Tags Posts tagged with "obras"

obras

De nuevo, toca hablar de un trabajo que puedan hacer muchos manitas en sus casas, sin los engorros que suponen las obras. Los suelos cerámicos son un clásico en la decoración: preciosos, resistentes e intemporales, la variedad de opciones que hay para escoger (de la cual ya hemos hablado en algún post) es tan amplia como interesante. El gres es sin duda una de las estrellas de este tipo de revestimientos. Es muy duradero y presenta tantos acabados, que sería muy difícil intentar abarcarlos todos. Un suelo de gres cerámico bien instalado por un buen profesional (como los que puedes encontrar en TuManitas) es un lujo para cualquier vivienda. Pero si quieres poner el suelo tú mismo, o bien no quieres gastar mucho dinero en una obra (por ejemplo, para aquéllos que vivan de alquiler de manera temporal), existe una solución muy interesante.

Se trata de los sistemas para colocar baldosas de gres “en seco”, sin obras. Estos sistemas son una innovación relativamente reciente, que seguramente se hará un hueco rápidamente entre los bricolajeros. Hay varios modelos y soluciones; nosotros hemos visto el que comercializa la firma IDEC y otro de Roca llamado Pret à Porter, y nos han gustado por su versatilidad y facilidad de uso.

El de IDEC se adapta a cualquier baldosa de gres porcelánico, de cualquier formato o medida (o sea que se puede escoger la baldosa que se desee).  Sólo hay que montar una escuadra con los perfiles de PVC que suministran, poner el aislante y después, la primera baldosa. Se siguen poniendo perfiles a escuadra y más baldosas, hasta terminar.

En cuanto al Pret à Porter de Roca, se trata de baldosas que llevan incorporada una regleta que permite unirlas entre sí; las piezas, una vez colocadas, no necesitan rejuntado.

Hay una opción más: los pavimentos de baldosas machihembradas de Azulindus & Martí. Las losetas son cerámicas y se cortan y trabajan como cualquier otro azulejo, pero para colocarlas no hay que dar cemento-cola; sólo encajarlas entre sí. En este caso, sí se deben rejuntar (con un producto especial de dos componentes). Más información: Sofisa Interiores.

Los pavimentos instalados de esta manera no sólo son rápidos y limpios de poner, sino que resultan estupendos si por debajo hay algún tipo de instalación (por ejemplo, un suelo radiante), ya que las baldosas son “de quita y pon“. Son sistemas ecológicos y reutilizables, y pueden colocarse sobre piedra, caucho, gres…

En esta segunda parte del post sobre las obras del Museo Memoria de Andalucía con los Sistemas de Construcción en Seco Knauf termino de detallar los materiales y su empleo; en este caso, se habla de la instalación de la solera seca, los techos continuos y el techo acústico registrable. Espero que os haya resultado un proyecto interesante y podáis adaptar la información a vuestros propios trabajos.

Solera seca Knauf Vidifloor F 135
Se trata de una solera de alta dureza a base de placas de fibra-yeso. Se instala como base para pavimentos con una clara respuesta al aislamiento acústico, térmico y protección al fuego. La construcción es flotante. La altura de montaje es muy reducida y el peso escaso del sistema la sitúa como una solución ideal para el saneamiento de edificios antiguos o cuando es preciso construir en poco tiempo. El sistema Vidifloor F 135 está compuesto por dos placas Vidifloor de 10 ó 12,5 mm. de espesor. Ambas se instalan “in situ” con la segunda placa superior contrapeada con la primera y pegada a ella en toda su superficie.

Techos Continuos Knauf D 112
Brindar las herramientas oportunas para el lenguaje arquitectónico deseado no es el único propósito de los sistemas Knauf para techos. La empresa ofrece techos con unas prestaciones muy vanguardistas, como los catalizadores para mejorar la calidad del aire. Una verdadera innovación, que además de acondicionar acústicamente el espacio, reduce las sustancias nocivas y los malos olores. El sistema D 112 utilizado en la obra del Museo de Granada es un techo suspendido, que va atornillado a una estructura metálica que a su vez va fijada al techo con cuelgues especiales. La creación de plataformas ha sido posible con total facilidad. Con un recurso fácil de moldear como la placa de yeso, es posible crear planos inclinados, oblicuos, quebrados, cambiantes. Y, por supuesto, con la garantía de que la unión entre las superficies planas, cantos vivos y curvas de transición, cóncavas o convexas, resulta impecable gracias al tratamiento de las juntas entre placas con la pasta de unión sin junta Knauf Uniflott.

Techo Acústico Knauf Danoline D 146
Los techos registrables Danoline ofrecen gran relevancia estética, diseño y excelente calidad sonora. La gama abarca todos las rangos de frecuencia, dando solución a las necesidades más especiales de regulación del sonido. Son techos que combinan la absorción acústica mediante membrana y resonancia. Las placas utilizadas en la obra responden a un diseño de perforación cuadrada denominada Danoline Plaza Q1, la cual lleva un porcentaje de perforación del 10,2 % y unos valores de regulación acústica de α = 0,65. La estructura del techo se compone de una estructura colgada del techo original con varillas y con perfilería vista. Toda la perfilería y cuelgues están fabricado con acero y se presentan revestidos de color blanco. Las medidas de las placas utilizadas son 600 x 600 x 9,5, van recubiertas por un velo acústico de fibra de vidrio en su parte posterior.

casa-frioLas casas actuales cada vez se construyen con más cuidado con respecto al aislamiento,  tanto térmico como acústico. Esto es así porque las normativas que van entrando en vigor poco a poco obligan a los constructores a emplear materiales y técnicas de construcción que favorezcan el aislamiento de las viviendas, y que eviten el escape de calor hacia el exterior y la entrada del frío. El aislamiento acústico es también un aspecto que se mira con lupa, para evitar molestias procedentes del exterior o de las casas de los vecinos.

 Sin embargo, y teniendo en cuenta que nuestro blog se preocupa especialmente por la rehabilitación, hay que tener en cuenta que hay muchas casas con más de 1o o 15 años construidas con un nivel de aislamiento bastante deficiente. Esto se puede solventar de manera provisional, sin obras, con una serie de trucos como colocar burletes de caucho (mejores que los de espuma) en las ventanas, poner plintos en la parte inferior de la puerta de entrada, inyectar espuma expandible en aquellas fisuras más anchas (por donde veamos que el calor puede escapar)… Sin embargo, estas medidas no dejan de ser lo que los castizos llaman “pan para hoy y hambre para mañana”. Si realmente queremos solucionar nuestros problemas de aislamiento y ahorrar una buena cantidad en calefacción y aire acondicionado, no nos va a quedar más remedio que buscar a un buen profesional o empresa que realice una serie de mejoras en la vivienda. Por supuesto, en TuManitas te proporcionamos un buen medio para que busques a estos profesionales lo más cerca posible de tu domicilio, a un precio sin competencia y con todas las garantías.

 Pero volviendo al tema de las obras, lo mejor es aprovechar que en la casa se van a realizar una serie de reformas para acometer también los trabajos de aislamiento. Si tenemos en cuenta que por el techo de las casas se escapa el 35% aproximadamente del calor, lo mejor es colocar falsos techos allí donde la altura lo permita y aislarlos por el interior con lana mineral o fibra de vidrio. El trasdosado de paredes exteriores (levantar un tabique ligero por dentro de la vivienda, dejando una cámara de aire que se rellena con material aislante) suele suponer la pérdida de unos centímetros de espacio, pero es una solución muy eficaz para aislar térmica y acústicamente una habitación. Y en cuanto a las ventanas, si las vas a cambiar, opta siempre por cerramientos que tengan doble acristalamiento, RPT (rotura de puente térmico) y apertura abatible u oscilobatiente (son mucho más aislantes que las ventanas correderas, aunque también algo más caras).
Foto: Julipan.

En nuestra anterior entrada hablábamos de cómo se maneja una hormigonera para preparar argamasas y hormigón para obras. Las mezclas que se pueden hacer empleando cemento, áridos, arena, cal, agua y otros aditivos son muy variadas, y sus proporciones e ingredientes cambian dependiendo del tipo de obra o reparación que se vaya a llevar a cabo. Un detalle muy importante antes de empezar a trabajar con cemento es colocarse guantes y manga larga; aunque no lo parezcan, estos materiales son abrasivos y terminan por atacar a la piel.

Mortero de cal: para revoques y obras de interior. Verter en el cubo 1 parte de cal y añadir 3 de arena seca. Incorporar 1 parte de agua poco a poco, removiendo continuamente.

Mortero de cemento: para revoques interiores y exteriores, reparaciones y obra de exterior. Verter en el cubo 1 parte de cemento y añadir 4 de arena seca. Incorporar 1 parte de agua poco a poco, removiendo continuamente.

Hormigón: mezcla para cimientos y estructuras maestras. A veces ser refuerza con varillas de hierro (hormigón armado).Mezclar 4 partes de gravilla con 2 partes de arena, todo bien seco. Añadir 1 parte de cemento y mezclar en seco. Incorporar 1 parte de agua poco a poco y mezclar bien.

Mortero M-40: para revoques exteriores y aglomerante para ladrillos de exterior e interior. Verter en el cubo 1 parte de cemento, y añadir 3 partes de cal y 10 partes de arena. Incorporar 3 partes de agua poco a poco, removiendo continuamente.

Cemento rápido: para trabajos de poca envergadura. Hay que emplearlo de inmediato, ya que fragua en 2 o 3 minutos. Verter 1 parte de agua en un recipiente pequeño e incorporar 2 partes de cemento poco a poco, removiendo con una paleta.

Yeso de enlucir: para pequeños trabajos de enlucido, revestimiento de interiores y rellenado de grietas, desconchados, etc. Se hace igual que el cemento rápido, sustituyendo el cemento por yeso. Fragua más lentamente y hay que removerlo con fuerza para evitar que se formen grumos.

Aunque los morteros y las argamasas para construcción pueden prepararse en un cubo, cuando se van a realizar obras de cierta envergadura lo mejor es contar con una hormigonera. Estas máquinas facilitan la preparación de las mezclas y con ellas se puede contar con gran cantidad de material. Además, no es necesario comprar una ya que se pueden alquilar en establecimientos especializados durante un día o un fin de semana. La hormigonera dispone en el interior de la cubeta de unas palas que ayudan a mezclar los componentes de la mezcla; el motor de la máquina acciona la cubeta mediante un piñón, que engrana sobre la corona dentada externa. El volante exterior permite colocar la cubeta en posición de trabajo, pero también sirve para volcarla cuando necesitamos verter la argamasa. Accionando el pedal, la cubeta queda bloqueada en la posición adecuada. Para empezar a realizar una mezcla, hay que verter en la máquina entre la mitad y 1/3 del agua necesaria para el mortero, y después se añaden los áridos (gravas), sin introducir nunca las manos en el interior. Entonces hay que empezar a hacer girar la máquina para que la grava quede bien mojada. Después, empleando un cubo o una pala, se añadirá el cemento en la proporción prevista; entonces dejaremos girar otro poco la máquina para conseguir que el polvo se diluya y se reparta perfectamente alrededor de la grava. Seguiremos añadiendo arena, también con el cubo o la pala; pero ¡mucho cuidado! Nunca hay que introducir la pala en la boca de la cubeta mientras la máquina esté en marcha, ya que puede resultar muy peligroso. Mientras vigilamos que los componentes de la argamasa se estén mezclando bien, vertiremos un poco más de agua sin sobrepasar la cantidad necesaria. Entonces, la máquina tendrá que girar durante 2 minutos para conseguir una mezcla homogénea. El hormigón debe estar compacto y húmedo, pero sin chorrear agua; cuando cojamos un poco en la mano, la mezcla deberá mantener su forma y su humedad, pero no soltar agua. Por último, ya sólo queda girar el volante para verter el hormigón en la carretilla,  un cubo grande o el área destinada a la obra; nunca hay que parar la máquina antes de que se vacíe del todo. Es importante limpiar bien la hormigonera, dejándola funcionar con tan sólo agua y grava en su interior. Después la dejaremos en un lugar seco, con la boca de la cubeta dirigida hacia el suelo.

La rehabilitación de una casa antigua o en mal estado es toda una aventura; aquéllos que han optado por adquirir algún inmueble con muchos años y han dedicado su tiempo, dinero y paciencia a su restauración saben lo gratificante que puede ser habitar un lugar tan personal. Sin embargo, también puede resultar un auténtico pozo de preocupaciones, sobre todo en lo referente a los permisos, licencias, posibilidades de ampliación o renovación, plazos de obras… Si tenemos en cuenta que la mayoría de las casas que se restauran son inmuebles situados en medios rurales, en los que los propietarios no viven y a los que normalmente se tienen que desplazar, es muy difícil controlar el avance de las obras y los resultados de éstas.

Lo primero que hay que hacer antes de decidirse a comprar un edificio para rehabilitar es comprobar si realmente se puede recuperar. La calificación de los terrenos sobre los que se asientan estas casas puede variar; en terrenos urbanos está permitido construir determinado número de viviendas, pero en los rústicos no se permite levantar ningún tipo de construcción (aunque en algunas comunidades autónomas sí es posible construir, dependiendo de la extensión del terreno), a no ser que el inmueble esté destinado a explotación agrícola o ganadera. Las costas y otras zonas concretas (marismas, pasos de aves…) también están protegidas por leyes específicas. Y no pensemos que el hecho de que ya exista una edificación nos da licencia inmediata para arreglarla; si se trata de una cuadra o algún otro edificio que en principio no estaba destinado a vivienda, en muchos casos es ilegal reconvertirla en tal, o hay que solicitar los permisos y esperar al visto bueno de las respectivas comunidades autónomas.

Para averiguar cuál es el tipo de la edificación y la calificación de los terrenos sobre los que se encuentra hay que acudir al catastro, donde nos informarán sobre cuáles son sus características y posibilidades. También es importante ir a los ayuntamientos para hablar con los concejales de obras y urbanismo, y que nos aseguren que no existen problemas para emprender las obras. Si todo está en orden, habrá que obtener un permiso de obra (mayor o menor, dependiendo de la envergadura) antes de empezar; si no lo hacemos, corremos el riesgo de que nos pongan una denuncia, con la consiguiente multa y parada de las obras. Y para más información, siempre hay que comprobar que los inmuebles están libres de cargas (como hipotecas), averiguar las lindes exactas de las parcelas y consultar los futuros planes de recalificación que puedan afectar a los terrenos.

Si vas a reformar tu piso conviene tomar una serie de medidas que a la larga seguro que te evitarán disgustos.

Si vives en un bloque de pisos y hay una comunidad de vecinos tendras que tender en cuenta que les podras ocasionar molestias.

El ruido, la suciedad y el polvo molestan a los demás, asi que tenlo en cuenta.

Cuando ya sepas la feha de inicio de tu reforma, pon un cartel en la escalera o en los buzones de los vecinos para informarles de que vas a realizar reformas en tu casa, y pide disculpas por las molestias.

Con todo esto te garantizas que nadie se sorprenderá el día del comienzo de la reforma y asumirán como algo normal los inconvenientes que les vas a ocasionar.

Para evitar problemas con los vecinos deberias pedir la licencia de obras menores en el ayuntamiento. El único problema que puedes tener es que modifiques algún aspecto exterior de tu vivienda y que esto altere la apariencia común de la fachada u otros elementos. Para eso debes tener en cuenta que por ejemplo las ventanas, pintura en fachada, terraza u otros elementos, sean del mismo tipo y forma que los de los vecinos.

Si vas a utilizar el ascensor para bajar escombros o subir material acuerdate de forrarlo con cartones para no rayarlo. Si subirás los materiales por la escalera, acuerdate de forrar las barandillas y escalones con cartones para no causar deterioros. No te olvides de limpiar la escalera y ascensor todos los días de trabajo, cuando terminan los profesionales, para que no se quejen los vecinos.

Cuando finalices la reforma deberás realizar una limpieza a fondo, tanto de tu piso como de las zonas comunes. Para ello te recomendamos que contrates una limpieza por horas puesto que es un trabajo bastante pesado y que puedes contratar de forma barata a través de TuManitas.

impuestos

Las cuentas ahorro vivienda son un producto financiero para ir acumulando dinero y en un futuro comprar o rehabilitar la primera vivienda habitual.

Anualmente se pueden ingresar hasta 9.015 euros en estas cuentas y lograr así una desgravación del 15%. Si en 6 u 8 años, según en qué comunidad autónoma residamos, no se realizara este gasto, habría que devolver las deducciones recibidas.

Según Hacienda, unas 230.000 personas se acogieron a estos beneficios fiscales durante el 2008.