Barreras químicas: solución para humedades por capilaridad

Barreras químicas: solución para humedades por capilaridad

0

El post de hoy se lo dedico a un amigo que ha pasado las vacaciones de Semana Santa desesperado. Al llegar a su preciosa casa en el campo, recién rehabilitada como quien dice, se ha encontrado con algo que hace temblar al propietario más plantado: humedades por capilaridad. En la pared de la planta baja, a una altura como de un metro del suelo, la pintura se desprende y está húmeda; y por el exterior se percibe la humedad, que dibuja la silueta de los ladrillos bajo el mortero monocapa.

Cuando me contó el problema le especifiqué las distintas opciones que existen para atajar este tipo de humedades (que en nuestro blog hemos tratado en repetidas ocasiones). Pero sobre todo le recomendé que echara un vistazo a las barreras químicas, una de las soluciones que mejores resultados viene dando frente a la capilaridad. ¿En qué consisten estas barreras? Pues se trata de perforar la pared a cierta altura del suelo, a intervalos regulares, e introducir en los agujeros unas tolvas (una especie de cánulas) o difusores a los que se les conecta una bolsa o cartucho con una solución endurecedora.

Al tratarse de un sistema lento y paulatino, la solución va formando poco a poco una barrera que se endurece y frena el ascenso de la humedad. Un buen ejemplo es el Sistema DryKit® de la firma Demsa, que cuenta con difusores de celulosa prensada para facilitar la dispersión de las mezclas. En 24 horas, el producto queda absorbido y sólo queda esperar a que se endurezca. La empresa ofrece una garantía de 20 años frente a las humedades, y además lo puede hacer uno mismo (aunque siempre es recomendable buscar buenos profesionales para ahorrarnos problemas; por ejemplo, los de TuManitas).

Imagen y más información: DEMSA.

¿Quieres presupuestos para un trabajo como este?

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario