Tags Posts tagged with "muros"

muros

0

paredes

Las paredes son uno de esos elementos constructivos a los que no solemos dar mayor importancia ya que los damos por hecho. Cualquier construcción de cualquier tipo tipo necesita paredes, eso es algo totalmente lógico. Una pared no es más que un paramento vertical.

Las paredes sirven para limitar espacios y separar exteriores de interiores. Lo más habitual, si bien siempre existen excepciones, es que las paredes presenten una forma prismática en la que existen tres dimensionales fundamentales: alto, ancho (o espesor) y largo.

Paredes: materiales más habituales

Las paredes pueden ser construidas con cualquier material. Las más comunes que solemos encontrar en todos los hogares están fabricadas con ladrillo y yeso. También es bastante común encontrar paredes construidas con madera. En la actualidad su uso no está demasiado extendido pero en el pasado eran muy habituales. Por otra parte las paredes de piedra que gozaron de gran éxito en el pasado y la construcciones tradicionales ya casi no se emplean. Esto es bastante normal ya que el esfuerzo a la hora de construir una pared de piedra es enorme si lo comparamos con el que nos llevaría construir una pared con cualquiera de los otros materiales anteriormente mencionados. Una peculiaridad de las construcciones en el continente asiático es que, en ocasiones, se construyen paredes muy ligeras de bambú.

Tipos de paredes

Aunque normalmente cuando pensamos en paredes solemos imaginarnos muros y tabiques conviene señalar que existen muchos otros tipos de cerramientos. A continuación te presentamos algunas de las más típicas:

  • Pared escarpada: con este nombre se denominan aquellas paredes que presentan una base más gruesa que el resto de la pared. De esta forma el espesor de la pared se va estrechando a medida que ascendemos en altura.
  • Pared maestra: son aquellas paredes de espesor más grueso que sujetan el peso de la construcción. Son, en el fondo, muros de carga.
  • Pared de cerca: es aquella pared que, como cuyo nombre indica, cerca un terreno determinado. Es decir se trata de una pared que cierra un espacio como una huerta o un jardín sin importar el material con el que esté fabricada.

0

tipos de aparejo en piedra

El aparejo es la palabra técnica que es utiliza en la construcción (y también en la arquitectura) para referirse a la manera en que se disponen los materiales a la hora de construir muros. Los aparejos adquieren diferentes denominaciones según el material en el que estén construidos. Los aparejos más habituales son los realizados en piedra o en ladrillo. A lo largo de este artículo analizaremos los aparejos en piedra más comunes.

Normalmente podemos diferencias entre dos tipos de aparejos básicos: los irregulares y los regulares. Los irregulares son aquellos que en su construcción utilizan materiales irregulares. A día de hoy este tipo de aparejo no es habitual y solo puede observarse en algunas arquitecturas tradicionales rurales. El aparejo regular es el más usado en los trabajos de construcción modernos y en él se emplean piezas de tamaño y forma regulares.

Dentro del aparejo regular podemos realizar subdivisiones refiriéndonos a dos cuestiones: el tamaño y el diseño de la disposición. En cuanto al tamaño podemos diferencias entre tres tipos de aparejos. El aparejo pequeño suele presentar unas hileras de unos diez centímetros de alturas. Las hileras del aparejo mediano cuentan con una medida de medio metro de altura y, por último, las de aparejo grande son de aproximadamente un metro.

Según su disposición encontramos varios tipos:

  • Aparejo isódomo: es uno de los de mayor tradición en la arquitectura. Los griegos y los romanos ya lo utilizaban en sus trabajos de construcción y se referían a él con el nombre de opus isodomon. Se caracteriza porque todas las hiladas tienen la misma altura.
  • Aparejo pseudo-isódomo: con la misma antigüedad que el anterior se diferencia de aquel en el hecho de que cada hilera presenta una altura diversa.
  • Reticulado: como su nombre indica se aplica a un tipo de aparejo cuyo diseño parece un tablero o red.
  • Oblicuo: se trata de un tipo de aparejo en el que los materiales utilizados para su construcción tienen forma romboidal.
  • Almohadillado: un tipo de disposición que gozó de gran popularidad durante la Edad Moderna, más concretamente durante el Renacimiento. Los uniones en los sillares están hundidos de manera que resalta la parte central del sillar. Se trata de una denominación que hace referencia a los detalles decorativos más que a los constructivos.

0

Cada vez más, las personas ansían disponer de un pequeño “lugar al sol”; un jardín o terreno, por reducido que sea, donde disfrutar del aire libre y de nuestro trozo de cielo y de naturaleza. El auge de las urbanizaciones de chalets, bien sea adosados, pareados o unifamiliares, tiene mucho que ver con esta necesidad. Pero lo cierto es que existen muchísimos lugares de nuestra geografía, fuera de las grandes ciudades y concentraciones urbanas, donde la vida en casas con terrenos alrededor es algo habitual. La división de dichos terrenos en fincas con sus correspondientes lindes motiva la construcción de muros de separación en las lindes que, además de su función práctica, tienen también un importante aspecto estético.

Los muros se pueden realizar con piedra, ladrillo o bloques de hormigón
. Los de piedra son los más antiguos, y también los más caros de realizar hoy día. A grandes rasgos, se clasifican como muros de sillería (las piezas están labradas por todas sus caras y se levantan en seco, sin argamasa y con grapas de unión) y de mampostería (piezas sin labrar o labradas por una sola cara, con argamasa para unir las pizas). Los de sillería requieren el concurso de maestros canteros y ayudantes, lo que aumenta considerablemente el precio. Aemás, existen también los llamados muros de perpiaños, bloques graníticos labrados sólo por una de sus caras (la vista) y que se levantan con argamasa. Entre las piedras más empleadas se encuentran las areniscas y las graníticas; las lajas de pizarra son también habituales.

Los muros de ladrillo son considerablemente más baratos, pero también hay que tener en cuenta dos cosas: son más estrechos, por lo que suele ser necesario levantar más de una hilada (lo que multiplica su precio), y además los ladrillos suelen necesitar revestimientos (a no ser que sean cara vista, más caros) como piedra musgo (lajas de piedra que se pegan sobre el ladrillo y se rejuntean), mortero monocapa o enfoscados. En cuanto a los de bloques de hormigón, pueden ser de bloque gris corriente (que habrá que revestir o pintar) o de bloques prefabricados y coloreados, con texturas que imitan la piedra.

Los muros de piedra se levantan por lo general sin cimentación,
directamente sobre una zanja excavada en el terreno. La base debe ser más ancha, y en ella es mejor emplear piedras no porosas e impermeables. Los muros de ladrillo y bloques deben realizarse sobre una zapata de hormigón, y si son altos es necesario colocar varillas de hierro para reforzarlos. Levantar un muro resistente y estéticamente atractivo no es fácil, y lo mejor es acudir a profesionales competentes; no olvides que en TuManitas encontrarás a los mejores.

Imagen: Omi Stonework.

hormigon celular

El hormigón celular curado en autoclave es un material creado en 1.924. Aunque en nuestro país no es aún muy conocido, en muchas zonas de Europa, como Francia o Alemania, es muy empleado por su facilidad de manejo y sus grandes propiedades aislantes. Se presenta en bloques de diferentes tamaños y formas, en su mayoría machihembrados para su mejor colocación, que se componen de una mezcla de agua, arena, cal y aire. Es un material que resiste sin problemas la putrefacción y el fuego, mientras que la presencia de alvéolos de aire intercalados en su estructura lo convierte en el aislante perfecto frente a los cambios térmicos, además de hacerlo mucho más ligero y manejable.
Por increíble que parezca, los bloques de hormigón celular pueden cortarse con sierra, y se fijan entre sí con una pasta específica que se mezcla con agua, como si de un cemento-cola se tratase. El material puede pintarse, empapelarse o enlucirse previa aplicación de una imprimación para facilitar el agarre. Aunque en muchos lugares se emplea para construir edificaciones, también resulta perfecto para levantar tabiques ligeros en las viviendas, hacer cocinas de obra, muretes para separar espacios e incluso estructuras para exterior. 
El sistema dispone de piezas para todo tipo de obras: muros (portantes y no portantes), forjados o tabiques. Esto significa que podemos levantar virtualmente toda una vivienda con el mismo material, con el ahorro que esto supone en materia de transporte y, sobre todo, en cuanto a tiempo (por la facilidad de manejo que implica). Y todo esto, sin hablar de la reducción de costes de climatización en la futura vivienda debido al alto poder de aislamiento del material.
El 25 de noviembre, la firma YTONG, productora y distribuidora de hormigón celular en nuestro país, organizará una jornada técnica sobre este material en el COAM (Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid). Para obtener más información e inscripciones se puede visitar la página web de la empresa: http://www.xella.es/html/esp/es/5262.php