Tags Posts tagged with "barnices"

barnices

De nuevo aprovecho una anécdota que me ocurrió recientemente para daros alguna idea práctica. Me encontraba yo barnizando unas vigas de madera para exterior colocadas en un jardín; el problema que había es que las vigas eran muchas y grandes, por lo que la cantidad de barniz de poro abierto que íbamos a necesitar nos obligaba a destinar un enorme presupuesto en compra de material. El barniz de poro abierto es un producto excelente, pero tiene un «pequeño» inconveniente: es caro. Entonces me vino a la memoria la solución de toda la vida, empleada en muchos pueblos para nutrir y aportar color y resistencia a las maderas de exterior: el aceite de linaza.

Este aceite se obtiene mediante prensado de las semillas del lino, y se emplea habitualmente para elaborar otros productos, como por ejemplo las pinturas al óleo que utilizan los artistas. Tiene un fuerte poder impermeabilizante y nutritivo, y en maderas oscuras aporta también intensidad al color. No es tan recomendable para especies claras como el pino o el haya, porque tiende a amarillear; en muebles de interior tampoco se suele emplear, porque puede dejar manchas grasas y no crea película externa, como los barnices. Digamos más bien que es mejor usarlo en muebles y superficies de tipo rústico: encimeras de madera cruda, vigas sin cepillar, mesas tocineras…

Pero es en el exterior donde más se aprecian sus cualidades. No sólo es muy barato (unos cinco euros el litro), sino que además crea una película protectora frente a la humedad sin formar capa cristalizada, como hacen los barnices. Es un producto totalmente ecológico y natural, y aunque desprende un olor intenso, no es en absoluto desagradable y desaparece al de un tiempo. El aceite de linaza cocido o con secativos es la mejor opción, porque el aceite crudo tarda mucho tiempo en secar. Se suele aplicar con brocha y se limpia con aguarrás puro.

Si queréis aportar color al aceite, se puede teñir sin problemas con tintes para madera al disolvente (añadiendo un poco de tinte al aceite, según la intensidad de tono que queramos) o con pinturas al óleo. Probadlo y me lo contáis.

Imagen:
Decorablog.

Aplicción del lasur para pistolear Spryexpress, de Bricor.
Aplicción del lasur para pistolear Spryexpress, de Bricor.

Continuando con el tema de ayer, me da la sensación de que se me han quedado algunas cosas en el tintero. Aunque creo que la clasificación de los barnices quedó muy clara, así como sus características y los usos que se les pueden dar, es posible que no venga mal aportar también una serie de datos sobre cómo emplear estos productos tan populares. A menudo, la gente tiende a darles un uso incorrecto, y los resultados saltan a la vista: churretes, barnices que a los pocos días se agrietan o descascarillan, colores que no son los que queríamos… Desde luego, si lo que queremos es un resultado perfecto, lo mejor es acudir a un profesional que aplicará el producto adecuado con la técnica más apropiada a las superficies que queramos barnizar (suelos, puertas, ventanas…); no llvides consultar TuManitas para buscar el mejor en tu caso.

Pero no está de más conocer las técnicas y aplicaciones de estos productos de manera básica, por si algún día queremos barnizar algún mueble o superficie, y creamos que podemos hacerlo nosotros mismos.

Aplicación de barnices: los barnices, sean del tipo que sean, dejan sobre la superficie barnizada (normalmente, madera o derivados) una película transparente, que puede ser visible o ivisible (barnices mates). Para aplicarlos, es recomendable dar primero una mano de tapaporos rebajado al 50% con disolvente nitrocelulósico, y pulir después de seco con lanilla de acero nº 000. Tras quitar el polvo resultante, el barniz se ha de aplicar en el sentido de la veta e inmediatamente a la contra, con una brocha de buena calidad (preferiblemente, de pelo largo y natural). Una vez seco, se volverá a pulir con lija nº 600 y se repetirá la operación, aplicando dos o tres manos más. Podemos rematar el barnizado puliendo de nuevo la superficie con la lija y sacándole brillo con cera incolora.

Aplicación de lasures: los lasures son mucho más sencillos de dar, ya que no dejan película perceptible en el exterior. Para entendernos, son como un tinte protector; defienden a la madera de los rayos UV y la humedad. Son perfectos para carpinterías de exterior, ya que no terminan por agrietarse con el paso del tiempo. Lo mejor es aplicarlos en el sentido de la veta con brocha de buena calidad, dando dos manos y dejando secar entre ellas el tiempo que indique el envase.

Con estas indicaciones, espero que haya quedado claro cómo se dan los barnices y lasures. Más adelante hablaremos de otros productos: pinturas, lacas, tintes… ¡No te pierdas las entradas del blog de TuManitas!

barnices-valentineAcrílicos, sintéticos, de barco, con color, satinados… El mundo de los barnices es tan vasto, que podemos terminar perdidos sin remedio si no ponemos las cosas en claro. A la hora de comprar un barniz, lasur o protector transparente (que es de lo que se trata), lo primero que hay que tener en cuenta es lo que queremos obtener (color, brillo, nivel de protección…); lo siguiente, el material que vamos a barnizar (madera, aglomerado, pintura, piedra…), y por último, la resistencia que necesitamos (si va a estar a la intemperie o en una zona húmeda, por ejemplo).

Los barnices, al igual que muchos otros productos, se pueden clasificar en base a varios aspectos. Si tenemos en cuenta su composición, pueden ser acrílicos, sintéticos, de poliuretano, de tipo epoxi… En relación al acabado, se clasifican como mates, semi-mates o satinadoTambién pueden ser incoloros o con color, para interior o para exterior, tipo lasur o para aplicaciones especiales (como los de barco). En realidad, muchos ellos sirven para lo mismo, y se diferencian únicamente en los tiempos de secado y el disolvente con el que se rebajan o limpian. Para decidirse por unos u otros hay que comparar detenidamente sus prestaciones y otros aspectos, como el precio o el rendimiento por m2.

Barnices acrílicos: Estos barnices tienen como aglutinantes (polímeros) las resinas de acrilato. Se caracterizan por rebajarse y disolverse con agua, lo que los hace muy cómodos de emplear. Secan rápidamente y desprenden menos olor que los de tipo sintético. Los hay mates, satinados, brillantes, para exterior e interior… Son menos espesos que los sintéticos y apenas amarillean.

Barnices sintéticos: Los aglutinantes empleados para estos barnices son polímeros sintéticos, como las resinas fenólicas o la nitrocelulosa. Son espesos y tardan bastante en secar, y desprenden un fuerte olor. Muy resistentes a todas las condiciones, proporcionan acabados satinados, mates o brillantes; son más complicados de manejar que los acrílicos, pero bien aplicados ofrecen resultados espectaculares.

De poliuretano: Se trata de barnices sintéticos cuyo polímero aglutinante es un poliuretano. Son superresistentes, aunque en la mayoría de los casos sólo los utilizan los profesionales, por ser complicados de aplicar y desprenden fuertes olores. Perfectos para barnizar suelos o escaleras debido a su gran resistencia.

Lasures: Se trata de unos productos recientemente desarrollados, que sirven sobre todo para barnizar superficies de madera de exterior. Su principal característica es que proporcionan color a la madera, pero no dejan película externa (como si fueran invisibles), aunque sí la protegen. Los hay en colores, tonos madera y transparentes. Antes de aplicarlos es recomendable dar primero un fondo protector.

De tipo epoxi (dos componentes): Son los barnices más resistentes que hay en el mercado. Se componen de una resina y un catalizador; cuando mezclas los dos componentes en la medida que indica el envase, empieza a producirse una reacción química que termina formando una película cristalizada.  Han salido nuevos productos al agua que desprenden poco olor, pero son mucho más caros.

Barnices «de barco»: Esta denominación engloba diferentes productos a base de poliuretano o de tipo epoxi. Se trata de barnices muy duros y brillantes, que se suelen emplear para barnizar las maderas de los barcos por su extrema resistencia. Pueden llevar polímeros a base de resinas de poluiretano o resinas alquídicas (o modificadas para resistir los rayos UV). También hay un tipo llamado «de alto rendimiento ambarino», a base de resina alquídica y aceite de madera de China, y con aditivos anti-rayos UV.

Foto: Gama  de barnices y lasures de Valentine.