debes tratar de hacer es pintar tu mismo todas las habitaciones. Se trata de una acción muy sencilla y divertida que puede ser llevada acabo en pocas horas (en función del tamaño de tu casa, por supuesto). Cambiar los colores de nuestras paredes ofrecerá un aspecto totalmente diferente a nuestras habitaciones. Elige colores diferentes a los actuales y a ser posibles de tonos claros para que el espacio parezca mayor. También puedes incorporar ilustraciones o imágenes en tus paredes valiéndote de los vinilos que se venden con estos fines y que presentan precios muy asequibles. La pintura no debes aplicarla unicamente a las paredes. Si hay algún mueble que ya no te guste demasiado puedes reutilizarlo. Píntalo de un color diferente y cámbialo de lugar. Dará la impresión de que has cambiado tus muebles y nadie se dará cuenta de que lo que has hecho es pintarlos y moverlos.

En cuanto a los textiles selecciona una nueva gama de color acorde con los nuevos colores que has utilizado para las paredes y los muebles. Tapiza los muebles como los sofás y las sillas. Tapizar es una actividad bastante entretenida pero si no te sientes capaz de llevarla a cabo puedes contratar a algún profesional. Será algo mucho más barato que comprar nuevos muebles. Cambiar cortinas, alfombras, mantas y cojines ayudará a transformar todo el ambiente

Si sigues todos estos consejos conseguirás transformar todos los ambientes de tu casa invirtiendo muy poco dinero.

 

TuManitasSalonmásgrande

Si quieres que el salón de tu casa parezca más grande de lo que realmente es, aquí te explicamos algunos trucos para que consigas este efecto:

Elegir el color de la pintura puede marcar la diferencia a la hora de que una estancia de la casa parezca más grande, esto lo puedes conseguir gracias a los colores claros; pero si eres de los que prefieres los colores más oscuros y siempre has pensado que éstos van hacer que tu casa parezca más pequeña, aquí te damos el truco para que puedas utilizarlos, pinta una pared de color oscuro y combínalo con colores pálidos en el resto de paredes.

El tema piscinas está dando mucho de sí en el blog de TuManitas. Recientemente un amigo me hizo una consulta sobre las piscinas de poliéster, de las cuales hemos hablado hace pocos días en un artículo. En este caso el tema no tenía que ver con la construcción ni la instalación, sino con la renovación. El problema era que hacía tiempo habían pintado el vaso de poliéster de la piscina, pero con el tiempo la pintura ha quedado deteriorada y desprendida por zonas. A la hora de consultar sobre la forma de arreglarlo, el propietario decidió que ya que tenía tiempo para hacerlo y le gusta el bricolaje, podía intentar pintar él mismo su piscina.

Para hacerlo lo primero es limpiar a fondo la superficie. Lo mejor es emplear un desengrasante mezclado con agua para favorecer el agarre de la pintura; si hay moho, entonces tendremos que eliminarlo frotando con ácido muriático o ácido clorhídrico. Por supuesto, los guantes, la mascarilla y las gafas de protección se dan por sentados… Una vez bien limpia y seca la piscina, es el momento de lijarla con papel del nº 150 para que la pintura se agarre de forma óptima. El siguiente paso es la aplicación de una imprimación de tipo epoxi (dos componentes); si la superficie ha quedado bien lijada, también podemos saltarnos este paso y pintar directamente el poliéster con una pintura de clorocaucho o con base de poliuretano; eso sí, también de tipo epoxi. Las acrílicas no agarran bien y terminan por “pelarse”.

Dos o tres manos aplicadas con rodillo o pistola serán suficientes para que la piscina de mi amigo recupere todo su esplendor. Eso sí; el trabajo es duro y largo, por lo que quizás lo mejor que puede hacer sea entrar en TuManitas y pedir presupuesto. Seguro que se sorprende con lo que puede ahorrarse en lo que respecta a tiempo y quebraderos de cabeza… ¡E incluso en el precio de la pintura! Éste, desde luego, ha sido mi consejo estrella para él.

Imagen: Olx.

pinturas

Bajo el nombre genérico de “pintura” encontramos en los centros comerciales y almacenes especializados gran cantidad de productos, cuya inmensa variedad puede llevar al usuario a la confusión. Por este motivo, antes de decidirse a pintar una pared, las puertas o un mueble, es preciso conocer todos los productos que tenemos a nuestra disposición y para qué aplicaciones está pensado cada uno.
De manera genérica, podemos distinguir tres tipos:
Pinturas con base agua. Dentro de este campo entran las de tipo vinílico, acrílico, plásticos y temples. Se disuelven y limpian con agua, secan rápido y desprenden poco olor. Las pinturas plásticas son adecuadas para pintar paredes y techos; son lavables y fáciles de manejar. Los temples también sirven para paredes y techos, pero son más complicados de usar y es mejor dejar su uso a los profesionales. En cuanto a los esmaltes acrílicos, se utilizan principalmente para decorar muebles, puertas, vallas… Los hay especiales para todo tipo de superficies, incluido el metal, y aptos para exterior e interior.
Pinturas con base aceite. Son los esmaltes sintéticos, los esmaltes-laca y las pinturas para metal. También se incluyen en este campo algunas pinturas para paredes que frenan el avance de la humedad. Estos productos tardan más en secar que los de base agua, y no se suelen recomendar para pintar paredes ni techos, ya que son más engorrosos de utilizar y desprenden olores fuertes. Se limpian y rebajan con aguarrás o disolventes específicos. Los esmaltes sintéticos pueden ser mates o brillantes, y destacan por su extrema resistencia; los esmaltes-laca, de tipo satinado, ofrecen gran variedad de tonalidades y proporcionan un acabado sedoso, que se logra a base de aplicar varias manos de producto con rodillo de esmaltar, lijando entre capas. En cuanto a las pinturas para metal, pueden ser de tipo “directo al metal” (no necesitan imprimación previa y atajan la acción del óxido), martelé o efecto forja.
– Pinturas epoxi. Son productos de dos componentes, que proporcionan la mayor resistencia posible en una pintura. Al mezclar la pintura con el catalizador en la proporción que indica el envase, se produce una reacción química que proporciona la máxima dureza al acabado. Estas pinturas son caras y tienen un tiempo de uso limitado (transcurridas unas horas después de mezclarlas se endurecen), por lo que sólo se deben utilizar para casos puntuales: suelos, alicatados o superficies cerámicas, como sanitarios o bañeras.