Craquelado, un acabado sorprendente por muy pocos euros

Craquelado, un acabado sorprendente por muy pocos euros

Viendo sus atractivos resultados, tal vez podrías pensar que la técnica del craquelado es un proceso complejo. Pero nada más lejos de la realidad, lo cierto es que tú también puedes lograr interesantes resultados siguiendo unas pautas básicas de aplicación de diferentes pinturas.

El craquelado persigue recrear una estética desgastada, rota. De ahí su onomatopéyico nombre “crack”, simulando el sonido de cuando algo se resquebraja y cuartea. ¿Quieres conocer sus misterios para lograrlo?.

Lo primero que has de hacer es seleccionar un mueble que deseas craquelar. Si no eres muy experto en la materia, lo mejor es que optes por un mueble u objeto pequeño. En el caso de que hayas escogido un mueble, líjalo para eliminar cualquier resto de pintura que puede dificultar la adherencia de las capas que vas a aplicar.

Acto seguido, da una capa de pintura de pintura en un tono claro, y deja secar el tiempo indicado por el fabricante.

Mezcla cola de contacto con agua. Este es el secreto para lograr el efecto “roto”. Extiende la mezcla sobre la superficie y deja secar. Recuerda que a más grosor, más profundidad tendrán las grietas del mueble.

Deja secar durante unos minutos, y cuando la mezcla sólo sea una masa pegajosa, aplica una capa de pintura más oscura que la pintura base.

A medida que vaya secando, podrás ver cómo se forman las grietas sobre tu mueble. Este decorativo efecto te ayudará a conseguir ese estilo antiguo que buscas para tu hogar. Enhorabuena, manitas!

 

 

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario