Tags Posts tagged with "aplicación de barniz"

aplicación de barniz

Volvemos hoy con una nueva entrega de nuestros arreglos sencillos, trucos y técnicas de bricolaje. Ya los sabéis: todo aquello que podáis arreglar o realizar vosotros mismos, sin tener que acudir a un profesional (de todas formas, ya sabéis que en TuManitas están los mejores profesionales para reformas y trabajos en el hogar, con los presupuestos más interesantes de la Red).

Acabado blanco envejecido para muebles
Ésta es una consulta que me hacen habitualmente: ¿cómo puedo obtener ese acabado blanco desvaído que tienen algunos muebles de estilo? El acabado en concreto se llama “blanco decapado”, y lograrlo es más fácil de lo que parece. Lo primero que hay que hacer es limpiar bien el mueble a renovar; si está barnizado o pintado no es necesario decaparlo. Bastará con un lijado superficial, una mano de imprimación (selladora sintética), y listo. Cuando la imprimación esté seca, aplicaremos dos capas de un esmalte-laca blanco satinado, preferiblemente con rodillo o brocha de pelo natural. Cada mano se puede lijar con lija nº 400 humedecida en agua jabonosa; hay que insistir un poco en las molduras y los cantos para dejar al descubierto parte de la madera. Esto dará un acabado más auténtico a nuestro envejecido. Para terminar, es recomendable aplicar una mano de pátina de cera para envejecer; puede comprarse en tiendas de manualidades, pero también la podemos hacer en casa. Basta con retirar dos cucharadas de cera de una lata de cera incolora o amarilla para muebles, y rellenar el hueco con Betún de Judea; después se derrite la cera en el microondas o al baño María, se mezclan los componentes y se deja enfriar. La pátina se extiende con una brocha y, transcurrida una hora, se le saca brillo con un cepillo para zapatos envuelto en una media. ¡Un resultado de profesional!

Cuidado con los barnices que amarillean
Y siguiendo con el tema de acabados, os quiero hacer una recomendación para que no os llevéis una desagradable sorpresa a la hora de barnizar. A veces queremos dar protección con un barniz incoloro a alguna superficie; pues bien, hay que recordar que muchos productos tienen un tono ligeramente amarillo, aunque en el envase diga “incoloro”. Hay que tener especial cuidado si queremos barnizar una superficie pintada o teñida de blanco o azul, ya que con un barniz de estas características, terminará por quedarse amarillenta o verdosa. Los barnices sintéticos suelen amarillear casi siempre, por lo que en estos casos, los acrílicos son la mejor opción.

Imagen: Mobiliario-hogar.com

Aplicción del lasur para pistolear Spryexpress, de Bricor.
Aplicción del lasur para pistolear Spryexpress, de Bricor.

Continuando con el tema de ayer, me da la sensación de que se me han quedado algunas cosas en el tintero. Aunque creo que la clasificación de los barnices quedó muy clara, así como sus características y los usos que se les pueden dar, es posible que no venga mal aportar también una serie de datos sobre cómo emplear estos productos tan populares. A menudo, la gente tiende a darles un uso incorrecto, y los resultados saltan a la vista: churretes, barnices que a los pocos días se agrietan o descascarillan, colores que no son los que queríamos… Desde luego, si lo que queremos es un resultado perfecto, lo mejor es acudir a un profesional que aplicará el producto adecuado con la técnica más apropiada a las superficies que queramos barnizar (suelos, puertas, ventanas…); no llvides consultar TuManitas para buscar el mejor en tu caso.

Pero no está de más conocer las técnicas y aplicaciones de estos productos de manera básica, por si algún día queremos barnizar algún mueble o superficie, y creamos que podemos hacerlo nosotros mismos.

Aplicación de barnices: los barnices, sean del tipo que sean, dejan sobre la superficie barnizada (normalmente, madera o derivados) una película transparente, que puede ser visible o ivisible (barnices mates). Para aplicarlos, es recomendable dar primero una mano de tapaporos rebajado al 50% con disolvente nitrocelulósico, y pulir después de seco con lanilla de acero nº 000. Tras quitar el polvo resultante, el barniz se ha de aplicar en el sentido de la veta e inmediatamente a la contra, con una brocha de buena calidad (preferiblemente, de pelo largo y natural). Una vez seco, se volverá a pulir con lija nº 600 y se repetirá la operación, aplicando dos o tres manos más. Podemos rematar el barnizado puliendo de nuevo la superficie con la lija y sacándole brillo con cera incolora.

Aplicación de lasures: los lasures son mucho más sencillos de dar, ya que no dejan película perceptible en el exterior. Para entendernos, son como un tinte protector; defienden a la madera de los rayos UV y la humedad. Son perfectos para carpinterías de exterior, ya que no terminan por agrietarse con el paso del tiempo. Lo mejor es aplicarlos en el sentido de la veta con brocha de buena calidad, dando dos manos y dejando secar entre ellas el tiempo que indique el envase.

Con estas indicaciones, espero que haya quedado claro cómo se dan los barnices y lasures. Más adelante hablaremos de otros productos: pinturas, lacas, tintes… ¡No te pierdas las entradas del blog de TuManitas!