Calefacción a biomasa, confortable y ecológica

Calefacción a biomasa, confortable y ecológica

Cuando pensamos en instalar un sistema de calefacción en nuestra vivienda, por lo general nos centramos en soluciones como las calderas a gas natural, gas propano, gasóleo, calefacción eléctrica o bomba de calor. Incluso hay personas que, en viviendas unifamiliares, se plantean la posibilidad de instalar paneles solares para ACS (agua caliente sanitaria) y calefacción. Pues una de las opciones más interesantes hoy día, sobre todo para viviendas a las que no llega el suministro de gas natural, es la calefacción por biomasa.

El término biomasa se refiere a los combustibles obtenidos a partir de residuos naturales. En las calderas domésticas, estos residuos se obtienen de fuentes vegetales: madera, huesos de aceituna, cáscaras de almendra… A partir de la madera se elaboran los pellets, unos pequeños cilindros de serrín y virutas que constituyen la fuente de alimentación más común para las calderas. En la fotografía podéis ver una caldera de pellets con su depósito o silo para almacenar el combustible. Muchas calderas también funcionan con restos de madera procedentes del jardín (tarugos o restos procesados), por lo que pueden ser una solución muy económica.

La biomasa es un combustible muy ecológico, el mejor después de la energía solar. El CO2 que se emite con su combustión se llama CO2 neutral y no aumenta las emisiones al medio ambiente; esto es porque es el mismo CO2 que absorbieron las plantas a partir de las cuales se elabora el combustible, cuando hacían la fotosíntesis. Además de ecológica, la biomasa revitaliza el sector agrícola de las zonas rurales; existe la posibilidad de contratar el suministro de pellets a empresas que nos lo lleven a casa, pero también se pueden comprar directamente a cooperativas agrícolas.

El gasto energético de una caldera de biomasa puede ser entre un 40 y un 60% menor que el de una caldera de gas natural, con el ahorro monetario que esto supone. El inconveniente más grande de este tipo de sistemas es el coste de la instalación; la caldera de pellets y el silo pueden llegar a triplicar el precio de una caldera de gas, y si queremos añadir un kit para calentar el agua de la vivienda, el precio de la instalación se incrementará en más de 1.500 euros.

Imagen / Girasolar.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario