Tags Posts tagged with "Fontaneria"

Fontaneria

Os traemos uno de esos arreglitos que os van a hacer la vida mucho más sencilla. Y es que ser un manitas bien merece la pena, la autosatisfacción de mantener tu casa libre de estropicios y sobre todo, el ahorrarse unas monedillas. manguera
Os vamos a enseñar a hacer un pequeño apaño de fontanería, no necesitas invertir dinero en absoluto, tan sólo tus herramientas. A veces ocurre que el mango de la ducha no expulsa el agua con soltura, puede ser por varias razones, pero la principal suele ser un problema en la manguera. Comienza vertiendo poca agua, hasta terminar por casi no echar nada. Observa la pieza, si el agua no sale por donde debería y un pequeño chorro recorre la manguera metálica el problema tiene fácil solución. Lo más probable es que la goma de la manguera se haya rajado o estropeado por el uso. Siempre puedes ir a una tienda y comprar una nueva, pero antes, te recomendamos que le eches un vistazo a este truco.
En primer lugar debes desmontar el mango, es muy fácil, tan solo debes desenroscarlo de la manguera. Ahora observa la manguera, en su extremo tiene varios niveles. Debemos desmontarla progresivamente. La forma más sencilla si no tienes demasiadas herramientas es buscar un filo para introducirlo entre las rendijas. Vete haciendo palanca y girando la manguera para sacarlo sin romperlo. Cuando lo tengas deja caer la manguera metálica, ya has llegado a la goma.
Ahora viene el momento de arreglar la rotura, simplemente corta la manguera, sólo hasta la zona que esté rota; si es al principio prefecto, suele serlo. Si por el contrario es en otro lugar, no te quedará más remedio que comprar otra. Una vez cortada, coge la parte sobrante y quítale la pieza que la une. Es entonces cuando tienes que volver a armar todo, coloca la pieza que acabas de extraer en la goma, es un poco complicado, pero con un algo de paciencia entrará de nuevo. Después sólo tendrás que repetir el proceso anterior. No olvides ajustarlo todo bien, usa la llave inglesa para un acabado perfecto.

0

profesionales de la construcción

Los trabajos de la construcción son unos de los menos valorados en la actualidad. Son muchas las personas que opinan que son trabajos muy fáciles que cualquiera podría desempeñar. Obviamente esto no es cierto. Tal como ocurre con otros muchos trabajos los trabajos de la construcción son más complejos de lo que podrían parecer. Además el “saber hacer” en estos casos es algo muy importante.

Confiar en los profesionales

En épocas de crisis económica, como la actual, es bastante habitual que todos intentemos ahorrar al máximo. Se trata de un comportamiento lógico y totalmente comprensible. Esto nos puede llevar a tratar de realizar tareas para las que no estamos preparados. Afortunadamente a día de hoy contamos con un gran volumen de material (libros, tutoriales,…) que nos enseñan a realizar cualquier tipo de trabajo. Sin embargo, en ocasiones, conviene que reconozcamos nuestras propias limitaciones y contratemos a un profesional.

Los trabajos implicados en la construcción de una casa son muy variados y es difícil encontrar a una única persona que sea capaz de realizarlos todos. Aunque algunas de estas tareas son más asequibles conviene que para los trabajos más complejos confiemos siempre en los profesionales. A continuación presentamos algunos de estos trabajos.

Albañilería

Aunque a simple vista puede parecer un trabajo muy sencillo no lo es. Recuerda que un muro debe estar totalmente recto y debe ser resistente y duradero. Son muchas las personas que tratan de realizar las labores de albañilería por su cuenta y riesgo y que más tarde necesitan contratar a un profesional. Este tipo de comportamiento únicamente te hará perder tu tiempo y gastar más en materiales.

Electricidad

Los trabajos eléctricos ya son otra cosa. Nos encontramos ante un tipo de trabajo que exige más conocimientos teóricos que el anterior. Además, como a todos nos enseñan desde niños, la electricidad puede ser algo muy peligroso por lo que es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Fontanería

Los trabajos de fontanería también son bastante importantes y no son los más sencillos de llevar a cabo. Un buen fontanero puede realizar su trabajo de forma mucho más rápida y eficiente que cualquier aficionado. Recuerda que no solo ganarás tiempo sino también calidad, algo muy importante a la hora de pensar en los futuros trabajos de mantenimiento.

Reforma-Local-

Siempre es un reto poner en marcha nuestro propio negocio, y cuando por fin contamos con el dinero y el tiempo para realizarlo, el siguiente paso es reformar el local que hemos encontrado y que tanto nos gusta. Para comenzar, debemos encontrar a un grupo de profesionales que nos asesoren, nos acompañen durante las obras y que además puedan ejecutarlas. Para ello, es fundamental disponer de un proyecto de arquitectura con sus respectivos profesionales quienes evaluarán el proyecto en su totalidad. 

0

fontanero

Los problemas más comunes en casa se encuentra en el fregadero. Muchas veces nos descuidamos y tiramos los restos de comida pensando que  nuestas tuberías podrán con todo ello, pero no es tan así .

Cuando vemos los primeros indicios de que el agua del fregadero no se va, creemos que es temporal y que se solucionará solo, sin embargo, mientras más pasa el tiempo el problema persistirá y se intensificará. Es allí cuando llamamos al fontanero.  

Instalar una ducha de obra en la vivienda es algo que muchos nos hemos planteado, por resultar una solución muy cómoda, atractiva y visualmente muy práctica (los espacios diáfanos amplían visualmente las estancias). Pero uno de los condicionantes que suelen “echar para atrás” a los que se están planteando esta reforma es la cantidad de obra que es necesaria para ello. Aparte de retirar la bañera o el plato de ducha original (algo que es necesario siempre), después hay que establecer la pendiente para la evacuación del agua y solar la zona con baldosas cerámicas.

Para facilitar el trabajo y ahorrarnos un tiempo considerable en su realización, la firma Schlüter Systems acaba de presentar un sistema modular de duchas a ras de suelo llamado Schlüter Kerdi Showers, cuya característica más interesante es la facilidad de su colocación. Aunque desde luego es un trabajo que debe encargarse siempre a un profesional (como los que se encuentran en nuestra web TuManitas.com), su empleo hace que podamos disfrutar de nuestra flamante nueva ducha en mucho menos tiempo, con una reducción considerable de la obra y una facilidad de instalación que los profesionales, seguramente, agradecerán sobremanera.

Los paneles prefabricados para el suelo de estas duchas llevan unas ranuras premarcadas que hacen que su instalación sea muy sencilla, incluso en duchas redondas. Además, las piezas llevan la pendiente de evacuación del 2% incluida para no tener que realizarla con cemento. Los paneles se combinan con otros similares de compensación que sirven para la instalación del bote de salida y la tubería de desagüe. El sistema se combina además con un set de impermeabilización para unir las entregas de suelo y pared, y un desagüe específico para el sistema, con rejillas de acero inoxidable (estándar o de diseño).

Más información / Schlüter Systems.

En nuestro país, periódicamente nos enfrentamos con un problema que tiene costes terribles para la economía y el medio ambiente: la sequía. La escasez de agua es un problema en todo el mundo y especialmente en nuestro país, sobre todo en determinadas zonas donde este bien es cada vez más escaso. A diferencia de otros lugares de Europa, donde el líquido elemento se paga en lo que vale y se adoptan medidas para ahorrarlo y aprovecharlo al máximo, en España nos permitimos el lujo de desperdiciarlo por lo barato que nos cuesta. Es el momento de hacer algo por nuestro planeta y por nosotros mismos y empezar a adoptar soluciones que pasen por el reciclaje y el acopio de agua de lluvia. Actualmente hay muchas empresas que disponen de sistemas de acopio de agua de lluvia y tratamiento de aguas grises, que nos permiten aprovechar el regalo que nos cae del cielo, así como reciclar las aguas que se van por el desagüe. Hay que tener en cuenta que el 50% del uso del agua en las viviendas va a parar a aplicaciones para las que no es necesario que sea agua sanitara (potable, para entendernos) y puede emplearse tranquilamente agua de lluvia: nos estamos refiriendo al riego, los electrodomésticos,… Esto significa que, con una instalación de aprovechamiento de la lluvia adaptada a las necesidades de cada uno, puede reducirse el gasto de agua a la mitad. Y todo ello, sin ningún problema: la separación entre los dos tipos de agua está actualmente regulada por normativas. La empresa Fercampo distribuye e instala sistemas con depósito para el acopio de agua de lluvia, y también otros en los que se combinan estos depósitos con sistemas de tratamiento de aguas grises, que son las procedentes de lavabos y duchas y pueden emplearse para el rellenado de la cisterna delWC. Este tipo de instalaciones están subvencionadas: el Ministerio de Vivienda, en el art. 3d de la Orden Viv. 2784/2006, prevé ayudas para "la mejora de las instituciones de suministro de agua e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua y así como la realización de redes de saneamiento separativas en el edificio que favorezcan la reutilización de las aguas grises". Los sistemas, de la empresa alemana GFK, disponen de bombas de impulsión, filtros específicos, depósitos enterrados de duración centenaria, instalaciones de post-suministro y tapas y cubiertas transitables. Más información: www.fercampoenergiasrenovables.com

Ahorrar agua es una prioridad hoy en día para cualquier persona mínimamente concienciada con el medio ambiente. El gasto de agua en los países desarrollados es escandaloso si tenemos en cuenta la escasez de este elemento que se produce en aquellos lugares donde las sequías son una constante. En España, el gasto medio de agua por persona y día es actualmente de 166 litros entre usos domésticos y municipales, mientras que en cada piso se gasta una media de 291 litros diarios. Y las cifras se disparan ya si hablamos de viviendas unifamiliares: 633 litros de agua al día. Estas cifras deben hacernos reflexionar seriamente, teniendo en cuanta que, además, existen formas muy fáciles y cómodas de ahorrar agua sin tener que renunciar a ninguna comodidad. Los dispositivos especiales para el ahorro en el baño son muy adecuados para ello. Su instalación, además de constituir una medida ecológica, nos permitirá ahorrar dinero en la factura anual del agua. Dichos dispositivos se colocan en las griferías, sanitarios y latiguillos y, en algunos casos, sustituyen directamente a los sistemas o los sanitarios. Los temporizadores de agua permiten graduar la temperatura a la que sale ésta; no hay que esperar a que se caliente para emplearla, por lo que no tendremos que dejar correr el chorro hasta que salga a nuestro gusto. También existen grifos ecológicos con tres posiciones de apertura; la posición media reduce el caudal al 50% del máximo. Por otra parte están los conocidos perlizadores o rompechorros, unos accesorios que se enroscan directamente a la boca de los grifos y, como su nombre indica, rompen el chorro de agua y consiguen que ésta salga con mucha presión, mezclada con partículas de aire. La cantidad de agua es menor, pero la sensación es similar. También existen duchas cuyos cabezales regulan la cantidad y el tipo de chorro de agua que queremos obtener. Más desconocidos son los interruptores de caudal giratorio y los limitadores de salida. Los primeros son unos accesorios que sirven para parar el chorro de agua de la ducha sin tener que reajustar luego la temperatura; se colocan entre el cabezal y el manguito. Los segundos se intercalan en el mismo lugar o en el latiguillo del grifo, y limitan la salida de agua (los hay de varios niveles). EL WC es, por otra parte, uno de los sanitarios que más agua limpia consume; hay modelos de bajo consumo que sólo emplean 2,3 l de agua en cada descarga, un 62% menos que los de tipo estándar. Para colocar dentro de la cisterna existen los llamados retenedores de descarga, unos contrapesos metálicos que cierran automáticamente la salida del agua; se fijan al eje central del sistema. Todos estos dispositivos pueden encontrarse en almacenes de fontanería y centros de bricolaje, pero también a través de la empresa RST-Tehsa (www.tehsa.com)  

Los problemas en las cisternas del WC son muy comunes en aquellos sanitarios que tienen unos cuantos años. En algunas ocasiones es recomendable acudir a los profesionales para solucionar el problema, sobre todo si nos vemos en el caso de tener que cambiar el aparato en sí y realizar las nuevas conexiones con las redes de desagüe y alimentación de agua. Sin embargo, antes de tomar decisiones radicales, aquellos aficionados al bricolaje que se atrevan pueden intentar arreglar algunos problemas con garantías de que la solución será efectiva y duradera. Lo primero que debemos conocer son las diferentes partes de que consta una cisterna. Se trata de un mecanismo muy sencillo: dentro del depósito hay un sistema de alimentación (para llenar la cisterna), otro de descarga (facilita la salida del agua hacia la taza) y un conjunto de flotador (regula la cantidad de agua que sale hacia la taza y posibilita el llenado de nuevo). Una vez conocidas las partes y su funcionamiento, veamos qué problemas pueden presentarse. Un caso muy común es que nos encontremos con que el agua fluye constantemente hacia la taza y, por consiguiente, la cisterna nunca se llena. Lo primero que hay que hacer es desenroscar el tornillo del tirador y retirar la tapa. El flotador (o la bola, en cisternas más antiguas) va unido a un brazo o varilla que lo comunica con el regulador de caudal. Para detener el flujo del agua, hay que girar el tornillo que une ambos elementos en el sentido de las agujas del reloj hasta escuchar que el agua deja de fluir. Si la cisterna es más vieja, probablemente no disponga de tornillo de regulación; en este caso, habrá que doblar la varilla por el centro, de manera que el flotador se hunda algo más en el depósito. En otros casos el problema no termina ahí, sino que probablemente hay que ajustar o cambiar los componentes del sistema. Por ejemplo, la cisterna se une a la taza mediante dos tornillos y juntas de goma; si las juntas están flojas o deterioradas, habrá que cortar la alimentación de agua, vaciar la cisterna, enjuagar el tanque con una esponja, retirar los tornillos y cambiar las juntas. Si vemos que el agua gotea en el punto donde el latiguillo o tubo de alimentación se une con la cisterna, probablemente será suficiente con apretar la tuerca; pero si está pasada de rosca, entonces habrá que sustituirla. En cuanto a la presencia de grietas en la cisterna, suponen un asunto más complicado; en estos casos, lo mejor es adquirir un nuevo sanitario y acudir a un fontanero profesional para que nos los sustituya.

tuberias 

Desde hace ya bastante tiempo, las tuberías de cobre han sustituido a las de plomo en conducciones de fontanería, al tratarse este último de un metal potencialmente tóxico. Sin embargo, el cobre está muy lejos de ser el material definitivo para este tipo de instalaciones; durante los últimos años se han popularizado rápidamente las tuberías y accesorios hechos de materiales plásticos, mucho más ecológicos y fáciles de manejar. ¿Cuál es la mayor ventaja de estos materiales? Está muy claro: no precisan de soldadura para unir las piezas entre sí, con lo que el tiempo de instalación se reduce al máximo. Aunque estos tubos son algo más caros que los de cobre, dependiendo de la envergadura de la instalación suele merecer la pena colocarlos, ya que el tiempo de mano de obra se reduce considerablemente. Además son los más indicados para trabajos de bricolaje, porque su manejo es mucho más sencillo que el del cobre.
Pueden encontrarse sistemas de tres tipos:
Multicapa: para conducciones de agua fría y caliente; estos tubos están especialmente recomendados para calefacción, por ser muy seguros. Su nombre obedece a las cinco capas que componen el material: polietileno reticulado, capa adhesiva, aluminio, adhesivo y aislante.
Polietileno reticulado: más conocido por el nombre de Wirsbo (firma que comercializa uno de los productos disponibles en el mercado). Se emplea generalmente para conducciones de agua fría. Para las de agua caliente se usa el tubo llamado Pex, y para calefacción, el denominado Evalpex.
Polipropileno: los instaladores profesionales lo conocen como PPR y puede emplearse para circuitos de agua fría, caliente y calefacción (en este último caso se ha de emplear un tubo de tipo faser).
Para trabajar estos materiales se emplean herramientas habituales para trabajos de fontanería, como la llave de pico de loro o los cortatubos, con la ventaja de que no hay que contar con el equipo de soldadura. Así, todas estas ventajas hacen de los materiales plásticos una apuesta de futuro en el campo de la fontanería.