Cómo revestir paredes de microcemento

Cómo revestir paredes de microcemento

Paredes Sika Decor

Seguro que muchos de vosotros conocéis el famoso “cemento pulido” que tan de moda está desde hace unos años. Este revestimiento es bastante popular, sobre todo para los suelos: es perfecto para ese estilo tipo loft que ha puesto de moda la tendencia industrial. Pero el microcemento también se puede utilizar para renovar paredes y darles un nuevo aspecto, muy especialmente si lo que queremos es cambiar una pared de cerámica sin tener que retirar el alicatado. ¿Queréis saber cómo conseguirlo?

Aplicación profesional

La firma Sika ha desarrollado una gama destinada a conseguir este tipo de acabados, de manera fácil y con excelentes resultados. Aunque son productos de gran calidad y manejabilidad, yo os recomiendo que encarguéis su aplicación a un profesional si queréis que quede perfecto: podéis encontrar a los más cercanos a vuestra casa y con buenas referencias en Tumanitas.com. Pero si tenéis mucha experiencia y habilidad en este tipo de trabajos o simplemente queréis saber cómo se aplica el acabado, os lo cuento a continuación.

Imprimación y capa de regularización

El proceso tiene varias etapas. En primer lugar hay que limpiar bien el revestimiento y aplicar una capa de imprimación; por ejemplo Sika Top 10, un producto a base de resinas con cargas que aumenta poderosamente la capacidad de agarre de las superficies. Cuando se haya secado, mezclaremos los componentes de la capa de regularización Sika Decor 803 Nature y batiremos con varilla eléctrica, a una velocidad no superior a 500 rpm. Este producto se extiende con llana, dejando una capa lisa que cubra bien las juntas entre azulejos. Antes de que se seque hay que fratasarlo con esponja para conseguir una buena planeidad.

Microcemento y sellado

Transcurridas 24 horas, lijaremos la capa con una lijadora orbital o un taco de lijar. Tras vaporizar agua sobre la superficie, será el momento de aplicar el microcemento Sika Decor 801 del color escogido (se pueden lograr distintos tonos añadiendo pigmentos) con la llana, creando pequeñas crestas. De nuevo habrá que dejar secar durante un día, lijar y dar una mano más. Repetiremos la operación de secado y lija, para terminar sellando la pared con un barniz o un producto hidrofugante: este paso aportará impermeabilidad al acabado y sellará los poros, de forma que la suciedad no podrá penetrar. ¡Listo!

Fuente: Sika.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?