Tags Posts tagged with "alicatados"

alicatados

reformacasa

Quizás muchas veces te habrás hecho esta pregunta. La verdad es que no existe un momento ideal para comenzar con un trabajo de reformas, todo dependerá del tipo de reforma en el que estés interesado. Claro está que algunos trabajos, necesitan de unas condiciones climáticas determinadas, además la ubicación de la vivienda será determinante.

Dependiendo donde se ubique la vivienda, la mejor época es la que traiga menos lluvias, ya que de esta manera todo secará con mayor rapidez y evitaremos el tener que paralizar la obra cada dos por tres. 

alicatadosdebano

El alicatado en cuartos de baño se ha convertido en una técnica imprescindible para resistir los niveles de humedad. Según las nuevas tendencias, atrás quedaron los grandes azulejos con brillo, los cuales, se han visto reemplazados por azulejos de distintas texturas y tamaños. Pero al realizar un trabajo de alicatado, además de seguir las modas de esta temporada, es fundamental estar seguros que el azulejo cumpla con las características de mantenimiento y durabilidad.

Bano renovado

A veces no hay más remedio que meterse en obras para renovar nuestra casa. Por supuesto, hay muchas cosas que podemos hacer nosotros mismos, sobre todo en materia de decoración… Pero cuando se trata de renovar las instalaciones, ampliar espacios, cambiar revestimientos o derribar/levantar tabiques, son ya palabras mayores. El cuarto de baño es una de las estancias que más presupuesto se llevan en una reforma, pero también es de las más agradecidas. Hoy voy a daros una serie de consejos para ahorraros un pico en la obra.


Cumplimos ya nuestro post número quince en lo que respecta a los arreglos fáciles de bricolaje, todos estos consejos y trucos nacidos de la experiencia de todos los manitas y profesionales para solucionar problemas de poca envergadura en el hogar. No hace falta ser un profesional para hacer este tipo de arreglos (ya sabéis que los mejores están todos en www.tumanitas.com); basta con tener ganas, cuidado, un poco de habilidad… Y leer nuestras indicaciones con suma atención. Hoy vamos a enfrentarnos con dos temas de fácil solución: qué ocurre cuando alicatamos una pared y se caen las baldosas, y cómo arreglar pequeños desperfectos en una encimera revestida con melamina.

Baldosas que no se pegan a la pared:
esta consulta parte de uno de mis lectores, que me cuenta que ha revestido las paredes de su baño con baldosas de pizzara natural (aunque el problema puede extenderse a los revestimientos cerámicos), para comprobar cómo al de unos días se han empezado a desprender las piezas, quedando el cemento-cola pegado en forma de pellas en la pared. Si os ocurre algo similar es porque no habéis aplicado bien el adhesivo. Tanto la pared como la parte posterior de las baldosas o piezas han de estar perfectamente limpias y sin polvo; después hay que aplicar el cemento-cola tanto sobre la pared, como sobre la pieza, siempre empleando una llana dentada. En ocasiones viene bien vaporizar con agua la parte trasera de la baldosa.

Arreglos en encimeras de melamina:la melamina (la «formica» de toda la vida, nombre comercial que después se adoptó como genérico) es un material que resiste muy bien los fregados y el paso del tiempo, pero como todo en esta vida, termina por estropearse. Si una encimera de cocina de aglomerado melaminado está en buenas condiciones, pero presenta alguna zona quemada y partes levantadas por la humedad, se puede intentar arreglar. Las partes levantadas se han de secar perfectamente con secador o pistola de calor, y después volverse a pegar con un adhesivo de montaje profesional y resistente a la humedad. Será necesario colocar sargentos o gatos con tacos mártires para mantener la zona bajo presión mientras se seca. En cuanto a las quemaduras, si conserváis algún trozo de encimera, podéis intentar levantar la melamina que lo recubre, recortar y levantar con un cúter la parte quemada y sustituirla por un trozo de la nueva melamina, pegándola con adhesivo de montaje. Este arreglo da mejores resultados en encimeras con acabados de colores oscuros, irregulares o difuminados, o con estampados que reproduzcan baldosas, por ejemplo. El corte quedará mejor disimulado que en una encimera de color liso o claro.

Imagen / Cote.

Aunque lo mejor que podemos hacer cuando hay que llevar a cabo una obra de albañilería importante en la vivienda, es recurrir a un buen profesional (¡y buscarlo, cómo no, a través de TuManitas…!), seguro que a muchos de vosotros os interesa este apasionante sector. Los pequeños trabajos que puede hacer uno mismo, como levantar un murete para el jardín, pegar unas baldosas o hacer unos cimientos para poner unos postes en el patio (por ejemplo, para levantar una pérgola) son mucho más sencillos si tenemos en cuenta una serie de trucos y consejos.

 Cuando vamos a comprar baldosas o azulejos para solar o alicatar, las medidas que aparecen en los envases suelen ser las estándar, de distintos tamaños. Sin embargo, es un error muy común en los bricolajeros pensar que esas medidas son reales; lo cierto es que siempre son un poco más pequeñas de lo que indican. Hay que tener cuidado a la hora de comprar el material; lo normal es que el tamaño se refiera a las dimensiones de la baldosa, una vez colocada y con la llaga de separación. Como precaución, llévate un metro y mide las piezas para asegurarte.

 – A todos nos ha ocurrido alguna vez: alicatamos una pared o solamos un pavimento, y después rellenamos las juntas con el producto adecuado. El resultado es perfecto, como para sentirnos orgullosos… Hasta que, transcurridos unos días o unas semanas, el relleno de las juntas empieza a resquebrajarse, e incluso a desprenderse. Esto ocurre porque no tiene suficiente flexibilidad. Para evitarlo, puedes añadir un aditivo a la mezcla o bien látex (PVC) como el que se emplea para las manualidades; aportará elasticidad al producto y evitará que se degrade.

 No caigas en el error de los novatos que realizan zapatas y soleras de hormigón, para luego descubrir que, tras secarse, el hormigón se ha pegado a la madera del encofrado y no hay manera de despegarlas. Existen productos desencofrantes, en forma de aditivos o imprimaciones, que evitarán que te ocurra esto y facilitarán la tarea de retirar el encofrado. Y si te interesa el reciclaje y ahorrarte un dinero, puedes emplear también aceite de motor de coche; el usado te servirá tan bien como el nuevo (pídelo en algún taller). Pinta las tablas del encofrado por el interior y vierte la mezcla; ya no tendrás que preocuparte por quitarlas.

 – A la hora de depositar las argamasas para poner ladrillos o bloques, , al contrario de lo que ocurre la mayor parte de las veces en los trabajos de bricolaje, lo mejor es olvidarse de ser cuidadoso. Si vas a levantar una pared, murete o cualquier fábrica de obra con ladrillos y argamasa, a la hora de colocarlos, no deposites el cemento sobre la superficie de los ladrillos para poner otros encima. Es mucho mejor «tirar» el cemento con la técnica de los profesionales; ayudará a que la mezcla se agarre mucho mejor a las piezas. Coge una pella de cemento en la espátula, tomándola del esparavel; con un movimiento rápido, gira la muñeca hacia el ladrillo y tira de la espátula hacia ti. Ensaya antes sobre una tabla para perfeccionar la técnica.