Tags Posts tagged with "bricolaje"

bricolaje

0

lámpara cuerdaNos encanta este diseño, es muy original y sencillísimo de hacer. Lo mejo, el acabado parece de profesional. Lo que vamos a mostraros hoy es una lámpara hecha con cuerda.  Toma nota porque merece la pena.

Materiales.

  • Cuerda, más bien tirando a fina.
  • Cola de carpintero. Necesitarás unos cuantos botes, 3 o cuatro de tamaño pequeño.
  • Una montura para lámparas de techo. Esto es muy sencillo de comprar, las venden en las ferreterías.
  • Globo. Compra uno bueno, resistente y grande. Dirígete a las tiendas especializadas en fiestas y eventos, allí tienen gran variedad. Es mejor que compres unos cuantos, por si explota alguno mientras realizas la manualidad.

Paso a paso

Prepara tus pulmones porque vas a tener que inflar el globo. Hínchalo según la medida que quieras que tenga tu lámpara. No seas excesivo, pues corres el riesgo de tener que volver a inflar otro.

Ahora hay que marcar la zona donde irá la montura y el cable. Para ello, dibuja un círculo en la zona donde has hecho el nudo. Ayúdate con una pieza circular para hacerlo más simétrico. Una vez realizado, coge un bol y llénalo de agua y cola. Mezcla bien hasta que quede bien diluido. Posteriormente, introduce toda la cuerda en el recipiente y déjala que se empape bien.

Pasados unos minutos procedemos a realizar la lámpara. Coge la cuerda y pega uno de sus extremos al globo, utiliza un poco de celo para adherirlo mejor. Es el momento de ir rodeando el globo con cuerda, hazlo de manera progresiva y siempre evitando el circulo superior que marcaste. Cuando esté completamente enrollada, ata el extremo fuertemente y dale una buena mano de cola un poco diluida en agua. Ahora debes dejarlo secar, mínimo 24 horas. Para que no se deforme ata un hilo al globo y déjalo colgado.

Es el momento de deshacernos del globo y dejar solo la carcasa de cuerda. Para que no explote, pega un poco de esparadrapo y pínchalo con una aguja. Así se desinflará progresivamente y será más fácil de quitar. Finalmente, introduce la montura de la lámpara en el hueco que dejamos al principio.

0

El papel pintado ha vuelto con mucha fuerza, ha regresado de los años 70 para anclarse como gran tendencia estos últimos años. Sin duda es una muy buen idea empapelar tu casa, sin embargo muchos no saben hacerlo. Os explicamos detalladamente cómo hacerlo fácilmente y sin problemas.empapelar

En primer lugar, debes preparar las paredes donde vayas a colocar el papel. Límpialas y utiliza algún producto, si lo ves necesario, para acicalarla. Si también tiene papel pintado, no coloques el nuevo por encima. Debes quitarlo con un producto especial, ayúdate de una espátula para ir retirándolo.

Ahora debes medir el largo de la pared, no cuentes el rodapié. A la medida que obtengas debes añadirle unos 5 cm. Esto se hace para colocarlo sin problemas y luego cortar el sobrante, así irá perfectamente igualado. Una vez tengas la medida recorta el papel, no te preocupes por la regularidad del corte, recuerda que luego lo repasaremos.

Observa el dibujo de tu papel, si no tiene orden, puedes ir cortando todos los retales juntos. Si por el contrario hay una secuencia de dibujos, tendrás que cortar a medida que vas pegando. Así veras mejor el dibujo y podrás ir eligiendo las zonas que debes pegar con posterioridad.

Es el momento de colocarlo, antes, utiliza un nivel para que el papel quede perfectamente recto. Traza una pequeña línea, para usarla como referente. Después encola la pared, con un producto específico para empapelar.

Ahora viene la parte más complicada. Debes hacerla poco a poco, para conseguir un buen acabado. Lo mejor es que enrolles el papel al contrario de cómo venía, es decir, con el dibujo hacia dentro. Ármate con un cepillo de escoba, bien limpio y súbete a la escalerilla. Se debe hacer de arriba abajo. Sigue el patrón de la línea, coloca un extremo y desenrolla un poco el papel. Pasa el cepillo por encima para pegarlo bien y que no queden burbujas en su interior. Continúa desenrollando progresivamente y pegando, hasta terminar el papel. Después repite lo mismo, tantas veces como papel tengas. Hazlo despacio y con mimo.

Finalmente, utiliza un cuter para rematar el empapelado. Pones una regla encima del papel y cortas la zona. Así, tendrás una guía para que quede perfecto.

0

Esta idea que os traemos les va a encantar a vuestros hijos. Una habitación infantil puede ser un lugar mágico en el que los niños puedan desarrollar su imaginación y sentirse a gusto. Además, también te encantará a ti, porque crearás una decoración bonita, elegante y muy original. Muy poca gente se atreve a incluir este concepto en su casa, un cielo de estrellas. El mejor lugar para ubicarlo es la habitación de los niños.CIELO

Se puede llevar a cabo mediante varias formas, para nosotros no hay color entre ellas, la de utilizar fibra óptica nos parece, sin duda, la de mejor acabado. Si los niños son muy pequeños puedes comprar el típico juguete que inunda de dibujos el techo. Sin embargo, si buscas algo que cambie la habitación por completo y le dé una chispa a tu decoración, no es el indicado.

Por otra parte, está la opción de pintar el techo. Para que la imagen sea más realista utiliza varios tonos de azul. Debes pintar uno encima del otro, dejando zonas oscuras para crear volumen. Luego añadir las estrellas con un poco de color plata. Sin embargo, ésta tampoco es la opción que en tumanitas consideramos rompedora. Además los puntos negativos, son la dificultad para pintar el techo al detalle y ¡cómo no!, el talento del pintor.

Creemos sin duda, que esta idea te encantará, y no es tan complicada como parece. Por un lado, existe la opción de comprarlo directamente, es un panel que se instala en el techo. Esta opción es muy cómoda y no requiere obra ninguna. El precio tampoco es demasiado elevado.

Por su parte la otra manera de realizarlo es utilizar un falso techo. Antes de colocarlo, debes cubrir la zona con una red de luces led o con fibra óptica. Enchúfala a una fuente de calor y utiliza cinta aislante para fijarla al techo. Posteriormente se debe agujerear el falso techo, e introducir por los huecos, los extremos de las luces. Una vez acabado, el resultado te dejará boquiabierto. Sin duda, es digno de contemplar cada noche antes de dormirte.

0

A todos nos encanta la posibilidad de vestir nuestro jardín con una hamaca. Es un elemento cómodo y magnifico para relajarse. Acostarse bajo la sombra natural de dos árboles y mecerse con suavidad. Por ello, noS hemos puesto manos a la obra para diseñar una hamaca que se haga muy fácilmente. Los materiales utilizados son muy poco costosos y la sencillez del trabajo os convencerá.hamaca

Materiales

Necesitamos muy pocas cosas ya que nuestro objetivo es crear una hamaca económica, pero, que se sostenga sin que nos caigamos. Para la base podemos utilizar una lona plástica, de estas que se ponen como techo en campings o incluso una tienda de campaña algo vieja. Nuestra intención es que no tengas que gastar a penas en este elemento. Además, los que os recomendamos son materiales fuertes que os sostendrán sin problemas. Evidentemente la mejor opción es elegir una tela, además de ser más cálida, decorará mucho mejor. Sin embargo lo más probable, es que os cueste encontrar una por casa que sea suficientemente fuerte.

Por el otro lado, lo único que precisaremos será cuerda, elige la de alpinista. Es mejor gastar un poco más pero tener asegurada la hamaca. Además, para hacer nudos especializados es la más flexible y resistente.

Paso a paso

Coge el extremo más corto y comienza a plegarlo como un abanico, debes ir juntándolo como si fuese la caída de una cortina. Ahora gira hacia dentro el envoltorio y deja un hueco en el medio. Como una especie de anilla.

Ahora coge la cuerda, necesitarás dos. Mide la distancia entre los arboles elegidos y recórtala según te convenga. Es mejor dejar la hamaca tensa ya que el peso de nuestro cuerpo, la hará bajar bastante. Haz un nudo de bolina e introduce la cuerda por la anilla que creamos. Debes hacer hacer un nudo bien resistente que una con el pliegue que dejamos antes. Luego repite la misma acción por el otro lado.

Para mayor seguridad, puedes utilizar sólo una cuerda. La unes a un extremo del árbol, la pasas por encima y la tensas bien. La atas con un fuerte nudo al otro árbol y por último al extremo restante de la hamaca.

Todo el mundo sabe cambiar una bombilla, no tiene ninguna ciencia hacerlo. Sin embargo, parece que la cosa se complica cuando de lo que hablamos es de un halógeno. La situación parece cambiar y pocos son los jóvenes que se atreven a meterles mano. Nada más lejos de la realidad, realmente es un mecanismo muy sencillo, que no necesita apenas conocimientos. Con un par de consejos, todo el mundo es capaz de hacerlo.halógeno

Lo primero que tienes que hacer es cortar la luz, siempre que realices tareas en la que la electricidad esté de por medio, debes hacerlo. Es un descuido que no puede pasar por alto. Para ello, simplemente debes dirigirte al cuadro de luces de tu casa y bajar los fusibles principales.

Ahora que ya has tomado las medidas de seguridad necesarias, vamos allá. Súbete a una escalerilla y observa el halógeno. Verás que tiene como dos pestañitas, lo que en realidad es, un aro metálico. Éste sirve para mantener fijo el halógeno y evitar que se caiga. Tienes que quitar este aro, para ello sólo debes hacer una ligera presión. Coge con los dedos ambos extremos y apriétalos para hacer el aro más pequeño, así podrás sacarlo. Una vez lo tengas, es el momento de sacar el halógeno. Para ello, presiona un poco hacia arriba y luego deslízalo poco a poco abajo. Quedará colgado por unos claves, fija tu vista en el enganche que los une al aparato. Puede ser que tengas que desenroscarlo o simplemente tirar de él, variará dependiendo del modelo.

Ya tienes completada la primera parte. Ahora, solamente tendrás que dirigirte a una ferretería para comprar el mismo halógeno. Una vez lo tengas, debes realizar la misma tarea que antes pero a la inversa. Lo que más problemas te dará será colocar la clavija final. No te preocupes, coloca primero el halógeno y luego vete introduciendo el aro con cuidado. Sólo hay que hacerlo más pequeño para que se fije bien.

Ahora ya sabes lo fácil que es. Además, ya tienes un problema menos que resolver en tu casa.

Os traemos uno de esos arreglitos que os van a hacer la vida mucho más sencilla. Y es que ser un manitas bien merece la pena, la autosatisfacción de mantener tu casa libre de estropicios y sobre todo, el ahorrarse unas monedillas. manguera
Os vamos a enseñar a hacer un pequeño apaño de fontanería, no necesitas invertir dinero en absoluto, tan sólo tus herramientas. A veces ocurre que el mango de la ducha no expulsa el agua con soltura, puede ser por varias razones, pero la principal suele ser un problema en la manguera. Comienza vertiendo poca agua, hasta terminar por casi no echar nada. Observa la pieza, si el agua no sale por donde debería y un pequeño chorro recorre la manguera metálica el problema tiene fácil solución. Lo más probable es que la goma de la manguera se haya rajado o estropeado por el uso. Siempre puedes ir a una tienda y comprar una nueva, pero antes, te recomendamos que le eches un vistazo a este truco.
En primer lugar debes desmontar el mango, es muy fácil, tan solo debes desenroscarlo de la manguera. Ahora observa la manguera, en su extremo tiene varios niveles. Debemos desmontarla progresivamente. La forma más sencilla si no tienes demasiadas herramientas es buscar un filo para introducirlo entre las rendijas. Vete haciendo palanca y girando la manguera para sacarlo sin romperlo. Cuando lo tengas deja caer la manguera metálica, ya has llegado a la goma.
Ahora viene el momento de arreglar la rotura, simplemente corta la manguera, sólo hasta la zona que esté rota; si es al principio prefecto, suele serlo. Si por el contrario es en otro lugar, no te quedará más remedio que comprar otra. Una vez cortada, coge la parte sobrante y quítale la pieza que la une. Es entonces cuando tienes que volver a armar todo, coloca la pieza que acabas de extraer en la goma, es un poco complicado, pero con un algo de paciencia entrará de nuevo. Después sólo tendrás que repetir el proceso anterior. No olvides ajustarlo todo bien, usa la llave inglesa para un acabado perfecto.

0

lámparaNos encanta el bricolaje y las pequeñas manualidades, por eso hoy, nos apetecía mostraros un modelo de lámpara que puedes hacer tú mismo en casa. Es relativamente fáciles, solamente necesitas un poco de maña y algo de paciencia. Sin duda, lo mejor es que su presupuesto es bajísimo. Los materiales que utilizamos son muy pocos y además de precios reducidos. Por si fuera poco, el proyecto que os mostramos, es el de una lámpara de diseño, diferente y muy original.

Lámpara con pelotas de ping-pong

Este modelo es de los más sencillos que te vas a encontrar y aun por encima, su resultado es grandioso. Lo único que necesitas es una base de alambre o una pantalla vieja, un montón de pelotas de ping-pong y un pegamento instantáneo.

Si no tienes una pantalla vieja de lámpara, compra una rejilla de alambre y crea tú mismo la forma que le quieras dar. De esta manera es un poco más complicado, tampoco demasiado, pero nosotros os recomendamos usar una pantalla vieja. Así te evitarás un gasto a mayores y la dificultad de ponerle luego la bombilla.

Paso a paso

El proceso es facilísimo, tan solo tienes que ir pegando las pelotas a la pantalla. Para realizarlo con mayor soltura, vete pegándolas por filas. Primero pon un poco de pegamento en la base y luego, otro poco en la pelota. Así hasta completar toda la pantalla. Cuando empieces una nueva fila, pon las pelotas a la misma altura que las de la fila anterior. Así quedará más simétrico. No olvides que puedes echar pegamento también en las pelotas que ya están fijadas. Esto fijará mejor toda la estructura y evitará que se despegue alguna.

Por otra parte, puedes crear una lámpara en un solo tono o en varios. Compra pelotas de diferentes colores y pon una fila de cada gama. ¡Tú eliges el modelo que quieres crear!

Finalmente, sólo tienes que colocar cable y bombilla. Por su parte, también puedes optar por personalizarla todavía más. Para ello, compra una bombilla con color y haz la estructura sólo con pelotas blancas. Así podrás cambiarle la tonalidad a la lámpara cuando te apetezca, sólo tendrás que comprar otra bombilla diferente.

0

Muchas veces queremos decorar nuestros estantes con libros, pero ¡ah! tremendo error, no los hemos puesto pegados junto alibros una pared. Esto nos obliga a tener que comprar apoya libros, así poder mantenerlos en vertical. O a utilizar otros libros en horizontal. Esto es buena idea, pero hoy te traigo una mejor, para que tus libros luzcan de una forma muy diferente. Parecerán que se mantienen solos, lo que afirma un ambiente ordenado y libre de objetos excesivos. Además del truco visual que crea.

La idea es muy sencilla, los pasos todavía más. No pierdas ojo, porque te encantará.

 

 

Elementos necesarios:

  • 2 libros que puedas estropear, ya que más bien necesitaremos sus tapas
  • Pegamento
  • Tablilla de madera
  • Tablilla metálica en ángulo
  • Cúter

Paso a paso:

En primer lugar coge los libros que has elegido, ábrelos y usa el cúter para cortar las paginas. Lo que pretendemos es dejar el libro sin hojas, sólo queremos las tapas. El libro tiene que quedarse intacto, la manera de hacerlo, es ir cortando con el cúter la zona donde nacen las paginas. Con un buen corte, incisivo y delicado, lo lograrás sin problemas.

Ahora coge la tablilla de madera, y córtala para que tenga el mismo tamaño que una de las páginas del libro. Lo que queremos hacer ahora, es darle el volumen que le hemos quitado al libro. Por ello, abre las tapas y pega la madera resultante. ¡Ojo! Pégala solo a una de las tapas. Ahora vuelve a semejar un libro, aunque sin su utilidad principal, claro.

Toca el remate final, coge la tablilla metálica e introduce una de sus partes en el libro. Tienes que pegarlo en la tapa que antes no usaste, es decir, entre la tablilla de madera y una de las tapas. Justo ahí introduce el ángulo metálico, y pégalo. Recuerda no utilizar demasiado, o se te saldrá por los bordes.

Déjalo reposar, antes de usarlo. Si puedes, ponle unas buenas gomas elásticas a todo el conjunto para que se adhiera mejor.

Finalmente, tienes un reposa libros de lo más original y que pasa completamente desapercibido.

0

Amantes de la decoración y del bricolaje, se terminó la hipocresía, si, si…ya es hora de que reconozcamos la verdad. Todos y cada uno de nosotros escondemos un secreto impronunciable, ¡tenemos nuestras herramientas y útiles de carpintería echas un berenjenal! Somos unos manitas incorregibles, nos encanta, y presumimos de ello. ¿A quién no se le ha hecho la boca agua, pensando en la cara que pondrá su vecino al ver ese maravilloso banco, que tú mismo has tallado? Y por si fuera poco, tenemos estilo, nos encanta la decoración y aunamos ambas cosas para conseguir efectos espectaculares. Por eso, la farsa ha de caer, no cuadra con todo lo que hacemos. El lugar en donde trabajamos y en donde se debe ver nuestro buen proceder, ha de estar impoluto. Y muy por el contrario, lo tenemos abandonado hasta el olvido. Y aunque lo intentemos, parece que las herramientas por su forma, están abocadas al desorden. Parece imposible encontrar la posición adecuada.

brico

Pues se terminó, hoy te traemos una manera, para que también puedas bajar a las visitas al taller y vean, en donde trabaja el maestro.

Lo primero de todo limpia la zona de todos los trastos que no uses. Vamos a aprovechar al máximo el espacio, tan sólo utilizaremos una pared. Aquí pondremos los útiles que usamos más a menudo, sobre todo los de carpintería, los demás podemos buscarles un mueble grande para almacenarlo correctamente.

La principal ventaja del método que hemos diseñado es su variabilidad, es decir, tú podrás personalizarlo a tu medida. Empieza por revestir la pared de paneles, hasta la mitad será suficiente. Elegimos un color claro para dar más luz a una zona tan oscura como es el sótano. Después utiliza los soportes que se adapten bien, y colócalos dependiendo de la morfología de cada instrumento. Para otro menesteres, compra cajitas de plástico, ahí puedes meter lo que quieras. En nuestro caso, nos decidimos por los guantes, brochas…

Tras esto pinta tu pared, quizás parezca algo alocado el amarillo, pero si no lo haces en el garaje donde los vas a hacer. Nosotros quedamos muy contentos con el resultado, ¿te animas?

1

Hoy os traemos una idea que nos ha parecido muy interesante, se trata de una estantería colgante muy poco convencional, donde podrás colocar tus cuadros o lo que te apetezca. La clave de su triunfo es su diseño minimalista, que consigue hacer que cualquier objeto luzca. Pero será nuestra imaginación la que nos pondrá los límites, juega con diferentes vestanteria colganteariantes: ya sea un libro cuya portada es demasiado original para tapar entre otros ejemplares, unas fotos informales que no queremos enmarcar, una lámina o incluso un disco. Todos tenemos de esos objetos, escondidos en cajones pero que nos encantaría enseñar a los invitados que entran por nuestra puerta. Sin embargo muy pocas veces les encontramos un lugar adecuado.

Además, como auténticos manitas que somos, te damos las claves para que lo puedas hacer tú, en casa. Su construcción es muy simple, tan solo necesitas unas tablillas de madera de dos tipos de grosor, cuerda y dos arandelas para colocar en el techo. Tú eliges el color, nosotros nos decidimos por blanco brillante porque queríamos que los objetos colocados resaltasen por encima de todo. En primer lugar, busca una pared despejada para colocar tu nueva estantería. Es preferible que la pared elegida este pintada con un fondo que sea neutro para no cargar demasiado la vista. Piensa que colocarás muchos y diversos objetos.

El procedimiento a seguir es muy sencillo.

Corta las tablillas dependiendo de las dimensiones que quieras que tenga la estantería, posteriormente límalas para evitar incómodas muescas. Ahora has de pegar las tablillas más estrechas con las gruesas para crear un labio, es decir, harás un tope que actúe como barrera para evitar que los objetos se caigan. Realiza dos agujeros en cada borde para introducir la cuerda. No olvides hacer un buen nudo bajo cada una de las tablillas, así mantendrás firmes los estantes. Finalmente sólo tendrás que clavar las arandelas al techo y unir todo el conjunto.

Desde luego, es un proyecto muy sencillo y sobre todo original. Claramente dirigido a todos aquellos que quieren darle a su hogar un toque diferente, rompiendo esquemas y dejando de colgar los cuadros en clavos.