Tags Posts tagged with "formación"

formación

0

Es posible que los profesionales y manitas hayáis oído hablar ya largo y tendido de la TPC o Tarjeta Profesional de la Construcción. Esta acreditación se puede obtener ya, pero sólo será obligatoria a partir del año 2012. Es un importante avance a la hora de certificar la formación, la experiencia y la calidad del trabajo de cualquier profesional, y servirá para garantizar un buen resultado a los particulares, pero también para distinguir a los buenos profesionales.

La TPC ha sido ya solicitada y obtenida por alrededor de 320.000 profesionales del ramo, lo que significa que alrededor de un diecisiete por ciento de quienes forman parte de esta actividad ya cuentan con su flamante tarjeta. La entidad encargada de implantarla es la Fundación Laboral de la Construcción. En la TPC se acreditan, entre otras cosas, la formación del portador en materia de prevención de riesgos laborales, sus períodos de trabajo en distintas empresas, la categoría laboral y la experiencia. Vamos, que es como un currículum en formato portátil…

Para obtener la tarjeta es fundamental demostrar la pertinente formación en prevención de riesgos laborales. El mínimo obligatorio son las ocho horas de formación que imparte el Aula Permanente de Prevención, como establece el IV CGSC (Convenio General del Sector de la Construcción); es significativo el aumento del número de alumnos de cara a la obtención de la credencial.

Este tipo de medidas contribuyen a agilizar el sector, garantizar el trabajo bien hecho e identificar a los profesionales que se preocupan por su formación y su experiencia. Desde TuManitas aplaudimos la implantación de la TPC y animamos a todos los manitas a que la soliciten, aunque todavía haya plazo suficiente. Podéis encontrar más información en la web de la Fundación Laboral de la Construcción.

La difícil situación de la economía en la actualidad, particularmente en cuanto afecta al sector de la construcción, debería estimular, según el Gremio de Constructores de Obras de Barcelona y Comarcas, la disposición de tanto trabajadores como empresas para invertir en la formación. En palabras de Néstor Turró, presidente del gremio: “La formación ocupacional y continua favorece la competitividad de los parados y las empresas en entornos de creciente competencia y globalidad. El sector de la construcción debe prepararse para afrontar con éxito, una vez superada la crisis, una etapa con nuevas oportunidades, necesidades y retos que necesariamente comportará mejoras en cualquiera de las fases del proceso productivo constructor”. Lo más importante desde todos los puntos de vista sería impulsar un programa formativo reglado que habilite a los más jóvenes en la práctica de los oficios y actividades relacionados con el sector de la construcción y las reformas. Esta reivindicación no viene de ahora sino que lleva planteándose largo tiempo, pero no termina de consolidarse ya que no existe una asignación de fondos destinados a proyectos de formación profesional de este tipo. Siempre según las palabras de Turró, “para obtener un salto en innovación y competitividad será necesario disponer de programas de formación reglada, continua y ocupacional adaptados a la realidad del sector”. En Barcelona, el Gremio de Constructores de Obras antes mencionado organizó durante el pasado año un total de 380 cursos de formación, lo que significa un aumento del 148% en comparación con el año 2.007. El amplio conocimiento de la realidad del sector y la larga trayectoria formativa del Gremio hace que sus cursos se ajusten adecuadamente a la realidad social, personal y empresarial del territorio. Así, Barcelona y sus comarcas se convierten en un modelo a seguir por el resto de las Comunidades, gracias a la iniciativa de los profesionales del sector que apuestan por una formación y gestión de futuro en materia laboral.

Las opciones para aquellos profesionales del sector de la construcción que han perdido sus empleos o están en situación de riesgo pasan en estos momentos, necesariamente, por el reciclaje laboral. El campo de las reformas es ideal para dichos profesionales, ya que les permite desarrollar sus conocimientos y experiencia laboral, además de adquirir más formación para ampliar sus expectativas. Los cursos del INEM para desempleados, empleados por cuenta ajena y autónomos son el mejor medio para aprender y actualizarse; en todas las Comunidades Autónomas hay listas de cursos que se imparten repetidas veces durante todo el año. A principios de año la oferta es muy extensa, por lo que éste es el mejor momento para informarse. Uno de los trabajos con más proyección de futuro es el de experto en Prevención de Riesgos Laborales; a finales del mes de noviembre fue inaugurada al respecto una iniciativa muy interesante en Santa Cruz de Tenerife. El director general de Trabajo del Gobierno de Canarias, Pedro Tomás Pino, dio comienzo a una jornada de formación en Prevención de Riesgos Laborales para trabajadores del sector de la construcción, tanto desempleados como ocupados, organizada por la Fundación Canaria de la Construcción. Con esta propuesta no sólo se pretende actualizar la formación al respecto de todos los trabajadores del sector (algo fundamental para terminar con las altísimas cuotas de siniestralidad laboral que padece nuestro país), sino también ofrecer una oportunidad de trabajo a aquéllos desempleados que estén interesados en el tema. Desde TuManitas.com consideramos que es una iniciativa muy interesante, teniendo en cuenta que actualmente la ley es muy estricta en el control de las condiciones de seguridad de las obras (algo que no deja de ser bienvenido), y la necesidad de contar con profesionales con buena formación y experiencia en el sector es un hecho para todas las empresas y promotoras. 

Las nuevas normativas energéticas de la Comunidad Económica Europea establecen desde ya hace unos años la necesidad de reducir drásticamente las emisiones de CO2 al ambiente, así como el consumo de energía, para hacer frente al cambio climático y a la escasez de recursos energéticos que sufre nuestro planeta, y que en un plazo no muy largo puede suponer un serio problema. Estas normativas son de aplicación a diversos campos, como el transporte o la industria; en nuestro caso nos referiremos concretamente al de la edificación. Desde el año 2.006, el CTE (Código Técnico de la Edificación) incorpora, entre otros, el Documento Básico de Ahorro de Energía, cuya misión es reducir el consumo energético de los edificios, limitar las emisiones de dióxido de carbono de las instalaciones e incorporar el uso de energías renovables. En Europa, los edificios consumen el 40% de la energía total disponible, entre iluminación, calefacción, ACS y aire acondicionado. Por este motivo, la incorporación de sistemas de energía solar (térmica y fotovoltaica) en los nuevos inmuebles en construcció, y en aquellos que se vayan a rehabilitar, es una prioridad hoy día. Esta normativa implica un aumento significativo de puestos de trabajo dentro del campo de instalación de sistemas de energías renovables. Desde el año 2.007, la demanda de profesionales de este sector ha experimentado un espectacular aumento del 85%. Aunque al principio los más solicitados eran los del campo de la energía eólica, en los últimos tiempos el 20% de los perfiles que se buscan corresponden al campo de la energía solar fotovoltaica, y el 10%, al de la energía solar térmica. Y si en los comienzos se precisaban fundamentalmente personas encargadas de buscar promoción, emplazamientos y subvenciones para la instalación de estos sistemas, actualmente los profesionales más solicitados son aquéllos especializados en la construcción, operación y mantenimiento de los sistemas y las instalaciones. Los cursos de especialización en energías renovables, fundamentalmente solar, pueden encontrarse en muchas empresas de formación, pero siempre hay que tener en cuenta que el INEM ofrece constantemente cursos de especialización subvencionados, totalmente gratuitos, para desempleados, trabajadores autónomos y trabajadores por cuenta ajena. Puede ser el momento de apuntarse al carro de las energías renovables y convertirse en uno de los profesionales más demandados en el momento. Una buena noticia para el medio ambiente, y un balón de oxígeno para un sector en crisis.

0

Hablar de la crisis que está sufriendo el sector de la construcción (y los demás sectores laborales de la sociedad) no es nada nuevo; posiblemente se publiquen noticias y análisis durante todos los días de la semana. El parón en la edificación de nuevas viviendas ha provocado que la mayoría de los trabajadores que han quedado en situación de desempleo desde hace más de un año pertenezcan a este entorno. La construcción de vivienda nueva se ha ralentizado, y la crisis provoca que el gobierno y las comunidades autónomas estén "dando largas" a la proyectada edificación de VPO. Los trabajadores que han perdido sus empleos o incluso sus negocios deben intentar buscar alternativas en sectores relacionados con su profesión; en este caso, el mejor lugar al que acudir es el campo de las reformas. Mucha gente ha decidido no comprar vivienda nueva y dedicar su presupuesto a rehabilitar o reformar la que tiene en propiedad. Esto hace que el sector experimente un aumento de actividad al que pueden intentar sumarse los trabajadores. La versatilidad, en este caso, es una ventaja a destacar: un profesional que domine diferentes campos (albañilería, pintura, electricidad…) es un tesoro para cualquier propietario de una empresa. Para adquirir estos conocimientos, las comunidades autónomas ponen a disposición de los desempleados y los trabajadores autónomos cursos de especialización de todo tipo, a través de el Instituto Nacional de Empleo (INEM) y otros organismos oficiales; se pueden consultar en la página web http://www.inem.es/inem/ciudadano/formacion_ocupa/cursos/index.html

A finales del año 2.007 se dieron de alta un 10% más de autónomos en el sector de la construcción; casi la mitad de las altas totales correspondieron a dicho sector. Aunque para un trabajador asalariado el hecho de convertirse en autónomo puede suponer un quebradero de cabeza (aparte de tener que gestionar uno mismo los permisos y documentación, está el hecho de tener que pagar las cuotas de la Seguridad Social y la declaración trimestral del IVA), el gobierno facilita las cosas permitiendo que los trabajadores autónomos con derecho al subsidio de desempleo cobren en un solo pago el 40% de la prestación que les quede (con el objeto de comenzar un negocio o proyecto, o aportar dicho capital a una sociedad o cooperativa). Otra opción es emplear dicha prestación para subvencionar las cuotas de la Seguridad Social, lo que puede hacerse hasta agotar la cuantía restante. Para más información se puede consultar la sección correspondiente de la página web oficial del INEM:

http://www.inem.es/inem/ciudadano/prestaciones/info/pago_unico/pagoUnico2.html