Tags Posts tagged with "hormigón"

hormigón

cemento que es y como se hace

El cemento es uno de los materiales más habituales en nuestros trabajos de construcción. Se trata de un conglomerante que se forma a través de una mezcla de arcilla y caliza. Para fabricar el cemento hay que calcinar previamente ambos materiales y molerlos. La mezcla de la caliza y la arcilla en estas condiciones recibe el nombre de clinker. Posteriormente a esta mezcla, clinker, se le añade yeso y es entonces cuando comenzamos a hablar de cemento. El yeso es un ingrediente muy importante del cemento ya que es el que permite a la mezcla fraguar y endurecer. Al cemento pueden continuar añadiéndose más ingredientes para conseguir otro material diferente: el hormigón o concreto. El hormigón se realiza añadiendo al cemento grava, arena y agua. Esta mezcla se caracteriza por ser fácilmente maleable y más tarde fragua y endurece volviéndose muy dura y resistente. Hormigón es el nombre que recibe en España y parte de Suramérica mientras que en el resto de Suramérica, Centroamérica y México se lo conoce con el nombre de concreto.
Existen muchos tipos y variedades de cemento y la diferencia entre unos y otros normalmente se reduce a las cantidades y porcentajes de los materiales que se emplean en la mezcla. Obviamente cada tipo de cemento presenta diferentes índices de resistencia y durabilidad por lo que debe seleccionarse cuidadosamente el cemento que va a emplearse en cada trabajo.

Todos los tipos de cementos presentan unas cualidades muy beneficiosas para los trabajos de construcción. Todos ellos cuentan con una gran resistencia a ataques de origen químico. También nos encontramos ante un material refractario que aguanta a la perfección las más altas temperaturas. Además se trata de un buen aislante ya que es exotérmico y aguanta muy bien las bajas temperaturas. Sin embargo el cemento no es el mejor material para utilizar en las armaduras ya que a medida que pasa el tiempo su resistencia va disminuyendo y aumenta su porosidad.

El cemento ha venido utilizándose en la construcción desde tiempos de la Antigua Grecia y ha continuado su uso de manera constante durante más de dos milenios. Este hecho pone de manifiesto la extrema eficacia de este material que sigue estando muy en uso en la actualidad.

El hormigón es una argamasa fundamental en la construcción. Sirve para realizar cimientos, zapatas, escaleras de obra, bloques… Cualquier trabajo que implique fijar elementos a un suelo o terreno suele contar con el hormigón como base para afianzarlos. Prepararlo no es complicado, pero como todo en esta vida requiere de cuidado y una cierta técnica. Para trabajos pequeños se puede comprar hormigón premezclado, que se comercializa en sacos de 25 kg y cuenta con los ingredientes ya mezclados entre sí en seco (cemento, arena y gravilla) y sólo necesita que se le añada agua. Pero para trabajos de envergadura es mejor mezclar los componentes en seco en una hormigonera y añadir luego el agua, o bien contratar un camión hormigonera que nos lo vierta directamente (algo que suele hacerse en cimientos o soleras).

Las partes de la argamasa básica son: 10 partes de cemento portland, 22 partes de arena de construcción y 30 partes de árido (gravilla). Las partes pueden medirse a paladas, y se vierten en la hormigonera para después ponerla en marcha. Cuando los ingredientes en seco se hayan mezclado, vamos añadiendo agua poco a poco hasta obtener una masa consistente. Un consejo: no es recomendable preparar hormigón con temperaturas por debajo de 20º C o bastante por encima, ya que el tiempo de secado se ralentizará o se acelerará.

Si vamos a mezclar el hormigón en el suelo (porque necesitemos poca cantidad y estemos trabajando al exterior), hay que comprobar si la mezcla está bien hecha. Debe tener una consistencia similar a la del barro, con un color uniforme. Entonces haremos una ranura en la masa con la pala; si se queda tal cual, la mezcla estará perfecta. Si la ranura se cierra, el hormigón necesitará más agua, mientras que si se profundiza tiene exceso de agua y necesita cemento, arena y grava.

Imagen: Lamtoday.org.

0

Recientemente, una consulta por parte de un lector me hizo investigar un campo apasionante dentro de las reparaciones y rehabilitaciones: los hormigones y argamasas preparados mediante la mezcla de resinas con áridos, que se suelen emplear para reparar pavimentos, calzadas o pilares de hormigón armado. Estas argamasas tienen la peculiaridad de no llevar agua en la mezcla, algo que es habitual, sino que el líquido elemento es sustituido por resinas de tipo epoxi que aportan una resistencia inigualable al hormigón.

Preparar la mezcla es sencillo. Lo primero que hay que hacer es mezclar los dos componentes de la resina, vaciando ambos recipientes en su totalidad (la proporción viene ya establecida). Una vez removida y mezclada la pasta, es el momento de agregar el árido en una proporción de 1:5 (una parte de resina por cinco partes de árido). La mezcla ofrece un tiempo de utilización de veinte minutos, por lo que no es aconsejable preparar grandes cantidades; de hecho, la resina se comercializa en envases de 1 y 5 kg nada más.

Una vez rellenada la zona deteriorada hay que dejar que frague durante unas horas para asegurarnos de que obtendrá la máxima resistencia. En el caso de fisuras o grietas, pueden rellenarse también con la resina sola, sin el árido. Estos productos pueden adquirirse en almacenes de materiales de construcción o a través de Internet, conectando directamente con empresas dedicadas a la elaboración y distribución de resinas epoxi.

Imagen: Diynetwork.