Tags Posts tagged with "consejos bricolaje"

consejos bricolaje

Todo el mundo sabe cambiar una bombilla, no tiene ninguna ciencia hacerlo. Sin embargo, parece que la cosa se complica cuando de lo que hablamos es de un halógeno. La situación parece cambiar y pocos son los jóvenes que se atreven a meterles mano. Nada más lejos de la realidad, realmente es un mecanismo muy sencillo, que no necesita apenas conocimientos. Con un par de consejos, todo el mundo es capaz de hacerlo.halógeno

Lo primero que tienes que hacer es cortar la luz, siempre que realices tareas en la que la electricidad esté de por medio, debes hacerlo. Es un descuido que no puede pasar por alto. Para ello, simplemente debes dirigirte al cuadro de luces de tu casa y bajar los fusibles principales.

Ahora que ya has tomado las medidas de seguridad necesarias, vamos allá. Súbete a una escalerilla y observa el halógeno. Verás que tiene como dos pestañitas, lo que en realidad es, un aro metálico. Éste sirve para mantener fijo el halógeno y evitar que se caiga. Tienes que quitar este aro, para ello sólo debes hacer una ligera presión. Coge con los dedos ambos extremos y apriétalos para hacer el aro más pequeño, así podrás sacarlo. Una vez lo tengas, es el momento de sacar el halógeno. Para ello, presiona un poco hacia arriba y luego deslízalo poco a poco abajo. Quedará colgado por unos claves, fija tu vista en el enganche que los une al aparato. Puede ser que tengas que desenroscarlo o simplemente tirar de él, variará dependiendo del modelo.

Ya tienes completada la primera parte. Ahora, solamente tendrás que dirigirte a una ferretería para comprar el mismo halógeno. Una vez lo tengas, debes realizar la misma tarea que antes pero a la inversa. Lo que más problemas te dará será colocar la clavija final. No te preocupes, coloca primero el halógeno y luego vete introduciendo el aro con cuidado. Sólo hay que hacerlo más pequeño para que se fije bien.

Ahora ya sabes lo fácil que es. Además, ya tienes un problema menos que resolver en tu casa.

Una nueva entrega de nuestros Arreglos Fáciles de Bricolaje viene a despedir la semana laboral, de cara al fin de semana y para todos aquéllos (que los hay, ¿eh?) a quienes en su tiempo libre les gusta dedicar un rato al bricolaje y las reformas caseras. Una vez más, vamos a contemplar trucos y consejos sencillos que, si bien nunca nos van a igualar con los profesionales en cuanto a rapidez, habilidad y resultados, nos ayudarán a solucionar problemas menores dentro de nuestra vivienda.

Clavar clavos y puntas
¿Alguna vez habéis intentado clavar una punta o un clavo, y ante vuestra desesperación, éstos se doblan una y otra vez sin conseguir traspasar el material? Es algo que nos ha ocurrido a todos los aficionados al bricolaje y la carpintería. Los motivos suelen ser varios: los clavos son de calidad baja o material demasiado blando, no los golpeamos bien con el martillo, el material a traspasar es demasiado duro… Hay algunos consejos prácticos que nos ayudarán. En primer lugar, sabed que existen puntas y clavos galvanizados especialmente resistentes, que no se doblan; son de color cobre oscuro (algo así como marrón rojizo), un poquito más caros que los habituales (aunque son bastante baratos) y resultan muy eficaces. Además, cuando cojáis el martillo, procurad asirlo lo más abajo del mango posible para dar más fuerza y seguridad a los golpes. Un truco más: si la madera se abre por la veta cuando claváis, dad la vuelta al clavo o punta sobre el sitio a clavar, golpead ligeramente la punta de éstos con el martillo de manera que la cabeza entre un poquito en la madera, y volvedlo a intentar.

Tipos de conductores eléctricos para la casa
Conocer el material eléctrico de nuestras viviendas es muy importante a la hora de hacer arreglos básicos. Los conductores que parten del cuadro de distribución a las cajas de las estancias tienen alma de cobre maciza y revestimiento de PVC; los que van de las cajas a los puntos de luz tienen el alma de filamentos de cobre trenzados. Los conductores se suelen clasificar por su diámetro. Los de menos de 1 mm apenas se usan y son para aparatos de muy baja potencia; de 1 a 1,5 mm, para instalaciones de iluminación; de 2,5 mm, los más empleados en los circuitos domésticos, para puntos de luz y tomas de enchufe; de 4 mm, para electrodomésticos grandes y enchufes de fuerza.

Imagen / Rennett Stowe.

Qué mejor para el domingo que relajarnos y disfrutar de una nueva entrega de nuestros Arreglos fáciles de bricolaje, una sección que cada día tiene más adeptos entre los particulares y profesionales de TuManitas. Trucos, consejos y técnicas al alcance de todos los que tengáis la disposición y las ganas de solucionar pequeños problemas o realizar sencillos trabajos en el hogar, siempre, eso sí, dejando los trabajos «serios» a los profesionales más competentes (que, por supuesto, están todos en ¡TuManitas!) Hoy vamos a solucionar un problema muy habitual: pegar objetos de cristal y metacrilato; y también veremos por qué a veces, el aire acondicionado no refresca bien… Todo un problema en estas fechas en las que el calor aprieta, y mucho.

Cómo pegar cristal y metacrilato: dando por hecho que la rotura de un cristal es algo irreparable, a veces es posible recuperar objetos cuyas piezas se han desprendido o quebrado, con productos específicos. En los centros de bricolaje existen adhesivos especiales para pegar vidrio y cristal, que quedan totalmente invisibles; como curiosidad, sabed que los más eficaces son los que se activan al ponerlos a secar a la luz del sol. En ocasiones, se pierden pequeñas piezas y hay que rellenar los huecos; es el momento de utilizar adhesivos de tipo epoxi, que realizan uniones tan fuertes como una soldadura en frío, y cuya densidad los hace aptos para rellenar holguras. En este caso, el arreglo quedará visible porque estos productos no son transparentes. Para pegar metacrilato, lo mejor es utilizar también productos epoxi, ya que el cianocrilato (los adhesivos como Super Glue de Loctite y similares) estropea la superficie de este material si lo mancha; queda rugoso y mate. Siempre hay que tener mucho cuidado a la hora de utilizar productos químicos en contacto con este material, porque es muy delicado.

¿El aire acondicionado no refresca lo bastante?
Probablemente sea un problema de frigorías. La capacidad de refrigeración de los equipos se calcula en BTU/hora; para que os hagáis una idea, una estancia de 40 m2 puede climatizarse con un equipo de 5.000 BTU/Hora. Eso sí, siempre hay que tener en cuenta la orientación de la estancia, la cantidad de puertas y ventanas, el aislamiento… Es muy importante que el instalador del equipo acuda previamente a la vivienda para calcular cuál debe ser el rendimiento del aparato que se colocará, y así os curaréis en salud.

Imagen / Duke Lenoir.

El papel pintado está experimentando un renacer en este comienzo del siglo XXI. Aunque parecía algo típico de décadas anteriores, como los años 60 o 70 del siglo XX (cuando experimentó su momento de gloria), los interioristas se han empeñado ya desde hace unos años en poner de moda otra vez este revestimiento, y lo están logrando a base de nuevos diseños y combinaciones de tonos, así como productos más duraderos y fáciles de manipular.

Si tenéis que empapelar grandes superficies y retirar antes viejos papeles, lo mejor es acudir a los profesionales,
que realizarán el trabajo de manera rápida y con acabados perfectos; no olvidéis echar un vistazo a nuestros «manitas». Pero si queréis animaros a empapelar alguna pared o simplemente os interesa conocer el mejor modo de hacerlo, voy a daros unos consejos prácticos.

Una pared debe estar perfectamente limpia y lisa, sin agujeros ni grietas, para recibir bien el papel pintado. El empapelado viejo puede eliminarse despegándolo con una máquina especial de vapor, pero también mojándolo con agua caliente mezclada con un poco de vinagre. Después tendréis que rellenar todos los agujeros, desconchones y grietas con una masilla tapagrietas especial. Si el día antes de empapelar aplicáis una mano de fijador de látex o incluso de engrudo de encolar, la pared reducirá su porosidad y el papel se pegará mejor. Además, también será más fácil arrancarlo cuando lo queráis cambiar.

Para estirar el papel, lo mejor es hacer una mesa provisional con dos caballetes y un tablero grande. Los trozos más largos pueden doblarse sobre sí mismos una vez encolados, con la cara encolada siempre en contacto consigo misma. El adhesivo se aplica desde el centro hacia un extremo, y luego hacia el otro, cubriendo perfectamente toda la superficie. Después, pegad la tira encolada sobre sí misma y dejad que el papel se empape perefectamente durante unos diez o quince minutos, antes de empezar a pegar las tiras en la pared.

Imagen: Decoesfera.

Una entrega más de nuestros arreglos y trucos fáciles de bricolaje: en este caso, vamos a ver cuatro consejos e instrucciones muy practicos para hacer uniones en madera de varios tipos. En cola de milano (las de la fotografía), con tornillos avellanados, con lengüetas… Las opción son muchas, y menos complicadas de lo que puedan parecer.

Colas de milano: seguras y decorativas

Son el ensamblaje por excelencia, por ejemplo, en los frontales de los cajones. Aportan una fuerza extraordinaria y, cuando están bien hechos, quedan muy bien a la vista. Las hay de dos tipos: vistas y ocultas. Las vistas se hacen serrando totalmente las formas trapezoidales (como las colas de los milanos) que se encajan entre sí; para hacer una unión de cola de milano oculta, hay que vaciar la madera de manera que la parte que queda a la vista no muestre las testas de las colas de milano de las tablas. Estas uniones se hacen con el serrote de costilla y un formón de buena calidad, bien afilado.

Paneles con ranura y lengüeta
Los frisos que se ponen para forrar los zócalos de las paredes vienen siempre preparados con los laterales con un sistema machihembrado. Lo mismo ocurre con la mayor parte de los suelos de tarima o laminados. Las tablas tienen un lateral ranurado en toda su longitud, y el otro con una lengüeta que se encaja en la tabla vecina. Para unirlos, se aplica un poco de cola blanca y luego se encajan las partes, golpeando el lateral con lengüeta con un taco de plástico mártir, que lleva una ranura para encajar la lengüeta y así no golpearla con el mazo (son frágiles y fáciles de romper).

Uniones en esquina con listoncillos de madera
Una unión atractiva, limpia y fácil de hacer. Para ensamblar dos tablas en ángulo recto de esta manera, primero pégalas a tope con cola blanca y déjalas secar con sargentos. Después, practica tres cortes con el serrote de costilla en la esquina, por el exterior, que atraviesen ambas tablas. Introduce unos listoncillos de contrachapado con cola blanca, forzándolos a entrar con un mazo de goma o teflón. Deja secar la cola y sierra las partes salientes. Termina la unión lijando suavemente la zona para dejar los listones enrasados con la madera.

Ensamblar piezas con tornillos avellanados
Con estos cuatro pasos, las uniones que hagas con tornillos no sólo quedarán mucho mejor, sino que además serán más fuertes. Primero, haz un agujero de diámetro menor que el del tornillo con una broca de madera. En segundo lugar, introduce en el agujero otra broca del diámetro adecuado, taladrando con cuidado el mismo agujero para agrandarlo. Después, coloca en el taladro una broca avellanadora y modifica la parte superior del agujero para darle una forma parecida a la de un embudo. Ya puedes introducir el tornillo; será mucho más fácil y su cabeza quedará enrasada con la superficie.

Imagen: Casasdemaderarecio.com