Tags Posts tagged with "cocinas"

cocinas

0

cocinas abiertas

Las cocinas abiertas son una realidad en nuestro país desde hace tiempo. Si bien aún existe el debate nacional sobre si es mejor una cocina tradicional cerrada o una cocina abierta o americana. Por supuesto esto depende del gusto personal de cada cuál y de lo que quiere conseguir en su vivienda. A lo largo de este artículo te damos algunas ideas de decoración a la hora de decorar casas con cocinas abiertas al salón o al comedor.

Una buena campana extractora

Una de las cuestiones más importantes en la que tendrás que gastar más dinero es en el tema de la ventilación. Dado que tu cocina estará abierta hacia el salón o hacia el comedor lo más habitual es que no desees que el olor de la comida se expanda a toda la cosa. Para ello conviene que tengas una potente campana extractora. Por supuesto durante el verano y la primavera, cuando hace buen tiempo, puedes abrir las ventanas para permitir que el olor de cocinar salga. Pero durante el invierno y el otoño seguramente no querrás que entre el frío del exterior por lo que contar con una buena campana extractora será fundamental.

Espacio de transición

Aunque conceptualmente la cocina es un espacio diferente al del salón en la realidad de tu hogar te encontrarás con que cocina y salón son un único espacio. Debes tratar de diferencias ambos usos a través de al decoración y la mejor forma de hacerlo es creando un buen espacio de transición. Una de las mejores formas de conseguir esto es hacerlo a través de una isla o una barra en la que puedas cocinar y servir los alimentos. También puedes incorporar un par de taburetes para tomar el desayuno o algún tentempié en ella.

Unidad decorativa

Pero aunque trates de distinguir ambos espacios debes ser muy consciente de que estos forman parte de, tan solo, uno. Por tanto aunque cada decoración sea distinta debes tratar de que encajen en una sola. De esta forma debes tratar de diseñar dos decoraciones distintas que se complementen la una a la otra. Esto puedes hacerlo utilizando los mismo motivos o patrones decorativos.

La cocina del futuro en tus manos: así promocionan desde Jacob Delafon sus últimos diseños en grifería para cocinas. Esta firma es puntera en mostrarnos lo último en diseño de grifos para cocinas y baños, ofreciendo dentro de su catálogo los últimos modelos disponibles para los hogares. El grifo Karbon ha sido su última incorporación, y no me resisto a hablaros de él; os remito la nota de prensa de la firma para que conozcáis sus características y sus prestaciones. Una innovación revolucionaria para los amantes de diseños contemporáneos rompedores.

La firma KOHLER – Jacob Delafon continúa con su firme apuesta en griferías, lanzando KARBON®, un grifo de cocina totalmente revolucionario que, por su diseño y prestaciones, no deja indiferente a nadie y que es, indudablemente, el punto de partida de una nueva era en la cocina.

KARBON® está fabricado en latón y fibra de carbono, con lo que le confiere mayor robustez y ligereza. Se trata de un revolucionario grifo de cocina cuyo caño puede adoptar múltiples posiciones, para aquellos que buscan diseños contemporáneos únicos y/o productos rompedores. KARBON® ofrece movilidad absoluta haciendo que el agua caiga allí donde se desee. Dispone de cinco juntas pivotantes que, instintivamente, responden al tacto y dirigen el chorro con una precisión absoluta, haciendo que el usuario sienta que tiene el agua bajo su control.

¿Quieres conocer las innovaciones de KOHLER – Jacob Delafon? Pues no esperes más y accede a su web.

Encimera de Corian by DuPont (resinas acrilicas más polvo de cuarzo)
Encimera de Corian by DuPont (resinas acrilicas más polvo de cuarzo)

Continuamos hoy con el artículo cuya primera parte publiqué ayer, acerca de los materiales para muebles y encimeras de cocina: los tipos, ventajas, inconvenientes y características. Si ayer hablábamos de los muebles, hoy les toca el turno a las encimeras, una parte fundamental de la cocina que recibe casi todo el trabajo duro, y, además, es fundamental en la decoración. Los materiales que hay disponibles para hacer encimeras son muchos: los más corrientes son los que os detallo a continuación.

Mármol: el mármol en cualquiera de sus variantes es un material muy duradero y resistente, y, además, es un clásico en las cocinas de las casas rurales. Tiene muchas ventajas: es durísimo, precioso, lo hay en gran cantidad de tonos y variedades… Pero por otra parte, hay que tener en cuenta que, al tratarse de piedra natural, es muy poroso, por lo que absorbe las grasas, creando manchas difíciles de eliminar. Los ácidos, como el limón, atacan al pulido y los dejan mate. Hay productos especiales que restauran la superficie, pero también puede volverse a pulir. Y una de sus mayores desventajas es que resulta bastante caro…

Granito: las encimeras de granito son un clásico en las cocinas de ayer y hoy. Más barato que el mármol, y también más manejable, hay muchos colores y variedades de veta. También es muy duro y resistente, pero para limpiarlo nunca se deben utilizar productos con formulación química.

Madera: las encimeras de madera suelen estar hechas a base de tablas alistonadas (listoncillos de madera encolados entre sí, formando una superficie continua). El haya es una de las variedades más comunes, aunque también se pueden hacer encimeras con especies tropicales (iroko, teca…), muy resistentes a la humedad. Las encimeras de madera se limpian bien, pero no aguantan bien los golpes ni los rayones. Y es importante tratarlas con aceites especiales de manera periódica.

Cuarzo con resinas: estas encimeras son el descubrimiento de los últimos años: preciosas, con gran variedad de colores, resistentes, garantizadas contra las bacterias y los gérmenes… Su mayor inconveniente es que aún resultan muy caras. Las marcas más conocidas son Corian y Silestone.

Acero inoxidable: la última moda en encimeras; recuerdan a las cocinas industriales de los grandes restaurantes. El acero es resistente e higiénico, pero hay que tener cuidado con los productos ácidos, que matan su brillo. Tampoco puede fregarse con estropajos de metal, porque se puede rayar. Y si te gusta el acero pero no te atreves a usarlo para la encimera, puedes forrar la pared sobre ésta con paneles (los encontrarás, por ejemplo, en Ikea; baratos y fáciles de colocar).

cocinaLa cocina es el centro de reunión de muchas familias en las casas, bien sea por la mañana para desayunar, mientras se hace la cena, para una comida improvisada… Dependiendo de su tamaño puede ser un acogedor rincón, o una espléndida “sala de máquinas”. Pero cuando busques a un profesional (¡los mejores los tenemos en TuManitas!) que te instale tu flamante nueva cocina, no estará de más que tengas un poco de información básica sobre los distintos acabados, materiales y soluciones que hay a tu alcance para amueblarla.

Los materiales podemos dividirlos en dos grupos: los que hay disponibles para los muebles de cocina, y los que conforman las encimeras. Cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y aquí os voy a mostrar de manera básica lo que tenéis que tener en cuenta a la hora de escoger uno u otro. Hoy hablaremos de los muebles de cocina, y mañana, de los materiales para encimeras.

Materiales para muebles

Madera natural o chapada: es bonita y elegante, y no pasa de moda. Pero también es muy delicada y termina por oscurecerse. Las vetas y el color de cada plancha de madera son únicos, por lo que no podrás renovar sólo una parte de los muebles.

Aglomerado melaminado: comúnmente conocido bajo el nombre industrial de Formica, este material es todo un clásico en las cocinas de nuestro país. Los precios de los muebles melaminados son estupendos, y la variedad de sus acabados, amplísima. Es fácil de limpiar y muy resistente; por otra parte, las medidas de los muebles van siempre con un ancho estádar, y a la larga los tableros se deterioran con la humedad.

PVC (polilaminado): Presenta gran cantidad de acabados diferentes, es fácil de limpiar y no demasiado caro. Pero si los muebles no son de buena calidad, la lámina exterior terminará por levantarse con el calor.

Muebles lacados: Los acabados lacados son preciosos y la carta de colores RAI, amplísima. Por otra parte, son algo delicados y con los golpes se desportillan. Los blancos, a veces, amarillean con el tiempo.

Foto: *Susie*.


La gama de encimeras para cocina es muy amplia, pudiendo encontrar en el mercado un material para cada vivienda, gusto y presupuesto. A los clásicos aglomerados melaminados, materiales pétreos, resinas con cuarzo, acrílicos y maderas macizas se les ha unido un nuevo material. Su nombre es Compactop, y lo fabrica y distribuye la firma Formica. Las encimeras Compactop están compuestas por múltiples hojas de papel encoladas entre sí con resinas fenólicas termoendurecibles, es decir, que fraguan por la acción del calor. La parte superior de la encimera consiste en un papel pintado encapsulado en resina de melamina y protegido del exterior por una hija de celulosa transparente. El grosor total de los tableros es de 12 mm y las medidas estándar, de 3.600 x 630 mm. Estas encimeras, además de ser totalmente ecológicas y reciclables, son perfectas para la manipulación de alimentos al resultar completamente intertes a la acción de los microorganismos.

En principio se pueden comprar con la instalación incluida, pero los amantes del bricolaje que se precien pueden instalarlas ellos mismos. Para hacerlo no se necesita más que una sierra de calar provista de una hoja de dientes finos, una fresadora con fresas para ranurar y biselar, y silicona fungicida especial para cocinas y baños. Lo primero que hay que hacer, por supuesto, es tomar las medidas perfectamente para encargar los tableros. Éstos se cortan a la medida con la sierra de calar; es importante hacerlo con la cara vista hacia abajo para evitar que se astille o se estropee. También hay que serrar los huecos para la placa y el fregadero, empleando las plantillas que acompañan a estos electrodomésticos, o bien tomando las medidas.

Los tableros se unen entre sí fresando una ranura en los cantos e introduciendo una galleta o listón como unión, acompañado de un cordón de silicona o bien un adhesivo profesional resistente a la humedad. Es recomendable biselar ligeramente los cantos vistos para que no queden muy cortantes. Lo último que hay que hacer es rellenar los huecos y encuentros con las paredes, copetes o perfiles con silicona fungicida del color adecuado. Las encimeras Compactop son flexibles y resistentes, por lo que se adaptan perfectamente a los posibles desniveles de los muebles de cocina sobre los que se vayan a colocar. Se puede obtener más información sobre la amplia gama de colores y modelos existentes en su página web: www.compactop.com, así como una serie de pautas para su instalación.

alicatar baños

Una de las tareas fundamentales en albañilería es el alicatado. Aunque es frecuente recurrir a los servicios de un profesional para poner azulejos en cocinas o cuartos de baño, los más osados pueden ahorrarse sus honorarios si se animan a ponerse ellos mismos manos a la obra. Para este trabajo necesitarás unas herramientas muy específicas y seguir los pasos detenidamente. Sin duda, se trata de un reto complicado, pero a la vez enriquecedor y gratificante para los amantes del bricolaje.

Herramientas necesarias

El cortador de baldosas.
Las tenazas "boca de loro".
El nivel de burbujas y regla.
La plomada y cordel.
El mazo de goma.
La llana dentada y la paleta de albañil.
La llana de goma.
La amoladora.
Tubo de silicona y pistola aplicadora.
Las protecciones.
Preparación de las paredes
Antes de nada, igualaremos la superficie cubriendo los agujeros y las fisuras con una masilla tapaporos elástica. En el caso de que haya restos sueltos, los eliminaremos con un raspador triangular antes de aplicar la masilla. Una vez ésta se haya secado, lijaremos la superficie para dejarla totalmente lisa. Cuando se trata de una pared con papel pintado, no se puede alicatar sin antes haber arrancado el papel, ya que los azulejos pesan demasiado y podrían arrancarlo. Para despegarlo fácilmente utilizaremos vapor.

Sobre las paredes pintadas tampoco podremos alicatar directamente, antes las debemos desengrasar. A continuación las lijaremos con un papel de lija grueso, eliminando cualquier resto suelto para mejorar la adherencia. Las superficies muy porosas (yeso, ladrillos, cemento u hormigón) las tendremos que tratar previamente con una imprimación especial para evitar que absorba la humedad de la cola, ya que, de lo contrario, la adherencia sería menor.

En el caso de paredes húmedas, lo primero es localizar el origen (goteras de una tubería, humedad que suba por capilaridad, etc) para solventar el problema con el producto apropiado. En caso contrario, la humedad volverá a aparecer con el tiempo, dañando nuestro trabajo.

Comenzar a alicatar
Empezaremos trazando una línea vertical en medio de la pared con un cordel y una plomada. Nunca debemos empezar desde un rincón ya que las paredes no suelen formar un ángulo recto. En los rincones y uniones con otras paredes colocaremos azulejos cortados, ahí el corte será menos visible. Al cortarlos, desaprovecharemos muchos azulejos, así que compraremos siempre un 10% más de los que en principio necesitemos.

Para distribuir los azulejos, primero dibujaremos un plano para calcular cuántos utilizaremos, los que cortaremos para prever la colocación simétrica alrededor de las aberturas. Igualmente decidiremos la separación entre las juntas que puede ser de 2 mm. a 5 mm, incluso 8 mm. para los azulejos de 15 x 15 cm. Para la adhesión, actualmente se utiliza cola impermeable. La aplicaremos con una espátula dentada haciendo pasadas horizontales. La cola puede ser cemento-cola, pasta adhesiva o cola funguicida para los lugares húmedos.

pidepresupuestos sin compromiso
Necesitas ayuda para Alicatar Paredes? Describe tu trabajo a realizar y
recibe cientos de presupuestos gratuitos

El primer azulejo lo colocaremos siguiendo la plomada y en la parte inferior de la pared, apoyado sobre una encimera, el borde de la bañera o sobre un listón de madera provisional. Pero siempre dejaremos una pequeña separación con unas piezas de plástico cruciformes para posibles movimientos.

A medida que vayamos ubicando los azulejos, también colocaremos las piezas de plástico cruciformes en los ángulos superiores para que todas las juntas tengan la misma separación. Con una regla de aluminio iremos comprobando que vayan quedando totalmente planas contra la pared y, en caso contrario, les daremos unos ligeros golpes con un mazo de goma.

Los acabados
En los lugares como las esquinas y rincones, donde tengamos que colocar parte de un azulejo, lo cortaremos previamente con un cortador específico a la medida necesaria. Marcaremos con un lápiz el corte y pasaremos la cuchilla del cortador. Bajando el mango, partiremos el azulejo o, en su defecto, lo apoyaremos en un ángulo y le daremos un ligero golpe por detrás.

Si hemos de realizar una abertura en el borde de un azulejo, primero de todo marcaremos con un punzón la línea de corte y seguidamente cortaremos trocitos con las tenazas de boca de loro. Una vez cortado, puliremos los bordes con la lima.

Para hacer una abertura en medio de un azulejo, por ejemplo una tubería, primero marcaremos el contorno y luego haremos sucesivos agujeros dentro de éste círculo con el taladro (pero a bajas revoluciones y sin el percutor). Para despegar esta zona le daremos unos golpecitos, igualaremos los bordes con las tenazas y lo limaremos.

Una vez terminado el trabajo y la pared seca (necesita un día), aplicaremos el tapajuntas, que puede ser blanco o del color de los azulejos. Sobre ellos lo extenderemos usando una llana de goma y, cuando empiece a secarse, limpiaremos las zonas superfluas con un trapo o una esponja.

En las uniones con bañeras, platos de duchas o encimeras, aplicaremos una junta de silicona fungicida. El acabado final lo conseguiremos mojándonos el dedo con agua jabonosa y pasándolo por encima de la tira de silicona.