Cuánto cuesta una reforma

Cuánto cuesta una reforma

dinero-reforma

Esta pregunta es sin duda una de las primeras que nos hacemos todos cuando nos planteamos renovar alguna parte de nuestra vivienda, negocio, garaje, jardín… Actualmente las cosas no están como para tirar el dinero, si es que alguna vez lo estuvieron; y aunque en ocasiones es imprescindible realizar determinados trabajos para vivir en buenas condiciones, lo normal es que miremos cada céntimo invertido para rentabilizar al máximo nuestra inversión.

Así las cosas, para saber cuánto nos puede costar una reforma tendremos que fijarnos en varios puntos. En primer lugar, determinar cuáles son las intervenciones imprescindibles que tendremos que llevar a cabo, y para las cuales será necesario contratar a un profesional (para hacerlo con todas las garantías, no dejéis de leer nuestro articulo sobre cómo escoger un buen “manitas”). Estos trabajos suelen ser arreglos en instalaciones y redes de electricidad y fontanería, solucionar de problemas de humedad, reparaciones en la estructura de la casa (muros, cimientos, cubiertas…), trabajos de aislamiento y cerramientos exteriores.

Una guía imprescindible

Para calcular el presupuesto, haréis bien en consultar en almacenes y tiendas los precios del material, y también en enteraros de lo que cobra más o menos cada profesional por hora. Un consejo muy práctico: podéis entrar en la Guía de Precios de Reformas de Tumanitas.com, y verificar en ella qué trabajos son los imprescindibles en cada caso y el precio medio local y nacional de las reformas. Los precios están contrastados por auténticos profesionales, por lo que son una excelente referencia.

¿Qué puedo hacer yo?

Otro aspecto muy importante es saber qué podemos hacer nosotros para terminar nuestra reforma. Si el profesional o la empresa os hacen un presupuesto cerrado de todo el trabajo que se adapte a vuestro presupuesto, mucho mejor; pero hay determinadas tareas, como las relacionadas con la decoración y algunas de bricolaje (aptas para los aficionados más habilidosos) que siempre podéis llevar a cabo vosotros mismos. Por ejemplo, si las paredes han quedado en perfecto estado podéis pintarlas vosotros mismos; también está a vuestro alcance colocar suelos laminados, pavimentos vinílicos… Eso sí, tened en cuenta que habréis de destinar parte de vuestro tiempo a ellas, y el tiempo también es dinero.

 

 

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario