Castillos y palacios

Castillos y palacios

0

castillos y palacios

Los castillos y palacios son unas de las construcciones que forman parte de nuestra memoria colectiva. Solemos vincularlos a los cuentos de hadas y fantasía que nos contaban cuando éramos pequeños pero hay que tener en cuenta que ambos tipos de construcciones son muy reales y que a lo largo de la historia contaron con una gran importancia política y militar.

Los castillos y fortalezas cuentan con una gran historia. Aunque normalmente solemos pensar en castillos de época medieval los primeros ejemplos que se conservan de este tipo de construcciones son mucho más antiguas. Las primeras fortalezas de las que tenemos constancia arqueológica se remontan a épocas tan antiguas como las del Neolítico. Miles de años antes de que los griegos y los romanos comenzaran a desarrollar sus culturas existían civilizaciones urbanos que crearon este tipo de construcciones. Los castillos o fortalezas siempre se han distinguido por contar con una factura sólida y unos gruesos defensivos de gran importancia. Por supuesto los castillos y fortalezas que gozaron de gran importancia en las épocas antigua, medieval y moderna perdieron su función hace ya mucho tiempo. Con el desarrollo de nuevos tipos de armas las fortalezas dejaron de tener sentido por lo que se abandonó su construcción.

Los palacios, por otra parte, continúan gozando de gran importancia. A lo largo de la historia encontramos construcciones que poseen elementos de ambos mundos y que se convirtieron en auténticos palacios-fortaleza. Sin embargo lo más habitual es que los palacios representen un tipo distinto de arquitectura. No se trata de un lugar orientado a la defensa militar y estratégica sino que nos encontramos ante una residencia de lujo para las clases aristocráticas. De esta forma a diferencia de lo que ocurría en el caso anterior su característica básica no es la de la defensa y los muros defensivos muy gruesos. De hecho lo normal es que nos encontremos ante edificios muy bien comunicados y con amplios ventanales que dejan pasar la luz. El lujo, la ostentación y la decoración son tres de los elementos más importantes en este tipo de construcciones. A día de hoy muchos palacios continúan cumpliendo con la función para la que fueron diseñados hace siglos.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario