Clavos: imprescindibles en la construcción

Clavos: imprescindibles en la construcción

0

clavos

Los calvos son unos objetos de gran importancia en la construcción a los que, demasiado a menudo, no prestamos la atención que se merecen. Normalmente con el nombre de clavo nos referimos a un pequeño objeto puntiagudo y alargado fabricado con algún material duro. Lo más normal es que se trate de clavo de acero pero también existen clavos de otros materiales. Obviamente para utilizar estos objetos necesitamos otro artículo imprescindible: el martillo.

Características de los clavos

Si alguna vez te has parado en la sección de clavos de cualquier tienda de herramientas o ferretería te habrás dado cuenta de que existe una increíble variedad de clavos. Hay que tener en cuenta que cada trabajo y cada material exigen un tipo diferente de clavo y esto explica que hay tanta variedad.

Los clavos presentan características muy diversas en torno a las que son clasificados. Normalmente esta clasificación se realiza en torno a tres conceptos básicos: acabado, longitud y diámetro. Otro punto bastante importante es el relativo a las cabezas de los clavos. Es un tema mucho más importante de lo que podríamos considerar en un principio ya que existen clavos “con cabeza” y otros que carecen de ella. Depende del acabado que queramos conseguir en nuestros trabajos tendremos que emplear unos u otros.

Tipos de clavos

Tal como te acabamos de explicar existen miles de tipos de clavos. Lo más habitual en las tiendas es que los organicen y clasifiquen según su cabeza. Los más habituales son:

  • De cabeza plana: es el indicado para aquellos trabajos de ensamblaje de maderas en el que las piezas a ensamblar cuenta con poco grosor o espesor.
  • De cabeza ovalada: también se denominan clavos perdidos. Este nombre responde a que este tipo de clavo, gracias a su cabeza de forma ovalada, consigue pasar desapercibido. Es el más habitual en los trabajos de carpintería y en los suelos debido, precisamente, a la característica que acabamos de mencionar.
  • De cabeza ancha: son los más habituales en los trabajos de construcción y en la construcción de cubiertas y techos ya que se emplean para fijar las tejas o las pizarrras.
¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario