Tags Posts tagged with "materiales ecológicos"

materiales ecológicos

Es la intención de la firma Sika: reducir al máximo las emisiones de gases tóxicos al medio ambiente, y mejorar las condiciones de las personas que fabrican, manipulan y conviven con sus productos y sistemas. Y lo hacen mediante la incorporación a sus productos de la nueva tecnología i-Cure.

El término i-Cure se traduce como “Curado Inteligente”, y es la base química para la nueva tecnología de endurecimiento de selladores y adhesivo. Permite una combinación de las mejores propiedades con una excelente relación calidad/precio de los selladores y adhesivos tradicionales de poliuretano, combinando un curado sin formación de burbujas y muy bajas emisiones.

Los productos basados en la tecnología i-Cure poseen tecnologías mejoradas que desarrollan altas resistencias a la intemperie (estabilidad UV) y menor tendencia a la decoloración cuando se exponen a la luz solar, en comparación con los poliuretanos anteriores y los polímeros terminados en silanos que son la base de las antiguas generaciones de selladores y adhesivos.

Estos nuevos productos presentan una buena adherencia tanto a sustratos porosos como no porosos y, a diferencia de muchos selladores y adhesivos del mercado, las soluciones i-Cure no contienen disolventes y son inodoros. Esto permite que los poliuretanos de Sika cumplan con las Normativas de emisiones más exigentes, tanto actuales como futuras, en la mayoría de los países. i-Cure hace de los productos de poliuretano una nueva plataforma tecnológica con un rendimiento sin precedentes en cuanto a trabajabilidad, durabilidad, adherencia y ecología.

Más información: Sika.

1

El producto que os muestro en el post de hoy es algo así como rizar el rizo en materia de reciclaje. Lo han desarrollado y comercializado en la empresa de maderas estadounidense Fontenay Woods, y es tan sencillo como aprovechar la madera de viejos toneles y barricas de vino para realizar suelos de madera. Bueno, en realidad lo que se utiliza son las tapas, porque el resto de las maderas están lógicamente curvadas y es imposible llevarlas de nuevo a su posición enderezada. Además de las tapas, los bordes de los barriles también se han empleado para confeccionar estos atractivos y originales suelos, lo que queda claro por las impresiones que los aros de metal han dejado en la madera.

El resultado son unos pavimentos que no son sólo ecológicos, sino que además tienen un punto de personalidad y originalidad que no posee ningún otro revestimiento para suelos. Los sellos, números y letras impresas en los toneles aparecen aquí y allá en el suelo, aportando un punto que combina tradición y modernidad en el mismo producto. En la web de la empresa Fontenay Woods se pueden ver varias imágenes de esta colección, cuyo nombre es Vintage Barrell Collection. A mi modo de ver, los ambientes son quizás demasiado clásicos; yo veo estos suelos más bien en grandes espacios tipo loft, con paredes grises de cemento pulido y muebles en acero cromado, maderas nobles y líneas muy rectas.

Algo que también aporta un punto de distinción a estos suelos son las distintas tonalidades que la madera ha ido adquiriendo por su contacto con el vino de los toneles. Tonos granates y verdosos que hacen que estos suelos no se parezcan a ningún otro pavimento de madera que conozcamos. Las distintas series de la colección tienen cada una su propio atractivo: la gama Cooperage muestra las letras y estampaciones de los barriles, mientras que la colección Wine Infusion aporta las distintas coloraciones del vino, y la serie Stave es la que incluye las partes en donde queda impresa la huella de los aros de metal.

Imagen y más información / Fontenay Woods.

La prestigiosa firma de cerámica italiana NovaBell nos sorprende constantemente con productos basados en la investigación más avanzada, y además siempre preocupándose por la ecología y la sostenibiliad. Su último lazamiento se llama Soft Look («aspecto suave» sería la traducción de este nombre al español), y se trata de un suelo de baldosas cerámicas en cuya fabricación se ha empleado nanotecnología avanzada para mejorar sus cualidades antideslizantes. Así, el pavimento cuenta con un tratamiento superficial permanente y ecológico, que puede combinarse sin problemas con otros productos de la firma o de otras marcas, e incluso materiales.

La «magia» de este preciosos suelo estriba en que las sustancias que lo recubren, totalmente inocuas para el medio ambiente, reaccionan al entrar en contacto con la humedad, mejorando sensiblemente la capacidad antideslizante de las baldosas que conforman el pavimento. La ventaja principal de este acabado es también algo visible: cuando está seco, su aspecto es similar al de los suelos cerámicos para interior; sólo adoptan su capacidad antideslizante cuando entran en contacto con el agua.

NovaBell comercializa la serie Soft Look, con su avanzado tratamiento antideslizante, como parte de su programa de ecosistemas, dentro del cual se encuentran otras colecciones con un bajo impacto medioambiental por su contenido en materiales reciclados. Ya mencionamos algunos de estos materiales en un post anterior acerca de revestimientos cerámicos ecológicos, ¿los recordáis? Son estupendas noticias de cara a la utilización de recursos sostenibles en reformas y construcción, algo que desde luego es de agradecer.

El post de hoy es casi una utopía hecha realidad. Si desde el Blog de TuManitas siempre nos gusta apostar por las soluciones más respetuosas con el medio ambiente, y también más sostenibles y ecológicas, otra cosa que me fascina es todo lo referente a los nuevos materiales de construcción. Y toda solución que aúne ambas características me parece de lo más inteligente, sobre todo si es viable. Navegando por la Red, he encontrado una noticia que, si bien tiene ya aproximadamente un año, sigue siendo muy interesante. El colombiano Francisco Gallo, de cuarenta y tres años y residente en San Sebastián, ganó el año pasado un importante premio de arquitectura sostenible gracias a su estudio sobre un tipo de bambú llamado guadua, que se cultiva en toda Sudamérica y cuyas características han hecho que se le llegue a denominar «el acero vegetal».

Este material era en origen la base de muchas construcciones de los nativos de Sudamérica, pero como ocurrió con otros materiales de construcción como el adobe (que se está empezando a recuperar en algunos lugares), fue relegado al olvido por la aparición de materiales de construcción a base de áridos: ladrillos, hormigón, cementos… Sin embargo, el guadua sigue siendo muy empleado en las construcciones de los campesinos, y el propio Gallo comenta que era habitual en las viviendas que él recuerda de su infancia. Fue cuando inició sus estudios sobre medio ambiente en Colombia cuando empezó a investigar las propiedades del material. Al pasar luego a la Universidad del País Vasco (concretamente a la Facultad de Arquitectura) para estudiar gracias a un programa de la CEE, comenzó a profundizar de verdad en el tema.

El resultado fue galardonado con el Premio a la Construcción Medioambiental de la consultora francesa Altran. Gracias a este premio, Francisco Gallo podrá continuar su proyecto y comprobar su viabilidad para la edificación de viviendas asequibles y sostenibles para los habitantes del Cono Sur americano. Aparte de lo sostenibles y económicas que puedan resultar estas edificaciones, también son estupendas para resistir el efecto, por ejemplo, de los terremotos. Una estupenda idea que puede ser crucial para un mundo donde los recursos se agotan, y gran parte de la población no puede permitirse el lujo de comprarse una vivienda digna.

Vía e imagen: El Diario Vasco.

Dentro del sector de los materiales aislantes, ahora mismo hay un fuerte movimiento de investigación en las empresas encaminado a buscar nuevos materiales más ecológicos y saludables. Las lanas de roca y de vidrio que se han venido empleando durante mucho tiempo resultan tóxicas por inhalación para los operarios, y distan mucho de ser productos naturales. Por estos motivos, materiales como los tableros de fibra de madera para aislamiento de paredes y cubiertas son todo un descubrimiento.

Su nombre comercial es Gutex y hay tantos tipos de tableros como aplicaciones en la vivienda. Y no sólo aportan aislamiento térmico, sino también acústico. La estructura porosa de sus fibras favorece la difusión de vapor para que los tableros «respiren»; así es posible evitar evitan el efecto de pared fría y la humedad se regula de forma natural. Es esta misma estructura con poros abiertos la que tiene capacidad de absober del sonido.

Una novedad con respecto a estos tableros, comparados con otros materiales derivados de la madera, es que no llevan adhesivos en su composición. Por estas razones, al estar realizados íntegramente con madera, son totalmente reciclables y no generan residuos agresivos con el medio ambiente. Además, los tableros Gutex tienen el coeficiente de aislamiento más alto de todos los materiales aislantes del mercado.

Hay distintos tipos y denominaciones dentro de la familia Gutex: Multiplex-Top, Ultratherm, Thermosafe, Thermoflex… Se trata de variantes destinadas al aislamiento de las diferentes partes de una sola vivienda. Tableros bajo-teja, para cubiertas y paredes, para forjados, para aislamiento entre cabios y forjados… La variedad es muy grande. Los tableros Gutex los distribuye en España la firma Biohaus Gohierri.