Casas de bambú: guadua o el “acero vegetal”

Casas de bambú: guadua o el “acero vegetal”

El post de hoy es casi una utopía hecha realidad. Si desde el Blog de TuManitas siempre nos gusta apostar por las soluciones más respetuosas con el medio ambiente, y también más sostenibles y ecológicas, otra cosa que me fascina es todo lo referente a los nuevos materiales de construcción. Y toda solución que aúne ambas características me parece de lo más inteligente, sobre todo si es viable. Navegando por la Red, he encontrado una noticia que, si bien tiene ya aproximadamente un año, sigue siendo muy interesante. El colombiano Francisco Gallo, de cuarenta y tres años y residente en San Sebastián, ganó el año pasado un importante premio de arquitectura sostenible gracias a su estudio sobre un tipo de bambú llamado guadua, que se cultiva en toda Sudamérica y cuyas características han hecho que se le llegue a denominar “el acero vegetal”.

Este material era en origen la base de muchas construcciones de los nativos de Sudamérica, pero como ocurrió con otros materiales de construcción como el adobe (que se está empezando a recuperar en algunos lugares), fue relegado al olvido por la aparición de materiales de construcción a base de áridos: ladrillos, hormigón, cementos… Sin embargo, el guadua sigue siendo muy empleado en las construcciones de los campesinos, y el propio Gallo comenta que era habitual en las viviendas que él recuerda de su infancia. Fue cuando inició sus estudios sobre medio ambiente en Colombia cuando empezó a investigar las propiedades del material. Al pasar luego a la Universidad del País Vasco (concretamente a la Facultad de Arquitectura) para estudiar gracias a un programa de la CEE, comenzó a profundizar de verdad en el tema.

El resultado fue galardonado con el Premio a la Construcción Medioambiental de la consultora francesa Altran. Gracias a este premio, Francisco Gallo podrá continuar su proyecto y comprobar su viabilidad para la edificación de viviendas asequibles y sostenibles para los habitantes del Cono Sur americano. Aparte de lo sostenibles y económicas que puedan resultar estas edificaciones, también son estupendas para resistir el efecto, por ejemplo, de los terremotos. Una estupenda idea que puede ser crucial para un mundo donde los recursos se agotan, y gran parte de la población no puede permitirse el lujo de comprarse una vivienda digna.

Vía e imagen: El Diario Vasco.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario