Tags Posts tagged with "ayudas"

ayudas

0

Muchas veces nos vemos en la situación de tener que medir la casa, siempre puedes acudir al catastro o hacerlo tú mismo. No tiene ninguna complicación, con una cinta métrica y algo de cálculo, podrás hacerlo sin problemas. La mayoría de las veces nos complicamos nosotros mismos, vemos que nuestra casa tiene una forma compleja y ya creemos que la tarea será un incordio. Pocas casas hay, que tengan las estancias completamente cuadradas o rectangulares…sin embargo sólo hay que ser un poco diestro y usar la cabeza.medir

Si lo que buscas es una aproximación, no una medición exacta, estás en el lugar indicado. Primero observa la fisionomía de las habitaciones, seguramente tendrán salientes y columnas. No hay problema, sólo has de evitarlas. Por ejemplo, si la habitación tiene un pequeño saliente no midas a partir de él, vete a la zona que sea más ancha y mide desde ahí. La medición no será milimétricamente exacta, pero valdrá para una simple aproximación.

Mide tu casa por estancias y luego sumamos todo. Por ejemplo, el pasillo trátalo como una zona individual más. Si dobla en alguna esquina, es decir hace una “L”; mídelo primero como una “I” y luego el trozo restante también por separado.

Una vez que ya sabes cómo trazar el plan, te explicaremos la forma de medir. Coge una cinta métrica de las que se usan en decoración, nada de usar las de costura. Ahora mide el largo de la habitación, apúntalo exacto. A continuación mide el ancho y anótalo también. Ahora sólo has de multiplicar ambos datos para obtener el resultado en metros cuadrados. Realiza este proceso en todas las estancias, anota cada área en un papel. Finalmente, para saber el tamaño de toda la casa, suma cada una de las cantidades y obtendrás el tamaño en metros cuadrados.

Recuerda que este método sólo vale para superficies cuya forma sea cuadrada o rectangular. Si no es tu caso, tendrás que tirar de fórmulas y rememorar tus años de trigonometría en la escuela.

0

En nuestro país hay una gran tradición vinícola, muchos son los especializados en esta materia y la gran mayoría de la población es entusiasta al respecto. Tenemos una gran tradición y muy buena materia prima, pero nuestros hogares, pocas veces están preparados para albergar adecuadamente estos tesoros. Vivimos en pisos de pequeño tamaño, en los que pocas veces encontramos un lugar en donde guardar el vino. Hoy te damos unos consejos para que, a pesar del espacio, tus botellas se mantengan en buenas condiciones.bodega

En primer lugar, si eres una persona que busca crear una buena colección vinícola; no compres tus ejemplares en centros comerciales conocidos. El vino es una joya que hay que cuidar y por desgracia, la cultura comercial no lo hace. Guardar el vino en estanterías verticales, al contacto con la luz y los cambios climáticos, es una insensatez. Si compras un buen vino es esos sitios, lo más probables es que llegue muerto a tu casa.

Evidentemente, la mejor forma de guardar el vino es crear una bodega en casa, si tu presupuesto no alcanza esta gestión, estate atento a estos consejos.

  • Guarda tus botellas, siempre, en posición horizontal. El corcho debe estar en contacto con el vino. Puedes comprar pequeñas estanterías o crear tú las tuyas. Por ejemplo usando tejas. Lo mantendrán fresco y en la posición recomendada.
  • Busca una zona de tu casa en la que la temperatura se mantenga estable. Lo óptimo es mantenerlo entre 10 y 18 grados.
  • Intenta que la humedad sea elevada, sabemos que esto será difícil pero para que se mantenga en buenas condiciones es importante. Realmente, necesita que sea entre el 65% y el 80 %.
  • Una de las cosas que más fácil te resultará será esta. Debes tener el vino oculto, la luz no le debe dar directamente. Para ello, solo tendrás que guardarlo en un armarito.

Home-Improvement-photo

Y no es que yo lo diga, ni tampoco es un tópico para subir el ánimo alos profesionales del sector. Es el resultado de un informe publicado recientemente por el salón de la construcción Construmat, celebrado a finales del pasado mes de mayo. Según este documento, realizado por expertos y profesionales de referencia, cada euro invertido en el sector de las reformas y la rehabilitación genera un 85% de actividad económica adicional. De esta manera todos salen ganando: las administraciones públicas, las empresas y la economía local.


El asunto del IVA es, cuando menos, espinoso. La anunciada subida que ha propuesto el Gobierno está levantando ampollas y encendidos debates entre los partidos políticos y los ciudadanos de a pie. El sector de la construcción no está siendo menos afectado, y teniendo en cuenta el enorme problema que ha supuesto esta crisis en la que vivimos para esta actividad, el Gobierno ha decidido tener un poco de manga ancha y aplicar el IVA reducido para las obras de renovación y rehabilitación, por considerar que son en este momento el futuro inmediato del sector, en lugar de la construcción nueva.

Sin embargo, algunas prestigiosas asociaciones y entidades como La Cámara Oficial de Contratistas de Obras de Cataluña y el Gremio de Constructores de Obras de Barcelona i Comarcas opinan que las medidas propuestas no son suficientes, y consideran que un IVA súper reducido del 4% sería mucho más adecuado y ayudaría sobremanera a superar la difícil situación que viene atravesando el sector, desde hace ya más de tres años.

Según podemos leer en Costrunet.com, “Una parte considerable de los trabajos de rehabilitación, reparación y renovación de viviendas se han venido realizando en nuestro país, hasta ahora, de forma irregular. El consumidor asumía el riesgo de trabajos de calidad dudosa porque se ahorraba un 16%. Ello suponía una competencia desleal a las empresas profesionales.” Por este motivo, si el consumidor sólo tuviera que asumir un 4% de IVA, lo más probable es que no tuviera problemas en cumplir con la legalidad y entonces los trabajos encargados a profesionales irían en aumento.

Desde TuManitas lo tenemos muy, muy claro: un profesional es siempre la mejor elección. Si además contamos con este tipo de ayudas fiscales, será estupendo para poder afianzar las actividades de los que se dedican al campo de las reformas y la rehabilitación con garantías, honradez y experiencia. Pero mientras este tipo de medidas se discuten y se llevan a cabo, ya sabéis que aquí encontraréis a los profesionales más competentes y los mejores presupuestos del mercado.

En este post, varias veces hemos hablado sobre las ayudas y subvenciones que existen para rehabilitar viviendas en nuestro país. Aunque parecen algo positivo, y desde mi punto de vista lo son, cuál no sería mi sorpresa cuando el otro día leí un comentario de un experto diciendo que sale más caro y complicado solicitar una subvención, que hacer cualquier reforma o arreglo en la casa sin ninguna ayuda. No dejó de parecerme sorprendente, porque yo pienso que siempre se deben solicitar todas las ayudas posibles a los organismos públicos; al fin y al cabo, es el mismo dinero que pagamos de impuestos, y lo lógico es que repercuta en nuestro beneficio (aunque todos sabemos que no siempre es así, desgraciadamente).

Tengo varios amigos en Madrid, y algunos viven en casas viejas (de hace cuarenta años o más). Lógicamente, muchas de estas casas deben de reformarse y rehabilitarse, porque en caso contrario ni siquiera llegarían a pasar la ITE (Inspección Técnica de Edificios). Entonces, el proceso siempre es el mismo: hay una junta vecinal y los propietarios se reúnen para acordar hacer las obras. Es entonces cuando surge siempre un comentario: “pues en el bloque de tal calle han pedido la  ayuda de la Comunidad y se la han dado”. En este momento comienza el periplo del administrador y el presidente, y el del resto de los vecinos: fotocopias compulsadas de casi todo (escrituras, DNI, Libros de Familia…), certificados de empadronamiento, copias de la declaración de Hacienda… Todos estos documentos van en bloque al organismo encargado del tema (en Madrid es el OCRE: Oficina Comarcal de Rehabilitación de Edificios y Viviendas), desde donde enviarán a uno o más inspectores a ver los trabajos por hacer. También hay que contratar a una empresa especializada (a todas las comunidades de vecinos: ¡por favor, no os olvidéis de consultar TuManitas.com!) y contrastar presupuestos. Cuando todo esto esté cerrado, el presupuesto se pasa también al OCRE y, ya en marcha las obras, nos dirán si nos han concedido o no las ayudas.
En los casos que yo conozco las ayudas siempre se han concedido, en distintas proporciones dependiendo de los ingresos de cada vecino. Por supuesto, otra historia es cuándo llega el dinero: dos años, tres años después… Aunque esto es un inconveniente, hay que pensar que lo mismo nos hubiera costado la obra sin pedir la subvención, y que ese dinero siempre será bienvenido, aunque llegue con retraso.

¿Cuál es mi opinión? Pues que no pasa nada por informarse un poco y solicitar las ayudas. Para eso están los administradores de las comunidades vecinales, y muchas empresas de reformas se ofrecen para llevar el papeleo. Si estáis interesados en el tema, os facilito la página web del Ministerio de Vivienda en la que se detallan las condiciones e importe de las subvenciones. Y si os animáis… ¡Mucha suerte!

¡Socorro... Que alguien me rehabilite!
¡Socorro... Que alguien me rehabilite!

Ahora que nos encontramos en pleno debate por los Presupuestos de Estado y la financiación autonómica, no sólo es importante pensar en cuánto nos va a tocar en el reparto, sino también en cómo va a gestionarse ese dinero para que todos los sectores salgan beneficiados. Teniendo en cuenta la dura situación en el que se encuentra la economía española (y la de gran parte del mundo), es importante buscar la forma de incentivar el consumo y conseguir así reactivar el flujo de capital, generando inversión y empleo.

Dentro del sector de la construcción, muchos políticos tienen la misma idea que nosotros, aquí en TuManitas: hay que empezar a apoyar de manera activa la rehabilitación de edificios frente a la construcción de obra nueva. Las ayudas en forma de subvenciones para empresas y particulares cumplen una importante función a la hora de reactivar la actividad sectorial, y por eso desde aquí aplaudimos cualquier medida o iniciativa que se tome al respecto. En la Comunidad de Madrid, el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea apuesta por dar ayudas a la rehabilitación de viviendas, y también al alquiler. Este grupo aboga por la creación de un sistema autonómico de subvenciones para la rehabilitación de viviendas; dentro de las enmiendas parciales, los socialistas se centran en el sector de la construcción, y abogan por una subvención para la rehabilitación por una cuantía equivalente al 25% del presupuesto protegible de la actuación, con un máximo por vivienda de 9.000 euros.

Cabe decir que esto sólo son propuestas, que serán discutidas dentro de las enmiendas a la Ley de Medidas Fiscales contra la Crisis Económica que se debatirán el 15 de julio en la Asamblea de Madrid. Pero desde este blog damos la bienvenida a dichas propuestas y esperamos que, si no puede ser en su totalidad, sí se lleve a cabo parte de la iniciativa y así dar un impulso a las empresas y profesionales de la construcción y la rehabilitación, para poder salir del bache que actualmente estamos viviendo.

Desde TuManitas también queremos seguir impulsando esa reactivación, ofreciendo nuestros servicios a profesionales, empresas y particulares para que puedan seguir encontrando en nuestra página ese punto de encuentro tan necesario entre cliente y proveedor. Esperamos que este proyecto siga funcionando como hasta ahora, gracias a todos nuestros “manitas” y a aquéllos propietarios que saben buscar un buen profesional.

Foto: Daquella manera.

guia-reev-213x300

El departamento encargado de dicha publicación ha sido la Consejería de Economía y Consumo de la Comunidad de Madrid, y se trata de un documento técnico de gran interés para los profesionales de todo el país. El último capítulo está dedicado íntegramente a las ayudas y subvenciones que se otorgan en dicha comunidad para rehabilitación de edificios, por lo que lógicamente, su interés se circunscribe a los ciudadanos residentes en ella; pero el resto de la guía, que consta de 328 páginas en total, puede resultar muy útil para todos los profesionales del ramo de las reformas y la construcción, ya que las nuevas normativas sobre construcción y rehabilitación de edificios son muy exigentes en materia de sostenibilidad energética.

Los primeros capítulos de la guía se refieren a la rehabilitación de fachadas y cubiertas con aislamiento térmico, y a los cerramientos de huecos (vidrios y marcos). La impermeabilización de cubiertas también tiene su espacio, y la aplicación de sistemas de control solar en ventanas mediante la colocación de láminas solares (acerca de las cuales hablamos recientemente en este blog).

Una de las secciones más interesantes, a la cual se le dedican dos capítulos, se refiere a la captación de energía solar mediante paneles térmicos y fotovoltaicos, para luego emplearla en la generación de energía destinada a calefacción, agua caliente, electricidad e iluminación. Las tecnologías de calefacción de alta eficiencia energética, así como los sistemas de iluminación más eficaces en cuanto a ahorro energético o los modelos de ascensores de última generación son los protagonistas del resto de las secciones.

Para la redacción de esta Guía se ha recurrido a empresas conocidas por su solvencia y compromiso con el medio ambiente, como Sika o Saint-Gobain Glass, y a instituciones como ANDIMA (Asociación Nacional de Industriales de Materiales Aislantes). En el texto encontramos gráficos, explicaciones claras y detalladas, instrucciones y fotografías de montaje de los distintos sistemas y ejemplos prácticos de ahorro energético.

Para aquéllos que confiamos y creemos en un futuro sostenible y un mayor grado de desarrollo de la concienciación medioambiental, esta publicación se suma a las iniciativas más interesantes que han partido desde el ámbito público o el privado. La Guía es gratuita y puede descargarse de Internet, o bien solicitar un ejemplar impreso.

Para descargar la Guía en pdf:

 www.madrid.com

(Consejería de Economía y Consumo, organización Dirección General de Industria, Energía y Minas)

www.fenercom.com

(Fundación de Energía de la Comunidad de Madrid)

Para solicitar ejemplares impresos:

 [email protected]

[email protected]

materiales-construccionLos profesionales, hoy día, tienen que demostrar que están más unidos que nunca; desde luego, es bien sabido que la unión hace la fuerza y la reunión de todos los integrantes de un sector puede ser una manera efectiva de hacer frente a la actual situación de crisis, buscando soluciones comunes que sean eficaces para todos. Siguiendo estas premisas, en Cataluña se celebró, durante los días 27 y 28 de mayo, el primer encuentro de profesionales de la construcción. Bajo el nombre de BigMat Day y organizado por el grupo BigMat España, este encuentro tuvo lugar en L´Hospitalet y se realizó pensando en socios, clientes y proveedores. El resultado: más de 3.000 profesionales reunidos bajo el mismo techo, y además apoyados por autoridades de la administración pública: la consejera de Trabajo de la Generalitat de Catalunya, Mar Senra; la alcaldesa de L´Hospitalet Nuria Marín, y José Montilla, Presidente de la Generalitat.

La iniciativa fue puesta en marcha por los responsables de BigMat con la idea de ofrecer a todos sus asociados un certamen organizado en exclusiva para ellos, para proporcionarles un programa lleno de presentaciones de productos, servicios y actividades que les permitieran favorecer su relación con los proveedores.

Luis Pérez, presidente de BigMat España, aseguró a los medios que “frente a la crisis, la solución es el trabajo diario. Lo que planteamos es ser cada vez más eficientes. Nos encontramos en un momento propicio para reflexionar cómo y dónde estamos, y a dónde queremos ir”. Es de destacar el papel primordial que toods los profesionales coincidieron en otorgarle a la rehabilitación como una de las principales vías para terminar con la crisis. “Entendemos que es el camino a seguir, ya que la obra nueva se ha estancado y existe un gran estocaje de viviendas por vender. De momento, es imprescindible ayudar a la rehabilitación”. Los profesionales se pusieron de acuerdo para comunicarles a los representantes políticos allí presentes estas reflexiones y animarles a ayudar cada vez más a la rehabilitación, y a las empresas y particulares que llevan a cabo o contratan los trabajos.

El problema de los distribuidores de materiales es muy importante, debido a los frecuentes impagados que sufren por la problemática de los proveedores. Por este motivo solicitaron urgentemente ayudas y, sobre todo, una rebaja de los plazos de pago: tanto en lo que respecta a los pagos de los clientes hacia ellos, como de ellos mismos a los proveedores. Todo lo que se pretende es, en definitiva, equipararse con el resto de Europa, que ahora mismo cuenta con entre 45 y 60 días de financiación.

Por su parte, la consellera aproyó estas ideas y pidó al sector un esfuerzo para formar e innovar más, sobre todo en materiales. Según ella, esta sería la vía para, junto con las entidasdes financieras,  facilitar los créditos, de manera que la rehabilitación impulsara la salida de la crisis del sector.

Hablábamos en nuestra última entrada sobre el Plan de Rehabilitación que ha impulsado la Comunidad de Madrid para aumentar las ayudas que el Ministerio de Vivienda había promocionado por su parte. Las subvenciones para arreglos estéticos en edificios, así como para mejorar su eficiencia energética o la adaptación de los accesos, se sumaban a las ya anteriormente ofrecidas para instalación de ascensores o rehabilitación de barrios o centros urbanos (en este caso, dirigidas a los ayuntamientos). Para agilizar los trámites y facilitar el acceso a estas ayudas a todas las comunidades de vecinos, el Gobierno regional ha creado una nueva figura bajo el nombre de Gestor Personal de Rehabilitación, que servirá como elemento de apoyo, asesoramiento e información para los ciudadanos y comunidades de propietarios. Los gestores se verán integrados en las Oficinas de Rehabilitación; ahora mismo hay seis entidades bajo este nombre, y cada una de ellas contará por lo menos con un gestor. Esta figura servirá como enlace entre la Administración y las comunidades, y una de sus funciones será la de informar acerca de cómo van los trámites de solicitud de las ayudas, desde el momento de la solicitud hasta su concesión.

Otra de las iniciativas que la Comunidad pretende llevar a cabo será la de potenciar una serie de campañas de información encaminadas a que los ciudadanos tengan acceso a las políticas de rehabilitación de la región; además, se pretende implantar poco a poco la gestión electrónica, una de las asignaturas pendientes en estos procesos.

Tras comprobar que la rehabilitación constituye ahora mismo el 35% del mercado madrileñdineroo de la construcción (nueve puntos por encima de la media nacional), el Gobierno regional ha decidido impulsar este nuevo Plan; una apuesta interesante si tenemos en cuenta que el 20% de las viviendas de la capital supera los 50 años de antigüedad. Ahora habrá que comprobar si realmente funciona y las comunidades de vecinos tienen acceso a las ayudas, pudiendo cobrarlas en plazos razonables (actualmente hay que esperar más de dos años para recuperar una inversión o parte de ella…). La idea es buena; la aplicación… Esperemos que también.

Más información: www.madrid.org

En nuestra anterior entrada hablábamos sobre la rehabilitación de viviendas antiguas, situadas sobre todo en zonas de campo o costa, fuera de núcleos urbanos o en pueblos pequeños. Hay muchos propietarios que se plantean adquirir una de estas viviendas y rehabilitarla con el fin de empezar un negocio de turismo rural, un sector que en los últimos años ha ascendido de manera notable en nuestro país, si bien hay que hacer notar que en este último año la afluencia de usuarios de estos negocios ha bajado bastante como consecuencia de la situación de crisis que atraviesa el país. Una vez tomada la decisión de empezar el negocio, y habiendo comprobado que realmente el edificio se puede rehabilitar, es el momento de acudir a las instituciones públicas para poder optar a las subvenciones que se ofertan para poner en marcha los negocios. Estas subvenciones están encaminadas principalmente a la rehabilitación de los inmuebles, y pueden llegar en forma de préstamos sin intereses o ayudas a fondo perdido. Lo más importante es cumplir los requisitos que se piden, que, la verdad, son bastante restrictivos; además, dichos requisitos suelen variar en función de la Comunidad Autónoma donde se vaya a establecer el negocio. Los trámites que existen las comunidades van desde darse de alta como empresa turística en la Consejería de Turismo correspondiente a la presentación de avales y proyectos, y también se le exigirán una serie de condiciones al alojamiento en cuestión, que serán certificadas siempre por un inspector. La información sobre todos estos trámites se obtiene en la delegación provincial de la Consejería de Turismo de cada Comunidad Autónoma, y será allí también donde podamos informarnos sobre las ayudas.

Los requisitos más comunes que se plantean a la hora de optar por las subvenciones son básicamente los mismos en todas las comunidades, aunque algunas cosas pueden variar. La casa o casas deben tener una arquitectura tradicional y una antigüedad mínima, y disponer de todos los servicios y acometidas, así como de calefacción. También se pide una capacidad mínima y máxima de plazas, una superficie mínima de las habitaciones y una altura mínima de techos. Por cada 4-6 plazas debe haber un baño completo y todas las habitaciones han de tener ventilación directa al exterior. Las casas han de contar con teléfono, extintor y botiquín, y haber obtenido la certificación adecuada de eliminación de aguas residuales, así como mobiliario apropiado y cocina completa. Y todo esto, sin olvidarnos que en algunos lugares se exige que el propietario esté empadronado en el municipio donde está el alojamiento.

Las ayudas y subvenciones que se facilitan suelen proceder de fondos comunitarios (programas PRODER y LEADER Plus, por ejemplo), que proporcionan entre el 20 y el 60% de la inversión; para evitar fraudes, hay establecidos requisitos como una antigüedad mínima en funcionamiento de 2 años para el pago de la ayuda, o un compromiso de mantenimiento de la actividad de entre 5 y 10 años.