Tags Posts tagged with "materiales construcción"

materiales construcción

cabezas de tornillos

Si no estás acostumbrado/a a realizar trabajos con tornillos seguramente te sorprenda la gran importancia que los distintos tipos de cabezas de tornillos pueden llegar a alcanzar. Seguramente ahora mismo te estés preguntando por qué la cabeza del tornillo es tan importante y por qué existen tantas variedades. Pues bien la cabeza de los tornillos adquiere una gran importancia por dos razones.

La primera de ellas es que ofrece una superficie adecuada para el apoyo de la herramienta que va a realizar el trabajo de enroscar o desenroscar (destornillador, llave,…). Por otro lado está la cuestión del acabado. Tal como hemos mencionado en los post de los diversos tipos de tornillos no es lo mismo que estemos trabajando con finas láminas de chapa que con suelos de madera, por ejemplo. En algunos casos nos interesa que los tornillos queden visibles para tener fácil acceso a ellos y en otros no. Además también hay que tener en cuenta algunas cuestiones relacionadas con la seguridad. Algunos tornillos que se encargan de realizar una labor importante, como los tornillos de las máquinas, necesitan ser colocados y extraídos con algunas herramientas específicas. Esta necesidad responde al hecho de que cada tornillo funciona con una tensión determinada. Por tanto si necesitamos emplear diversas herramientas para fijarlos también necesitaremos diversos tipos de cabezas para poder acoplar, con facilidad, las herramientas a los tornillos.

Encontramos tres herramientas muy utilizadas a la hora de apretar tornillos: las llaves inglesas, las llaves Allen y los destornilladores. Los tornillos que se emplean con el primer tipo de llave que hemos mencionado son los de cabeza hexagonal. Son el tipo de tornillos comerciales más comunes. Por otra parte también son bastante populares los tornillos de llave Allen. Este tipo de tornillos suelen emplearse para conseguir superficies lisas pero con una fuerza y una tensión bastante elevadas. Por último encontramos los tornillos para destornilladores que son a los que más acostumbradas están las personas que tienen poco contacto con máquinas y trabajos de bricolaje. Su uso está muy extendido y los destornillaores eléctricos han facilitado y popularizado mucho más su empleo en todo tipo de trabajos.

tipos de tornillos

Existen tantos tipos de tornillos como trabajos de construcción y bricolaje puedas imaginar. Junto a los tornillos o tirafondos para madera, a los que ya les hemos dedicado un artículo en nuestro blog, existen otras clasificaciones importantes como los tornillos autorrasantes y autoperforantes, los tornillos para paredes y los de roscas cilíndricas. A continuación analizamos cada uno de estos tipos.

Tornillos autorroscantes y autoperforantes

Este tipo de tornillos suelen utilizarse en los trabajos con chapas metálicas y maderas bastante duras. La característica básica de estos tornillos que los distingue frente a otros de cualquier tipo es que tienen la capacidad de abrirse camino por sí mismos a través del material. Existen muchas variedades de estos tornillos en lo que se refiere, sobre todo, a la forma de su cabeza. Los tornillos autoperforantes se distinguen porque su punta es un broca y esto nos simplifica bastante el trabajo ya que no tenemos necesidad de perforar con anterioridad.

Tornillos para paredes

Los tornillos para paredes son tornillos muy similares a los que se emplean en los trabajos con madera. La gran diferencia radica en el hecho de que estos suelen ser bastante más gruesos que los que se usan con la madera. Además a la hora de utilizar estos tornillos deben insertarse en el agujero un taco de plástico que asegurará una correcta sujeción

Tornillos de rosca cilíndrica

Son los tornillos que se utilizan para unir distintas piezas metálicas. Los tornillos de rosca cilíndrica cuentan con un rosca de forma triangular bastante característica. Encontramos este tipo de tornillos en la mayor parte de las máquinas y esto explica por qué nos encontramos ante unos tornillos tan robustos ya que se encuentran sometidos a muchos esfuerzos.

Tornillos inviolables

Por último os presentamos un tipo de tornillo bastante poco usual pero muy importante. Se trata de unos tornillos que una vez han sido correctamente atornillados en el sitio que les corresponde no pueden ser desatornillados. Es imposible aflojarlos y la única forma de retirarlos es rompiéndolos. Aunque no estamos demasiado acostumbrados a verlos se usan de forma constante en todos los trabajos de cerrajería.

2

tipos de mármol

Existen muchos tipos de mármol. En general nos encontramos ante un tipo de material noble y todas sus variedades suelen presentar unos acabados muy bonitos. Sin embargo elegir una u otra variedad de mármol puede significar que tu presupuesto se ampliará considerablemente ya que algunas variedades son especialmente caras. Tal como te imaginarás las variedades más caras de mármol son aquellas más escasas y difíciles de encontrar.

El mármol es un tipo de roca metamórfica. Habitualmente hablamos de tres variedades básicas de mármol a través de las cuáles clasificamos todos los tipos de mármoles que existen. Estos tres tipos de mármol son una consecuencia del origen metamórfico de la roca y son: mármoles uniformes, mármoles veteados y mármoles jaspeados. El primero de ellos, tal como indica su nombre, es un mármol que presenta un coloración uniforme bastante regular. El segundo tipo, mármol veteado, es aquel que presenta líneas sinuosas que recorren toda la superficie de la roca mientras que el último tipo de mármol, el jaspeado, es aquel que presenta una especie de salpicaduras.

Dentro de estas tres variedades principales encontramos miles de subtipos de mármoles. A continuación os presentamos algunos de los más bonitos y espectaculares:

  • Pórfido rojo: este tipo de mármol fue muy utilizado a lo largo de toda la historia del arte; de hecho otro de los nombres más habituales por los que se conoce este tipo de mármol es pórfido imperial ya que los romanos lo empleaban mucho en sus construcciones más nobles.
  • Mármol africano: se trata de un mármol de color negro muy apreciado en la construcción. Ya fue empleado en época romana y su utilización se puede observar en el Panteón, uno de los edificios romanos más representativos.
  • Mármol blanco capadocio: una variedad muy apreciada por ser un material traslúcido. La leyenda dice que Nerón hizo construir un templo sin ventanas con este material ya que la luz inundaba el interior del mismo gracias a sus paredes traslúcidas.
  • Brocado de Tortosa: variedad española de mármol. También recibe el nombre de brocado español o brocado de España. Se trata de un tipo de mármol muy apreciado en arquitectura ya que se caracteriza por un fondo dorado amarillento y presenta ondas de color violeta rosado y mancjas más claras.

cemento que es y como se hace

El cemento es uno de los materiales más habituales en nuestros trabajos de construcción. Se trata de un conglomerante que se forma a través de una mezcla de arcilla y caliza. Para fabricar el cemento hay que calcinar previamente ambos materiales y molerlos. La mezcla de la caliza y la arcilla en estas condiciones recibe el nombre de clinker. Posteriormente a esta mezcla, clinker, se le añade yeso y es entonces cuando comenzamos a hablar de cemento. El yeso es un ingrediente muy importante del cemento ya que es el que permite a la mezcla fraguar y endurecer. Al cemento pueden continuar añadiéndose más ingredientes para conseguir otro material diferente: el hormigón o concreto. El hormigón se realiza añadiendo al cemento grava, arena y agua. Esta mezcla se caracteriza por ser fácilmente maleable y más tarde fragua y endurece volviéndose muy dura y resistente. Hormigón es el nombre que recibe en España y parte de Suramérica mientras que en el resto de Suramérica, Centroamérica y México se lo conoce con el nombre de concreto.
Existen muchos tipos y variedades de cemento y la diferencia entre unos y otros normalmente se reduce a las cantidades y porcentajes de los materiales que se emplean en la mezcla. Obviamente cada tipo de cemento presenta diferentes índices de resistencia y durabilidad por lo que debe seleccionarse cuidadosamente el cemento que va a emplearse en cada trabajo.

Todos los tipos de cementos presentan unas cualidades muy beneficiosas para los trabajos de construcción. Todos ellos cuentan con una gran resistencia a ataques de origen químico. También nos encontramos ante un material refractario que aguanta a la perfección las más altas temperaturas. Además se trata de un buen aislante ya que es exotérmico y aguanta muy bien las bajas temperaturas. Sin embargo el cemento no es el mejor material para utilizar en las armaduras ya que a medida que pasa el tiempo su resistencia va disminuyendo y aumenta su porosidad.

El cemento ha venido utilizándose en la construcción desde tiempos de la Antigua Grecia y ha continuado su uso de manera constante durante más de dos milenios. Este hecho pone de manifiesto la extrema eficacia de este material que sigue estando muy en uso en la actualidad.

tipos de ladrillosSi estás pensando en iniciar un nuevo proyecto constructivo tal vez te estés planteando cuál es la mejor opción a la hora de elegir ladrillos. Existen muchos tipos de ladrillo y todos y cada uno de ellos se adaptan mejor a ciertas situaciones que otras. Por esta razón resulta muy importante que conozcas exactamente las necesidades de tu nueva construcción y que luego decidas cuál es el ladrillo cuyas características te benefician más. A continuación te presentamos los diversos tipos de ladrillos más habituales para que conozcas todas sus características a fondo:

  • Adobe de tierra: es muy importante que tengas claro que el adobe no es, en realidad, un tipo de ladrillo. Hemos decidido incluirlo en esta lista dada su popularidad y el hecho de que la mayoría de las personas los confunden. El adobe es una mezcla de agua y arcilla que se deja secar al sol. En realidad es muy parecido al ladrillo, de ahí la confusión que existe entre ambos, pero la diferencia fundamental radica en que el ladrillo se somete a un proceso de cocción en horno. Tal como puedes imaginar el adobe era el material más utilizado en la antigüedad. Hoy en día apenas se usa y cuando se hace es, sobre todo, en el contexto de proyectos de bioconstrucción debido a su gran capacidad de aislar termicamente.
  • Ladrillo macizo: se trata de un tipo de ladrillo totalmente macizo sin ningún tipo de perforación. Suele utilizarse para acabados. Obviamente no es un material muy utilizado como material de carga dado que al ser macizo presentaría un peso demasiado elevado.
  • Ladrillo macizo con cazoleta: muy similar al anterior salvo que en sus bordes presenta una especie de marco en relieve. El rebaje del interior ha sido diseñado para que puede albergar en e´l el mortero. Suele utilizarse para la construcción de tabiques.
  • Ladrillo perforado: es el más habitual y el que más acostumbrados estamos a ver. Las perforaciones hacen que sea mucho más ligero que otros tipos de ladrillo y es por lo que suele ser utilizado en la mayor parte de la construcción.
  • Ladrillo hueco: es el más ligero de todos lo que hace que reduzca el peso. Sin embargo la contrapartida de esto es que no puede soportar mucha carga, razón por la que suele usarse para construir tabiques compartimentales.

el mármol

El mármol es un material noble que se ha venido utilizando en la construcción durante siglos. En la actualidad solo encontramos este material en los ambientes más lujosos y suntuosos, algo que no debe extrañarnos ya que su precio es del todo prohibitivo para la mayor parte de las personas. Encontramos la utilización de mármol ya en los primeros restos de las civilizaciones más antiguas: Mesopotamia y Egipto. Este material solía utilizarse para suelos y soportes (columnas y pilares) aunque en ocasiones se empleaba también con otras funciones. También fue muy utilizado para realizar esculturas y revestimientos. Fueron los romanos, sobre todo, quienes utilizaron placas de mármol sobre materiales pobres como el ladrillo y el adobe para dar a sus edificaciones un aire de riqueza a pesar de lo modesto de su construcción.

Es muy posible que uno de los mármoles más conocidos en todo el mundo sea el mármol de Carrara. Se trata de un mármol de origen italiano que fue muy codiciado durante muchas épocas históricas utilizándose en los edificios y demás obras artísticas más relevantes de todo el viejo continente. En realidad existen miles de tipos de mármoles aunque la mayor parte de nosotros unicamente conocemos muy pocas variedades.  Pero antes de ponernos a hablar de los distintos tipos de mármoles que existen conviene que reflexionemos brevemente sobre el mármol. Porque…¿qué es el mármol? El mármol es un tipo de roca de origen metamórfico. Esto significa que el mármol se origina por la compactación de otras rocas (calizas) cuando estas se ven sometidas a procesos determinados de altas temperaturas y presiones. Como resulta lógico, al encontrarnos ante una roca metamórfica, existen muchos tipos de mármoles. Generalmente podemos hablar de tres variedades en torno a las que pueden agruparse todos los subtipos: mármoles lisos (que presentan una tonalidad uniforme en toda su superficie), mármoles jaspeados (con “salpicaduras” sobre el color base) y mármoles veteados (con líneas sinuosas que recorren toda sus superficie).

Una de las características más importantes de todos los mármoles es el hermoso brillo natural que adquiere una vez es sometido a trabajos de pulido lo que explica la popularidad del material a lo largo de los siglos.

0

wall-450106_640

El ladrillo es uno de los materiales más utilizados en la construcción en la actualidad y sin embargo, para muchos, continúa siendo un gran desconocido. Se trata de un material con miles de años y que se encuentra conformando algunos de los monumentos histórico-artísticos más interesantes de la humanidad. Y sin embargo la mayor parte de las personas al escuchar hablar del ladrillo lo vinculan unicamente a los actuales trabajos de albañilería despreciándolo por ser un material pobre, por todas estas razones conviene echar un vistazo hacia atrás y rescatar la historia de este material de construcción al que tanto debe la humanidad.
Los ladrillos son piezas elaborados con arcilla y otros minerales como la illita y el caolín y posteriormente horneados. Los primeros restos de ladrillo que se han localizado presentan una antigüedad de más de once mil años, coincidiendo con las culturas sumeria y babilónica.

Existen muchos tipos de ladrillos. El más habitual, que suele empleearse en las albores de contrucción actuales es el ladrillo perforado. Se trata de un tipo de ladrillo cuya superficie se encuentra perforada en más de un diez por ciento. Son los más utilizados para la construcción de fachadas. El ladrillo macizo, a pesar de su nombre, también presenta perforaciones en su superficie pero en un porcentaje menor al diez por ciento. Los ladrillos huecos son también muy utilizados en las labores actuales de albañilería ya que permiten aligerar la carga de los muros pues al ser huecos pesan menos. Suelen utilizarse para construir tabiques que no vayan a soportar mucho carga.

La disposición de los ladrillos, o aparejo, es también muy variada y permite elaborar patrones y diseños muy atractivos. El más conocido es el aparejo a sogas. Se trata de un tipo de disposición en el que los ladrillos se colocan de lado. Se trata del aparejo más conocido porque es el que se suele utilizar en las fachadas, pero no es, ni de lejos, el más utilizado.

Los ladrillos se usan para muchos fines pero sobre todo para construir paredes, muros y tabiques aunque también pueden ser utilizados con fines estéticos o decorativos.

 

Hace unos cuantos días hablábamos en el blog sobre materiales para aislamiento acústico, y también sobre las soleras secas. Pues bien: el post de hoy aúna ambas opciones, ya que se trata de un novedoso material que acaba de salir al mercado. Su nombre es PST, lo fabrica y distribuye la firma Isover (especializada en materiales aislantes) y se trata de un panel específico para acondicionar y aislar los pavimentos, evitando que lleguen los sonidos de los inmuebles o plantas inferiores, y también impidiendo que los que se producen sobre el suelo (pisadas, tacones, desplazamiento de muebles…) molesten a los ocupantes de los pisos inferiores. Es una solución específicamente desarrollada para disfrutar de un pavimento silencioso y una pisada confortable en suelos de tarima de madera, laminados o estratificados y solados cerámicos.

Este material es perfecto para quienes estén planificando la reforma de su casa y deseen prestar especial atención al aislamiento de los pavimentos. El panel PST es un soporte de lana de roca incombustible con alta resistencia a la compresión, que va revestido por un film de polietileno en una de sus caras. Este material aplica la más avanzada tecnología con el objeto de proporcionar una sensación de confort en la pisada, así como un excelente rendimiento térmico y acústico en particiones horizontales de edificación residencial.

Se trata de un producto innovador que se instala fácilmente con la máxima calidad y prestigio de la marca Isover. Además, el panel PST también incorpora una lámina plástica que protege el producto de humedades. Si queréis saber más sobre el aislamiento de suelos y paredes de la casa, y también acerca de cómo evitar los molestos ruidos procedente de otros inmuebles, encontraréis amplia información en www.isover.net.

2

Aunque os parezca que no, en el post de hoy os hablo de una exposición. El ladrillo es el protagonista de este artículo, pero lo es formando parte de una interesantísima muestra que se puede contemplar hasta el 30 de junio en la Roca Barcelona Gallery. Su nombre es “Objetos que Cambiaron al Mundo”, y en ella se pueden ver más de cincuenta invenciones de muchos países que han tenido una relevancia y una presencia muy importantes en nuestra sociedad y nuestros hogares.

El ladrillo es uno de estos objetos. Este humilde bloque, de distintos materiales, se considera “la unidad mínima” en construcción, y su antigüedad es de más de nueve mil años. Tiene su origen en el Próximo Oriente, y los primeros ladrillos eran de adobe por ser un material muy abundante y empleado en aquella zona. El ladrillo cocido fue ya un invento romano; este pueblo lo empleó profusamente en las construcciones de arquitectura civil tan características de su sociedad. Este bloque poliédrico permitió estandarizar las fábricas y su construcción, al permitir una gran variedad de aparejos.

Además, se podían producir en grandes cantidades y a corto plazo, salían más baratos que la piedra, resultaban más resistentes que otros materiales (como la madera) y permitían ser revocados con estucos o cal. Todas estas características convierten al ladrillo en uno de los inventos más importantes de la Humanidad, aunque normalmente no lo tengamos apenas en cuenta…

Y después de este alegato defensor del ladrillo, un poco más sobre la muestra. En ella podréis ver objetos tan emblemáticos, puros iconos del siglo XX y anteriores, como el gramófono de Edison, las primeras televisiones Bush, prototipos de neveras o máquinas de escribir, y objetos de diseño de interiores como los sillones BKF, la lámpara Luxo de Jacob Jacobsen o la archifamosa motocicleta Vespa Piaggio. Un consejo: si podéis acudir, no os la perdáis.

El post de hoy es casi una utopía hecha realidad. Si desde el Blog de TuManitas siempre nos gusta apostar por las soluciones más respetuosas con el medio ambiente, y también más sostenibles y ecológicas, otra cosa que me fascina es todo lo referente a los nuevos materiales de construcción. Y toda solución que aúne ambas características me parece de lo más inteligente, sobre todo si es viable. Navegando por la Red, he encontrado una noticia que, si bien tiene ya aproximadamente un año, sigue siendo muy interesante. El colombiano Francisco Gallo, de cuarenta y tres años y residente en San Sebastián, ganó el año pasado un importante premio de arquitectura sostenible gracias a su estudio sobre un tipo de bambú llamado guadua, que se cultiva en toda Sudamérica y cuyas características han hecho que se le llegue a denominar “el acero vegetal”.

Este material era en origen la base de muchas construcciones de los nativos de Sudamérica, pero como ocurrió con otros materiales de construcción como el adobe (que se está empezando a recuperar en algunos lugares), fue relegado al olvido por la aparición de materiales de construcción a base de áridos: ladrillos, hormigón, cementos… Sin embargo, el guadua sigue siendo muy empleado en las construcciones de los campesinos, y el propio Gallo comenta que era habitual en las viviendas que él recuerda de su infancia. Fue cuando inició sus estudios sobre medio ambiente en Colombia cuando empezó a investigar las propiedades del material. Al pasar luego a la Universidad del País Vasco (concretamente a la Facultad de Arquitectura) para estudiar gracias a un programa de la CEE, comenzó a profundizar de verdad en el tema.

El resultado fue galardonado con el Premio a la Construcción Medioambiental de la consultora francesa Altran. Gracias a este premio, Francisco Gallo podrá continuar su proyecto y comprobar su viabilidad para la edificación de viviendas asequibles y sostenibles para los habitantes del Cono Sur americano. Aparte de lo sostenibles y económicas que puedan resultar estas edificaciones, también son estupendas para resistir el efecto, por ejemplo, de los terremotos. Una estupenda idea que puede ser crucial para un mundo donde los recursos se agotan, y gran parte de la población no puede permitirse el lujo de comprarse una vivienda digna.

Vía e imagen: El Diario Vasco.