Césped sintético: pros y contras

Césped sintético: pros y contras

0

Desde luego, si ahora mismo le hace falta algo al planeta y al medio ambiente es conciencia ecológica. Las cosas están bastante feas en lo que respecta a recursos… Y el agua es precisamente el más importante de todos. En algunas regiones hay agua de sobra, pero lo cierto es que en otras los riegos constantes en las extensiones de césped agotan un recurso que quizás sería más importante destinar a otras causas.

Una opción para jardines y terrenos de viviendas particulares es el césped sintético o artificial.
No sólo porque sea un pavimento ecológico y medioambientalmente sostenible, sino por muchas otras razones. Sus ventajas más evidentes son que es resistente y no necesita apenas de mantenimiento (adiós a dedicar el fin de semana a cortar, abonar y sembrar); no hay que regarlo y no se seca, evitando las feas manchas amarillentas; lo hay en infinidad de calidades, precios y variedades, algunas de ellas muy atractivas; y lo puede colocar uno mismo, aunque en realidad como mejor queda es cuando se encarga su instalación a los profesionales (¡en TuManitas, no lo olvidéis, tenemos a los mejores!).

Claro que, como todo en esta vida, también tiene sus inconvenientes. El césped artificial nunca será igual en cuanto a aspecto y suavidad que el césped natural bien cuidado. Al principio sale algo caro, y más aún si contratamos su instalación; aunque lo cierto es que el ahorro que supone en cuanto a agua, fertilizantes y mantenimiento (por ejemplo, las máquinas cortacésped o la electricidad que consumen) es muy importante y se amortiza en poco tiempo. Algunas personas se quejan de que es más abrasivo para la piel que el natural. Esto es cierto, por lo que es importante consultar acerca del grado de abrasión del césped a la hora de adquirirlo.

Imagen: Césped artificial Luxgrass.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario