Tags Posts tagged with "cubiertas"

cubiertas

0

tipos de bovedas

En nuestro blog ya hemos dedicado algunos de los posts y los artículos a presentarte los diversos tipos de arcos que existen. Como te comentábamos en estos artículos existen decenas de variedades de arcos y como resulta lógico esto repercute en que también exista una gran variedad de bóvedas. A continuación analizamos algunas de las más habituales.

  • Falsa bóveda: al igual que ocurría con los falsos arcos técnicamente no nos encontramos ante un bóveda real. De hecho se trata de una construcción adintelada que pretende imitar a un a bóveda. Esto se consigue gracias a la técnica denominada aproximación de hiladas. Dado que no se trata de una construcción abovedada, sino adintelada, no se produce una desviación de los empujes si no que estos caen verticalmente sobre los elementos sustentantes.
  • Bóveda encamonada: no se trata de un tipo especial de bóveda en cuanto a su construcción sino en cuanto a los materiales con los que se construye. De hecho ni siquiera nos encontramos ante una bóveda real ya que se trata de una falsa bóveda elaborada con diversos materiales ligeros como madera o caña.
  • Bóveda de cañón: es la que se genera gracias a los arcos de medio punto. De esta forma nos encontramos con una bóveda de forma semicilíndrica. Fue muy utilizada durante algunas épocas históricas y, sin duda alguna, llegó a definir la arquitectura de algunos estilos artísticos como el románico o el prerrománico.
  • Bóveda de arista: se trata de otra de las bóvedas más comunes en los últimos dos estilos que acabamos de mencionarte. Esto sucede de esta forma ya que la bóveda de arista es, en esencia, la intersección de dos bóvedas de cañón de manera perpendicular.
  • Bóveda de crucería: se trata de un tipo de bóveda muy peculiar que triunfó en época gótica en toda Europa. A diferencia de lo que ocurría en las bóvedas anteriores en las que solo se presentaba un único tipo de arco en las bóvedas de crucería encontramos una multiplicidad de arcos estructurales de diverso tipo. Dentro de las bóvedas de crucería encontramos diversos tipos y estilos que se adaptaron a las diversas escuelas estilísticas.

0

tejado tegola

La palabra “tegola” es un nombre comercial que se ha terminado por aplicar al material de forma general. Un poco como lo que ha sucedido con términos como “pladur”. Bajo esta denominación se engloban las tejas asfálticas (su auténtico nombre), placas de material asfáltico o bituminoso con un acabado exterior realizado a base de gránulos minerales aglutinados con resinas. Estas placas son un material muy habitual para revestir cubiertas de casetas, pérgolas, etc.,  ya que son resistentes y económicas.

0

Aunque en el blog de TuManitas hemos hablado varias veces sobre los paneles sándwich, muchas veces me llegan consultas de lectores, internautas y conocidos preguntándome qué es mejor, más rentable, más ecológico…: levantar cubiertas con paneles sándwich o con sistemas convencionales. Ambos sistemas tienen sus pros y sus contras, y por supuesto antes de nada debemos contemplar las variables de cada reforma o construcción. Aspectos como el presupuesto, la prisa que se tenga para terminar las obras, la accesibilidad a determinados materiales o los sistemas constructivos predominantes entre los profesionales de cada región son determinantes a la hora de escoger uno u otro sistema.

En lo que respecta a rapidez, los paneles sándwich llevan ventaja con respecto a la construcción tradicional de cubiertas. Recordemos que estos paneles son piezas con un interior aislante y dos capas externas: una de tablero hidrófugo que da hacia el exterior de la cubierta, y otra con distintos acabados (madera machihembrada, yeso laminado, tableros aglomerados…) hacia en interior. En lugar de colocar sobre las vigas y los cabios el tablero, el aislante, el otro tablero y el revestimiento (hay paneles sándwich que incluso llevan un panel exterior de chapa imitando teja o pizarra, como el de la imagen), todo se coloca de una sola vez. Se ahorra tiempo y mano de obra.
Por otra parte, construir una cubierta con el sistema tradicional sale más económico, porque los materiales son mucho más baratos. Hay más acabados para escoger y muchas opciones que pueden seguir abaratando costes: elegir entre distintos aislantes, variar el grosor o las calidades de los materiales… Eso sí, se tarda mucho más en construir este tipo de estructuras, ya que se necesita tiempo para colocar primero la tarima de tableros hidrófugos, después el aislante, el tablero exterior y por último los rastreles y/o las placas bajo teja para el revestimiento final. Y además, sin contar que después habrá que forrar el interior con yeso laminado o madera machihembrada, algo que los paneles sándwich ya llevan incluido.

Imagen apertura: AnuncioNeon.com.

En este post os voy a hablar de un estudio que me ha parecido interesantísimo. Ya sabéis que nosotros apostamos (lo hemos hecho desde el principio) por la rehabilitación de las viviendas existentes frente a la construcción de otras nuevas, por diversas razones: para aprovechar edificios ya levantados, para reactivar un sector que se ha visto golpeado fuertemente por la crisis, y como medida para aumentar la sostenibilidad de las viviendas construidas. Pues bien: un estudio llevado a cabo por el IMAT – Centre Tecnologic de la Construcció – ha demostrado que es posible aumentar el ahorro energético de las viviendas ya construidas en un 47%, y disminuir las emisiones de CO2, simplemente reforzando su aislamiento.

La vivienda sostenible no es sólo aquélla que tiene paneles solares térmicos o fotovoltaicos; es también (y sobre todo) la que está construida de manera inteligente, para que gracias a sus materiales, su orientación y su estructura, proporcione un fuerte ahorro de energía que repercuta en la economía de sus habitantes y en beneficio del medio ambiente. Para llevar a cabo el estudio, el IMAT ha monitorizado antes y después un proyecto llevado a cabo por el Ayuntamiento de Planoles, Adigsa (empresa pública perteneciente al Departament de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat de Catalunya) y la firma Rockwool. En concreto, estas entidades han promovido el proyecto de reforma de la antigua Casa de la Guardia Civil, para convertirla en nueve viviendas con total sostenibilidad y eficiencia energética. Los resultados no pueden ser más interesantes: se ha reducido el consumo energético de las viviendas en un 47%.

“Con este proyecto y la implantación de medidas pasivas de rehabilitación (como el aumento de los niveles de aislamiento en fachada y cubierta) hemos reducido la demanda energética para calefacción en un 47% , que se traducirá en la disminución del gasto eléctrico. En cuanto a las emisiones de CO2, se ahorrarán más de 7 toneladas anuales. Además, cabe destacar la mejora del confort, que ha sido constatada por los usuarios de las viviendas”. Son palabras de Jordi Bolea, de Rockwool.

Visto lo visto, no nos queda más remedio que rendirnos a la evidencia: rehabilitar es bueno para todos, y si se hace de forma inteligente y eficiente, mucho mejor. Actualmente, los gobiernos de las Comunidades Autónomas facilitan subvenciones para la mejora de la sostenibilidad de los edificios, aunque bien es cierto que estas ayudas suelen tardar mucho en concederse, y la verdad es que siempre tardan aún más en recibirse. Esperemos que la concienciación por el ahorro energético y por el bien del medio ambiente termine por entrar en la cabeza de todos, y que en no demasiados años todas las viviendas sean como las de Planoles. ¡Enhorabuena!

Las nuevas normativas del CTE (Código Técnico de Edificación) imponen como prioritario el cumplimiento de determinados criterios de protección frente a la humedad, y de limitación del consumo energético. En este sentido, las actuaciones en las cubiertas de los edificios en rehabilitación es fundamental, ya que son el principal elemento de protección frente a la humedad; además, el aislamiento correcto de estas partes de la casa reduce de manera considerable el gasto energético de los edificios. Los materiales, por lo tanto, deben ser ligeros, fáciles y rápidos de instalar, adaptables, de buena calidad y con una estética acorde con las necesidades de los consumidores. La firma Onduline mantiene una investigación constante para conseguir estos objetivos, y propone su sistema de cubiertas a base de paneles sándwich Ondutherm, combinados con las placas Onduline Bajo Teja. El sistea en sí proporciona una cubierta provista de un perfecto acabado interior, con un aislamiento a toda prueba, totalmente impermeabilizada y ventilada; su facilidad de instalación ahorra costes y tiempo al profesional, y complicaciones al particular. El empleo de estos materiales asegura la mayor garantía para un sistema de cubiertas de los disponibles en nuestro país: 33 años de garantía de impermeabilidad para las placas BT, y 20 años para el panel sándwich Ondutherm.

onduline
Sistema de cubiertas Onduline

Otra interesante novedad en lo que respecta a revestimientos de interior es el nuevo material cerámico Inax Ecocarat, una colección japonesa de revestimientos de paredes y techos distribuida por ArtQuitect para España y Portugal. Se trata de un material muy novedoso de procedencia natural que posee una gran cantidad de microporos, lo que le permite regular la humedad ambiente de manera que se reducen los olores y se elimina cualquier sustancia nociva del aire en las viviendas. A través de dichos microporos, se libera humedad si el ambiente es demasiado seco, o se absorbe cuando su presencia es excesiva; esto implica una drástica reducción de los mohos o ácaros presentes en el ambiente, así como de la condensación que se produce en las ventanas. Los alérgicos lo agradecerán, así como cualquier usuario que quiera disfrutar de una mejor calidad del aire de su entorno.

Interiores más sanos con Inax Ecocarat
Interiores más sanos con Inax Ecocarat

Tejas

Los materiales para revestir una cubierta son muy variados, y podemos escoger unos un otros en función de nuestros gustos, el tipo de cubierta que queramos instalar y nuestros gustos estéticos. Las tejas cerámicas son una de las opciones más clásicas; se obtienen por un proceso de cocción de la arcilla en seco llamado molturación. El material debe estar limpio de impurezas y partículas de cal para evitar que se produzcan desconchados por la expansión de la teja, sujeta a heladas o cambios de temperatura. Las hay de tres tipos: curvas (las tejas árabes clásicas) y prensadas: mixtas (con una parte plana que se encaja bajo la teja anterior) y planas. También existen otras tejas fabricadas a base de hormigón comprimido y coloreado en masa, conr lo que se elimina el proceso de cocción y se abaratan considerablemente los costes en relación con las de cerámica.

Resisten muy bien las heladas, por lo que son muy prácticas para climas extremos y recomendadas para trabajos de rehabilitación. Por otra parte, la pizarra es un material clásico y muy tradicional de varias zonas de nuestro país. Las cubiertas de pizarra están formadas por lajas o planchas de diferentes formatos procedentes de bloques dicha piedra, una roca natural sedimentaria de naturaleza esquistosa que se caracteriza por ser exfoliable (o sea, que se desprende en forma de lajas o láminas). Son perfectas para cubiertas a dos o más aguas en climas fríos y/o lluviosos, ya que la pizarra es un material muy impermeable y resistente a las heladas. Otro material muy empleado es la tela asfáltica. La hay de tres tipos: negra (compuesta de material antiadherente, oxiasfalto y fieltro de fibra de vidrio), de aluminio (igual pero con una capa de aluminio gofrado) y de pizarra, también llamada Tegola (revestida con una capa de autoprotección mineral en forma de pequeños gránulos). La tela asfáltica negra se coloca por soldadura mediante lanza sobre cubiertas planas (azoteas), para impermeabilizar la superficie. Luego se suele revestir con gravilla u otros materiales. La tela de aluminio es adecuada para superficies que se vayan a pintar, y la de pizarra para cubiertas en las que se pretenda obtener un acabado más estético.

 
Otra solución novedosa y práctica para los amantes del bricolaje es un nuevo material que ha aparecido en el  mercado, comercializado por la firma Onduline bajo el nombre de Onduvilla. Se trata de planchas de teja ondulada de 106 x 40 cm, compuestas por una mezcla de fibras naturales, bituminadas, resinadas y coloreadas en diversos tonos. Son fáciles de instalar y se pueden poner sobre bases de tablas, sin necesidad de disponer de una superficie continua. Se colocan con clavos plásticos especiales. Y por último, no podemos olvidarnos de un material tan empleado como el fibrocemento, que consiste en planchas onduladas realizadas a base de cemento mezclado con fibras de vidrio. A esta mezcla se le añaden distintos colorantes para obtener tonos similares a los de las tejas. Actualmente, está prohibido que estas planchas tengan amianto (también llamado asbestos) en su composición.

El aislamiento en paredes de doble tabique es fundamental para obtener una buena climatización en las viviendas, de manera que se pueda ahorrar al máximo en consumo de calefacción y aire acondicionado (con lo que también se logra reducir las emisiones de CO2). La construcción de viviendas sostenibles va principalmente encaminada hacia ese campo, aparte de contemplar también el empleo de energías renovables. Los productos más empleados son los realizados a base de fibras minerales y vítreas (lana de roca y lana de vidrio), con forma de mantas que se recortan a la medida de los huecos y se insertan en el hueco o cámara de aire que se localiza entre ambos tabiques. La firma BASF, puntera en la investigación y desarrollo de muchos materiales aislantes, ha desarrollado un nuevo producto llamado Neopor que supera con mucho las prestaciones de los materiales conocidos. Se trata de unas partículas de espuma en forma de perlas, y acaba de recibir la certificación para su uso en rehabilitación de obras que cuenten con paredes de doble muro con aislamiento de núcleo. Las perlas son en realidad unos gránulos de poliestireno expansibles (EPS), cuya capacidad de aislamiento térmico es considerablemente superior al del poliestireno estándar. Este material también cuenta con muchas ventajas frente a las mantas de lana de roca o vidrio: es mucho más hidrófugo, muy ligero, se distribuye de manera totalmente uniforme en el interior de los huecos y deja que se mantenga la capa de aire localizada entre los tabiques (de manera que pueda ser rellenada a posteriori). Las perlas se insuflan a través de un tubo con aire comprimido, y con ellas se puede aislar toda una vivienda unifamiliar en un solo día. Neopor es la nueva versión de otro material de BASF llamado Styropor; también contiene grafito, un elemento que logra aumentar las propiedades aislantes del producto en un 20%. Este novedoso aislante es adecuado para ser insuflado en tabiques exteriores, cubiertas y suelos de cualquier vivienda o inmueble.