Tags Posts tagged with "encimeras"

encimeras

encimera-cocina

La encimera es una pieza fundamental de la cocina, ¿por qué? pues porque en ella desarrollarás gran parte de las actividades relacionadas con la cocina.  Ahora, escoger la encimera adecuada no es tan fácil, ya que existen una gran variedad de ellas, y deberás elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades dependiendo al tipo de material y diseño de tu cocina.


Dentro del campo de los materiales para encimeras de cocina nos encontramos una gran variedad de posibilidades, de las que hemos hablado a menudo en este blog. Desde las clásicas de aglomerado melaminado, que bajo el nombre popular de “formica” (la marca que las introdujo en nuestros hogares) son las más empleadas, hasta las clásicas de piedra (mármol o granito) y los últimos materiales tecnológicos como Silestone o Corian, la ofera es de lo más variada. Y eso, sin mencionar las preciosas encimeras de azulejos cerámicos, tan características de los ambientes más rústicios, así como la madera natural o las super modernas encimeras de acero inoxidable.

Pues a pesar de todo, aún hay otra opción disponible que actualmente empieza a popularizarse aunque todavía no es muy conocida ni empleada: el cemento.Tras introducirse con éxito en el campo de los pavimentos (de microcemento, microbeton o cemento pulido) y pasar también a emplearse como revestimiento de paredes de vanguardia, este versátil material también se puede utilizar para las encimeras de las cocinas. Sólo tenéis que ver la imagen que encabeza este artículo para comprobar lo actual, decorativo e impactante que es el acabado de cemento para las encimeras de una cocina moderna.

Además, en la misma encimera pueden hacerse los huecos y vanos, como por ejemplo los senos de los fregaderos, aportando continuidad visual al espacio. La forma de hacer este tipo de encimeras es bastante complicada, por lo que lo mejor es acudir a un buen profesional o cuadrilla de profesionales que os resolverán la papeleta; recuerda que en TuManitas siempre tenemos a los mejores y más dispuestos.

A grandes rasgos, la idea es confeccionar uno o varios encofrados (bien sobre los muebles de la cocina, bien aparte para realizar la encimera por piezas que después se colocarán en su destino definitivo) y rellenarlos de hormigón; previamente hay que colocar un mallazo de hierro para reforzar la encimera y evitar que se agriete. Los vanos del fregadero o la cocina pueden dejarse huecos colocando una pieza de poliestireno del mismo grosor que la encimera en el lugar adecuado, y rellenando después el resto de la superficie con el cemento.

Una vez terminada y colcoada la pieza, con una mini-amoladora y varios discos se puede pulir el cemento para alisarlo y dejarlo listo. El uso de líquidos hidrofugantes y pastas para abrillantar es fundamental para evitar que el cemento se manche, y lograr de esta manera un resultado insuperable.

Imagen: Vulka.es.

Encimera de Corian by DuPont (resinas acrilicas más polvo de cuarzo)
Encimera de Corian by DuPont (resinas acrilicas más polvo de cuarzo)

Continuamos hoy con el artículo cuya primera parte publiqué ayer, acerca de los materiales para muebles y encimeras de cocina: los tipos, ventajas, inconvenientes y características. Si ayer hablábamos de los muebles, hoy les toca el turno a las encimeras, una parte fundamental de la cocina que recibe casi todo el trabajo duro, y, además, es fundamental en la decoración. Los materiales que hay disponibles para hacer encimeras son muchos: los más corrientes son los que os detallo a continuación.

Mármol: el mármol en cualquiera de sus variantes es un material muy duradero y resistente, y, además, es un clásico en las cocinas de las casas rurales. Tiene muchas ventajas: es durísimo, precioso, lo hay en gran cantidad de tonos y variedades… Pero por otra parte, hay que tener en cuenta que, al tratarse de piedra natural, es muy poroso, por lo que absorbe las grasas, creando manchas difíciles de eliminar. Los ácidos, como el limón, atacan al pulido y los dejan mate. Hay productos especiales que restauran la superficie, pero también puede volverse a pulir. Y una de sus mayores desventajas es que resulta bastante caro…

Granito: las encimeras de granito son un clásico en las cocinas de ayer y hoy. Más barato que el mármol, y también más manejable, hay muchos colores y variedades de veta. También es muy duro y resistente, pero para limpiarlo nunca se deben utilizar productos con formulación química.

Madera: las encimeras de madera suelen estar hechas a base de tablas alistonadas (listoncillos de madera encolados entre sí, formando una superficie continua). El haya es una de las variedades más comunes, aunque también se pueden hacer encimeras con especies tropicales (iroko, teca…), muy resistentes a la humedad. Las encimeras de madera se limpian bien, pero no aguantan bien los golpes ni los rayones. Y es importante tratarlas con aceites especiales de manera periódica.

Cuarzo con resinas: estas encimeras son el descubrimiento de los últimos años: preciosas, con gran variedad de colores, resistentes, garantizadas contra las bacterias y los gérmenes… Su mayor inconveniente es que aún resultan muy caras. Las marcas más conocidas son Corian y Silestone.

Acero inoxidable: la última moda en encimeras; recuerdan a las cocinas industriales de los grandes restaurantes. El acero es resistente e higiénico, pero hay que tener cuidado con los productos ácidos, que matan su brillo. Tampoco puede fregarse con estropajos de metal, porque se puede rayar. Y si te gusta el acero pero no te atreves a usarlo para la encimera, puedes forrar la pared sobre ésta con paneles (los encontrarás, por ejemplo, en Ikea; baratos y fáciles de colocar).


La gama de encimeras para cocina es muy amplia, pudiendo encontrar en el mercado un material para cada vivienda, gusto y presupuesto. A los clásicos aglomerados melaminados, materiales pétreos, resinas con cuarzo, acrílicos y maderas macizas se les ha unido un nuevo material. Su nombre es Compactop, y lo fabrica y distribuye la firma Formica. Las encimeras Compactop están compuestas por múltiples hojas de papel encoladas entre sí con resinas fenólicas termoendurecibles, es decir, que fraguan por la acción del calor. La parte superior de la encimera consiste en un papel pintado encapsulado en resina de melamina y protegido del exterior por una hija de celulosa transparente. El grosor total de los tableros es de 12 mm y las medidas estándar, de 3.600 x 630 mm. Estas encimeras, además de ser totalmente ecológicas y reciclables, son perfectas para la manipulación de alimentos al resultar completamente intertes a la acción de los microorganismos.

En principio se pueden comprar con la instalación incluida, pero los amantes del bricolaje que se precien pueden instalarlas ellos mismos. Para hacerlo no se necesita más que una sierra de calar provista de una hoja de dientes finos, una fresadora con fresas para ranurar y biselar, y silicona fungicida especial para cocinas y baños. Lo primero que hay que hacer, por supuesto, es tomar las medidas perfectamente para encargar los tableros. Éstos se cortan a la medida con la sierra de calar; es importante hacerlo con la cara vista hacia abajo para evitar que se astille o se estropee. También hay que serrar los huecos para la placa y el fregadero, empleando las plantillas que acompañan a estos electrodomésticos, o bien tomando las medidas.

Los tableros se unen entre sí fresando una ranura en los cantos e introduciendo una galleta o listón como unión, acompañado de un cordón de silicona o bien un adhesivo profesional resistente a la humedad. Es recomendable biselar ligeramente los cantos vistos para que no queden muy cortantes. Lo último que hay que hacer es rellenar los huecos y encuentros con las paredes, copetes o perfiles con silicona fungicida del color adecuado. Las encimeras Compactop son flexibles y resistentes, por lo que se adaptan perfectamente a los posibles desniveles de los muebles de cocina sobre los que se vayan a colocar. Se puede obtener más información sobre la amplia gama de colores y modelos existentes en su página web: www.compactop.com, así como una serie de pautas para su instalación.