Cómo recuperar y barnizar un suelo de madera

Cómo recuperar y barnizar un suelo de madera

En alguna ocasión os he hablado en este espacio que compartimos entre todos de los diferentes suelos de tarima de madera, y también, en una ocasión, os conté cómo colocar un suelo de tarima con sistema de clic (suele tratarse casi siempre de suelos laminados). Pero si en vuestra vivienda tenéis la suerte de contar con un precioso pavimento de parqué en madera maciza, no os quepa ninguna duda de que os merecerá la pena recuperarlo y restaurarlo para que luzca en todo su esplendor. La madera de buena calidad, bien acuchillada y barnizada, confiere a las viviendas un encanto inigualable y es, además, un artículo de lujo de que, desgraciadamente, los pisos y casas empiezan a carecer.

Aunque en nuestra página web podéis encontrar barnizadores y acuchilladores profesionales que os harán el trabajo a un precio estupendo y con todas las garantías posibles en cuanto calidad y resultados, para todos aquéllos a quienes os interese conocer cómo se hace este tipo de trabajos (y para los más valientes que se atrevan a llevarlos a cabo), a continuación os detallaré cuál es el procedimiento. Todo comienza con un buen acuchillado; para hacerlo, es fundamental hacerse con unas cuchillas de muy buena calidad y bien afiladas. Algunas disponen de dos empuñaduras, al estilo de los cepillos de carpintero, para que sea más fácil utilizarlas.

La madera se acuchilla en el sentido de la veta y nunca a través. Cuando lleguemos a las esquinas, es importante ser muy meticulosos y detallistas para no encontrarnos desagradables sorpresas cuando estemos barnizando.

Una vez terminado el acuchillado, es fundamental someter a la madera a un intenso lijado (con una lijadora orbital, por ejemplo, provista de un papel de lija del nº 80, para rematar con uno del nº 120). Eliminarás el polvo a fondo frotando el suelo con un cepillo de raíz y una solución de detergente no ácido y agua, en una proporción de 1/5. Aclara con agua limpia y enjuaga bien el suelo; déjalo secar a fondo, con las ventanas abiertas.

Para barnizar, emplea un barniz especial de poliruetano para suelos, y una brocha plana, ancha y de pelo natural (el dinero que gastes en ella estará bien invertido). Cuando el barniz esté seco, pasa una lija del nº 120 de manera superficial, retira el polvo y repite el proceso de barnizado y lijado dos veces más.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario