Tags Posts tagged with "Arreglos fáciles de bricolaje"

Arreglos fáciles de bricolaje

0

grifoHay pocas cosas más molestas que un grifo que pierde agua, si la goma está verdaderamente desgastada, abrirlo será un horror porque saldrá agua para todos lados. Si simplemente gotea, es molesto pero se sobrelleva. De todas formas no tienes por qué estar sufriendo por estas pequeñeces, tienen una solución muy simple. Hoy te explicamos cómo arreglar el grifo para que no tengas que gastar demasiado dinero llamando al fontanero. Realmente es un desperfecto que no necesita que nadie te lo haga, tú mismo en pocos minutos lo conseguirás.

Grifo con mandos giratorios

En primer lugar corta la llave de paso, evitarás que salga agua a chorro cuando quites el grifo. Para desmontar los mandos tienes que ser algo observador y probar varias técnicas. Puede que tu grifo tenga un indicador de caliente- frío en cada mango, debajo de cada color suele haber un tornillo. Si no es el caso, puede ser que sea tirando de cada mango, no hagas demasiada presión si ves que no sale, es porque tiene un tornillo. Ahora te encontrarás un tuerca, quítala con una llave inglesa, se delicado para no dañar la rosca.

Quita ambos mangos, saldrá un cartucho en cada uno. Si el agua te sale por los laterales del grifo, debes cambiar la goma. Si por el contrario gotea directamente del grifo, no tendrás más remedio que cambiar los cartuchos.

Grifo monomando

Si tu grifo es monomando la cosa cambia un poco. Busca el embellecedor de la temperatura y haz palanca con un destornillador plano para sacarlo. Debajo estará un tornillo, lo más probable es que el mecanismo para abrirlo necesite una llave Allen. Gira un poco para desenroscarlo, cuando lo hayas abierto te encontrarás otro mecanismo que parece cerrado. Deberás probar, ya que varía según el modelo. Lo primero gíralo para ver si es de rosca, si no sale, haz sin miedo, una presión en palanca.

Una vez hecho, necesitarás la llave inglesa para desenroscar la siguiente pieza. Ahora te encontrarás el cartucho, sácalo tirando de él y cámbialo. Para colocarlo fíjate bien en las piezas de sujeción que hay, deben quedar perfectamente ancladas o saldrá agua. Así que asegúrate de que queden bien.

0

Todos sabemos lo que es una cisterna que pierde agua, un verdadero incordio. Hace un ruido molesto que te impide dormir, carga mal y lo que es peor, te hace gastar mucha más agua. Es muy común encontrarse este tipo de desperfectos en una casa, y pocas veces sabemos cómo solucionarlo. Ni se te ocurra llamar al fontanero, tú mismo lo puedes arreglar en sólo unos minutos. La verdad, es que parece una tarea complicada, poca gente conoce el funcionamiento del inodoro. Un entramado extraño, lleno de agua y humedad, que prefieres no tocar. Sin embargo, con las claves oportunas, entenderás a la perfección como hacerlo. Y un utensilio que solamente usas para tus necesidades, dejará de ser un completo desconocido. Conocer los aparatos que conviven con nosotros te será muy beneficioso para cuando surja algún problema.

Tú no te preocupes, la tarea sí que parece difícil, pero no lo es en absoluto. Lo que pasa es que nadie te ha enseñado como debes arreglarlo. Hoy te damos unas indicaciones precisas para que no te pierdas.

Antes de nada cierra la llave del agua, para poder trabajar con comodidad. Fíjate en el inodoro, parece un anclaje cerrado, pero abrirlo es muy sencillo. Debemos hacer palanca con un destornillador plano para quitar el pulsador, si tiene dos, realizamos la misma operación en cada uno.Después debes desatornillar el tornillo que te encontrarás en el centro para levantar el soporte.

cisternaPosteriormente levanta la tapa de la cisterna con las manos, verás el descargador. Este aparato es el que te está dando los problemas. Debes quitarlo, para ello gíralo con una suave presión hasta que oigas un clic. Ahora observa la pieza, justo en su base tiene una goma. Esta es la que te está ocasionando la perdida de agua, ya que seguramente se habrá desgastado. Debes cambiarla por una del mismo modelo. Una vez hecho, vuelve a armar toda la estructura, tira de la cisterna y ¡voilá!, lo has solucionado.

bricolajeEn casa siempre hay algo estropeado, no nos solemos meter a arreglarlo por miedo a su dificultad, nos vemos perdidos en engranajes desconocidos. Y la verdad es que nuestro tiempo parece ser tan ajustado, que no hay minutos para dedicárselos. Sin embargo, tener cosas estropeadas en casa no trae buen chip y nos pone un poco de mal humor. Hoy os vamos a explicar, paso a paso, algunos arreglos que en realidad son muy fáciles de realizar.

La persiana, siempre dando problemas

Abre el cajón y saca la persiana, no es nada complicado. Límpiala barra a barra. Ahora observa el eje del cajón, en donde estaba apoyada la persiana. Si está bien alineado solo tendrás que cambiar los soportes, seguramente estén dañados y envejecidos. Coge un destornillador y saca el recogedor que tira de la persiana. Desenrolla la cuerda y tira el soporte viejo. Ahora ya puedes sacar el eje para colocar unos nuevos soportes, estos son la base para que la persiana gire bien. Atorníllalos e introduce de nuevo la persiana. Atornilla al eje y comprueba que no esté torcida.

Si sólo tienes que cambiar la cinta, ahora es el momento de hacerlo. La medida que necesitarás aproximadamente es tres veces la altura desde la caja al recogedor. Cambia la vía pasa cintas si ves que está dañada. Ve introduciendo la cuerda en el nuevo recogedor. Finalmente agujerea la cuerda para dejarla enchanchada en el tornillo y coloca el recogedor en su sitio.

Sustituir el pomo de la puerta

Desatornilla el pomo antiguo, saldrán dos partes. Coge el pomo nuevo y desármalo, tendrás dos partes también. Introduce una por un lado y hazlo encajar en la ranura que permite el juego del pestillo. Haz lo mismo por el otro lado, coloca el escudo y atorníllalo. Finalmente sólo tendrás que encajar el pomo, que suele hacer un clic al presionarlo.

Ralladuras en el parquet

Para las ralladuras que son un hundimiento tan solo necesitarás un poco de agua. Aplícala con un pincel ya que el agua es enemigo del parquet. Déjala 24 horas para que humedezca hinche un poco.

SI la ralladura es por desprendimiento utiliza una cera especial. Calienta la cera con un secador a medida que la vas introduciendo y con una rasqueta, que no sea metálica, retira el sobrante.

Hoy nos destapamos con una nueva entrada de nuestra sección dedicada a los “manitas” caseros más apañados, que lo mismo saben arreglar un roto que un descosido; algo que, en tiempos de crisis, es una auténtica habilidad… Y para los trabajos más complicados, también es de personas inteligentes saber buscar los presupuestos más ajustados; y nadie como TuManitas para echarnos una mano en ese sentido. Dicho esto, hoy vamos a tratar dos temas muy interesantes: recuperar marcos de ventana de aluminio con pintura y calcular las necesidades eléctricas de una vivienda.

Pintar marcos de ventana de aluminio: es una buena idea si el acristalamiento es lo suficientemente aislante, pero los marcos son feos y poco decorativos. En primer lugar hay que colocar cinta de carrocero en los cristales y la pared; si las hojas de la ventana se pueden desmontar (como las de las correderas), mucho mejor. Después aplicaremos sobre los marcos bien limpios una mano de selladora sintética con rodillo de esmaltar (espuma o pelo muy corto), del ancho adecuado. Cuando esté seca, tendremos que dar dos o tres manos más de esmalte-laca satinado del color que nos interese y retirar inmediatamente la cinta. ¡Listo!

Calcular la potencia eléctrica de una vivienda:
muy sencillo: basta con anotar la cantidad de electrodomésticos que hay en la casa, cuál es la superficie en metros cuadrados y añadir el sistema de calefacción si es por electricidad. La potencia nunca será inferior a 5750 V a 230 W, que es el mínimo obligatorio. Luego se puede ampliar según los electrodomésticos y la calefacción; una vivienda con lo básico necesitaría unos 4,6 kW de potencia, pero si hay también lavavajillas, campana, horno eléctrico, vitro y secadora, puede llegar a necesitarse hasta 7 kW de potencia contratada.

Imagen: Gealan.

Para terminar la semana, vamos con esta sección que a nuestros “manitas” caseros tanto les gusta: nuestros arreglos fáciles de bricolaje. Ideas, trucos, consejos… Pequeñas dosis de información que en ocasiones, resultan de lo más prácticas. Hoy vamos a ver cómo quitamos esos barnices industriales, aplicados a pistola, tan complicados de eliminar con decapante; y también, cómo podemos renovar un radiador para tenerlo perfecto para el invierno que viene.

Eliminar barnices:
seguro que alguna vez habéis intentado decapar un mueble barnizado a pistola, de fábrica. El resultado suele ser desastroso: el decapante no ablanda lo suficiente el barniz y luego no hay quien coloree la madera… O bien, es imposible acceder a los recovecos, de forma que al final es peor el remedio que la enfermedad. Aquí va un truco de restauradora profesional: utilizar un disolvente llamado dimetil-formamida. Antes de nada, sabed que hay que utilizarlo con guantes de fregar y mascarilla especial para gases, porque es tóxico. En lugares muy ventilados o al aire libre. El disolvente se aplica mojando un trozo de lanilla de acero nº 000 en él y frotando la madera; veréis cómo de inmediato, el barniz se disuelve… Después basta con enjuagar rápidamente el barniz disuelto con un paño limpio. ¡Os sorprenderéis!

Pintar y renovar radiadores: ahora que en breve dejaremos de utilizar la calefacción, puede ser un buen momento para dar un repaso a los radiadores y a la instalación. Purgarla es siempre una buena idea, y es necesario hacerlo por lo menos una vez al año. Si nuestros radiadores son de hierro, es recomendable eliminar el óxido antes de pintarlos; para ello lijaremos las zonas oxidadas y les aplicaremos un transformador de óxido. Después se pueden pintar con pinturas especiales para metal y que aguanten el calor; las hay incluso específicas para radiadores. Lo mejor es emplear brochas acodadas para llegar a todos los rincones. Los radiadores modernos de aluminio o acero también se pueden pintar, e incluso decorar con motivos plásticos autoadhesivos. Eso sí, cuando de nuevo volvamos a utilizarlos es posible que los motivos terminen desprendiéndose con el calor; bastará con cambiarlos por otros nuevos, ¡y listo!


El año 2011 ha comenzado ya hace unas semanas, y todavía no habíamos publicado ningún artículo con nuestros populares Arreglos fáciles de bricolaje. Nunca es tarde para enmendarse, así que hoy vamos a tratar dos temas muy habituales: reparar mármol roto y arreglar sillones de cuero que se han rajado o abierto.

Reparar mármol
El mármol necesita adhesivos muy resistentes para recuperar su consistencia; no vale cualquier pegamento. Existen en los centros de bricolaje y los almacenes de productos para restauración (y también a través de Internet) productos específicos que no sólo pegan, sino que también rellenan si se ha perdido material. Son adhesivos que se componen de una pasta y un polvo especial; en el kit suelen venir dos tonos, rojo y ocre, para los mármoles más corrientes. Hay que mezclarlos, aplicar el producto y unir ambas partes, eliminando con acetona lo que rebose. Una vez seca la pasta, procederemos a lijar el arreglo y a aplicar un producto especial para pulimentar el mármol.

Arreglar rotos en el cuero

Los sillones de cuero antiguo tienen mucho encanto, pero en ocasiones presentan zonas rotas o rajadas. Aunque parezca increíble, existe un producto estupendo para volverlas a unir: el cuero líquido. Este material se compone de un adhesivo mezclado con finísimas virutas de cuero natural. Para utilizarlo, sólo hay que limpiar bien las partes a unir con aguarrás puro (con cuidado) y luego aplicar el cuero líquido, de forma que rellene la abertura. Una vez seco (tarda alrededor de una hora), el arreglo será tan flexible y suave al tacto como el cuero natural. Eso sí, es posible que haya que teñirlo, ya que el producto es transparente o blanco cuando se seca.

Imagen: Chinabouje.

Ya estamos a jueves, y me he dado cuenta de que hace mucho que no os traía los arreglos fáciles… Así que vamos a enmendarnos. Hoy les toca el turno a los revestimientos y a las instalaciones eléctricas de exterior: vamos a ver cómo se pone el gresite y de qué forma hemos de calcular el nivel de protección de un diferencial para un circuito de alumbrado externo.

Revestir superficies con gresite
El gresite, esas teselas de vidrio o cerámica cuadradas que tan de moda estuvieron hace años, hoy día es un revestimiento de lujo que está muy de moda. Colocar teselas de gresite en paredes o encimeras de cocina es más complicado que alicatar, aunque los nuevos paneles que traen las teselas dispuestas sobre mallas de materiales plásticos, o protegidas con hojas de papel resistente, hacen la tarea mucho más fácil. Para poner gresite, la superficie ha de estar perfectamente nivelada y lisa. Las teselas se fijan con cemento-cola de tipo epoxi, flexible y muy resistente (tanto, que se puede utlizar incluso para exteriores) que se extiende sobre la pared con llana dentada, en paños de aproximadamente 1 m2 delimitados por listones de madera clavados provisionalmente a escuadra. Una vez pegados los paneles, se retira el papel (si lo llevan) mojándolo con agua abundante y se rellenan las juntas con un mortero especial flexible, blanco o del color escogido.

Instalaciones de alumbrado exterior: calcular la potencia y el nivel de protección
Para calcular la potencia de una instalación de alumbrado para exterior hay que sumar los vatios (W) de cada luminaria. Si se trata de halógenas, entonces sumaremos los W del transformador; y si hay fluorescentes, por cada uno aumentaremos la potencia general en un 15% de la del fluorescente. La potencia total determinará el nivel de protección en amperios (A) del diferencial correspondiente al circuito del alumbrado en el cuadro de distribución de la vivienda. Hasta 2200 W basta con 10 A; entre 2200 y 3300, 16 A; 3300-4400, 20 A; y 4400-5500, 25 A.

Imágenes: Amarola, Lámpara Aurice de Unopiu.


Comenzamos el mes de noviembre con la sección dedicada a los manitas aficionados y amantes del bricolaje, que son muchos; cada vez más, sobre todo con la dichosa crisis que nos empuja a ahorrarnos unos euros en todo lo que podamos hacer nosotros mismos. Eso sí, siempre que no se trate de trabajos destinados a los profesionales, ya que en ese caso puede ser peor el remedio que la enfermedad; ya sabéis que podéis contar con nuestros manitas para conseguir los mejores presupuestos, en TuManitas.com.

Encimeras de mosaico
¿Os gustan las mesas de tipo marroquí, con la encimera llena de piezas cerámicas formando atractivos diseños multicolores? Seguro que sí. Este tipo de superficies son bastante sencillas de realizar, y resultan muy resistentes y limpias, sobre todo para exterior. Podéis usar teselas de gresite o bien trozos de baldosas viejas, siempre nuevas (sin restos de cemento) y del mismo grosor. Las piezas se pegan sobre un tablero hidrófugo con cemento-cola; después hay que “enmarcar” la composición con unos listones de madera o perfiles de metal atornillados al tablero. Para terminar, las juntas o llagas se rellenan con más cemento-cola del color que nos interese; la elección del tono será crucial en el resultado final.

Tarifa nocturna: adaptar el contador

Ahora que llega el frío, el consumo energético se dispara de manera espectacular en los hogares. Quienes disponen de calefacción eléctrica deberían considerar adaptar su red a la tarifa nocturna, para aprovechar los precios más bajos de esta modalidad. Para hacerlo sólo hay que avisar a la compañía electrica para que instale un contador con reloj programador en el cuadro de contadores del edificio; el alquiler cuesta alrededor de 2,22 €/mes. También se pueden comprar por unos 200 € por unidad. Además, hay que instalar un acumulado de red para almacenar la energía; los mejores son los acumuladores dinámicos, aunque son más caros que los estáticos. Algunos radiadores vienen ya con acumulador incorporado, pero son más caros y resultan pesados e incómodos.

Imagen: Mono1980.

El verano puede ser una estupenda época para hacer reformas, aunque ya sé que muchos de vosotros me diréis que son días para descansar… Pero es que hay personas a las que les relaja y les gusta hacer trabajos de bricolaje, mientras que otros se dedican a disfrutar de la playa y del dolce far niente. Para los primeros, que son de los que leen el blog, va dedicada esta nueva entrega de nuestros populares Arreglos fáciles de bricolaje.

Cortar baldosas y suelos flexibles
Si alguna vez habéis instalado un suelo flexible (de vinilo, linóleo, PVC o similares), sabréis lo complicado que es cortar este material. Existen herramientas eléctricas como la cortadora de Bosch, que facilitan la tarea; pero no todo el mundo puede o quiere permitirse el lujo de comprarse una herramienta de este tipo. Para cortar con más comodidad estos materiales, una buena idea es calentar la zona a seccionar con un secador de pelo o, aún mejor, con una pistola de aire caliente. Eso sí, tened cuidado de alejar la pistola lo suficiente como para que no se formen quemaduras. Inmediatamente después, sólo hay que poner el material sobre un tablero mártir y cortarlo con un cúter bien afilado.

Tornillos para unir tableros de aglomerado

El mundo de los tornillos es realmente fascinante… Hay tantos, de tantos tamaños y tantos modelos, que no sabríamos qué hacer sin el asesoramiento de ferreteros y encargados. El aglomerado es uno de los materiales más empleados en bricolaje, y para unir los tableros de este material es necesario usar tornillos con un agarre especialmente fuerte. Los tornillos en sí tienen el núcleo más fino, la rosca más afilada y la forma perfectamente cilíndrica, lo que crea una mejor penetración en el tablero de partículas y resina. Al penetrar en el material, el la rosca de los tornillos Spax corta una contrarrosca sin producir apenas virutas.


Con tantas novedades sobre ayudas, vivienda, exposiciones y nuevos productos y materiales, tenía un poco olvidada esta sección tan popular: los arreglos fáciles de bricolaje que, de vez en cuando, tratamos en el blog para todos aquéllos que os animéis a ponerlos en práctica. Hoy retomo dicha sección, y aprenderemos a cortar cristal y pulimentar metales cromados.

Cortar botellas de cristal

Hay muchas personas a quienes les gusta hacer trabajos y manualidades con botellas de vidrio, pero se encuentran con lo complicado que resulta cortar este materialertar cristal es complicado debido a la intrínseca fragilidad de este material. Sin embargo, puede hacerse; en Internet hay muchos vídeos donde aparecen varias técnicas. Una de ellas, quizás la más sencilla, es hacerlo con un cortavidrios y calor.

Primero hay que poner la botella en un soporte, de manera que gire pero que no se tuerza. La plataforma ha de ser horizontal y dejar visible constantemente la zona a cortar. Hay que trazar una línea de corte con un rotulador permanente, humedecerla con esencia de trementina y pasar un cortavidrios, marcándola bien. Después, se seca la botella y se pasa la llama de una vela por la línea, dando cinco o seis vueltas a la botella con lentitud; bastará con dale unas cinco o seis vueltas. Cuando esté bien caliente, y con unos guantes para obra, se introduce inmediatamente la botella en un cubo lleno de agua fría; la diferencia de temperatura romperá el cristal. Quizás haay que golpear un poco la base para desprenderla del todo.

Pulimentar metales cromados
Lo mejor en estos casos es aprovechar esa herramienta tan versátil que es el taladro, y combinar su uso con el de un kit especial, a la venta en centros de bricolaje y tiendas de accesorios para el automóvil. Los kits incluyen productos para desbastar el metal, pensados para piezas que estén muy oxidadas, rayadas o deterioradas. Los productos, básicamente, so de dos tipos: pastas abrasivas para desbastar o abrillantar, y discos de tela o borla.

Primero se coloca un poco de pasta en el disco (en la foto) y a continuación se pone marcha el taladro, con el que puliremos la pieza con cuidado hasta que brille. Otra opción es emplear un limpiametales corriente, sacando brillo a los metales con el taladro y el disco de tela o borla de pulimentar.

Imagen / Imageshack.