Tags Posts tagged with "empresas"

empresas

Su nombre es Construdata21, y su proyecto, algo realmente ambicioso: intentar facilitar toda la informacion posible a empresas constructoras (y profesionales) acerca de todas las obras y concursos públicos que actualmente están disponibles. Puede parecer algo ya inventado, pero si tenemos en cuenta que la información no es sólo en España sino en todo el mundo, la cosa cambia considerablemente… La web se actualiza a diario para que la información no se quede obsoleta, llegando a constituir una herramienta increíblemente útil.

«Nuestro objetivo es poner a su disposición datos de las principales obras de construcción de toda Península Ibérica, públicas y privadas, y de los Grandes Proyectos Internacionales, tanto en proyecto como en ejecución, además de concursos públicos de todos los presupuestos». Son palabras que aparecen en la web y que definen a la perfección en qué consiste su proyecto. El hecho de que las fuentes de las que obtienen la información sean siempre de carácter público aporta fiabilidad y garantías a Construdata21.

Desde luego, en los Boletines Oficiales se puede encontrar toda la información y también en los colegios de profesionales. Pero, ¿y acerca de las empresas privadas? Construdata21 pretende ser un medio fiable y fácil de utilizar para conseguir información también de sus obras. Si tenemos en cuenta que la salida de la crisis de la construccion pasa entre otras cosas por la internacionalización de los servicios (es decir; las empresas deberán intentar abrirse al extranjero), herramientas como Construdata21 son sin duda una ayuda inestimable.

Mientras tanto, en TuManitas también os ayudamos a través de la red de redes. ¡No olvidéis que tenemos miles de profesionales y de ofertas de trabajo a vuestra disposición!

Más información: Construdata21.

Fuente: Urbanoticias.

0


Leo atentamente un artículo que en TuManitas nos interesa de forma especial, ya que trata sobre las medianas constructoras; es decir, los negocios de construcción que no son grandes multinacionales ni firmas de importancia internacional. Una vez más, no se trata de buenas noticias; parece ser que estas empresas reducirán su actividad en un 5% durante el año 2011. Esto, de todas formas, también tiene su parte positiva, ya que el año pasado la caída de la actividad supuso un 11%, así que la reducción de ingresos por parte de las medianas constructoras se verá reducida en más de la mitad.

Aún así, el texto del artículo tiene todavía mucho jugo; y es que según un informe de la firma de análisis sectorial DBK, este tipo de empresas presenta un grado muy bajo de diversificación y una presencia internacional muy limitado. En cristiano, esto quiere decir: A) que las medianas constructoras reducen su campo de actuación a la construcción, sin sacar otro partido a sus recursos económicos y personales; y B), que no hay vocación de exportar la actividad al extranjero. Vamos, lo de toda la vida: en casa, como en ningún sitio.

Craso error. Las PYMES constructuras deben empezar a hacer los deberes: formar a sus profesionales para que sean capaces de realizar múltiples tareas relacionadas con la construcción y con mucha más proyección de futuro (rehabilitación y reformas, construcción sostenible…), y comenzar a investigar en el mercado europeo, invirtiendo dinero y horas de trabajo si hace falta. De la crisis sólo se sale entre todos, y no podemos estar esperando que nos vengan a rescatar los héroes del cuento. Quienes se han dado cuenta de ésto son los que ahora están emergiendo con fuerzas renovadas; ¿a qué esperamos para imitarles?

Fuente: Urbanoticias.

Imagen: CMIC.

Una reforma en la vivienda no deja se suponer un engorro y una situación muy incómoda para los que la habitan, aunque siempre sea para mejor. Para evitar que algo tan positivo se convierta en una pesadilla, es importante establecer una buena planificación de las obras, el tiempo y el presupuesto, y así no tener que sufrir con los retrasos o demás problemas añadidos. Lo primero en lo que nos debemos detener es en decidir si vamos a llevar nosotros mismos la planificación de los trabajos, o si nos conviene delegar la tarea el una empresa profesional; esto suele depender de la envergadura de la obra, pero a veces merece la pena destinar un porcentaje del presupuesto a este fin para evitarnos quebraderos de cabeza y estar seguros de que todo va a estar perfectamente controlado.

El éxito a la hora de llevar a cabo una reforma depende de tres factores fundamentales: el cliente que contrata el trabajo, la empresa que lo vaya a coordinar y los materiales que se van a necesitar para llevarlo a cabo. Con respecto al cliente o particular en cuya propiedad se van a efectuar las tareas de reforma o rehabilitación, tendrá que considerar con antelación si va a ser necesario abandonar la vivienda; en ocasiones, es mejor posponer los trabajos para poder organizarse, ya que nadie puede irse de su casa de un día para otro. No es conveniente aprovechar los viajes ni los traslados por vacaciones para hacer reformas, ya que siempre es aconsejable estar cerca para atender cualquier problema que pueda surgir. Otro aspecto a considerar es la financiación del presupuesto: si se va a solicitar un préstamo para pagar a los profesionales, debe haber sido concedido al particular antes de empezar las obras para poder hacer frente a los pagos sucesivos que probablemente conlleve el trabajo.

En cuanto a la empresa encargada de organizar y coordinar a los gremios, es conveniente pedirle que nos de un plazo de comienzo y finalización de las obras, que, aunque puede ser flexible, no debe extenderse demasiado en el tiempo. Es muy importante estar al tanto de los trabajos continuamente, acudiendo a ver los progresos de la obra y manteniendo reuniones periódicas con los responsables de la empresa para controlar la evolución de éstos.

Por último, el apartado de los materiales. Este capítulo es importantísimo; todo lo necesario debe estar listo antes de empezar los trabajos si queremos rentabilizar el tiempo y el presupuesto. También hay que asegurarse de que los establecimientos donde compremos dispongan de stock suficiente, por si se da el caso de que haya que adquirir más cantidad a lo largo de la obra. Nunca estará de más informarnos nosotros mismos sobre los distintos precios y ofertas de material que hay en los polígonos y establecimientos especializados; a veces resulta sorprendente comprobar las diferencias de precios que ofertan las empresas, y nos podemos ahorrar una buena cantidad si dedicamos un tiempo a buscar, preguntar y comparar. Y para localizar a los profesionales más eficaces, no hay que olvidarse de lo que nos proporciona Internet: los servicios de páginas como TuManitas.com son una auténtica ayuda, tanto para particulares como para los profesionales.