Tags Posts tagged with "Arquitectura"

Arquitectura

0

gargoyle-320952_640

A menudo a lo largo de la historia del arte y de la arquitectura nos encontramos con algunas manifestaciones hermosas y fantásticas al mismo tiempo que no dejan de sorprendernos a pesar del paso del tiempo. Uno de estos elementos que fue capaz de armonizar la belleza y lo grotesco fueron las gárgolas, unos elementos arquitectónicos desarrollados especialmente durante la edad media y, más concretamente, por el estilo gótico.

A pesar de que la mayor parte de las personas vinculan a las gárgolas con elementos puramente decorativos denominándolos como esculturas este tipo de clasificación no es la más correcta. En realidad las gárgolas son un elemento arquitectónico de gran importancia ya que enmascaradas a modo de estatuas las gárgolas son, en el fondo, los desagües de las techumbres de los edificios más importantes.
Podemos observar, por tanto, que la función de las gárgolas es fundamental. Los desagües de los tejados permitían que el agua no se quedara estancada en las techumbres de forma que no se transmitieran humedades al interior de los edificios. Como podemos observar la función arquitectónica de las gárgolas es fundamental ya que ayudaba al correcto mantenimiento del edificio.

De esta forma podemos imaginarnos que lo que en principio no era más que un elemento arquitectónico muy simple con el paso del tiempo fue ornamentándose hasta conseguir los resultados que podemos observar en la actualidad. Los motivos animales rematando las cornisas y las techumbres son una constante en toda la historia del arte desde la actualidad. Por tanto no es de extrañar que un estilo como el gótico que ornamentaba prácticamente todas las superficies arquitectónicas apostase por este tipo de solución.

En cuanto a los motivos decorativos estos son muy amplios. Tal vez aquellos más famosos sean los de las gárgolas con formas grotescas de demonios o animales fantásticos. Sin embargo estos ejemplos no son los únicos. Existen otras figuras mucho más amables como las figuras humanas que representan diversos oficios.

También merece la pena aclarar que este tipo de detalles arquitectónicos no desaparecieron con el fin de la Edad Media. Las gárgolas continuaron estando presentes en las arquitecturas renacentistas y barrocas y, como no podría ser de otra forma, en los diversos neohistoricismos que se construyeron durante los siglos XIX y XX.

0

historia de la arquitectura la torre eiffel

La Torre Eiffel es una de las construcciones más famosas de Francia. Sin embargo no debemos pensar en ella únicamente como un monumento parisino sino que conviene clarar que nos encontramos a ante una de las construcciones más conocidas en toda a historia de la arquitectura de todo el mundo.

La Torre Eiffel es una torre construida en hierro que presenta una altura de trescientos metros. Aunque la torre fue diseñada por Maurice Koechlin y Émile Nouguier fue el ingeniero francés Gustave Eiffel quien la construyó y de quién recibió su famoso nombre. La torre fue construida con motivo de la Exposicicón Universal del año 1889 que tuvo su sede en la ciudad de París. La construcción de esta torre duró más de dos años y en su época supuso una gran renovación estilística. Durante cuatro décadas las torre Eiffel ostentó el título de torre más alta del mundo.

Merece la pena mencionar que la torre fue una construcción muy controvertida en su época. Hay que comprender que en aquella época toda Europa se hallaba sumida en un momento de renovación artística. El estilo artístico más popular en aquella época era el neohistoricismo. Se buscaba la inspiración en los modelos artísticos de los siglos anteriores y aunque se realizaba una reinterpretación de los mismo apenas se aportaba nada nuevo. Sin embargo el descubrimiento de nuevos materiales constructivos permitió eldesarrollo de nuevas formas de expresión y fue así como surgió un nuevo estilo: la arquitectura de hierro.

La Torre Eiffel no fue la única representante de este nuevo estilo. El Cristal Palace, en Londres, fue otra de las grandes atracciones de la época y, del mismo modo en que fue creada la torre, fue erigido con el fin de conmemorar una Exposición Universal. Las Exposiciones Universales, al igual que la arquitectura de hierro, eran toda una muestra de modernidad. En ellas se demostraban los avances científicos más importantes de la época y se intercambiaban ideas y tecnologías que en poco tiempo transformarían el mundo. La torre, por tanto, pretendía demostrar una nueva forma de construir. Gracias a su construcción se pudo observar la potencialidad que ofrecían los nuevos materiales y la rapidez con que un monumento tan impresionante podría ser construido.

0

rehabilitar un edificio antiguo

Rehabilitar un edificio antiguo puede ser una de las mejores opciones si deseas conseguir una vivienda espectacular. Los edificios antiguos cuentan con unas cualidades únicas que los convierten en lugares muy deseables. Para empezar los edificios antiguos suelen presentar estancias muy amplias con techos altos y grandes ventanales. Además la mayor parte de estos edificios cuentan con motivos decorativos de otras épocas y preciosos detalles que a día de hoy no se encuentran en ninguna vivienda moderna. Sin embargo la gran mayoría de este tipo de edificios no han llegado hasta nosotros en buenas condiciones y es esta la razón por la que hay que rehabilitarlos antes de vivir en ellos. Si estás pensando en rehabilitar un edificio antiguo aquí te damos algunas claves que tendrás que tener en cuenta antes de acometer la reforma:

Atención al presupuesto

Las casas y los edificios antiguos suelen estar en bastante mal estado. Antes de decidirte a comprar un edificio de este tipo debes asegurarte de que serás capaz de afrontar los gastos de la reforma. Por eso conviene que consultes los presupuestos antes de decidirte a comprar el edificio. Recuerda que deberás prestar atención a todos los detalles como, por ejemplo, la instalación eléctrica o las tuberías. El mayor problema de las reformas es que los trabajos parecen multiplicarse. Cuando se revisan las paredes se descubre que hay que cambiar las ventanas y la instalación eléctrica, por ejemplo. Este tipo de problemas responden a una mala planificación.

Hazlo tu mismo/a

Por supuesto todos los trabajos que tu puedas realizar harán que el presupuesto baje. Sin embargo debes ser consciente de lo que puedes y no puedes hacer. Recuerda que el trabajo de construcción es bastante duro y que hay que saber lo que se hace. Si decidas montar toda la instalación eléctrica sin estar del todo seguro/a sobre cómo debes hacerlo es muy probable que lo hagas mal. Y si esto ocurre no solo habrás malgastado tu dinero en una instalación defectuosa sino que, además, tendrás que recurrir más tarde a los servicios de un/a especialista para que deshaga tu desaguisado disparándose, de esta forma, el presupuesto.

0

arcade-505481_640

Los claustros son una de la parte más bella de todas las catedrales y los monasterios de todo el mundo. Por esta razón no deberías dejar pasar la ocasión de conocerlos siempre que puedas. A menudo cuando viajamos a cualquier país tenemos la opción de visitar sus catedrales y monasterios más famosos y un error imperdonable sería el de olvidarnos de conocer sus claustros. Si no estás demasiado familiarizado/a con el mundo de la arquitectura religiosa tal vez no estés seguro/a de lo que te estamos hablando así que antes de nada vamos a ir paso a paso.

¿Qué es un clautro?

El claustro es una zona interior presente en algunas catedrales y en todos los monasterios. No se trata más que de un patio, una pequeña zona al aire libre a la que los monjes y los eclesiásticos podías retirarse a leer y relajarse. Por tanto nos encontramos ante una zona privada. Los claustros se diseñaron a modo de remanso de paz y tranquilidad.

¿Cómo es un claustro?

Los claustros presentan, normalmente, una forma cuadrada. Están rodeados por un pórtico techado por sus cuatros lados y conectan con el resto de edificios del conjunto eclesiástico. En cuanto al estilo de las columnas y el resto de elementos decorativos no hay mucho que podamos generalizar. Por supuesto estos detalles se corresponden con el tipo de estilo arquitectónico al que pertenezca el conjunto eclesiástico. Sin embargo lo que sí podemos afirmar sin temor a equivocarnos es que en los claustros se llevaban a cabo algunos de los esfuerzos decorativos más impactantes. Se trataba de un lugar de gran importancia y los escultores ponían todo su empeño en tratar de conseguir resultados espectaculares. Por tanto nos encontramos unos capitales decorativos de una gran riqueza en casi todos los claustros.

Los jardines

Además los claustros contaban, en su mayoría, con unos preciosos jardines que solían contar con un pozo en medio del terreno. En algunos lugares el claustro no presentaba un jardín sino una zona de huerto. Esta solución no fue demasiado común ya que estos complejos arquitectónicos eclesiásticos solían contar con terrenos específicos para los huertos.

0

arquitectura islámica

La arquitectura islámica es uno de eso artes que nos remiten, inmediatamente, a lo exótico y lo desconocido. Sin embargo estamos muy equivocados si pensamos de esta manera ya que en nuestro país existen muchos ejemplos de las construcciones de este tipo. La mayor parte de ellas fueron construidas durante la Edad Media en el periodo histórico en que la Península Ibérica estuvo bajo dominio musulmán.
Aunque las poblaciones islámicas de esta época se caracterizaron por su gran afán constructivo e ingeniero y crearon todo tipo de edificios e instalaciones sus obras arquitectónicas más representativas son las mezquitas y los palacios. A continuación pasamos a comentar la primera tipología.

Mezquitas

La cultura islámica, en general, se encuentra fuertemente influenciada por su religión. De esta forma no resulta sorprendente que las mezquitas fueran unos de sus edificios más emblemáticos. Las mezquitas constituyen una tipología arquitectónica fácilmente distinguible.

A lo largo de los siglos las mezquitas han ido evolucionando y existen diversos tipos de ellas. Sin embargo durante todos estos miles de años han sabido mantener su esquema básico. Existen tres aspectos muy importantes que aparecen en todas las mezquitas. El primero de ellos es el muro de la quibla. Como casi todas las personas saben el culto musulmán exige a sus fieles que recen mirando hacia La Meca. De esta forma el muro de la quibla es aquel que marca la orientación de dicho punto sagrado y los musulmanes se arrodillan frente a él para rezar estando seguros, de esta manera, que su orientación es la correcta.

Este muro es el que genera el segundo aspecto fundamental con el que toda mezquita debe contar: la sala de oraciones. Se trata de una gran sala en la que los fieles se reúnen para rezar. El sentimiento de hermandad en este contexto es muy importante por lo que se pretende que los elementos sustentantes sean los mínimos posibles para que no interfieran en la visión de los fieles.

El último elemento importante presente en todas las mezquitas es el patio. El patio es un espacio abierto en el exterior de la sala de oraciones. En el patio suele haber una fuente en la que los fieles pueden realizar sus abluciones sagradas antes de entrar a la mezquita a rezar.

0

arquitectura megalítica

Lo más habitual cuando hablamos de los inicios de la arquitectura es que nos remontemos a las civilizaciones más antiguas como la egipcia, la mesopotámica o la china. Sin embargo los inicios en la arquitectura se remiten a mucho más atrás en el tiempo. Las primeras manifestaciones arquitectónicas las encontramos en la época del Neolítico. Sin embargo algunos especialistas se remontan incluso más tiempo. Según estos especialistas podríamos considerar como las primeras manifestaciones arquitectónicas las primeras intervenciones en las cuevas durante el Paleolítico. Tras estas intervenciones que consistían en algunos detalles como la incorporación de pinturas en las paredes de la roca o la separación de espacios por medio de pieles se supone que el ser humano ya trataba de crear espacios interiores y decorarlos.

El megalitismo

El megalitismo fue una revolución cultural que sacudió toda Europa hace ya miles de años. Encontramos este tipo de construcciones a lo largo de todo el continente. Las representaciones más habituales de esta cultura las encontramos en los menhires o dólmenes. Los menhires, cuyo nombre significa literalmente “piedra hincada”, son rocas de gran tamaño colocadas verticalmente sobre el terreno. Los dólmenes, por otra parte, son construcciones de tres piedras. Básicamente consisten en dos menhires colocados el uno junto al otro sonre los que se coloca una tercera roca en disposición horizontal.

Arquitectura megalítica

Sin embargo cuando hablamos de menhires y dólmenes no podemos referirnos a obras de arquitectura ya que no crean ningún espacio interior. Esto no significa que la cultura megalítica no contase con ejemplos de arquitectura. Nada más lejos de la realidad. Existen dos tipologías arquitectónicas bastante típicas de esta cultura. La primera de ellas es la que ilustra nuestro artículo. Se trata de construcciones de las que desconocemos su uso exacto. Suponemos que son algún tipo de construcción religiosa o templos al aire libre pero a día de hoy los misterios en torno a este tipo de arquitectura siguen siendo muchos. Por otra parte encontramos un segundo modelo bastante típico: el de las tumbas. Se trata de construcciones semienterradas en las que a través de un pasillo de dólmenes se accede a la sala mortuoria.

1

los edificios más altos del mundo

Tal como comentábamos en uno de nuestros últimos artículos los rascacielos son una novedad en arquitectura que data del último siglo. Construir edificios tan altos como estos ha sido posible, unicamente, gracias al vertiginoso desarrollo de la arquitectura y la ingeniería. Ambas ciencias se han desarrollado enormemente gracias a los nuevos descubrimientos en materiales y técnicas constructivas. De esta forma a lo largo de los últimos años se han llegado a construir algunos de los edificios más altos del mundo que se han convertido en auténticos iconos de las ciudades en las que se encuentran. A continuación presentamos algunos de los edificios más altos del mundo.

  • Burj Khalifa: Se trata del edificio más alto del mundo, por el momento con una altura que llega, en su azotea, a los 828 metros. Este edificio se encuentra en Dubai. El rascacielos se inauguró en el año 2010 y cuenta con 163 plantas más la azotea. En este edificio se albergan espacios muy diferentes desde hoteles de lujo a oficinas o viviendas particulares.
  • Shanghai Tower: El segundo edificio que lidera nuestro ranking de altura, con 632 metros hasta su azotea. El edificio cuenta con 121 plantas en las que, como ocurría en el caso anterior, existen espacios de todo tipo. Lo más característico de este edificio es su diseño en espiral. Además la torre destaca por su alto diseño en sostenibilidad y eficacia energética.
  • Torres Abraj Al Bait: Estas torres, de 601 metros, se encuentran situadas en Arabia Saudí. El conjunto arquitectónico fue inaugurado el año pasado, en 2014. Lo más característico de estas torres es el enorme reloj que presenta un diámetro de más de cuarenta metros. Las torres fueron diseñadas para conseguir una vista espectacular y privilegiada de la Kaaba en La Meca, uno de los lugares de perigrinación más importantes del mundo.
  • One World Trade Center: La última de las propuestas que te presentamos es este rascacielos que cuenta con una altura de 541 metros. Este característico edificio se encuentra situado en pleno centro económico de Nueva York. Desde su inauguración en 2014 se ha convertido en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

0

historia de la arquitectura arquitectura renacentista

El Renacimiento surgió, en buena parte, como reacción al Gótico. Los hombres y mujeres del renacimiento van a considerar al gótico como una época oscura de barbarie y buscarán sus fuentes de inspiración en la Antigüedad Clásica. Hay que aclarar que la época de transición entre época gótica y época renacentista estuvo marcada por grandes catástrofes como la peste. Esta es una de las razones por la que las personas del renacimiento tratará de buscar su inspiración en otras épocas más remotas. Sin embargo durante el renacimiento se produce un idealismo de la Antigüedad que poco tiene que ver con lo que ocurrió realmente en época antigua.

También conviene mencionar que todo este movimiento coincide con una época en la que se comienzan a desarrollar los primeros estudios filológicos y comienzan a traducirse algunas de las obras literarias griegas y romanas más famosas. Como consecuencia la antigüedad se pone muy de moda y el arte del renacimiento tratará de imitar a aquella. En arquitectura podemos observar cómo se abandona cualquier reminiscencia del arte de la Edad Media y las tipologías clásicas comienzan a hacer su aparición.

Claridad y uniformidad del espacio

Frente a la decoración románica y gótica que se colocaba sobre toda superficie disponible (pilares, portadas, ventanas,…) las nuevas construcciones renacentistas van a destacar por su sobriedad. Se elimina toda la decoración superflua y se permite la apreciación de los volúmenes puros. De la misma manera se busca crear un espacio ordenado en el que cada pequeña parte se integre perfectamente teniendo siempre en cuenta el espacio total final.

Retorno a los órdenes

Los órdenes clásicos vuelven a ponerse de moda. Las pilastras decoradas con estatuas adosadas desaparecen durante varios siglos y el dórico, el jónico y el corintio recobran su protagonismo. Los órdenes arquitectónicos responden a la búsqueda del equilibrio, la armonía y la razón y los hombres y mujeres del renacimiento tratan de alcanzar dichos objetivos.

El hombre la medida de todo

De nuevo el ser humano vuelve a ser la medida de todo. Las grandes catedrales góticas que trataban de alcanzar el cielo a través de su altura desaparecen y dan lugar a nuevas construcciones que no se inspiran en dios, sino en el hombre de carne y hueso.

0

historia de la arquitectura arquitectura gotica

El gótico fue un estilo artístico que se desarrolló durante los últimos siglos de la Edad Media. El movimiento surgió en Francia y se extendió muy rápidamente por toda Europa. Se trata de un arte vinculado, como no podía ser de otra forma, a la iglesia y su representación arquitectónica más típica es la de las catedrales. Nos encontramos ante un nuevo lenguaje artístico que toma las bases del románico y lo transforma totalmente. A continuación analizamos algunos de sus rasgos más distintivos.

Arcos apuntados

Frente a los arcos de medio punto que empleaba el románico en el gótico vamos a apreciar la utilización de un nuevo tipo de arco: el arco apuntado. En realidad este tipo de arco no es del todo nuevo ya que se conocía desde la antigüedad si bien su uso no estaba muy extendido.

Los arcos apuntados se colocan en todos la ambientes: interiores, portadas, ventanas,…y ayudan a desarrollar un nuevo lenguaje expresivo y un nuevo gusto estético.

Búsqueda de luz

Lo que, sin duda alguna, va a distinguir al románico del gótico es la nueva espiritualidad a la que representa. El gótico presenta unas construcciones que buscan inundarse de luz. De esta forma frente a las construcciones tan oscuras y cerradas típicas del románico el gótico va a abrir todos los paños murarios en busca de luz. De esta forma encontramos amplios ventanales y rosetones decorados con vidrieras de colores. Lo que el gótico trataba de buscar con estos recursos era conseguir una atmósfera de profunda y serena espiritualidad en el interior de sus edificios. Por supuesto toda esta renovación estética puede llevarse a cabo gracias a los nuevos descubrimientos de la construcción de la ´poca que permiten aligerar los muros.

Gran altura

La otra gran característica de esta arquitectura es que de la misma forma que busca la luz también busca las alturas. A lo largo de los años vamos viendo cómo el interés de constructores y canteros es ser capaces de crear edificios cada vez más altos. Las catedrales de todos los países comienzan a tratar de presentar las torres más altos y en alguno momentos al perseguir dicho objetivo algunas de ellas llegan a desmoronarse.

0

historia de la arquitectura arquitectura romanica

El románico fue un estilo artístico que se desarrolló durante los primeros siglos de la Edad Media y que gozó de una amplia aceptación en la mayor parte del territorio europeo. La arquitectura románica fue resultado de un proceso en el que se realizaba una reinterpretación de las arquitecturas preexistentes. Lo que nos encontramos es una arquitectura que fusionó las aportaciones de la arquitectura romana con las de los pueblos germánicos que se asentaron en toda Europa tras la caída del Imperio Romano. Básicamente se trata de una reinterpretación de las tipologías romanas como la basílica con una nueva sensibilidad estética adoptada a través de los pueblos de origen germano.

La arquitectura románica presenta una serie de características que la convierten en un estilo muy fácilmente reconocible. A continuación os presentamos las más importantes.

Arcos de medio punto

El arco de medio punto es el gran protagonista de la arquitectura románica. Los arcos de este tipo no son una innovación de esta época, eso debe quedar claro. El arco de medio punto se conoce en la historia del arte desde tiempos mesopotámicos. Sin embargo todo apunta a que este tipo de arcos llegaron a la arquitectura románica a través de la arquitectura romana.
Los arcos de medio punto se emplean en época romana en todos los edificios y todos los ambientes posibles. Se trata del rasgo más característico del estilo.

Muros muy gruesos

Como consecuencia de lo anterior se produce un ensanchamiento en los muros. Hay que entender que los arcos de medio punto desvían el peso de las techumbres hacia los muros laterales y estos necesitan ser reforzados para poder aguantar el peso. Por tanto los muros se vuelven cada vez más gruesos y llegan a alcanzar un grosor que en algunos casos superan los dos metros. También encontramos contrafuertes que ayudan a soportar estas cargas extras situados en la parte exterior de los muros.

Materiales pobres

Por último frente a la arquitectura griega nos encontramos con que se emplean materiales muy pobres en la construcción. Ya no se busca un material noble porque la sensibilidad estética se ha transformado del todo.