Tags Posts tagged with "pared"

pared

0

scarf-255515_1280Todas las temporadas nos compramos un par de pañuelos. Total, que al cabo de unos años nos encontramos con una colección de pañuelos de los cuales, seamos sinceras, nos ponemos siempre los mismos tres o cuatro. Los demás pasan estación tras estación guardados en algún cajón o, peor todavía, caen casi en el olvido total metidos en una caja que va a parar al trastero.

Se acabó. Puesto que nos hemos propuesto reciclar e intentar darle un uso a todo lo que habíamos renunciado en un principio, hoy es el turno de esta prenda. Sorprende su carácter multifuncional tanto como prenda de vestir (al cuello, de cinturón, de pulsera…) como elemento decorador en casa. Ofrecemos tres espacios que recibirán con agrado esta prenda y la lucirán con estilo.

Pared

Otorga un ambiente hippie-chic a algún rincón de casa colgando tu pañuelo favorito a una pared por sus cuatro extremos. Puedes utilizar unas chinchetas decoradas, unos colgadores acordes con el estampado o inventar tu propio sistema para engancharlo. ¿Acaso sería una locura colgarlo en el techo? No…En todo caso, una curiosa locura.

Sillas

Adorna tus sillas de comedor para la cena que esta noche vas a ofrecer a tus amigas con tus pañuelos más bonitos. Disponlos en los respaldos de diferentes maneras, con diferentes anudados, y causarás sensación. Alterna colores creando contrastes o elígelos todos de la misma gama. El efecto que resulte dependerá de la maña que demuestres.

Cuadro

Todas tenemos un pañuelo favorito. Ése que te recuerda a aquel viaje tan fantástico, o aquél que te regaló tu abuela por lo que tiene gran valor sentimental. No dudes en llevarlo a enmarcar para conservarlo a la vista en forma de precioso cuadro. Elige un marco que case con el tipo de pañuelo y búscale un lugar especial y privilegiado.

Ésto sólo es la punta del iceberg. Los pañuelos tienen una gran proyección como pieza ornamental. Avisa a tus amigas de que antes de tirar los suyos, te los cedan o anímales a que los reutilicen como tú. Podéis pensar nuevos empleos juntas. No dudes en compartir con nosotros tus geniales ideas.

0

tv-463438_1280

El televisor es un miembro más de familia en algunos hogares. Estamos acostumbrados a verlos encima de un aparador bajo con pequeños armarios o cajones. En realidad, es lo más práctico, en eso estamos de acuerdo. Pero si le echamos un poco de imaginación, le podemos encontrar otras ubicaciones igual de prácticas pero menos clásicas.

Realizamos las propuestas para televisiones de plasma de tamaño medio puesto que son las más comunes. Aunque encontramos televisores en cocinas, habitaciones, o incluso, cuartos de baño, estos planteamientos se centran en la televisión en el salón. Ubicaciones fuera de lo habitual que favorecerán la creación de ambientes distintos y de ampliar espacios.

Chimenea

Si tienes la suerte de tener una chimenea en el salón, aprovecha la repisa para colocar la televisión encima. Actuará como elemento decorativo además de su función de entretener. Normalmente, la chimenea está situada en el lugar principal del salón, el mismo que necesita cualquier tele. Matas dos pájaros de un tiro, genial ¿no? Es fundamental fijarla bien para evitar accidentes. Así que invierte en seguridad, no te la juegues.

Pared

Cuelga la tele en la pared con las fijaciones que vienen al comprarla. Calcula bien la altura para que no te quede demasiado baja o demasiado alta con respecto a la altura del sofá. Aportará un aire mágico porque dará la sensación de que está suspendida en el aire, como flotando.

Repisa

Puedes hacer una repisa de obra especial para la tele. Te dejará espacio libre debajo pero contarás con la ventaja de poder colocar al lado otros aparatos como el DVD, TDT, etc. Píntala del color que desees y confía en el buen-hacer del albañil. Ideal para salones de pequeñas dimensiones.

Una última alternativa la hace salir de un mueble a medida automatizado por control remoto. D esta manera, podrás “sacarla” sólo cuando la vayas a ver y camuflarla cuando no necesites su presencia. Por supuesto, el caparazón podrá ser del material y color que quieras. El único inconveniente es que su precio aumenta considerablemente y sólo está al alcance de unos pocos. Siempre puedes ahorrar algo todos lo meses para darte este capricho el próximo año…

0

albañileria

La albañilería es la profesión que se encarga de realizar edificaciones y construcciones de todo tipo. Para realizar estos trabajos los albañiles o profesionales de la albañilería utilizan materiales muy variados como el ladrillo, la piedra o el cemento.

A día de hoy la albañilería es una profesión importantísima ya que la mayor parte de los edificios (viviendas, hospitales, escuelas,…) se fabrican de este modo.

Tipos y variedades de albañilería

Cuando hablamos de tipos de albañilería solemos referirnos, habitualmente, a tres variedades. Esta variedades, o tipos, están determinadas por los diversos proyectos de cálculo de estructuras y de arquitectura y son los siguientes:

  • Albañilería simple: la albañilería simple es aquella que asociamos inmediatamente al tipo de construcción más tradicional. En su momento este tipo de albañilería que desarrollada a través de la experimentación. Existían varios materiales y había que tratar de construir paredes fuertes y resistentes capaz de sostener el peso de sus techumbres y que fueran duraderas en el tiempo. Obviamente todo este proceso que hoy nos resulta tan natural se perfeccionó a lo largo de los siglos si bien los principios técnicos son los mismos que los de aquella época. La albañilería simple se caracteriza por el uso único de ladrillo y argamasa.
  • Albañilería armada: la albañilería armada es algo mucho más reciente que la que comentábamos con anterioridad. Este tipo de albañilería se caracteriza por la utilización de estructuras de acero como refuerzo en la construcción. El acero funciona a modo de tensor (cuando se coloca de forma vertical) o de refuerzo (si se coloca horizontalmente). Todos estos refuerzos se colocan estrategicamente a lo largo de la superficie y descansan, directamente, sobre los cimientos o los pilares de construcción. El desarrollo de este tipo de albañilería ha sido fundamental en la historia de la arquitectura ya que estas paredes reforzadas pueden aguantar mucho más peso y permiten realizar algunas construcciones que eran de todo imposibles con el sistema de albañilería simple.
  • Albañilería reforzada: por último la albañilería reforzada, o confinada, es aquella que presenta a modo de refuerzos elementos como cadenas o pilares. Es bastante similar a la anterior.

0

paredes

Las paredes son uno de esos elementos constructivos a los que no solemos dar mayor importancia ya que los damos por hecho. Cualquier construcción de cualquier tipo tipo necesita paredes, eso es algo totalmente lógico. Una pared no es más que un paramento vertical.

Las paredes sirven para limitar espacios y separar exteriores de interiores. Lo más habitual, si bien siempre existen excepciones, es que las paredes presenten una forma prismática en la que existen tres dimensionales fundamentales: alto, ancho (o espesor) y largo.

Paredes: materiales más habituales

Las paredes pueden ser construidas con cualquier material. Las más comunes que solemos encontrar en todos los hogares están fabricadas con ladrillo y yeso. También es bastante común encontrar paredes construidas con madera. En la actualidad su uso no está demasiado extendido pero en el pasado eran muy habituales. Por otra parte las paredes de piedra que gozaron de gran éxito en el pasado y la construcciones tradicionales ya casi no se emplean. Esto es bastante normal ya que el esfuerzo a la hora de construir una pared de piedra es enorme si lo comparamos con el que nos llevaría construir una pared con cualquiera de los otros materiales anteriormente mencionados. Una peculiaridad de las construcciones en el continente asiático es que, en ocasiones, se construyen paredes muy ligeras de bambú.

Tipos de paredes

Aunque normalmente cuando pensamos en paredes solemos imaginarnos muros y tabiques conviene señalar que existen muchos otros tipos de cerramientos. A continuación te presentamos algunas de las más típicas:

  • Pared escarpada: con este nombre se denominan aquellas paredes que presentan una base más gruesa que el resto de la pared. De esta forma el espesor de la pared se va estrechando a medida que ascendemos en altura.
  • Pared maestra: son aquellas paredes de espesor más grueso que sujetan el peso de la construcción. Son, en el fondo, muros de carga.
  • Pared de cerca: es aquella pared que, como cuyo nombre indica, cerca un terreno determinado. Es decir se trata de una pared que cierra un espacio como una huerta o un jardín sin importar el material con el que esté fabricada.